Blog de JoseMPelaez

Aprendimiento: aprender del entorno con atrevimiento

La motivación de los otros

Posted by josempelaez en Martes, 16 junio 2009

¿Hasta dónde se puede imponer un determinado modo de funcionar en una organización social? ¿Qué papel han de jugar los gobernantes y “dinamizadores” respecto del que han de desempeñar los “organizados”? ¿Qué motivaciones impulsan a unos y otros?

vida-de-los-otros

El capitán de la policía política de la RDA (Piñe, Punto Radio 080602)

«La vida de los otros» es el título en español de una película que me gustó mucho por varios motivos. Uno de ellos es la descripción que hace de la vida en una sociedad “muy organizada”, tanto de una manera intensiva como exhaustiva, o de una forma muy activa y amplia si así se me entiende mejor. La desaparición del régimen político que gobernó la RDA durante 50 años tras la Segunda Guerra Mundial fue simbolizada por la caída del Muro de Berlín en noviembre de 1989.

Entonces terminó una etapa donde la divergencia entre legislación y ética generó bastantes disonancias cognitivas entre sus habitantes. No obstante, la mayoría de la población se había adaptado a vivir bajo las normas y el control de una federación política única que, a través de sus muchos militantes, promovía y controlaba todas las actividades de la “organización social”. Creo que los parientes y simpatizantes de la Alemania Occidental constituyeron un apoyo relevante para los disidentes.

He recordado esa película por dos razones. Una es la situación que se está viviendo en Irán (otra democracia aparente) tras las elecciones del pasado fin de semana. ¿Qué poder real tienen y pueden ejercer hoy sobre los integrantes de una organización los que intentan determinar su funcionamiento, especialmente contra la oposición de un gran número de sus miembros? En cualquier caso, me parece que, en entornos culturales distantes en espacio y tiempo, siguen apareciendo fenómenos de control tristemente cercanos.

los-otros-madrileños

Editorial Avapies. Madrid, 1984 (Vallecas Todo Cultura)

La otra razón para haber pensado en la motivación de los demás ha sido el interesante documental «Flores de luna» que vi en la última sesión de «Versión española». El largometraje y las conversaciones versaron sobre la experiencia de muchos inmigrantes: los que se desplazaron desde la España rural a la urbana durante los años 50 y se asentaron en la finca de La Cambronera, al sureste de Madrid. Entonces era ya conocida como el Pozo del Tío Raimundo por el brocal que asomaba junto a la vaquería de antes de la guerra civil.

No fueron los únicos, ni los primeros ni los últimos. Las barriadas obreras de Orcasitas en Usera, San Cristóbal en Villaverde, Entrevías, Palomeras y Cerro del Tío Pío en Vallecas, Gran San Blas en Canillejas… fueron otros barrizales madrileños que también vieron llegar, esforzarse y luchar con dignidad a miles de campesinos que escapaban de la miseria —y en muchos casos también de la discriminación por su desafecto al franquismo— desde los latifundios andaluces, extremeños y manchegos.

Esperanza Molina, una universitaria de la burguesía que vivió allí entre 1957 y 1964 publicando «Los otros madrileños. El Pozo del Tío Raimundo» en 1984, recordaba el viernes: «Si alguna motivación había en las personas, […] en la generación que hizo El Pozo, [… estaba en lo que decían] marcando enormemente, con una expresión fuerte: es que yo lo que vengo a buscar aquí es escuela y médico “pa” mis hijos. Que no sean como yo. Que puedan estudiar, que puedan aprender. […] A ver si ellos consiguen “un trabajo de corbata”».

La voz del relato introductorio decía que: «Este barrio obrero se convirtió en modelo de organización y referencia social. Su lucha basada en la cooperación, el esfuerzo y la conciencia de clase es todo un símbolo de superación personal y colectiva». Los niños y jóvenes que llegaron en los años 50 y 60 fueron ayudados por los educadores de colectivos sociales de la época. Entonces eran jóvenes universitarios voluntarios y sacerdotes jesuitas practicantes de la teología de la liberación.

autoconstruccion_el-pozo

Autoconstrucción de vivienda baja en barrizal (RTVE 081124)

Fue una barriada autoconstruida en su origen, al estilo de lo que se hacía en sus pueblos de partida. En ella se demostró que, con unos padres emprendedores y decididos apoyados por buenos dinamizadores, se puede llegar a movilizar y a concienciar a los jóvenes para lograr el cambio que anhelaban. La transformación urbanística y cultural fue un gran caso de éxito de las asociaciones vecinales. Evidentemente, hubo que hacer grandes sacrificios y superar muchos dolores y sufrimientos.

No ha habido continuidad. Los jóvenes actuales han rechazado esa cadena de comunicación y de valores. El fracaso escolar actual es elevadísimo. Uno de los hijos de ayer y padres de hoy decía que ellos no tenían cultura y estaban ansiosos por adquirirla. Sin embargo, sus hijos están ahora rodeados por la cultura, pero no se interesan por ella. Tampoco aprecian la solidaridad que había entre los vecinos forjada en una lucha constante defendiendo sus reivindicaciones para mejorar su barrio y sus condiciones de vida y trabajo.

Arriba me he referido a los intentos de control de las organizaciones sociales porque la historia muestra que siempre aparecen un final y un cambio. También enseña que estas situaciones suelen repetirse. La esclavitud, el feudalismo, el despotismo, la dictadura… tienden a reaparecer con otras facetas. ¿Qué motivaciones tienen unos y otros? ¿Cómo se potencian o se frenan esos impulsos? ¿Puede equipararse lo legal con lo ético? ¿Los estímulos de cambio han de ser más endógenos que exógenos?

La cuestión que me viene ahora, después de haber comentado desigualmente estos tres casos, es: ¿Qué papel juegan los que apoyan a los que han decidido luchar contra un cierto régimen o estado de las cosas? ¿Cuánto depende el éxito de una transformación de los educadores, voluntarios, cooperantes, monitores, asistentes, agitadores, dinamizadores… sociales?

Entradas de este cuaderno con alguna relación: Educación: una verdad incómoda, La motivación de cada uno.

Suscribirse a las entradas.

About these ads

18 comentarios to “La motivación de los otros”

  1. IC said

    Lo cierto es que yo también he notado una suerte de paralelismo entre aquella España y este Irán. Las fotos que publicaban los periódicos con los basayi, esos milicianos de paisano aporreando gente en las manifestaciones me recuerda a imagenes muy similares, casi calcadas, de Guerrilleros de Cristo Rey haciendo el mismo trabajo.

    • Pues sí. Parece que en Hispania, Germania y Persia van ocurriendo cosas parecidas, aunque sea con algunos años de distancia.

      Mi gran duda actual es ¿por qué se tuercen luego las trayectorias de avance? Considero que un 70% de fracaso escolar en El Pozo de hoy deja en muy mal lugar el éxito de la lucha vecinal por el progreso humano de hace 50 años. ¿Es la “dinamización” exógena un factor esencial, suficiente, necesario, coadyuvante o limitante de cara al futuro? ¿Qué motivación es más relevante para lograr un cambio estable: la del controlador, la del controlado o la del facilitador?

      Por otra parte, considero que la política española de hoy es peor que la de la Transición y de los primeros ochenta. ¿Vendrán los problemas de “institucionalizar” muchas actividades políticas y sociales? ¿Para qué me voy a esforzar si ahora tengo derecho a que me den las cosas hechas?

      IC, espero que me disculpes el aprovechamiento de tu comentario para ampliar la entrada ;-)

    • IC said

      Perdonado quedas..

      Creo que algo de lo que apuntas en el ultimo párrafo hay. Soy un iletrado en Biología, pero he oído que cuando a un organismo vivo le suministras una serie de compuestos vía exógena, deja de fabricarlos el mismo y a largo plazo suele ser dificilmente sostenible. Se han perdido valores como el esfuerzo, la autoridad, el sacrificio a corto por las metas a largo, la valoración de la educación por lo que es y no por lo que nos puede conseguir en lo económico, etc…valores fachas, carcas….o más bien valores que limitaban las posibilidades de poder para unos y las de mercado para otros.

  2. jcmmartin said

    hola Jose Maria,
    ¿y si hablamos de que son motivaciones distintas e incomparables? ¿y si el fracaso escolar es producido por no saber encontrar esa motivación distinta a la de sus padres? ¿por que no responsabilizamos a los padres de este planteamiento? Soy hijo de emigrante que recaló en el pozo y hace 50 años se buscaba la dignidad personal y profesional, y esa búsqueda y necesidad ahora es un “commodity” (valga la expresión en este tan españolizado post) por eso las motivaciones de ahora y de entonces son distintas y hay que saber explicarlas y encontrarlas.
    Me adelanto: Felicidades por este año de buenos post.
    Un saludo

    • José Carlos, sin conocerlo tan de cerca como tú (en aquella época yo correteaba por Chamberí y no había “tele”), pienso que el fracaso escolar actual se debe a lo que comentas. Para mí es mucho más determinante en el progreso social la motivación del individuo que nace en el seno de su familia que el empuje exterior del educador o dinamizador o el freno desde el sistema u organización.

      De lo otro me había dado cuenta, pero no pensaba decir nada. Ssshhh… Muchas gracias por tu grata compañía durante este primer año.

  3. Julen said

    Parece evidente que son parte importante para generar el contexto adecuado. Pero el movimiento real es el que sale de cada uno de nosotros, ¿no?

  4. Los organizados todavía estamos en transición entre el dominio de la voluntad consciente y los espasmos químicos individuales. Pienso nos falta, así como una generación y media, en que se pueda llegar a configurar algo serio, equilibrado y en armonía. Así nos queda, disfrutar del paisaje el que pueda y sepa..

  5. Queda como consuelo, para creyentes de ángeles, ganar cuantas batallas podamos, antes de perder la guerra…

  6. Ivan said

    Jose
    gran post y gran peli la vida de los otros eh?

    en el tema de las motivaciones creo que dependen de muchos factores,internos como externos,pero yo al menos lo veo como que son cosas personales,es decir en temas de grupo es complicado generalizar,a nivel de empresa siempre es complicado,pero como nos decian algunos profesores en el MBA siempre hay que ir a por el WIN WIN ,en eso creo,en el que todos deberian sumar , motivar a la gente o que se automotive? es una buena pregunta? en el camino que se pretenda ir,sumar todos motivados es lo que creo que funciona en algunas empresas referencia,pero claro no todo el mundo siente lo mismo y no todo el mundo esta contento donde trabaja,asi que mucha gente esta desmotivada.

    en mi caso muchas emociones motivaciones vienen de la curiosidad,esa curiosidad nace o se estimula con la lectura,la lectura me ha dado a lo largo de mi vida,motivaciones para viajar,querer conocer,seguir aprendiendo,seguir dudando de lo aprendido y a ello ha sumado un codigo de valores y etico que pocos profesores de colegio o universidad me han dado
    un saludo desde Sudeste de Asia
    Ivan

    • Iván, agradezco mucho tu comentario desde una dirección IP “.kh”, como si no tuvieras otras cosas que leer y ver estando en Camboya ;-)

      En mi caso, lo de motivar a los otros me suena a ilusionarlos, incentivarlos, estimularlos…, como si tuvieran disminuida alguna facultad y hubiera que asistirlos. Y no quiero ir ahora por el camino de que también me suena a manipularlos, como creo que sucede en demasiadas empresas. Ya he dicho antes por aquí lo que escuché por vez primera a un compañero hacia 1988. Es algo que he oído y repetido luego en otras muchas ocasiones: «la gente llega a las empresas muy motivada; lo que ha de hacerse es no desmotivarla».

      Tu curiosidad y afición por la lectura me recuerdan la que yo tenía hace mucho tiempo. Nunca me dejaron y también creo que han sido una gran parte de “mis motivaciones”. Enjoy your discovery experience and hunt the entrepreneurial coolness, my friend!

  7. jajaja.. muy bueno.. Efectivamente, no hay prisa, tenemos toda la eternidad..;)

  8. Estimado José María, recuerdo como empresario desde el inicio, en las entrevistas personales para seleccionar colaboradores, casi en la totalidad de las entrevistas cierta actitud reverencial ante la figura del contratador. Curiosamente, había sido “sirviente” antes que “amo”. El problema entiendo, es de cultura, el respeto imbuido a fuego desde la cuna, de la figura de la madre, el padre y así todo lo demás, ya sea la escuela, el maestro, el médico y el hospital, ministerios, empresas, la oficina del banco, por no hablar de la iglesia, etc., es la dimensión espacial desmedida que damos a las cosas, (y a lo celestial cuando la ignorancia no da más), en relación a nuestra persona y la actitud de prepotencia que de inmediato asumimos en nada que podemos. En mi caso, aplico dar palmas, (en sentido figurado), para despertar al interlocutor, la motivación, la ilusión, el incentivo, la desmotivación, etc, era y es muy secundario. Me interesa, por encima de cualquier consideración, incluso del conocimiento específico, la persona; qué y quién es, que siente y quiere, porqué y qué espera de sí mismo y de los demás. Que puede aportar como miembro a los otros miembros de la sociedad, organización, etc. ya sean directivos, compañeros, propietarios o clientes. Nunca he contratado a ningún colaborador en actitud sumisa hacia y ante nada, y nunca he sido contratado por nadie en actitud sumisa por mi parte. No entiendo ni acepto otra actitud de comportamiento que el respeto digno como y entre personas. A partir de esta convicción, si el resultado del encuentro es positivo continuo más adelante. Solo en una ocasión me di de bruces con un error de apreciación, por el buen arte de un engañador estafador profesional, que al mes empecé a corregir. Esa lección supuso constatar, que si eres objetivo de alguien con mala fe, poco se puede hacer para evitarlo.

    • Como defensor de la libertad, tampoco me gustan la sumisión ni la falta de respeto. Otra cosa es que, naciendo tan indefensos, creo que es normal que mamemos la adopción de una cierta actitud reverencial desde la cuna, que debemos ir educando en nuestras siguientes etapas vitales.

  9. of course.. ;))

  10. [...] de este cuaderno con alguna relación: La motivación de los otros, Educación: una verdad incómoda, La motivación de cada uno, La motivación de los [...]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: