Blog de JoseMPelaez

Aprendimiento: aprender del entorno con atrevimiento

Picadillo de I+D+i

Publicado por josempelaez en Viernes, 16 octubre 2009

Lo que sale de un proceso de transformación no depende sólo de lo que entra. También influyen, y mucho, su eficacia y su eficiencia. ¿No habría que analizar las del sistema de «I+D+i» que usa España?

galiacho-santa-engracia

Imagen zona Iglesia-Olavide en Chamberí (Google Maps)

Cuando era un adolescente en la segunda mitad de los años 60 solía callejear por mi madrileño barrio de Chamberí. En la entonces llamada calle de Joaquín García Morato (Santa Engracia), había un comercio cerca de Iglesia (Glorieta del Pintor Soroya). Mi curiosidad siempre hacía que me detuviera a mirar al pasar delante.

El objeto de mi atención era una tienda de embutidos ya desaparecida llamada Galiacho. Una parte de su fachada ilustraba de manera figurada y convincente el cómo los cerdos se transformaban en los productos que vendían. El proceso se representaba como una gran máquina con muchas secciones. Los animales subían por una rampa que había en el extremo superior derecho y los chorizos, salchichas, longanizas, mortadelas, etc. salían por el inferior izquierdo (o así es como la recuerdo ahora).

En los colegios de la época no nos “daban” pretecnología, conocimiento del medio, sociales ni otras materias “contemporáneas”. Nosotros estudiábamos física, ciencias naturales, historia, geografía, lengua española y cosas así. Cuando el dibujo realista de la tienda referida me hacía pensar en cómo podría construir una máquina de esa naturaleza, el único referente que tenía era la máquina de picar carne que usaban en mi casa para las albóndigas, filetes rusos y empanadillas.

meat-grinder

Picadoras de carne en venta en el mercado chino Alibaba.com

¿Cómo se pasaría de un artefacto al otro? Ahora creo que aquella imagen influyó mucho, inconscientemente, para que estudiase y me graduase como ingeniero. Luego he ido “investigando” y conociendo otras cosas de la vida cotidiana aquí y allá. Sin embargo, hay algunas que aún no he logrado descifrar. Entre ellas está nuestro gasto en «I+D+i».

Me sigue gustando ver imágenes y vídeos de máquinas, de cadenas de producción o de sistemas automáticos  en funcionamiento. También me interesan los diagramas y esquemas que reflejan los distintos pasos de un proceso de tratamiento o de transformación de materias primas en productos terminados. Curioseando por la web llegas también a conocer muchas cosas curiosas, como este plan de “pig city”, que me ha recordado las torres en las que ya se aparcan los automóviles en Wolfsburg.

El caso de la máquina casera de hacer picadillo resulta mucho más sencillo de entender. Se introducen varios trozos de carne —o una mezcla de distintas carnes— por la boca y, tras presionar sobre la tolva y darle a la manivela, van saliendo unos fideos de masa cárnica mezclada por el disco perforado que hay en el extremo abierto del cilindro. Como el cacharro debe desmontarse para poder limpiarlo bien, no resulta difícil comprender el porqué de esa transformación al ver los componentes del despiece del artilugio.

Lamentablemente, hay otros muchos procesos importantes para nuestra vida que resultan abstrusos. Creo que uno de ellos es el que ha venido en llamarse de «I+D+i». Como he comentado en este cuaderno, Esko Aho considera la investigación y el desarrollo como un proceso que busca transformar dinero en conocimientos. Según él, la innovación permite transformarlos nuevamente en dinero, con lo que se cierra un ciclo vital para el progreso de nuestras sociedades (si el saldo es positivo, claro).

Uno de los debates parlamentarios que tenemos abiertos en España alrededor de los Presupuestos del Estado para 2010 es el correspondiente al Ministerio de Ciencia e Innovación. Los que manejan estos asuntos parecen querer centrar la cuestión en la incoherencia que supone predicar una cosa y practicar otra.

Los gobiernos llevan tiempo propagando que hay que incrementar el gasto en I+D para transformar nuestro “modelo económico productivo” y aumentar así la competitividad de la economía española. Sin embargo, el de ahora propone un recorte que choca también al compararlo con otras partidas del destino del dinero público, que aumentan o se mantienen.

innovae-hernandez

Bernardo Hernández de Google en Innovae (Bibliosalud 090319)

Sin embargo, lo que yo más me pregunto es si estamos sólo ante la típica decisión política de priorizar el destino de un recurso limitado (la recaudación impositiva). ¿Se habrá percatado alguien más de que el actual «sistema de ciencia, tecnología y empresa» español no está transformando los cerdos en jamones “pata negra” tanto como debiera? A mí me parece que hay demasiada carne troceada que sale picada y vuelve a aglutinarse para reintroducirse en el proceso. ¿Se pretendía hasta ahora seguir dando de comer sólo a los que presionan y le dan a la manivela?

Defiendo la necesidad de seguir mejorando la «I+D+i» española. No obstante, considero que debemos revisar la eficacia y eficiencia de su proceso de transformación del dinero antes de seguir metiendo más “input” en el actual. ¿Hay que seguir picando o quemando dinero en las fallas de los Innovae que montan los políticos para celebrar los “años europeos”, o para intentar convencernos de lo bien que hacen su trabajo de propaganda?

¿Cómo se conectan en España el desarrollo y la innovación? ¿No ha sido montando actos como se han enriquecido ilícitamente los de la “trama Gürtel”? ¿Debemos llamarlos innovadores por haber transformado el dinero público en privado a través de sus conocimientos y de sus contactos políticos?

¿Cómo han explicado los parlamentarios y los científicos que el presupuesto público de España en I+D haya subido más de 20% anual en 2006, 2007 y 2008 mientras que hemos bajado del puesto 29 al 33 en la clasificación de competitividad internacional que realiza el Fórum de Davos? ¿Dónde y cómo se va a debatir y explicar esta paradoja? ¿Será algo tan evidente para los que hayan estudiado “cono” que por eso los viejos chicos de barrio que jugábamos en la plaza andamos tan perdidos? ¡Qué tiempos!

Entradas de este cuaderno con alguna relación: Innovae y las fallas, Cuando la investigación no precede a la innovación.

Suscribirse a las entradas.

About these ads

14 comentarios hacia “Picadillo de I+D+i”

  1. Antonio España escribió

    El tema creo que está en que la I+D+i (y en general cualquier acción humana) aunque está claro que es un proceso, entendido como una serie de etapas sucesivas que se van cubriendo y que culminan en la consecución de un fin específico, establecido a priori, no es un proceso lineal en el sentido ingenieril, en el que hay unos inputs, que conocemos de antemano, y unos outputs, también conocidos, y que son función de las entradas mencionadas.

    Si fuera así, sería todo más sencillo y no necesitaríamos investigadores, ni empresarios ni burócratas. Pero el tema está en que no conocemos los inputs a nuestra investigación (dado que a medida que avanzamos descubrimos nueva información que altera las condiciones de inicio) y, por supuesto, tampoco sabemos a dónde nos va a llevar, dado que en el camino, fruto de los cambios mencionados, es posible que el abanico de alternativas se abra más y más (o se cierre definitivamente porque lleguemos a un callejón sin salida). Y lo que es peor, a unos mismo inputs, no siempre corresponde el mismo output (es más, cuando coincida será por purzo azar).

    Por esto mismo, me parecen inútiles las comparaciones típicas: “Suecia se gasta un X% (que suele ser muy alto), mientras que en España se gasta un Y% (que suele ser muy bajo)”. No por gastar lo mismo que Suecia íbamos a tener los mismos resultados. Por cierto, que habría que definir qué entendemos por resultados.

    Y por esto mismo, se disuelve la paradoja que comentas al final de la entrada.

    El conocimiento que se genera en la actividad científica -y en general humana- es tan vasto, está tan disperso en tantísima gente, es tan complejo y es tan variable, que no hay mente humana, ordenador ni algoritmo de optimización que asegure la coordinación de todos los elementos necesarios. El único mecanismo, me temo y mal que le pese a mucho, que nos queda es el propio proceso de mercado, en el que se desarrolla la actividad empresarial -en sentido amplio como descubrimiento de oportunidades y su aprovechamiento- creativa y coordinadora -a través del sistema de precios, que es un potentísimos sistema de información para señalizar dónde poner los recursos.

    Cualquier otra alternativa que pase por la dirección del estado total o parcialmente intervencionista, creo que no hace sino meter dinero en la picadora de carne. Naturalmente que no tiene por qué ser todo dinero quemado, al igual que un reloj acierta dos veces al día, también de vez en cuando pueden acertar los políticos y burócratas ;-)

    Pero la pregunta no es cuánto aciertan, la pregunta es, ¿dónde estaríamos si hubiéramos dejado actuar a las fuerzas espontáneas del mercado?

    Y termino, ¿cuál es el país más puntero en ciencia e investigación? ¿Cómo son sus instituciones científicas, públicas o privadas?

    Perdón por la perorata liberal :-)

    Un saludo,
    Antonio.

    • josempelaez escribió

      Comparto la imposibilidad material de coordinar externamente el funcionamiento del sistema de ciencia, tecnología y empresa, pero no la idea de que la ingeniería sólo trata con procesos “lineales”. En la máquina (caja negra) que vincula salidas y entradas puede haber actividades concurrentes e interdependientes, agentes autónomos, elementos de azar, etc.

      Por consiguiente, el output no sólo depende del input. También es función del proceso que se ejecuta “dentro de la caja” y de las circunstancias cambiantes que condicionan su funcionamiento. Entiendo que puede modelarse mejor o peor, pero se puede. Por consiguiente, sigo creyendo en la aplicabilidad del enfoque ingenieril a los procesos de I+D+i en el nivel de abstracción adecuado para razonar sobre ellos en términos de causa – efecto (y no sólo para usarlo en metáforas como la del picadillo :-) )

      Mi mención a la paradoja que disuelves sólo era para subrayar la invalidez de los argumentos sobre incoherencias en la reducción del gasto. Aquí también creo que estamos de acuerdo. El ejemplo de los EE.UU. me parece claro, y creo que el caso de Craig Venter y el genoma humano es de los más ilustrativos sobre que la I+D+i privada puede aventajar a la pública.

      También comparto la ineficiencia y las distorsiones perjudiciales de las subvenciones públicas en el I+D+i que están tan de moda. Lo que nunca termino de “ver” del enfoque liberal es que el estado deba tener sólo un papel defensivo y pasivo en la sociedad. Doy importancia a la inteligencia colectiva en el sentido que emplea José Antonio Marina (no me refiero con ello al crowdsourcing, groundswell, etc.) y otorgo al estado un cierto papel transformador de la realidad. No obstante, entre las herederas de la Ilustración, siempre me he considerado mucho más liberal que socialista ;-) Continuaré leyendo tus entradas a ver si me “convierto” aún más.

      • Antonio España escribió

        Tienes razón en que he simplificado en demasía el argumento ingenieril (ojo, que no uso este término despectivamente, que también soy ingeniero ;-) ). Los procesos pueden ser complejísimos y por ello, me pasé media carrera suponiendo que la tierra era plana, sin obstáculos y sin atmósfera.

        Pero la diferencia la marca la intervención humana. En definitiva, los procesos químicos o físicos, se pueden llegar a modelar recurriendo a la estadística gaussiana y así, aunque no conozca todos los detalles y condicionantes, puedo llegar a una aproximación suficientemente buena utilizando en enfoque probabilísitico.

        Sin embargo, en cuanto mete la mano el ser humano, todo va al traste y los modelos gaussianos dejan de funcionar. Todo esto lo cuenta muy bien Taleb, no me acuerdo sin el Cisne Negro o en el Fooled by Randomness (creo que en el primero).

        Respecto a lo del estado, reconozco que la intuición de que haya un ente que esté por encima del bien y del mal, vigilante y coordinador, y siempre presto a resolver los errores y la iniquinidades que cometemos los humanos, es muy poderosa. A fin de cuentas, a nadie nos gusta sentirnos solos y desamparados en el mundo. El problema es que mientras tal ente esté formado por humanos, adolecerá de las mismas miserias y maldades humanas, por muy bienintencionados que seamos.

        Por eso el estado, caso de haberlo -que es una discusión que aún no he tenido conmigo mismo :-) – debe ser mínimo, pasivo y tremendamente limitado, para así controlar el tremendo daño que puede hacer.

  2. Apreciado Josemari, me alegra verte de nuevo en plena forma. En el fin de semana leeré tus nuevos post y pensaré al respecto comentar que puede hacer el ciudadano minoritario en cuanto comentas de los últimos aconteciomientos políticos. No sé que pensar al respecto tal parece que estamos acomodados como espectadores de una función que no va con nosotros. Mal asunto este de seguir así. Abrazos y saludos para todos…

    • josempelaez escribió

      Bueno Monty, los últimos y vergonzantes acontecimientos políticos me parecen sólo algo que permite ejemplificar una manera de actuar que, desgraciadamente, no es coyuntural. No tengo muchas ideas sobre cómo intentar cambiar estos procesos de gobierno en nuestras sociedades. Los veo tan complejos como los de I+D+i, que lo son mucho según nos ha recordado Antonio.

      Lo que tengo más claro es lo que voy a hacer yo, y sobre ello iré escribiendo en los próximos meses. ¿Será eso lo que hace que me veas de nuevo “en plena forma” ;-)?

  3. Cada persona tiene sus ritmos y tiempo vital para sus necesidades. Aprender a adaptarlo e integrarlo en su entorno es una de las claves de la felicidad y el éxito. Si bien, aun estamos muy lejos de alcanzar la sociedad del conocimiento de queremos ser, y así dominar a la sociedad de la pasiones y el tener. El camino será largo y tortuoso, la carne es débil a los placeres de la imaginación ceden fácilmente al esfuerzo para siempre de la inteligencia. Aparentemente, a la mayoría de las élites privilegiadas y en especial a los políticos, les interesa y mucho, que la inmensa mayoría de los ciudadanos sigamos siendo incultos, necios, indisciplinados, es decir, química pura inconsciente y apasionada, que cuanto más vulnerable sea más manejable será para garantizar la sociedad de consumo, despotismo y los privilegios de los de siempre.

    Es cierto que una minoría de las élites privilegiadas no comparten ni los modos ni las formas, pero nada pueden hacer ante la fuerza y la sinergia de las mayorías de uno y otro signo.
    Efectivamente coincido con tu post y el comentario de Antonio de que los procesos son muy complejos, pero pienso que en la esencia las variables son muy pocas. De mayor a menor se puede ver el rango de la esenciabilidad de las cosas que en muy reducida sobre las demás de menor importancia.

    Sin duda, después de tu alejamiento por estos lares durante casi 3 meses, (que me ha llegado a preocupar bastante), veo una sintonía en el querer ser por encima de lo demás. Eso me ha parecido ver de nuevo en tu proceder como en mi caso, que aun siendo sabido, no es fácil asumir e interiorizar como pauta de conducta habitual. Saludos y gracias para todos…

  4. josempelaez escribió

    Antonio, cuando has previsto el comportamiento de rocas, tierras, hormigones y otros materiales heterogéneos a la intemperie para construir terraplenes, sustentar cimientos o rodear túneles, ¿por qué no pensar que también se puede llegar a modelar el comportamiento de otros sistemas compuestos por elementos mucho más complejos? El motín de Granovetter y la voluntad del pueblo.

    • Antonio España escribió

      José M., disculpa que insista: las rocas, el hormigón, y el material más heterogéneo y complejo que pueda existir sobre la tierra, no tienen conciencia ni voluntad. No tienen la capacidad de aprender (la memoria de los materiales físicos no es lo mismo que la memoria humana, ni tampoco conocimiento es igual a memorización), no tienen la capacidad ni la propensión a descubrir constantemente nuevos fines, reordenarlos en su escala (meramente ordinal, nunca cuantificable y, por tanto, operable con ecuaciones matemáticas) de valoración, escoger los medios para perseguirlos y aplicarse a ello.

      Una roca es una roca, y siempre reaccionará de la misma manera a las mismas condiciones, por muy complejas que sean. En el mundo físico hay constantes con las que operar y modelar.

      En el mundo humano no hay constantes, sólo hay variables. Las personas podemos estar un día contentas y otras apáticas, un día estamos concentrados y al siguiente dispersos, un día valoramos más el ocio y al día siguiente, quizás porque hemos cambiado nuestros fines, más el trabajo.

      Las personas podemos perfectamente preferir A a B y B a C y, sin embargo, preferir C a A, y todo ello es perfectamente racional porque en el instante posterior a expresar nuestra preferencias de A por B y B por C, podemos alterar nuestras valoraciones y preferir C por A. O no. Y eso no hay manera de modelarlo porque no podemos entrar en la mente de todas las personsa que viven sobre la tierra. Y es más, no podemos modelar el futuro, porque ello implicaría disponer de una información que aún no se ha creado.

      En el siempre estimulante post de Pseudópodo, se cae en el típico error de los economistas neoclásicos, que es el paradigma imperante: suponer que la información está dada, que los medios y los fines son conocidos y constantes, en definitiva, en adoptar un modelo estático. En el contexto de la entrada de Pseudópodo esto se concreta en que podemos determinar un umbral de amotinamiento para cada persona y que este es constante a lo largo de su vida. Pero esto no es así, y podemos comprobarlo en nuestras propias carnes: un día cualquier cosa nos sienta mal y saltamos a la que nos tocan y al día siguiente estamos relajado y todo nos resbala.

      También maduramos con la edad, o con lo que viene a ser lo mismo, con el aprendizaje de experiencias pasada. Pero es que en esa evolución el umbral puede bajar o subir o tener altibajos.

      El umbral puede variar en función del tema del que se trate: a lo mejor no es el mismo si estamos en una manifestación sobre el aborto que celebrando la Copa de Europa en las Cibeles. Pero es que incluso no tiene por qué ser el mismo de un año para otro en la misma manifestación.

      Además, el umbral puede depender de con quién estemos, a lo mejor no es el mismo si vamos con nuestros hijos que con un grupo de hooligans. Y también varía con el grado de exhaltación general (nos vamos calentando).

      No hay manera humana de predecir ni de modelar con números y ecuaciones el comportamiento humano. Podemos teorizar y establecer leyes lógicas y a priori sobre el comportamiento humano, pero nunca obtener un modelo matemático.

      Espero, después de este largo comentario, haberte convencido un poco más, porque esta es la clave. Nos habríamos ahorrado muchas desgracias si se hubiera reconocido este hecho en lugar de intentar hacer ingeniería social y pretender que se puede maximizar el bienestar de una sociedad con fórmulas matemáticas y planificación centralizada. Pero ello, además de la imposibilidad teórica (que demostró Mises en los años 20), sólo nos llevaría a la dominación total de las personas, tratando de anular su voluntad y su libertad (como advirtió Hayek en los 40).

      En fin, no sé si he conseguido transmitir la idea: no se puede modelar el comportamiento humano. Si no podemos crear un robot que reproduzca el comportamiento de un único individuo…. ¿cómo pensamos que podemos modelar y predecir el comportamiento de toda una sociedad, que no es sino el agregado de muchas personas?

      Saludos,
      Antonio.

      • josempelaez escribió

        Antonio, usé el ejemplo de las rocas porque son un material de construcción variado y alterable, por lo que es menos predecible que otros. Sin embargo, su comportamiento es susceptible de ser modelado por los ingenieros. Por cierto, recuerda que las piedras del acueducto de Segovia no reaccionan hoy ante las fuerzas como cuando fueron colocadas.

        En meteorología, exponente clásico de la teoría del caos, se hacen muchas predicciones todos los días basadas en modelos. Si nos fijamos en la mecánica cuántica, donde aplica el principio de indeterminación de Heisenberg, también modelamos a pesar de no saber exactamente dónde están los electrones. En el mundo de los seres vivos, los que trabajan o experimentan con primates también modelan y predicen muchas cosas con acierto.

        Considero que el hecho de que las personas seamos seres complejos no impide que vayamos mejorando las predicciones de los comportamientos individuales y, sobre todo, de los colectivos, como han aprendido los especialistas en marketing. Modelen como modelen, o manipulen como manipulen, con matemáticas u otros lenguajes formales, lo observable es que aciertan. En este terreno, los humanos son mucho más predecibles que las alterables rocas, cuyo comportamiento no depende de lo que les mostremos o digamos.

        Lo anterior hace que siga pensando en la validez de los modelos a pesar de tus razones. Sin embargo, mi defensa de ellos no me lleva a pensar que sea posible una planificación centralizada que imponga restricciones a la libertad individual para asegurar la consecución de los objetivos definidos. Una cosa es predecir y acertar con un cierto nivel de confianza y otra determinar el resultado a toda costa. Por cierto, los especialistas en estadística y demoscopia saben que es más sencillo acertar el comportamiento de un grupo que el de uno de sus individuos.

        Siempre es un placer debatir contigo :-)

  5. josempelaez escribió

    Antonio, en cuanto a lo del estado, mi intuición no coincide con la que expones. Está más relacionada con lo que clama al final del conocido chiste de la orgía el que sale perjudicado: ¡organizaçao, organizaçao!

    Creo que ambos preferimos que haya reglas y seguridad jurídica. Mi problema es cómo administramos los recursos escasos si sólo usamos el precio y no todos partimos con el mismo capital (dinero, intelecto, relaciones…), lo que sólo ocurre en algunos juegos de mesa.

    • Antonio España escribió

      José M. disculpa si he interpretado mal tu intuición, de todos modos, lo que yo creo es que, el contexto del chiste, ya te imaginas como terminaría si dejáramos la organizaçao al estado… :-)

      Sin estado, después de algunos errores, en el chiste al final nos acabaríamos organizando espontáneamente. Con estado, démonos todos por j….

      El respeto a la ley, a la vida, a la propiedad privada, la seguridad jurídica y el cumplimiento de los contratos son condiciones necesarias para la convivencia social. Si eso no existe, no seríamos una sociedad sino una amalgama caótica de individuos. Por eso le damos al estado el monopolio de la violencia, para que intervenga allí donde se atenta contra esos valores.

      ¿Eso implica que sea el estado el que intervenga en la asignación de recursos? Rotundamente no.

      El que tengamos diferentes situaciones de partida puede ser éticamente cuestionable, pero ello no implica que deban ser igualada coactivamente por el estado. Porque las condiciones de partida igualadas pueden variar a continuación (porque unos aprenden más que otros, unos ahorran y otros malgastan, unos se lo curran y otros prefieren que les venga dado, …) y entonces tendríamos que estar igualando constantemente. Eso se llama comunismo y ya sabemos cómo ha terminado.

      Porque los recursos físicos quizás se puedan redistribuir, pero ¿cómo redistribuyes los intangibles? ¿Cómo repartes la capacidad intelectual, la habilidad para hacer relaciones, la responsabilidad, la fuerza de voluntad, …?

      La única manera de administrar los recurso escasos es dejarlo a las fuerzas creativas y espontáneas del mercado. Dices que si sólo usamos el precio, y parece que minusvaloras su valor. El precio es uno de los sistemas de información más poderosos que hay, capaz de transmitir muchos teras en un único número, capaz de coordinar entre sí personas que no se conocen y nunca se conocerán.

      Algo tan simple como el precio, es capaz de decirnos que determinado bien escasea y que, por lo tanto, debemos economizarlo. O, al contrario, decirle a un empresario que de lo que produce, o bien hay exceso de oferta o no es tan valorado por los consumidores (que a fin de cuentas es lo mismo), y por lo tanto, que debe dejar de producirlo (o esforzarse en que los consumidores valoren más su producto que el de la competencia).

      Saludos,
      Antonio.

      • josempelaez escribió

        Antonio, no hay nada que disculpar por mi parte. Lo que me parece que nos separa, y dada la gran complejidad y heterogeneidad del comportamiento humano que creo que compartimos, es que no veo tan probable como tú esa organización espontánea en el hipotético escenario que he planteado (con una gran “agitación hormonal” ;-))

        Por otra parte, ambos aceptamos que es mejor para todos que haya una organización y que alquien se ocupe de hacer cumplir sus reglas. Partiendo de ello, en mi caso considero consecuente que se intente realizar un cambio asumible socialmente en una situación heredada de cuando existía otra organización comunitaria. Hay principios que sustentan las sociedades contemporáneas que estaban menos extendidos en las antiguas, medievales o modernas.

        La importancia que la teoría económica otorga al precio en la teoría de los mercados perfectos siempre me ha parecido una proposición en conflicto con el esfuerzo que los empresarios y emprendedores que “crean riqueza” dedican a explotar las imperfecciones y distorsiones que hay o se crean en los mercados. Por este y otros motivos de carácter más ético que técnico, considero el precio sólo como otro factor más, aunque sea de los más relevantes a la hora de decidirse al asignar los recursos, claro.

  6. Joasé María y Antonio, las reflexiones comentadas son excelentes y dan que pensar en las graves deficiencias del sistema. Pienso que además de la indiosincrasia del libe albedrío de cada cual en cada momento que puede cambiar de signo, el problema entiendo parte que no tenemos las mismas reglas y condiciones de inicio. Así, las diferencias deben de sobrevenir por la propia naturaleza y el esfuerzo del intelecto, no por las cosas y medios creados por el hombre. Las cosas creadas por el hombre deben de estar al servicio del ser humano y no al revés como sucede, pues entonces de que sirve el progreso si sólo se benefician unos pocos privilegiados a costa de los demás.

    Pero hay más. Mientras no se suprima la tiranía y dictadura del dinero y se disponga del mismo para todos libremente como bien universal, como medio e instrumento de intercambio no habrá progreso posible ni solución a las causas de la crisis y los problemas implícitos con el sistema económico. El nuevo modelo productivo debe de procurar un mínimo de capital de inicio para todas las personas y poder así atender las necesidades básicas en armonía y equilibrio con el entorno y los medios y recursos disponibles, la libre disponibilidad de cada cual con los medios de producción, transformación de la propia naturaleza y los recursos.

    • josempelaez escribió

      Juan Bernardo, creo que no te he entendido bien. Leo que aceptas las diferencias que son fruto del intelecto pero no las que son una consecuencia de las cosas creadas por éste.

      Por otro lado, considero que el dinero es una convención útil para el intercambio de bienes y servicios. Actuar sobre él modificará los precios nominales, pero no alterará a la larga la distribución de los activos reales, ya sean materiales o intangibles. Me parece que éstos dependen de la eficacia y eficiencia de los esfuerzos realizados, creo yo. No me gustan los resets ni las amnistías por la inseguridad y riesgo moral que introducen. Prefiero que se facilite al acceso al conocimiento para todo el que quiera esforzarse libremente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: