Blog de JoseMPelaez

Aprendimiento: aprender del entorno con atrevimiento

La crisis bloquea las start-ups

Posted by josempelaez en Jueves, 30 octubre 2008

Muchos inversores nacionales y extranjeros en start-ups recomiendan no comenzar nuevos proyectos y recortar todos los gastos posibles para poder sobrevivir a la crisis. En este contexto uno podría preguntarse si ello se debe a que los análisis efectuados son tan evidentes que han de ser forzosamente coincidentes. ¿Estaremos ante una "cascada de información"?

El jueves pasado leí una reflexión de Carlos Blanco sobre lo expuesto por su socio Jaime Ferre en el Iniciador de Barcelona celebrado la víspera. Apoyaba la recomendación de «que quien se plantee hoy en día comenzar un nuevo start-up NO debería hacerlo» y hacía una serie de recomendaciones propias de una “economía de guerra”. Para los que no sepan de quiénes escribo, sólo decir que ambos llevan más de una decena de años “emprendiendo en internet” y haciendo “proyectos web”, sea esto lo que sea. Es decir, se trata de personas que saben bien de lo que hablan, aunque creo que se centran en crear contenidos en la web (empezando por los nombres de dominio) que atraigan público al que poner publicidad on-line. Ésta era la materia de la charla cuyo vídeo ha colgado Jordi Bufí, uno de los organizadores del evento.

Sabemos que la economía actual adolece de una extrema falta de liquidez derivada de la desconfianza provocada por las prácticas de muchos bancos, que quisieron hacer crecer mucho sus negocios a pesar de que el precio del dinero fuera bajo. Para ello incentivaron el consumo a crédito, ampliaron el público al que dirigirse y asumieron mayores riesgos en busca de mejores intereses, lo que no es sostenible. 

sequoia_solution

Solución al impacto de la crisis en las start-ups según Sequoia

El analista S. McCoy augura en Cotizalia que el problema de la morosidad va a tener una repercusión mayor de la que se pronostica actualmente. Recuerda que «ciudadanos y nación han vivido y viven, mal que nos pese, de prestado», que es lo que Consultor Anónimo aclara a todos en otra anotación reciente. McCoy comentaba la pasada semana que, según la banca cotizada, para que la morosidad creciente no se transforme en un problema serio, el depósito tendría que crecer muy por encima del crédito. Sin embargo, él advierte que eso:

«mete a la economía en un círculo vicioso que supone el caldo del cultivo idóneo, ante la asfixia ciudadana y empresarial derivada de la falta de financiación, para un deterioro mayor y más rápido de la economía que eleve el paro, retraiga el consumo y auspicie nuevos procesos de impago, incluso entre clientela en apariencia solvente. Un esquema letal para la propia banca tal y como concluía este domingo El País en esta muy interesante pieza: La falta de crédito ahoga a las empresas

El artículo de El País referido recoge que Javier Gómez-Navarro, el presidente de las Cámaras de Comercio, «cree que más que el riesgo, lo que ha cambiado “dramáticamente” es la evaluación del riesgo que hacen bancos y cajas.» McCoy, en otro artículo previo titulado Cuidado, ¡Avalancha!, escribe que «mientras nademos en la incertidumbre, lo mejor sigue siendo extremar la prudencia, conservar la calma y mantener claros los criterios de necesidades de liquidez, rentabilidad, riesgo, rentas y fiscalidad que deben ser el ABC de cualquier inversión.» 

Supongo que este tipo de análisis es el que indujo a Martín Varsavsky a escribir sobre la recomendación de Sequoia a sus empresas participadas acerca de cómo prepararse para los tiempos que se avecinan. Jesús Monleón considera que la falta de liquidez va a afectar mucho a la financiación de los emprendedores ya que los fondos de capital riesgo no van a invertir y, si lo hacen en algún caso concreto, será reduciendo la valoración de la empresa. El ya citado Carlos había escrito «el que tenga un duro que lo guarde» en referencia a una frase pronunciada por Luis Martín Cabiedes. Por su parte, y al hilo de una frase atribuida a Warren Buffet sobre que «cuando baja la marea se ve quien está en pelotas», Alejandro Suárez contaba su experiencia preparando a una de sus empresas para lo que iba a venir.

No voy a repetir aquí el razonamiento clásico sobre los problemas vistos como oportunidades. Lo cierto es que hay más solidos que líquidos en los flujos económicos actuales, y que ello está afectando mucho a los planes de las empresas.

the-economist_joke

«The markets», from The Economist, 1987. (Vía TodoOnDemand.es)

Parece lógico que los gobiernos quieran romper cuanto antes está dinámica recesiva, y que intenten conseguirlo de la mejor forma posible sin cargarse el principio del “riesgo moral”. Otra opción sería ponerse a discutir sobre si están sabiendo hacerlo. O sobre si deberían de hacerlo. No son pocos los que, como Fernando Herrera, consideran que los intervencionismos económicos son las causas de la probreza. McCoy titula otro de sus artículos sobre la convocada reunión del G20: «Será para redefinir el papel de los políticos, ¿no?» Añade, «¿Una cumbre? Correcto, si sirve para arreglar el desaguisado que los propios políticos han creado. Pero con una segunda derivada; la necesaria reforma posterior del papel de los gobernantes.»

No voy a recordar que es muy cuestionable que los índices bursátiles sean un buen termómetro de la economía productiva. Opino que la teoría de los mercados eficientes para establecer dinámicamente los precios de los activos negociados según oferta y demanda se trunca cuando la realidad introduce sus imperfecciones y fricciones. Ahí tenemos al presidente del ICO defendiendo que no es bueno que sepamos qué bancos van a recibir nuestro dinero para poder cumplir con sus obligaciones ya que la información tiene “efectos secundarios” en los mercados (¿?).

Para no desviarnos demasiado de mi propósito inicial, me limitaré ahora a reflejar que hay economistas bastante conocidos, como Xavier Sala i Martín, que, al analizar esta crisis financiera, afirman que los gobiernos no se enteran de nada. También escribe que las aportaciones de otros colegas, como Stiglitz, «demuestran de una vez por todas que la obtención del premio Nobel no vacuna al galardonado contra la capacidad de decir tonterías.»

En este contexto, ¿a quién podemos o debemos de hacer caso los emprendedores? Las start-ups no son realmente microempresas o pequeñas empresas en la clasificación económica, sino compañías fundadas pocos meses o años atrás que aspiran a crecer conquistando terreno a las bien establecidas compitiendo de otra manera. En muchas de ellas, bastantes de sus empleados han de asumir cierto riesgo al ligar su compensación a los resultados a largo plazo.

¿Hasta dónde tendrán razón las posturas difundidas por muchos suministradores de capital riesgo al amparo de los análisis económicos sobre la crisis? Mis reflexiones sobre ello voy a dejarlas para una entrada posterior.

Entradas relacionadas: Crédito liquidador de operacionesGustos en startupsAdquisiciones e inversiones, Visibilizar los ingresos

3 comentarios to “La crisis bloquea las start-ups”

  1. Muy buen post, felicidades!!!

  2. […] La crisis bloquea las start-ups […]

  3. […] relacionadas: Las start-ups pueden aprovechar la crisis, La crisis bloquea las start-ups, Crédito liquidador de operaciones, Buscador de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: