Blog de JoseMPelaez

Aprendimiento: aprender del entorno con atrevimiento

Paradojas en la arquitectura maestra

Posted by josempelaez en Miércoles, 2 julio 2008

En las dos notas precedentes reflexioné sobre los programas orientados a procesos y a datos, y sobre la integración de aplicaciones empleando estructuras comunes de datos, entre otros medios. En ambos casos eché mano de mis recuerdos informáticos con la idea de explicar-me —”a mí, mismamente”, a mi penfriend Luis y a quienquiera leerlas— por qué no comulgo con la idea de que los datos maestros de las aplicaciones transaccionales deben estar en un sitio común.

ERP monoliticoCierto es que los llamados ERPs (Enterprise Resource Planning), que también se han denominado «paquetes integrados de gestión empresarial» precisamente por ello, resolvieron varios problemas derivados de las lagunas e inconsistencias de la información procesada con aplicaciones que formaban sistemas deslavazados. Por cierto, que quien empleó lo de planificación para referirse a estos sistemas transaccionales no debía de saber mucho de operaciones, o le encantaban las paradojas. Además, hubiera sido mucho más veraz referirse a controlar, y no a planear.

No obstante, en la misma década de los 90 en que se propagaron los anteriores, también se difundían modelos de interoperabilidad de sistemas. El CORBA del OMG en el plano de la aplicaciones, y el DCE/RPC del OSF en un nivel más bajo, fueron promovidos por algunas empresas relevantes de tecnología como alternativas flexibles al monolitismo de la base y modelo de datos únicos.

Sin embargo, a pesar del buen nombre de sus promotores, se impuso el modelo integrado de datos para construir los nuevos sistemas de información (SI) empresariales frente al de las interfaces técnicas entre aplicaciones especializadas. Ello sucedió, de nuevo paradójicamente, en el marco de una gran expansión del empleo de las redes locales (LAN) y la arquitectura C/S derivada. Creo que la clave está en que SAP, como gran propulsor de modelo triunfador, era una empresa de programación que nació para resolver un problema importante de los financieros.

Además, en 1993, tras haber logrado el apoyo de las dos grandes empresas de miniordenadores de la época (HP y DEC), supo ceder servicios de implantación para poder crecer más rápido aliándose con las grandes empresas de consultoría de negocio. Éstas vendían el BPR a los miembros (y “miembras”, según Aído) de los comités de dirección de sus clientes empresariales. Prometían que la “nueva” herramienta (R/3) de SAP, que promovían y en la que habían formado a su gente, iba a materializar los deseados cambios. ¡Y vaya si tuvieron que cambiar para adaptarse al modelo funcional del nuevo paquete, aunque no creo que fueran exactamente esos sus ansiados deseos!

Las suites de aplicaciones comenzaron a aparecer al poco por dos motivos adicionales a los tradicionales de especialización y flexibilidad. Por un lado, como resultado de las adquisiciones de business software hechas para crecer más rápido por empresas como Oracle, Descartes Systems, i2 Technologies, SAP, etc. Había que integrarlas con las existentes y, con sus bases de clientes, no se podían permitir el rehacerlas desde el núcleo para que tuvieran las mismas estructuras maestras que las aplicaciones del adquirente.

Por otro, los ERP transaccionales derivados de los programas de contabilidad (FABS), o de los de planificación de la producción (MRP), no cubrían importantes áreas de actividad cotidiana (CRM, SRM, PLM…). Ni para el director financiero ni el de producción las visitas comerciales debían de ser relevantes para “sus negociados”. Tampoco cubrían las funciones más propias de los DSS, que sí interesaban a ambos, pero que se dejaban fuera porque entonces podían “tumbar” los servidores con algunas de sus “potentes queries“.

Creo que la situación actual es la descrita al final de la entrada sobre Estructuras maestras. El uso de internet (una arquitectura C/S abierta, al fin y al cabo) ha determinado que los «servicios web», herederos del CORBA, estén predominando en la interacción entre sistemas modernos, que ya no son los ERPs. HP llegó a llamar e-speak a este enfoque a mediados de 1999. Microsoft comenzó a referirse a un concepto similar con la etiqueta .Net un año después. IBM hablaba de e-business desde años antes.

Las necesidades del comercio internacional (OASIS y UN/CEFACT), y el apoyo del consorcio de estándares de internet (W3C), han ido afianzando la difusión del XML como elemento esencial de dichos servicios de conectividad e interacción. En el terreno de las aplicaciones para consumidores, los agregadores de contenido (RSS) y las interfaces gráficas de usuario (GUI) basadas en Ajax también lo difunden con profusión.

¿Quieres saber las implicaciones y lo que opino sobre todo lo anterior? Por favor, lee la entrada siguiente y última de esta serie sobre estructuras de datos maestros comunes titulada «Paradojas en el proceso».

[Ilustración 1: Software as a concrete block. Blog ZDNet Phil Wainewright]
[Ilustración 2: Esquema de mySAP Business Suite. SAP]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: