Blog de JoseMPelaez

Aprendimiento: aprender del entorno con atrevimiento

Posts etiquetados ‘plataforma’

¿Jugamos a la política o desarrollamos algo?

Publicado por josempelaez en Sábado, 28 febrero 2009

Hay quienes tratan de analizar y comprender las situaciones para poder actuar de manera inteligente. Hay quienes proponen acciones que no dependen de lo que decidan los gobernantes. Hay quienes se dedican a jugar a la política, al "guruísmo", o a insultar o incordiar a los que tratan de aportar y compartir.

party-game

¿15£ por este juego basura? (cc the justified sinner, Flickr 080516)

Ayer recordé un comentario en la última entrada mientras leía un artículo recomendado por Tim O’Reilly sobre el que he escrito más abajo. Luis reflexionaba «sobre cómo organizarnos, los ciudadanos-individuos, para superar el actual estado de una clase política que es incapaz…». En mi respuesta anoté: «creo que, participando en política, hay mucha gente como nosotros, pero mi experiencia organizativa me dice que no suelen estar en las capas directivas; su forma de pensar las aleja de ellas.» Me pareció otra paradoja de las que me interesan últimamente. 

Entiendo que hay bastantes personas que tratan de compartir experiencias e ideas en busca de aprendizajes y cambios en la sociedad con el ánimo implícito o explícito de mejorar algunas cosas. Sin embargo, parece que no consideramos que la acción política sea hoy una de las vías mejores para ello. Creo que esto es diferente de lo que ocurría durante las pasadas décadas de los sesenta y setenta, al menos en mi entorno madrileño . Supongo que el paso de dictadura a democracia formal habrá influido en ello. En esos pensamientos estaba cuando leí una entrada de Juan Carrión sobre «el juego político» en el ámbito empresarial. Me pareció que aportaba una luz muy interesante sobre este tema. 

Dice Juan, entre otras cosas, que «lo más triste es el descubrimiento realizado por Fred Luthans: el 90% de los directivos pasan la mayor parte de su tiempo construyendo redes políticas, dedicando al trabajo real un tiempo insignificante.» Lo relacioné de forma inmediata con los comentarios referidos. También me recordó lo que he escrito en este cuaderno sobre escenificaciones estúpidas y escasa solvencia política de estos días aciagos en nuestra historia financiera. 

citizen-mass_rush-hour

Ciudadanos en movimiento (cc Thokrates, Flickr 070418)

Detrás de lo anterior sigue latiendo la cuestión de qué podemos hacer los individuos para hacer volar nuestra inteligencia por encima del actual modus operandi de los políticos. Por ello seguí la recomendación de Tim y leí la entrada de Peter Corbett sobre «Ask not what your country can dev for you». Peter, consejero delegado de una agencia digital radicada en Washington DC, trabaja organizando la comunidad regional para edificar en ella un ambiente ecológico más fuerte de start-ups tecnológicas.

Me parece que varias de sus ideas ilustran algunas oportunidades y motivos para cambiar nuestra mentalidad. Por consiguiente, voy a traducir aquí a mi aire una buena porción de su artículo tratando de aprehender algo más mientras cambio sus frases de un inglés global a un español que también lo es.

Por cierto, que ésta es una de las lenguas más internacionales que, paradójicamente, una minoría ha decidido hace pocos años que hemos de llamar castellano para jugar a la política identitaria de los que prefieren sentirse más ciudadanos —y ciudadanas, que nadie vaya a molestarse— locales que de un mundo fragmentado lingüísticamente. Otro asunto llamativo en un entorno vital cada vez más interconectado, lo que nos permite comunicarnos mejor y aprender más. Sabemos que el saber ocupa lugar y tiempo, pero no creo que las tradiciones culturales sean los artefactos intelectuales que nos hagan más libres, sabios ni creadores. Disculpándome por esta digresión, sigo con lo que estaba. Peter expone en su inglés, más o menos, que:

Si J.F. Kennedy viviera hoy, y fuera un amante de la técnica como yo, podría haber dicho: “¡No preguntes qué puede des tu país para ti. Pregunta qué puedo des yo para mi país!”

Naturalmente, por des entiendo desarrollar soluciones técnicas que satisfagan las necesidades de los ciudadanos. La idea de que el gobierno debería de ser una especie de máquina dispensadora de toda clase de servicios es una posibilidad en rápido declive, incluso ante su intervención masiva en los sistemas inmobiliario y financiero.

La razón por la que el gran gobierno no nos va a salvar es por el simple hecho de que hay muchas cosas por hacer, pero muy poco tiempo y dinero para lo que debería de hacerse en 2009. Necesitamos el incalculable y elevado retorno de la inversión que sólo es posible cuando se divide por cero. No hay dinero para todo lo que tendría que hacerse.

are-you-safe_washington-dc

Simple representation of the safety level (Are You Safe)

Nosotros somos el cero en la fórmula aritmética de uso de la innovación para devolvernos a la senda. Necesitamos crear plataformas abiertas de innovación para que los ciudadanos creen soluciones para ellos mismos —esto se está haciendo hoy aquí y allá, a pequeña escala por ahora. [En España podemos seguir las referencias e iniciativas facilitadas Juan Freire y Julen Iturbe, por ejemplo]—. Somos un país fundado sobre la premisa de que no hay ningún hermano mayor sentado junto a nosotros (Inglaterra) que vaya a tendernos una mano con todo lo que queramos sobre una bandeja de plata, y de que, para llegar a ser esa unión perfecta, los americanos necesitarían aportar individualmente para construir un imperio.

Y sí, un imperio es lo que hemos creado. Un arrugado, astillado y obsoleto imperio que me recuerda a un viejo atleta que debería de haberse retirado hace años. Sin embargo, la jubilación no es una opción para América. Rechazo pensar que nuestros mejores días hayan quedado atrás. Debemos, en palabras de nuestro Presidente, “tirar de nosotros hacia arriba, sacudirnos el polvo y trabajar para que nuestro país vuelva a marchar”.

Ese trabajo tendrá que hacerse por todas las clases de americanos. Mi tribu —la comunidad tecnológica— dispone de la mayor oportunidad para establecer la mejor diferencia. Nunca hemos tenido antes la posibilidad de hacer tanto para tantos, a pesar de disponer de la singular capacidad de organizar ceros y unos en la nube para crear aplicaciones que resuelven problemas grandes y pequeños para los bolsillos de los ciudadanos que se agrupan en nichos o en masas. Nuestra fábrica es digital y, por consiguiente, replicable, escalable y muy susceptible de tener un gran numerador que podamos dividir por cero.

Tim O’Reilly ha convocado a los desarrolladores y emprendedores para trabajar en asuntos que importen, y yo digo que los asuntos que importan residen más allá de Facebook y Twitter. Esta ‘materia relevante’ incluye aplicaciones móviles para que los ciudadanos estén más seguros en sus ciudades, y aburridas cosas  —terriblemente aburridas— como crear aplicaciones que ayuden a nuestros gobernantes a seguir mejor los permisos y las compras públicas.

Peter termina con unas referencias a las cifras de los presupuestos que están manejando en los EUA al amparo de la nueva acción política derivada del reciente cambio presidencial. También referencia recursos adicionales para participar en las acciones que se han puesto en marcha.

Considero que propone cosas que tambien podemos hacer en España. Quizá no sean las que dicen los cantamañanas 2.0, pero son mucho mejores que dedicarse a insultar e incordiar a los que comparten sus propuestas y ocurrencias personales sin ánimo de dárselas de nada.

Entradas de este cuaderno con alguna relación: Necesitamos un cambio de mentalidadCrédito bancario y solvencia política, Softpunk empresarial.

Suscribirse a las entradas de este cuaderno mediante un lector.

Publicado en economía | Etiquetado: , , , , , , , | 14 Comments »

Persistencia de Amazon

Publicado por josempelaez en Lunes, 1 septiembre 2008

Amazon está siendo consistente en el desarrollo estratégico de sus servicios web de infraestructura. El anuncio de la persistencia para EC2 lleva a algunos a creer que no falta mucho tiempo para el final del centro de proceso de datos tradicional.

Después de haber escrito en varias ocasiones sobre la «computación en la nube», con varias referencias a los servicios web de Amazon de infraestructura, supe que acababan de anunciar su nuevo Amazon EBS (Elastic Block Store). Esencialmente aporta persistencia de almacenamiento a las instancias de ejecución del servicio Elastic Compute Cloud que, además, puede ser respaldado mediante su Simple Storage Service.

traditional-dc_cloudEntonces recordé algo que Ricardo Galli había escrito sobre EC2 en enero, cuando estuvo evaluando utilizar el servicio para un nuevo proyecto, que no veía viable sin emplear algo así. Finalmente lo implementó en el Google App Engine. Creo que fue por la persistencia, el coste y su relación con un inversor de Menéame con buenos contactos. La restricción de Python no le afectaba, ya que quería aprender este lenguaje (que aún sigue como el único disponible).

Obviamente, también he recordado las ideas de Ted Dziuba sobre la «cloud computing» comentadas en mi entrada previa sobre el «buscador de fallos». Su artículo en The Register se subtitulaba «How Google and Amazon will take your money and step on your dreams». Vamos, que me parece que ya ha decidido quiénes fueron los responsables de sus desdichas en Persai/Pressflip. Es una lástima que no adoptase una postura similar a la del fundador del servicio FreshBooks cuando analizó lo que le sucedía.

Por otra parte, tampoco está bien informado de lo que ocurre en Amazon. Aunque preparase con bastante tiempo su entrada antes de que se publicara, la persistencia que echaba en falta —como todos— se estaba anunciando en paralelo.

Si Ted hubiera leído la entrevista a Jeff Bezos en la Harvard Business Review de octubre de 2007 [referida recientemente por Jesús Encinar, que vincula un PDF] hubiera conocido la estrategia de Amazon de ir poco a poco. En cualquier caso, sin leerla, me parece que tampoco resulta complicado el deducirla viendo los paulatinos anuncios que han ido realizando desde hace dos años. Jeff responde que:

«We are willing to plant seeds and wait a long time for them to turn into trees. […]

Every new business we’ve ever engaged in has been initially seen as a distraction by people externally, and some times even internally. […] We’re getting it now with our new infrastructure web services: “Why take on this new set of developer customers?” […]

What I have found […] is that when we plant a seed, it tends to take five to seven years before it has a meaningful impact on the economics of the company.»

heart_heads-seenbyAunque Ted sea tan opinionated como Ricardo al escribir —y a pesar de que tengan otros puntos en común (nacer en América, haberse desplazado para vivir y trabajar, hacerlo junto al mar, estudios de base matemática, desarrollar en la web, montar una startup sin dinero, hacerlo con colegas…)—, sus diferencias son importantes: experiencia, empatía, argumentación… Supongo que estos distingos se ponen de manifiesto, entre otras cosas, en sus valoraciones de la «cloud computing».

¿Que a Ted no le gustan los eslogans y la mercadotecnia de la web 2.0? Pues a Rogelio Bernal tampoco y, cuando éste escribía sobre ello, no iba pisando los callos de la gente de la misma manera, al menos no tan en público ;-). Es como si una formación muy abstracta desarrollara un cierto carácter en los que tienen una base temperamental propicia a expresarse públicamente, que no es lo más frecuente (si asumimos el estereotipo del nerd, «que suele ser generalmente asociado a una personalidad socialmente torpe y aislada del entorno que le rodea»).

Dion Hinchcliffe, a propósito del anuncio del Amazon EBS, ha titulado sus primeras apreciaciones como «Are we ready to declare the “time of death” for the enterprise data center?» Aparte de decir que no puede discrepar con una respuesta afirmativa a esta cuestión, también escribe que:

«Amazon has been consistent about the purpose of its infrastructure Web services from the beginning; they are committed to redefining the economics of computing by using their massive infrastructure to achieve best-of-breed economy of scale. In this, they have been quite successful and the numbers tell the story…»

cloudsourcingSupongo que las discrepancias entre Ted y los otros citados también se basan en los puntos de partida y los objetivos. Dion comenta que uno de los principios de la web 2.0 es el de un «software above the level of a single device». De alguna forma, él parece estar pensando siempre en el “cloudsourcing”.

A Ricardo, a Ted y a todo el que pague de su bolsillo los nuevos servicios de «computación en la nube» de Amazon sin ingresos suficientes, éstos le parecerán caros. Lo que ocurrirá es que, con el progreso en la curva de aprendizaje y la “ayuda” de los competidores, el precio irá bajando y el servicio mejorando según transcurra el tiempo.

No obstante, un desarrollador veterano como Dion los considera ya muy baratos. ¿Por qué? Es obvio que los compara con lo que gastan las empresas en sus centros de proceso de datos (CPD) y redes de telecomunicaciones, además de ser convenientes por su elasticidad e inmediatez, y ahora también por su robustez. En cualquier caso, como también dice, hay que dar tiempo al tiempo…


[Imagen 1: Esquema de computación en la nube. Dion Hinchcliffe]
[Imagen 2: Ilustración "corazones de cabezas". Bernd Wachtmeister]
[Imagen 3: Esquema de cloudsourcing. Dion Hinchcliffe]

Entradas relacionadas: Buscador de fallos, Confianza en la nube

Publicado en computación, emprendedor | Etiquetado: , , , , , | Leave a Comment »

Flexibilidad del SaaS

Publicado por josempelaez en Lunes, 23 junio 2008

plexus web siteHoy me he llevado una pequeña alegría al toparme con Plexus Systems y su aplicación online para gestión de empresas manufactureras. ¡Por fin encontramos a alguien con quien poder compararnos en el SaaS de operaciones!

En su web ofrecen una explicación ilustrativa sobre las capacidades de su herramienta. He tomado nota para cuando hagamos la nuestra. Me ha parecido un buen ejemplo visual en línea con las presentaciones de Xplane, aunque interactiva.

He llegado a ella al haberme encontrado previamente un artículo en el que su máximo responsable advierte contra el secuestro del término SaaS que hace una buena parte de la industria de IT. No voy a entrar ahora en lo que sostiene sobre las antiguas ofertas de los ASPs, las viejas aplicaciones habilitadas para la web, o el nivel de multi-tenancy requerido para poder ser calificado como un verdadero SaaS. Lo que ha llamado mi atención es una frase donde dice que:

«All customers run off of the same code base. […] Customers can deploy the application very rapidly, since they don’t have the lead time and hassles associated with configuring their local environments.»

¿Qué querrá decir con que los clientes no tienen que lidiar con las dificultades asociadas a las configuraciones locales de su entorno? ¿Se refiere sólo a la plataforma técnica? ¿Incluye también el software?

No estando seguro he buscado más en su web para ver si salía de dudas. Sólo he sido capaz de encontrar algo relacionado en unos puntos de su apartado de beneficios. En ellos dicen:

  • «[…]Fully integrated system
  • Flexible
  • Standard modules for all aspects of manufacturing
  • Special configuration where required[…]»

No es mucho, pero lo de «especial cuando se requiera» me ha dejado pensativo. También me ha sorprendido observar que organizan la funcionalidad de su ERP en términos de «áreas de software», a pesar de decir que son expertos en fabricación.

Por otra parte, en sus áreas, no incluyen nada relativo a los flujos de trabajo que desencadenan las peticiones de servicio, pedidos de clientes, órdenes de compra, etc., aunque sí hablan de programación de la producción y tareas de mantenimiento (orientación interna de optimización de la producción). Tampoco se refieren entre sus características a la posibilidad de configurar de manera estándar diferentes procesos operacionales (fábrica, almacén, taller, etc.) en función de las circunstancias.

Visto lo visto, y a riesgo de equivocarme, he llegado a la conclusión de que parecen modernos en su modelo de oferta informática, pero que deben de ser bastante antiguos en su enfoque de gestión de la empresa industrial.

En su página de portada también dicen que:

«Plexus is the only company in the world to deliver a comprehensive software solution for manufacturers via the software as a service delivery model, speeding technology deployments, lowering costs, and accelerating time to value.»

Además de no estar de acuerdo con la primera parte de su declaración (tenemos clientes que usan el nuestro para prestar a los suyos un servicio compartido y personalizado de gestión de “cajas” y de información), creo que no han profundizado bien en las implicaciones del SaaS.

Opino que éste no se refiere sólo a que todos los clientes comparten el código y estructuras de datos y documentos en una sola instancia, accediendo cada uno a sus datos de forma exclusiva, controlada y segura, obviamente. También debe poder lograrse de manera estándar (con plantillas y configuraciones que no sean “especiales”) que sus procesos operacionales de fabricación, logística y servicios sean específicos y acordes con sus necesidades.

Es decir, los modelos SaaS también deben distinguirse por su nivel de flexibilidad. Hay quienes se refieren sólo a que se pueden emplear unos módulos u otros según la empresa cliente, con pantallas según los usuarios, y con campos según sus necesidades.

Por otro lado, están los que sostenemos que la flexibilidad también ha de referirse, sobre todo, a que cada cliente de la instancia multi-tenant pueda introducir sus propias reglas y parámetros del flujo de proceso. Ello afecta a todas las actividades que median desde el tratamiento de los pedidos a los criterios de costeo y facturación de productos (bienes o servicios).

Todos los vecinos de un edificio en comunidad comparten ciertos servicios (ascensores, tuberías ascendentes y bajantes, piscina y jardín, etc.) y normas de uso de los espacios comunes, pero cada uno reforma y amuebla su casa como quiere, y desarrolla en ella las actividades que le apetece (siempre que no sean molestas, insalubres, peligrosas…, claro).

[Imagen de Plexus]

Publicado en software | Etiquetado: , , , , , , | 3 Comments »

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.