Blog de JoseMPelaez

Aprendimiento: aprender del entorno con atrevimiento

Posts Tagged ‘cultura’

Lectura, educación y frustración

Posted by josempelaez en Lunes, 5 enero 2009

El lenguaje es una competencia básica que debemos desarrollar tras nacer. Creo que escuchar y leer son dos actividades infravaloradas en la presente educación española hasta los dieciséis años. La habilidad lingüística condiciona nuestra capacidad empírica para prever algo. También para pensar sobre el futuro y poder anticiparnos. Pedagogía y democracia son materias que no deben confundirse. Cuando ello ocurre, aparecen «verdades incómodas» y frustrantes.

Plano de Chamberi (Google Maps)

Plano de Chamberí (Google Maps)

Considero que en uno de los textos de Arturo Pérez-Reverte (APR) a los que me referí en la entrada reciente sobre la educación como «verdad incómoda» hay un par de frases que ilustran muy bien nuestra realidad educativa. El reportero, novelista, académico de La Española y maestro de las palabras manifiesta que hoy en día generalmente se valora poco la lectura en voz alta en las aulas. Hace cincuenta años se empleaba para educar la escucha y para fomentar la emulación y la competencia estimuladoras. Otro punto que comenta es lo mucho que se critica al que lee solitariamente en un rincón de la escuela o de su hogar en lugar de jugar en el patio o en la calle con el grupo de turno.

Recuerdo bien, de mi etapa de colegio concertado en una institución educativa religiosa del madrileño barrio céntrico de Chamberí (1959-70), que ambas cosas son perfectamente compatibles. No obstante, cuando en los últimos tiempos he hablado con algún quinceañero de los que acuden a colegios privados en zonas residenciales de las afueras, me enrabieta escuchar que no leen, ni les interesa. El entretenimiento de mis interlocutores hasta esa edad ha sido básicamente el de la práctica de juegos electrónicos salpicada con alguna actividad deportiva.

Cuando hablo con sus padres (familiares, amigos, proveedores…) —que pasan mucho tiempo trabajando, como lo hicieron los míos—, algunos me dicen simplemente que la vida actual es así. No obstante, los hay que conducen la educación de sus hijos realizando otras actividades y transmitiendo sus valores. También los hay que declinan esa responsabilidad y la transfieren al sistema educativo. Éstos reservan o compran una plaza en él al igual que adquieren otros objetos que reclaman sus hijos a cambio del tiempo que no les dedican. No obstante, opino que la buena o la mala educación no dependen demasiado del dinero que gaste uno en ellas. Es mucho más una cuestión de saber y de dedicarle tiempo suficiente.

lectura

Vida entre libros (cc Dan!!!!, Flickr 080408)

Me parece que la vida actual de una gran parte de los adolescentes está mucho más condicionada por lo que prescribe la peña que lo que estaba determinada la nuestra en los sesenta por lo que decían los demás miembros de nuestro círculo. Creo que muchos de los de mi clase estábamos bastante influidos por los educadores vocacionales que teníamos. A esas edades, y antes y después en mi entorno de barrio burgués de profesionales y comerciantes, pasábamos una buena parte de los ratos libres leyendo en casa o en la biblioteca. El resto del tiempo jugábamos en casa de alguno, en la Casa de Campo, en la sierra o en la playa, charlábamos paseando por la calle o íbamos al cine con la pandilla de turno (colegio, barrio o vacaciones).

Los volúmenes de ficción, las novelas históricas y otros libros nos aportaban perspectivas y experiencias vitales que no encontrábamos en los relatos de los que nos rodeaban, cuando se producían. Tampoco estaban en las novelas radiofónicas ni en las películas que se proyectaban en los salones de los colegios o en las salas cinematográficas de la época. La gran mayoría no teníamos televisión, ni otras muchas cosas que hoy abundan.

Entre semana teníamos que estudiar de forma cotidiana porque te podían preguntar la lección en cualquier momento. Si ibas a casa con malas notas, tus padres no lo disculpaban y, por supuesto, reprobaban tu comportamiento. La autoridad del profesor y su prestigio social eran superiores a los actuales. Nuestros padres daban mucha importancia a la educación formal, un bien que entonces era más escaso que ahora en su cantidad, pero no creo que lo fuera en su calidad.

Aunque algunos de nuestros padres no fuesen partidarios de la Dictadura franquista —que nos obligaba a cantar himnos "patrióticos" en el patio antes de ir a clase—, casi todos conocían bien el valor de aprender lengua y literatura, filosofía, historia, biología, física, matemáticas…, y el de las leyes o reglas que sustentaban estas materias. En la mayoría de los casos, o ellos o nuestros abuelos no habían tenido la oportunidad de ir más allá de leer y escribir a duras penas y de aprender las cuatro reglas de la aritmética. Ansiaban otras oportunidades para sus descendientes. Consideraban que ello demandaba cierta disciplina y el seguir unos principios básicos de respeto a los mayores y educadores.

zona-desarrollo-proximo_vygotsky

Zona de desarrollo próximo de Lev Vygotsky (McGill Univ)

En la segunda mitad de los setenta, en mi entorno hablábamos mucho de alternativas educativas al sistema público dominante. Muchos eran los que lo tildaban de ser muy autoritario,  memorístico y frustrante. El conocido aforismo del suizo Piaget acerca de que «todo lo que se enseña a un niño se le impide descubrirlo por sí mismo» reclamaba con fuerza su expansión por todo el sistema educativo. Se alegaba que no había que instruir o educar, sino simplemente facilitar el aprendizaje autónomo al ritmo de cada individuo.

Es una lástima que las ideas de Vygotsky no hubieran disfrutado de tanta difusión como las del suizo en la España de aquellos tiempos. Si entonces se hubieran considerado más los resultados de las investigaciones del ruso, el papel y la formación de los educadores no se hubiera devaluado tanto como la disciplina y la repetición que se habían estilado hasta entonces. Los padres y los maestros tienen roles esenciales en la construcción del andamiaje necesario para un buen desarrollo cognitivo, emocional y operativo de los niños en las culturas más evolucionadas. La simple imitación y el lento descubrimiento manipulativo son notoriamente insuficientes e ineficientes en estos casos. Luego falta tiempo para leer. Puede que el saber ocupe poco espacio cerebral (algo que las resonancias magnéticas aún están delimitando), pero lo que sí requiere es de mucho tiempo.

A final de los setenta también era profesor universitario y tenía amigos mayores que buscaban una educación diferente para sus hijos. Libertad de ideas, de relaciones con el otro sexo, supresión de la represión, superación de la frustración, ser felices sin sacrificarse, métodos democráticos en la educación… Eran éstas las cuestiones que hicieron que muchos treintañeros se interesaran por ideas y movimientos como el de la Escuela de Summerhill en el Reino Unido, o que leyeran y siguieran las recomendaciones de libros como el de Benjamin Spock en los Estados Unidos. Predicaban que los niños debían de crecer en total libertad y sin sufrir frustraciones traumatizantes si se les llevaba la contraria.

En la España de los ochenta, muchos de los gobernantes que reformaron el sistema educativo compartían esa manera de pensar ("psicopedagocráticos", los llama APR). Lógicamente, no quisieron que sus vástagos tuvieran que pasar por las mismas experiencias que ellos, como si hubieran quedado infracapacitados para el resto de sus vidas. Ello me resulta paradójico. Se debían de considerar aptos para legislar y gobernar un cambio a la par que inútiles por haber sido educados de una forma que estaban reformando. Considero que la pifiaron al mezclar churras con merinas. Hoy tenemos un problema serio. ¿Podemos abandonar la política y la educación?

neuroimage

Imagen cerebral (Guangping Dai, Ruopeng Wang, Jeremy Schmahmann, Van Wedeen, MGH | MIT TR 080806)

Creo que hay que diferenciar entre eliminar ciertas técnicas educativas y suprimir principios pedagógicos básicos. No soy el único que piensa que, desde entonces, hemos ido a peor, y que tenemos una mala educación.

Lo que va a frustrarnos ahora, entre otras cosas, es que nuestro sistema educativo no ha desarrollado las competencias virtuosas necesarias para que los ciudadanos del mundo prefieran nuestros bienes y servicios, por poner un ejemplo al hilo de la crisis económica. Nuestras balanzas exteriores indican que, a la hora de producir, nos llevan ventaja los extranjeros que mejor se educan o más se sacrifican.

El "cableado cerebral" necesario para trabajar de forma eficaz, productiva e innovadora se monta mucho mejor a los seis años que a los veinticinco. Con esto no me refiero al aprendizaje de las técnicas y artes propias de los oficios y profesiones. Hablo de la construcción de las competencias cognitivas, afectivas y rutinarias que componen nuestro carácter, parte de la inteligencia que adquirimos para formar la base de nuestro comportamiento.

¿Tenemos un problema como padres, familiares, educadores, maestros, profesores, monitores, mentores, jefes, entrenadores…, o culpamos al gobierno mientras miramos para otro lado para no afrontar la «verdad incómoda» de la educación?

Entradas de este cuaderno con alguna relación: Educación: una verdad incómoda

Suscribirse a las entradas de este cuaderno mediante un lector. Además del vínculo inferior al RSS 2.0 de los eventuales comentarios a esta entrada, los servicios co.mments y backtype permiten seguirlos por correo electrónico.

Posted in educación | Etiquetado: , , , , , | 4 Comments »

Expectativas, palabras y pensamientos

Posted by josempelaez en Miércoles, 31 diciembre 2008

Los que escribimos en un cuaderno electrónico público tenemos y mezclamos distintos motivos. Los que los leemos también tenemos diferentes expectativas e intereses. Mi anotación previa me ha ilustrado algo más sobre ello. También me ha hecho volver a pensar sobre las palabras compartidas.

mixed-words

Palabras en evolución (via The Daily Galaxy 071012)

En la entrada anterior expresé ciertos puntos de vista sobre la educación en España. Recogí algunos datos, refrendé opiniones ajenas y mencioné alguna de mis experiencias como docente. Escribí sobre éstas para tratar de enmarcar las eventuales expectativas que pudiera despertar la introducción realizada al tema. Algo sé del sistema educativo español, pero no lo suficiente como para meterme en muchas profundidades o recomendaciones. Pretendía sentar una base para que los eventuales lectores no esperasen demostraciones de causas ni justificaciones de propuestas. Al menos, no en ella. Sin embargo, creo que no lo logré; como poco hay un caso que lo atestigua, aunque sea uno muy particular.

Me parece que en los seis meses de vida de este cuaderno, con anotaciones que han estado igual de mal o bien fundadas que la anterior, he aludido alguna vez a mis experiencias para usarlas como fuentes de datos, pero no para intentar establecer unas "credenciales" como opinador. El distingo que me debió de impulsar el otro día a mencionarlas con el propósito implícito de rebajar expectativas pudiera derivar del hecho de que aún trabajo como ingeniero y empresario. En cambio, la educación reglada española sobre la que escribí no está ahora entre mis medios de vida. Probablemente por ello me sienta más intruso a la hora de opinar sobre unos asuntos más que de otros.

Imagino que otro motivo por el que cité mis experiencias es que no me gusta escuchar o leer a quienes manifiestan que no saben nada sobre lo que van a decir y que, no obstante, se aplican a ello seguida y aplicadamente. Creo que hay una frase de Orson Welles que viene al caso: «Muchas personas son demasiado educadas para hablar con la boca llena, pero no se preocupan por hacerlo con la cabeza hueca.»¿Por qué no guardamos silencio en este tipo de situaciones si no estamos buscando únicamente el entretener al prójimo?

fimble-logging

Anotando en cuaderno (cc piglicker, Flickr 081105)

Supongo que será, al menos en parte, porque nos gusta ser los protagonistas durante ciertos momentos de nuestra existencia. Ello supone, ¿por qué no recordarlo?, una buena terapia afectiva, cuando funciona. Otro buen motivo es el de la charleta social orientada sólo a relacionarse y pasar un rato con otros miembros del grupo. Esto, en muchas ocasiones, se llama crudamente bullshit. También debe de ser porque hablar o escribir ayuda a pensar y razonar, aunque hacerlo sin premisas, sin datos, sin información previa sea ilógico.

Tras leer una entrada como la que precede a ésta, algunos quedarán defraudados al no encontrar soluciones o acciones que intenten resolver la «verdad incómoda» de la educación. Es lo que le ocurrió a mi esposa, que vio por vez primera una anotación de las que escribo "en internet" después de varios meses de decirme que sentía curiosidad por saber qué era eso de lo que le hablaba a veces. Yo esperaba ese momento con interés. En otras ocasiones había leído informes o mensajes míos antes de enviarlos para difundir situaciones, valorar opciones, comprobar comprensiones o descubrir errores.

Aunque usa el correo electrónico y accede a sitios web desde hace años, no había visto un blog hasta el día de Navidad. El desencadenante de que lo hiciera fue casual: entró en el despacho doméstico justo cuando yo apretaba el botón de publish. Se interesó por si aquella página era la del cuaderno electrónico. Le aclaré que era el panel de control y la animé a que se conectara desde la máquina del salón para leer con tiempo lo que acababa de publicar. Quería conocer su opinión como persona muy cercana, aunque muy ajena a este heterogéneo "mundillo" que, como apunta el término, lo forma un conjunto reducido de la población

¿Qué pasó? Que recuerde, es la primera vez que me dice que no le ha quedado suficientemente claro lo que pretendía con mi texto. Lo había entendido bien pero, tras leer la introducción, esperaba algo más específico, alguna recomendación o solución al problema enunciado. No sé si es que tenía una expectativa sobre los blogs que no se correspondía con lo que acababa de leer o es que tenía una idea sobre mis escritos que no había seguido en éste. Para intentar una defensa digna, le sugerí que no comenzara las lecturas desde ideas preconcebidas y que se mantuviera abierta a las informaciones de su entorno, sin esperar nada de antemano.

thinking-cap

Casco de pensar (via The Daily Galaxy 080307)

Hablamos también de que hay muchas clases de cuadernos de bitácora en internet, y de que tienen propósitos muy diferentes. Si miro mi blogroll, ¿qué tienen en común las anotaciones de Kurioso, Pseudópodo, Perogrullo o Nubeblog con las mías? No ocurre lo mismo que con los logbooks de navegación que conocemos de nuestras excursiones marítimas. 

En mi caso particular, en este weblog he buscado juntar datos, enlaces y reflexiones propias o ajenas con algún orden para ayudarme a pensar sobre alguno de los asuntos que me interesan o llaman más mi atención en cada momento. Si eso es todo, ¿para qué hacerlo en público?, es lo que debió de pensar mi esposa por la cara que puso.

Añadí que quería ir confeccionando un cuaderno que me sirviera como referencia para poder consultarla más adelante desde cualquier parte. También le dije que deseaba practicar y perfeccionar mi escritura porque me ilusionaba encontrar otras personas con quienes compartir, contrastar y confrontar ideas sobre el tema de turno. Si cuando crecieran mis sobrinos quisieran saber algo más de la vida de su tío, allí encontrarían material adicional. Si otros lectores pudieran sacarle algún provecho extra, bienvenido sería. Si, además, se animasen a conversar aportando alguna objeción, aclaración, ampliación o vínculo para poder ir más allá de mis letras, pues miel sobre hojuelas. 

A los intereses anteriores debo sumar el de que me gustaría seguir aprendiendo a mezclar las palabras más y mejor. Creo que uno puede encontrar mejor la inspiración o descubrir una relación oculta en los entresijos de la naturaleza o del cerebro mientras está leyendo, pensando, escribiendo, jugando o haciendo algo relacionado con la materia en cuestión. Por consiguiente, no me pongo a hablar o escribir sobre asuntos que desconozco por completo. En estos casos, antes pregunto y busco algún buen material que leer o historia que ver (aunque esto en mucha menor medida).

Las observaciones de lo que me rodea y las lecturas permiten que vaya abriendo un camino que, a veces, trato de ampliar redactando. Leyendo y escribiendo mucho terminas aprendiendo a juntar palabras siguiendo las reglas del lenguaje que utilizas. Esta capacidad es un útil sencillo y muy poderoso. El aprendizaje del lenguaje sirve para pensar, además de para comunicar, lo que muchos parecen ignorar. 

De momento lo voy a dejar aquí. Ya trataré de regresar a la educación el próximo día.

Entradas de este cuaderno con alguna relación: Educación: una verdad incómoda, La motivación de cada uno, Inquietudes e intenciones

Suscribirse a las entradas de este cuaderno mediante un lector. Además del vínculo inferior al RSS 2.0 de los eventuales comentarios a esta entrada, los servicios co.mments y backtype permiten seguirlos por correo electrónico.

Posted in general | Etiquetado: , , , , , , | 4 Comments »

Si eres legal, comparte sin lucrarte

Posted by josempelaez en Domingo, 21 diciembre 2008

La campaña del Ministerio de Cultura español contra lo que denomina "piratería en internet" ha desencadenado varias respuestas de la ciudadanía. Los casos Watergate y Madoff, también de actualidad por distintas razones, permiten poner en contexto algunas pretensiones de los políticos y dirigentes. Considero que hay «derechos adquiridos» que no resisten la necesidad de un cambio de paradigma que permita el progreso de la sociedad.

si-eres-legal-comparte

Cartel de campaña a favor del intercambio

Ayer leí un artículo titulado «Follow the Money: ¡Sigan el dinero!» que me ha interesado por varios motivos. Uno es el de seguir la polémica soterrada, y creo que intencionada, entre algunos editores de El Blog Salmón. Espero el momento en el que los partidarios de las políticas económicas liberales neoclásicas y monetaristas entren finalmente a debatir de forma directa y pedagógica con los del modelo socialdemócrata, intervencionista con presupuestos deficitarios. Tras esta introducción, los otros motivos tienen más relación con la polémica que me lleva a escribir estas líneas.  

Siempre me gustó la manera en que se destapó el caso Watergate por parte de dos periodistas y el periódico para el que trabajaban, que contaron con la colaboración de un alto funcionario del FBI fallecido recientemente. Me parece un caso ilustrativo de cómo los ciudadanos pueden oponerse a las manipulaciones y delitos que los dirigentes supuestamente "poderosos" pueden cometer en cualquier momento. Debido a las comunidades ciudadanas que internet facilita, creo que hoy no es tan necesario como hace unos años el disponer del apoyo de medios con prestigio para poder denunciar y poner coto a unos abusos eventuales o crímenes potenciales.

Ello me conduce al otro motivo de mi interés: la presunta malversación de fondos que pueda estar cometiendo la Administración española al sustraer un dinero público —necesario en la implementación de otras políticas— para emprender una campaña intoxicadora de la conciencia ciudadana contra la "piratería" en internet. Si teníamos poco con el cuento de los activos financieros tóxicos (¿en España no había hipotecas subprime?), o con la historia de las piezas tóxicas de carne (¿España no la tiene en comercios de matriz francesa o alemana?), resulta que también siguen pretendiendo que nos creamos varias falsedades sobre la explotación de la propiedad intelectual (derechos de autor, copyright) en el mundo tecnológico actual.

Lanzada una campaña ciudadana de "hacktivistas" en internet contra la del Mº de Cultura, éste ha reaccionado contratando enlaces de pago en Google. Los ciudadanos han vuelto a responder con una demostración pública de que compartir no es delito si no hay ánimo de lucro, y muchos periódicos se hacen eco después. Sabemos qué intereses promovieron el asalto al Watergate. ¿Cuáles habrá detrás de este asalto a la opinión pública?

Me parece que no hay más que seguir el dinero —como recomendó "Garganta Profunda"— para averiguar a quiénes beneficia la campaña promovida por el ministro César Antonio Molina y las medidas "antipopulares" para regular la piratería en internet que ha anunciado. Me sorprende e indigna que, además, pretenda justificar la defensa de unos modelos empresariales caducos con el mantenimiento de muchos puestos de trabajo en la "industria de la cultura". ¿Por qué no se dedica este escritor ahora político a defender a los trabajadores de la cultura tradicional basada en la industria del queso de Mahón? ¿Por qué no hacemos evolucionar nuestros trabajos nosotros mismos? ¿Hay alguien legitimado para decidir en qué debemos ocuparnos y cuánto debemos cobrar?

bernard-madoff_paseando-nueva-york

Madoff paseando por Nueva York en libertad vigilada tras declarar en juzgado (©AP / Jason Decrow | 20 Minutos 081219)

Los representantes de los trabajadores suelen aprovechar todas las oportunidades que se les presentan para defender los derechos laborales adquiridos. Bastantes menos son los que recuerdan los deberes de los trabajadores, entre los que se encuentra el de contribuir a la mejora de la productividad. A ninguno he escuchado hablar de la responsabilidad moral para integrarse en unos modelos económicos que cada vez han de ignorar menos a los nacidos en otros lares ¿Vivimos para trabajar sometidos a unos dictados o trabajamos para vivir libremente dentro de las comunidades o culturas escogidas para ello? Capitalismo, comunismo… lo tengo claro, como la gran mayoría de los votantes, si lo miramos desde los extremos. No lo tengo tanto si me pongo en la frontera de la economía de mercado regulado. De aquí que siga expectante el debate económico al que me referí al comienzo.

La postura actual de la Administración española me entristece mucho porque, following the money, muchos concluiremos que lo que defiende realmente son los intereses de los recaudadores de los derechos de autor, que también se han beneficiado del arbitrario canon digital. Estos ingresos se reparten luego entre una minoría de artistas, se utilizan para fines inmobiliarios, o terminan en manos de los directivos del sector musical que no quieren adaptarse a los nuevos tiempos. El MITYC, promotor de la reciente feria sobre contenidos digitales (FICOD 08), ha entrado en el debate sobre la explotación de los derechos de propiedad intelectual. Creo que se ha sumado a la referida campaña de "intoxicación cultural". Considero que las presiones de los "poderosos" van haciendo mella en unos dirigentes políticos que defienden la protección de estos derechos como si de otra conquista social e irrenunciable se tratara.

¿Conocerán estos señores el pensamiento de Thomas Kuhn acerca de los requeridos cambios de paradigna en las revoluciones científicas? ¿Creerán que esta realidad histórica no es aplicable a las evoluciones sociales? ¿Sabrán los representantes de los ciudadanos que no pueden legislar contra la gran mayoría? ¿Pensarán que, tras haber cometido sus fechorías, podrán seguir saliendo a pasear tranquilamente por las ciudades como el gran defraudador financiero Bernard Madoff

Kevin Mitnick

Kevin Mitnick en foro de El Nacional (cc LuisCarlos Díaz, Flickr)

Opino que hay engaños que sólo pueden suceder si los que los montan y los que intervienen en ellos han salido del mismo molde. Lo que me parece inaudito es que, ante engaños tan evidentes montados por unos sinvergüenzas —en palabras de Leopoldo Abadía que comparto—, los dirigentes que también han fallado al no proteger a la sociedad frente a los criminales pretendan hacernos creer que al "venerable" Bernie de setenta años sólo le quedaba el dinero justo para librarse de la cárcel. ¡Qué enorme diferencia de trato con Kevin Mitnick!, el hacker que estuvo en prisión sin haber sustraído un dólar. ¿Tan mala es la internet? ¿Es algo más que una simple infraestructura de comunicación, publicación, intercambio, procesamiento, almacenamiento…?

Lo cierto es que la resistencia ciudadana está provocando algunos cambios en los equilibrios de derechos, aunque todavía disten mucho de ser los necesarios. La RIAA, asociación que parece inspirar las acciones de la SGAE, ha comenzado a modificar las demandas judiciales contra los ciudadanos. Va a adoptar un enfoque como el de los tres avisos promovido por algunos gobernantes europeos. Han debido de considerar que les sale más rentable aliarse con los proveedores de acceso a internet (ISP) para controlar las actividades de sus clientes en la red a cambio de algo. Además, entiendo que varios de sus miembros quieren experimentar con el cobro de alguna licencia o canon por permitir cierto tráfico de obras protegidas.

Larry Lessig, uno de los abogados más influyentes en la acción política de los EE. UU. y gran promotor de las licencias Creative Commons, ha defendido recientemente en el Mónaco Media Forum la obsolescencia de las leyes de la propiedad intelectual. Mientras eso llega, supongo que tendremos que ir "anonimizando" nuestras actividades en internet usando herramientas del tipo de TOR o Anchor Free, de manera análoga a como se "despersonalizan" los datos médicos para realizar investigaciones. Como John Markoff acaba de poner de manifiesto en una de sus columnas tecnológicas, puestos a burlar la seguridad en internet, resulta harto difícil saber quién, para qué y cómo se mueven los bits por la red. 

Veremos si pueden más los ciudadanos que los "poderosos". Si eres legal, comparte y defiende tu derecho a copiar sin ánimo de lucro, a generar, mezclar y difundir las expresiones culturales, así como el secreto de las comunicaciones y tu derecho a la intimidad. Cooperemos y dejemos los comportamientos estúpidos para los que pretendan ir contra el sentido común y el progreso de la sociedad.

[Actualización: «Orange (France Telecom), dispuesta a aplicar en España el 'Modelo Sarkozy' contra las descargas en Internet». «Quizás el caso Madoff acabará como el asesinato de JFK, nunca se sabrá que ha pasado».]

Entradas relacionadas: Manifestaciones eficaces y cambios pendientes

feed Suscribirse en un lector a este cuaderno. El servicio co.mments permite seguir los eventuales comentarios por correo electrónico.

Posted in economía | Etiquetado: , , , , , | 2 Comments »

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.