Blog de JoseMPelaez

Aprendimiento: aprender del entorno con atrevimiento

Archive for 28 noviembre 2008

Salvemos la honra comercial

Posted by josempelaez en Viernes, 28 noviembre 2008

El reciente cierre de MobuzzTV ha suscitado un debate interesante en la "blogosfera" española. Mi apreciación es que no se ha centrado en lo más importante: hay que ingresar por ventas más de lo que se gasta en producción y otros. Si los clientes que han de pagar por los anuncios dirigidos a un público no tienen interés, si los inversores que apoyaron el arranque prefieren no insistir, ¿qué, cómo y a quién vamos a vender?, ¿qué debemos anunciar?

Promoción de Showtime para Dexter (cc Joe Pemberton, Flickr 081012)

Promoción de Showtime para Dexter ilustrada por Shepard Fairey (cc Joe Pemberton, Flickr 081012)

«Hay que ponerse en los zapatos del cliente», nos recordaba ayer IC a propósito del texto de un anuncio que ha visto sobre un abogado que ofrece asesoramiento para renegociar contratos inmobiliarios a la vista de la crisis. Me agrada cada vez que recuerda en sus entradas que hay que vender. Es algo que, a pesar de resultar evidente para algunos, no debe de serlo para una mayoría significativa. Escribe que «uno de los consejos más valiosos que he recibido es que todos, constantemente, somos comerciales. Todos vendemos algo y más vale que lo hagamos bien.» 

Lo de hacerlo bien no es cosa sencilla, como creo que él bien sabe. No obstante, aporta alguna pista relevante. Comparte, y cito casi textualmente, que está cansado de ver una publicidad perfectamente prescindible, que no conduce a nada, que es repetitiva y monocorde, que busca destacar la profesionalidad, la sapiencia, la amplia experiencia y contactos de los que se anuncian. Se debe de referir a los abogados, publicistas, profesores, constructores, mayoristas, distribuidores, representantes, agentes, empresarios, emprendedores… que utilizan este tipo de publicidad, de marketing trasnochado, de relaciones públicas, de buzz que es más un bluf que otra cosa.

Sabemos que “el que no se anuncia no vende“, lo que también aplica a los momentos de crisis, pero, ¿qué debemos anunciar, transmitir, difundir, comunicar…? IC pone un ejemplo positivo sobre qué puede o conviene hacerse en una circunstancia concreta. No he podido resistirme a ilustrar mi modesta contribución al mensaje de calzarse los zapatos del cliente con un ejemplo de lo que no debiera de anunciarse porque no interesa a los clientes, ni a muchos otros. Necesito sacar de la cabeza algunas ideas que me han surgido al hilo de la reciente, interesante, debatible e instructiva experiencia de fallo de MobuzzTV, que lleva camino de ser un ejemplo de manual ante la viralidad y agresividad en la comunicación pública relacionada con el caso.

Voy a intentar no perderme en algunos aspectos que, aunque importantes para el análisis del «caso de negocio», resultan menos relevantes en una reflexión sobre qué debemos anunciar los que emprendemos alguna aventura empresarial. Me refiero a la crítica de los críticos, o al precio que tenemos que pagar los emprendedores en España.

anil-de-mello_enrique-dans

Declaración de Anil de Mello, CEO de MobuzzTV, en el EBE08 (Caspa.tv 081118)

No obstante, no puedo dejar de preguntarme qué hubieran opinado los “expertos españoles de la red” si, en lugar de hablar de la colecta promovida por el publirreportaje del vídeo del equipo de Mobuzz, se hubieran dedicado a comentar la ingeniosa, irónica y panfletaria payasada de Alfredo, que ayer volvió a regalarnos otra entrada sobre la economía de la cancamusa. No debemos olvidar el esfuerzo sistemático que hay que hacer para vender lo que producimos. Si no lo hemos logrado tras varios años, ¿es procedente generar buzz para airearlo a los cuatro vientos? ¿Necesitamos más spin doctors que tergiversen la realidad?

Me ha parecido un error el haber mezclado el análisis de este caso con opiniones y manifestaciones sobre el supuesto gran número de envidiosos y frustrados que hay en la “blogosfera” española al compararla con las que se expresan en francés o inglés. Me ha resultado sorprendente leer que se han formulado muchas críticas sin razones cuando las que he visto argumentaban sus conclusiones partiendo de los datos difundidos. Considero una equivocación el escribir sobre una actitud negativa de los emprendedores que hemos estado en desacuerdo con una colecta planteada precipitadamente afirmando que no sabemos lo difícil que es sacar una empresa adelante. 

Intuyo que somos bastantes los que hemos podido sentirnos aludidos en cada una de estas clases de manifestaciones por haber discrepado del comportamiento de nuestro colega de Mobuzz. No creo que, por tener los amigos famosos que tiene, sea mejor emprendedor que otros. Unas pocas nuevas empresas triunfan y algunas más sobreviven, pero la mayoría tiene que cerrar al cabo de pocos años ya que no es sencillo nadar contracorriente. Así funcionan las cosas, en internet y en el barrio del Pozo del Tío Raimundo que levantaron los inmigrantes en el madrileño Vallecas de los años 60, que lograron salir a flote con su lucha cotidiana.

Considero más apropiado el analizar si todo iba bien en MobuzzTV tras cuatro años de funcionamiento hasta que, “de repente”, llegó la crisis y “espantó” a los asustadizos y conservadores inversores. Los que tenemos alguna experiencia, no necesariamente mucha, sabemos que los inversores son más aversos al riesgo que amantes de la aventura, y que les atrae mucho más lo venturoso que lo arriesgado y apalancado. Es lógico. Nosotros tampoco vamos jugándonos el dinero que tenemos o administramos en las máquinas tragaperras de bares y casinos.

mobuzz-team

Equipo de Mobuzz en el encuentro Twitmad 13 (cc Mauro A. Fuentes, Fotomaf 081105)

También sabemos que los huracanes y las crisis económicas llegan tras haber avisado con antelación suficiente. Estos fenómenos necesitan espacio y tiempo para gestarse, al igual que los atentados terroristas. No obstante, y a diferencia de cómo explosionan muchas bombas, el estallido de las burbujas se puede anticipar razonadamente bien. Cierto es que para ello hay que estar atento a todo lo que te rodea, y que no debes de dejarte llevar sólo por el jaleo de los palmeros, la labia de los avalistas, la elocuencia de los charlatanes o la retórica de los publicistas (escritores u oradores). Los emprendedores no podemos confundir biz con buzz, ni sales con entries, ni clients con users. Es una lástima que algunos lleguen a hacerlo y, como consecuencia de su impacto mediático, puedan confundir a los que están aprendiendo. 

Lo realmente importante en cualquier proyecto empresarial no es si te han dado premios o subvenciones. No es si el equipo lo componen personas entusiastas, encantadoras y esforzadas que, además, son muy capaces de generar buen ambiente y buzz (aka “buen rollito”) entre los espectadores, o entre los miembros de un círculo de influyentes “blogueros”. No es el lograr muchos usuarios únicos, páginas vistas, crecimiento de eyeballs o de share entre la audiencia potencial. Para que siga habiendo negocios que ganen dinero ofreciendo contenidos gratuitos en internet tienes que haber analizado cuál es el mejor canal para vender la publicidad y haberte centrado en sobrevivir. 

Lo realmente importante es disponer de una resolución inteligente que te lleve a generar más ingresos que gastos en un plazo razonable, y esta medida del tiempo la establecen los inversores y los clientes, no los usuarios. Si crees que el dinero para afrontar tus gastos corrientes de producción ha de venir de “levantar capital” lo vas a tener muy difícil, por no decir imposible. A pesar de lo que digan los que culpan a los demás, los inversores siguen inyectando dinero durante los tiempos de crisis en los “proyectos de internet”: software como servicio, redes sociales para jóvenes, contenidos para móviles, asesoramiento financiero, etcétera. Lo que puede ocurrir es que estén financiando inversiones en activos o expansiones comerciales, que no gastos corrientes o de arranque que podrían ser menores.

startup-collapse_matrix

Mashup of an infographic from this NY Times article, with companies from the TechCrunch Deadpool (cc Ross Mayfield, Flickr 071226)

No todos los proyectos ni todos los emprendedores somos iguales. No pertenecemos a ningún gremio o colegio corporativo que reclama atribuciones profesionales, que es lo que parecían esperar los que se han quejado de que algunos hemos malinterpretado las señales de socorro que han emitido otros “miembros de la comunidad”. Hay propuestas que unos aceptamos y otros no, de las que unos hablamos a favor y otros lo hacemos en contra, al igual que hay algunas empresas que sobreviven mientras otras muchas no. Cuando otros emprendedores lo hemos pasado mal y hemos tenido que despedir a empleados, no se nos ha ocurrido dejar que nuestros inversores o amigos arremetieran contra una hipotética manada de sursuncordas “despieza-palabras”.

No se necesitan análisis muy sofisticados. Si la supuesta oportunidad de negocio (ingresando más de lo que gastas) sigue estando presente o pensamos que terminará llegando, si, además, hemos aprendido ya a hacer de manera más eficiente el producto necesario para satisfacerla eficazmente, podemos dedicarnos a volver a empezar con humildad sin armar ruido, a poner en práctica lo aprendido, y a terminar de encontrar a quienes paguen por ese producto que ofrecemos y nos parece tan maravilloso. 

No podemos olvidar que tenemos una honra comercial que defender, que salvar, y, como nos ha recordado IC, «hay que ponerse en los zapatos del cliente» (además de pensar en los usuarios).

Entradas relacionadas: Las start-ups pueden aprovechar la crisis, La crisis bloquea las start-upsCrédito liquidador de operaciones, Buscador de fallos

feed Suscribirse en un lector a este cuaderno. El servicio co.mments permite seguir los eventuales comentarios por correo electrónico.

Posted in emprendedor, negocio | Etiquetado: , , , , , | 3 Comments »

Nudos entre comunicaciones

Posted by josempelaez en Miércoles, 26 noviembre 2008

Las redes de ordenadores siguen incrementando su protagonismo en la sociedad y culturas actuales. A sus usos en proyectos científicos y aplicaciones técnicas con presencia en los medios de comunicación hay que añadir el empleo extensivo de internet para diseminar mensajes de forma distribuida. Las innovaciones en la conectividad entre unidades de procesamiento de información permitirán avances que pocos pueden intuir, pero algunos sí que los ven, y la «tercera cultura» ayudará en su difusión.

grid-light

Grid para una luz fluorescente (cc RobertFrancis, Flickr)

Hace tres semanas me hice eco de la noticia de que el regulador estadounidense había aprobado la asignación del «espacio blanco» del espectro radioeléctrico —las frecuencias que quedaban libres al cambiar a la TV digital—. Ello me parece relevante porque va a facilitar el despliegue del acceso a internet mediante otra “banda ancha sin cables”. Algunos le denominan una “Wi-Fi con esteroides” ya que tendrá una mayor capacidad que la actual, y que las redes celulares 3G que el empleo de los nuevos terminales tipo iPhone están saturando.

Bueno, en realidad, hablar sólo de acceso es poco veraz. Internet es una red y, como tal, está formada por enlaces o líneas, además de por los nudos o conexiones entre ellos que, en sentido estricto, serían tan sólo sus intersecciones o puntos de cruce. Por consiguiente, los canales de comunicación de este espacio “liberado” serán una parte importante de internet, que el DRAE define como: «Red informática mundial, descentralizada, formada por la conexión directa entre computadoras u ordenadores mediante un protocolo especial de comunicación.» 

Malla, parrilla, enrejado, celosía, trama, cuadrícula, tamiz… son vocablos relacionados con red que, en unos casos, enfatizan los hilos, líneas o canales de unión, mientras que en otros resaltan los huecos que se forman entre ellos. Ahora bien, curiosa y extrañamente, los nudos o nodos parecen carecer de interés en todas sus acepciones. Como pocos saben de su papel crucial en muchos tipos de estructuras para una distribución correcta de cargas, me resulta una paradoja su reducido protagonismo semántico ya que esos puntos fueron los protagonistas iniciales de internet, que nació para conectar ordenadores heterogéneos formando una red de topología distribuida. Por cierto, que los exploradores de la Sociedad de las Indias Electrónicas han explicado las diferencias entre descentralizado y distribuido a estos efectos, distingo que no han hecho los miembros de la Real Academia Española en su diccionario de la lengua.

cern_eege-grid

Algunos nodos del EGEE (datos del Imperial College London sobre Google Earth)

Cuando miro las imágenes que usé para ilustrar las dos anotaciones de hace veinte días en que me referí al proyecto del CERN «LHC Computing Grid», observo que todas ellas  ponen más de relieve los nodos que las líneas de conexión. Si miro al otro proyecto grid computing del CERN, el de infraestructura «Enabling Grids for E-sciencE», concluyo que, durante su difusión, el énfasis se puso en que su software permitió conectar más de 2.000 computadoras en abril de 2006 (con motivo de la crisis mundial de la gripe aviar). Recuerdo que esta red permitió, en sólo 1 mes de colaboración, hacer un trabajo de computación que hubiera demandado 1.200 meses de proceso en 1 ordenador (no decían de qué tamaño, así que debían de referirse al promedio). 

La página informativa del centro público que inventó la web explica que la Grid se basa en la misma idea: compartir recursos entre ordenadores distribuidos geográficamente. Aclara que, mientras la web simplemente compartía información entre ellos, la nueva red, que algunos asocian con la “internet del futuro”, también comparte capacidad de proceso y de almacenamiento. En septiembre de 2006, la EGEE Grid financiada por la Unión Europea estaba formada por más de 200 centros y conectaba más de 20.000 computadoras repartidas por el globo.

Por consiguiente, a diferencia de las parrillas de acero corrugado que arman el hormigón, o de las redes que se emplean para pescar, internet dota de un gran protagonismo a sus nodos. No debemos olvidar que un buen número de ellos se dedican exclusivamente a regular el tráfico y la confidencialidad de los paquetes de datos que transitan por sus líneas cableadas e inalámbricas: encaminadores, pasarelas, conmutadores, cortafuegos, cifradores, traductores, repetidores, moduladores, emisoras, captadores, centralitas digitales…

grid-poles_cloud

Líneas y postes de electricidad (cc einarfour, Flickr)

Bien, vale, quizá resulte que los cables de cobre, los de fibra óptica, los pulsos lumínicos, las ondas electromagnéticas, los transductores y acopladores, las claves de señales, los protocolos de transmisión, los algoritmos de cifrado… son menos importantes que los nudos de cómputo que también conforman la trama de internet. Será que éstos deben de ser los elementos clave de las redes aplicadas a las TIC. Será que los vocablos de nuestro pasado sociotécnico —que se refieren a las conexiones y espacios vacíos entre líneas más que a los nodos materiales donde se cruzan— deberán de adaptar su significado para poder reflejar lo importante en las nuevas TIC. ¿Y a mí qué?, podría preguntarme.

Pues resulta que considero importante no perder de vista que no hay redes de ordenadores sin conexiones y comunicaciones. Las unidades de almacenamiento y procesamiento de datos servirán de poco si formamos islas de información accesibles sólo desde “ventanillas” dentro del perímetro delimitado por una especie de foso de aislamiento infestado de cocodrilos, o por una profunda zanja cortafuegos o contra asaltadores del tesoro de la información. Sería como si los aeropuertos fueran hubs & spokes completamente aislados, sin aeronaves que los conectaran, o como si las estaciones o terminales de tren no tuvieran redes ferroviarias que las enlazaran. 

La lógica del tamaño del hueco de una red que permite no atrapar al “pezqueñín” es una cuestión básica para el sostenimiento de la vida marina. El lenguaje humano —nuestros protocolos de comunicación—, también es clave para nuestro desarrollo, como enseñan la experiencia y la biolingüística.

internet-mapping_mit

Representación de la periferia del 'universo on-line' (Lanet-vi program of I. Alvarez-Hamelin et al. - MIT Technology Review)

Sin comunicación no habría grupos de personas, ni tribus, ni aglomeraciones urbanas, ni sociedades, ni culturas, ni Civilización Humana (en singular). La nanotecnología, la física cuántica, la genética molecular, la neurociencia… van descubriendo nuevas estructuras dentro de órganos que antes se estudiaban en niveles superiores. Siguiendo “hacia arriba”, ¿qué nos depararán las nuevas redes de ordenadores como el Grid del CERN, o la extensión de una computación en la nube que hoy lastran algunos armados de mitos interesados que montan alrededor de la seguridad, disponibilidad, integración, dependencia…?

Para terminar quiero anotar el desencadenante inmediato para escribir esta entrada en el cuaderno, y así poder recordarlo. Tenía rondando por mi cabeza varias ideas sobre “espacios vacíos”, grids, datos en la nube, islas de información, protecciones culturales y lenguajes de comunicación cuando leí un artículo sobre Ray Ozzie en Wired. Se extiende sobre su actual papel en Microsoft como Chief Software Architect, para lo que se remonta a los orígenes de su posición a favor de la computación en la nube y, por consiguiente, fuera del firewall. Al final del mismo se dice:

«To Ozzie, software’s soul does not lie in the accumulation of features. Instead, it lies in his dream of connectivity. “Live Mesh is very Ray,” Mitch Kapor [Lotus founder] says. “It’s the son of Groove, which is the son of Notes.” Which was, of course, the son of Ozzie’s beloved Plato [an early interactive system to connect people]. Thirty-three years later, Ozzie is still trying to build on what he saw in sophomore year. But it’s no longer the Ray Ozzie vision. It’s Microsoft’s.» [negrita del editor]

Interesante, ¿no?

Entradas relacionadas: Conmutación a la nube, El «espacio blanco» de la televisión, Sistemas operativos en la web

Suscribirse en un lector a este cuaderno. El servicio co.mments permite seguir los eventuales comentarios por correo electrónico.

Posted in computación, web | Etiquetado: , , , , , , , | Leave a Comment »

Captura de datos en la nube

Posted by josempelaez en Jueves, 20 noviembre 2008

El comercio, la banca, la sanidad, la industria… han estado utilizado terminales de captura de datos desde hace varias décadas. La difusión del empleo de internet está suponiendo una estandarización significativa de las telecomunicaciones cableadas e inalámbricas de toda clase de dispositivos. Ello potenciará el aumento de los datos a procesar que, a su vez, conducirá al desarrollo de nuevas aplicaciones que puedan aprovechar las grandes posibilidades de la computación en la nube.

restaurant_touch-screen-terminal

Terminal táctil para pedir en un restaurante coreano de Tokyo. Es multi idioma y totaliza el precio (cc bobsee, Flickr 070506)

Hace pocos días estuve merendando con un experto y entusiasta de la computación en la nube para compartir ideas sobre el posible impacto y aplicaciones de esta manera de procesar los datos. Entre otras muchas cosas, hablamos de que el volumen de información susceptible de ser captada y tratada de forma automática va a ir creciendo de forma singular a medida que se vayan materializando las ideas que subyacen detrás de la computación ubicua y de la «internet de las cosas».

Ya casi estamos acostumbrados a que cada semana aparezcan noticias o reportajes sobre distintas aplicaciones de la tecnología en este sentido. En realidad nada que no haya estado sucediendo durante las cinco últimas décadas en que ha ido progresando la técnica informática. Trataré de explicarme mejor mediante algunos ejemplos.

José Cervera escribía hace dos semanas sobre el tecno restaurante y decía que:

«Una casa de comidas en la que el papel desaparezca, los menús sean electrónicos y la información sobre comida y bebida sea amplia, instantánea y electrónica parece ser un sueño ampliamente extendido. Y una realidad creciente, a juzgar por las diversas ofertas que están apareciendo en el mercado. Una de las primeras fue uWink, fundada por el creador de Atari Nolan Bushnell, que cuenta ya con tres restaurantes propios en California, y con una tecnología que licencia a otros emprendedores

Por un lado tenemos la novedad relativa que pueda implicar esta interfaz de usuario concreta. Supongo que debe de mejorar de alguna forma las que ya se emplean en bastantes restaurantes de Oriente desde hace un tiempo, así como las de las máquinas expendedoras de tiques para consumiciones en muchas cafeterías de instituciones públicas y de colectivos en España y otras partes del mundo.

atm-banking

Cajero automático. Panama (cc thinkpanama, Flickr 071228)

Por otra parte, tenemos el hecho de extender la propuesta de que ya no sea un intermediario quien emplee su memoria, libreta o terminal electrónico de mano para las comandas, como se empezó a ver hace más años en bastantes restaurantes, bares y cafeterías. La automatización está permitiendo eliminar un paso en la cadena de proceso de la información entre el demandante de una comida y el que la prepara, con las ventajas e inconvenientes que de ello se derivan. Habrá que sopesarlas en cada tipo de aplicación y caso particular.

Los cajeros automáticos (ATM) de los bancos y cajas de ahorros llevan ya muchos años implantados y funcionando en un buen número de ciudades y pueblos del mundo. Habiendo comenzado su despliegue en 1967, constituyen uno de los factores más influyentes en la transformación de las operaciones bancarias, uno de los sectores que más provecho ha obtenido de las aplicaciones de la informática. En este caso, el usuario, cliente de la entidad financiera, obtiene el efectivo, la información que necesita o ingresa el talón que desea sin la intervención directa de ninguna otra persona. En esta línea cabe mencionar que hay hipermercados que emplean cajas de autopago para que sus clientes abonen directamente las compras sin tener que esperar en una cola.

En un restaurante de los que utilizan un sistema tipo uWink, el cocinero ha de preparar la comida de una manera bastante sincrónica. Un dispensador de bebidas o de bocadillos en una terminal de transporte, una esquina de la calle, una fábrica o una oficina funciona de manera más desacoplada del resto de componentes del sistema, como lo hacen los cajeros automáticos. Sin embargo, en el caso de las máquinas expendedoras electrónicas de alimentos no sólo debe controlarse la reposición de las existencias, lo que comenzó a realizarse hace unos quince años, sino también su buen estado (fecha de caducidad, condiciones de conservación, aspecto externo…)

El despacho de medicinas en farmacias robotizadas, drogas y consumibles de quirófano y unidades de cuidados intensivos, tratamientos terapéuticos en centros de salud…, desde hace pocos años, está siendo controlado y gestionado por máquinas dispensadoras que han de gobernarse a distancia y que, por tanto, requieren de unas comunicaciones y una “inteligencia” remota que permita su funcionamiento constante.

street_vending-machines

Línea de máquinas expendedoras ('vending') en Akihabara, distrito de Tokyo (cc jpellgen, Flickr 080325)

Las correspondientes conexiones M2M pueden materializarse de varias formas. Las comunicaciones inalámbricas por vía celular tienen aún tarifas demasiado elevadas para estas aplicaciones. Las redes Wi-Fi son más económicas, y van mejorando su cobertura, pero su grado de desarrollo todavía está lejos de permitir un uso ubicuo y permanente. La futura banda ancha inalámbrica irá transformando este panorama en los años venideros, pero aún le faltan años.

Los sistemas propietarios de instrumentación y control mediante radiocomunicación se han empleado bastante en los sectores de construcción, industria y transporte desde hace décadas. Han evolucionado mucho desde las primeras aplicaciones de medida, señalización, control y telemando en presas, canales y carreteras perdidas por el territorio. Hoy tenemos aplicaciones M2M similares en los modernos parques de energías renovables (donde también cabe emplear comunicaciones PLC), que han de estar conectados permanentemente para monitorizar su correcto funcionamiento y gestionar la seguridad, en la lectura automática de contadores de agua y gas, en sistemas experimentales de comunicaciones entre automóviles en ruta, de recogidas de residuos sólidos urbanos, etcétera.

Las posibilidades de conexión en entornos muy poblados son mucho mayores. Además de mejores prestaciones, permiten la propuesta de muchas otras aplicaciones. Dr. Touch es un terminal presentado hace unos meses por LG Electronics e Intel que está orientado a monitorizar la salud de las personas desde sus casas, sin tener que estar conectado permanentemente con su centro médico, que podrá hacerlo cuando las circunstancias lo requieran. Hablando de un proyecto más local, el ganador del reciente I Foro de Start-ups del First Tuesday de Barcelona es uno promovido por Cooclea, una empresa financiada por el CIDEM que está desarrollando un sistema de diagnóstico remoto del síndrome de la apnea del sueño. Para ello se basa en la voz del paciente, que se registra mediante un micrófono conectado a un ordenador equipado con el programa correspondiente.

Terminal doméstico de control de salud (© Intel)

Terminal doméstico de control de salud (© Intel)

Una diferencia entre estos dos tipos de proyectos de salud y los del grupo anterior es que los últimos se apoyan en la infraestructura estándar de internet accesible desde un gran porcentaje de casas, oficinas y hospitales. Ello me parece muy relevante porque implica unas amplias posibilidades de reducción de costes, robustez y escalabilidad. Por tanto, facilita el poderse plantear aplicaciones basadas en la presencia ubicua de terminales, sensores, instrumentos, mecanismos, actuadores, antenas, monitores, dispositivos, equipos, automatismos, robots… Además de poder conectarse directamente entre sí para facilitar las comunicaciones en una red de tipo mesh, o para computar en la nube, también se podrán comunicar con los servidores o nodos de la red donde se ejecuten programas más complejos que agreguen y procesen los datos capturados de manera sincrónica. 

En el funcionamiento comercial de la web tradicional, es decir, de los sitios que son accedidos por los usuarios empleando terminales fijos y móviles, hay ya quienes están apuntando las muchas posibilidades de inteligencia y dinamismo de los sistemas basados en reglas que gobiernen los procesos de petición-respuesta clásicos en los mecanismos industriales “de toda la vida”. El empleo de internet para unir de manera automática muchos aspectos de los enfoques comercial e industrial permitirá nuevas formas de explotación de todos esos nuevos datos procesables de los que hablé con mi interlocutor durante la merienda referida al inicio. Las grandes economía y flexibilidad que la computación en la nube aporta también potenciarán estos nuevos usos.

Habrá muchas oportunidades para start-ups que permitan generar respuestas antes las demandas de los componentes que forman el borde del sistema. Siguiendo con la comida, por donde comencé esta nota, ¿llegará un día en el que los frigoríficos y otros armarios de ubicación de alimentos envíen directamente los pedidos al almacén o fábrica siguiendo unas reglas de reaprovisionamiento individualmente establecidas? No estoy pensando en cientos de miles de grandes superficies de alimentación y colmados de barrio, sino en cientos de millones de refrigeradores domésticos.

Entradas relacionadas: El «espacio blanco» de la televisión, Las start-ups pueden aprovechar la crisis, Terminales ubicuos para navegar

 Suscribirse en un lector a este cuaderno. El servicio co.mments permite seguir los eventuales comentarios por correo electrónico.

Posted in computación, innovación | Etiquetado: , , , , , , | 6 Comments »

Los amos del conmutador

Posted by josempelaez en Lunes, 17 noviembre 2008

Las recientes elecciones estadounidenses y la cumbre económica internacional permiten ilustrar cambios de tendencia en el uso de la participación y comunicación en la acción política. Ésta determina en gran medida el funcionamiento de las sociedades humanas. Por consiguiente, es probable que esta conmutación del tratamiento de la información se introduzca y extienda a otros ámbitos de nuestra vida.

cumbre-g20_aznar

Viñeta humorística de Antonio Fraguas - Forges (El País 081115)

En los últimos apuntes he escrito algo sobre el proceso de datos en la red (la nube) teniendo en mente sus posibilidades en el terreno de las aplicaciones empresariales. He apuntado someramente varios inconvenientes y ventajas potenciales. Me he referido a algunos antecedentes históricos, a la gran aplicación actual de la informática distribuida en el CERN y a las enormes posibilidades que ciertos jóvenes y mayores ven al futuro de la computación en la nube. 

En este contexto hay preguntas que me llevo haciendo desde hace años. Si la prognosis sobre la computación distribuida y el empleo de recursos y datos compartidos es tan halagüeña —y no debemos olvidar que lo ha sido siempre, aunque no haya recibido la misma atención mediática—, ¿por qué no se han aplicado antes?, ¿por qué no se empiezan a emplear ya estos enfoques de forma general?

Una posible causa que pueden formular los creyentes en teorías conspiratorias es que «Los Amos del Mundo», de los que este pasado fin de semana ha habido una representación reunida en Washington, deben de considerar que no es beneficioso para sus intereses. Lo cierto es que, cuando alguien trata de modificar un cierto statu quo, aparecen habitualmente muchas reacciones en contra por variados motivos. No obstante, éstas pueden ser superadas por los promotores del cambio, que desbordan o hacen cambiar de opinión a los opositores.

Un ejemplo reciente de este último caso que me ha llamado la atención es el de Juan Carlos Rodríguez Ibarra, el ex presidente autonómico extremeño que más se ha beneficiado del ejercido ese tipo de cargo político durante más tiempo en España (1983-97). El viernes pasado fue entrevistado por Juan Ramón Lucas en RNE a propósito de su nuevo libro «Rompiendo cristales». En la conversación ejemplificó sus famosas contradicciones contando que él había criticado al Presidente del Gobierno por no haber planteado en secreto su interés en que España estuviera en la referida cumbre económica internacional, pero ahora le daba un abrazo por haberlo conseguido a la vista de todos.

azores_aznar-bush

Imagen de Bush y Aznar en la cumbre de las Azores en 030316 (© Reuters, El País 070227)

Uno de los motivos por los que me he fijado en Ibarra es porque ha sido uno de los impulsores de «La Sociedad de la Información» en su región para cambiar la manera de vivir de sus ciudadanos. De enero de 1948 a agosto de 1960, fechas de nacimiento de ambos presidentes españoles, hay sólo 12,5 años, es decir, menos que los veinte que suelen declararse como años de separación entre una generación y la siguiente. El predecesor del segundo nació (febrero de 1953) entre las fechas de los otros. No obstante, empleó unos métodos y cumbres diferentes para intentar que la nación común saliese del “rincón de la historia” y recuperase cierta influencia de la que tuvo en el panorama internacional hace cuatro siglos.

Los dirigentes mundiales, los gobernantes de los estados más influyentes, los directivos de las grandes empresas y otras organizaciones socioeconómicas… pueden condicionar con sus decisiones, y de hecho lo hacen, cómo viviremos los ciudadanos que queremos disfrutar y acrecentar nuestra libertad e inteligencia. Pueden actuar “a escondidas” mientras difunden informaciones parciales o erróneas. También pueden emplear un talante más dialogante, así como los últimos avances de la ciencia y la técnica para modificar las situaciones heredadas del pasado. Poder, poder, resulta evidente que puede hacerse, ya sea para conseguir una mejor comunicación, un aumento de la visibilidad internacional, un triunfo en una contienda electoral, etcétera.

La web comenzó a emplearse por los ciudadanos hace quince años, pero sólo se ha aplicado a la política de forma sistemática y general en los últimos quince meses por el equipo electoral de Barack Obama, nacido en agosto de 1961, aunque los beneficios de la web se empezaran a probar en las elecciones previas. Contra la mayoría de los pronósticos, el nuevo candidato logró superar el parecer del establishment del partido demócrata. Luego ha conseguido derrotar con claridad a un candidato republicano nacido en agosto de 1936 que ignoraba el funcionamiento y aplicaciones de internet. Muchos analistas han valorado las dotes comunicativas del vencedor que han podido observarse a través de los medios tradicionales. Otros han preferido destacar su uso inteligente de las TIC para vencer en estados tradicionalmente republicanos, como Florida, o su empleo de las herramientas de comunicación de la web 2.0 que, según el esquema vigente, podría tener que abandonar al tomar posesión. Veremos.

washington_zapatero-bush

Imagen de R.Zapatero y Bush en la cumbre de Washington (© AP - El País 081115)

Uno podría pensar que el caso anterior ejemplifica que hay «amos del mundo» que pueden aplicar enfoques que comporten una mayor transparencia informativa y una mejor utilización de las TIC. ¿Por qué lo habrán hecho?, ¿será algo duradero o coyuntural?, ¿se podrán aplicar en otros ámbitos?… Muchas son las preguntas que podrían hacerse al respecto. Aunque sean muy pocas las observaciones actuales que permiten apuntar una tendencia, opino que son muy significativas. Las ventajas estaban allí, esperando ser aplicadas, y estas han comenzado a materializarse de la mano de equipos de personas con cierta influencia. Otros dirigentes, directivos y líderes  seguirán su ejemplo. 

Por tanto, aunque algunos “influyentes” criados en el pasado sigan empeñados en el empleo de enfoques superables, hay una conmutación social en marcha que, tras haber comenzado a ser aplicada en el ámbito político, considero que irá trasladándose a todos los ámbitos de la sociedad civil: economía, ciencia, educación, salud, seguridad, cultura, entretenimiento… La gestión de la energía, por ejemplo, es otro de los terrenos donde es muy posible que haya pronto nuevos avances. ¿Por qué no se ha hecho antes? Todos los cambios sociales demandan un cierto tiempo ya que han de ir superando los muchos intereses creados anteriormente.

Entiendo que el proceso de conmutación hacia una computación de información más distribuida se irá extendiendo sin remedio. Se irá haciendo patente que sus supuestos inconvenientes no han sido obstáculos reales para que un gran experimento del CERN o una entrada en la Casa Blanca, por poder dos ejemplos relevantes, lo hayan aplicado. 

El logro de objetivos más ambiciosos requiere de nuevos métodos para lograr la efectividad necesaria dentro de un marco de rendimiento y control del riesgo aceptable. ¿Cuándo lo veremos en las empresas? No lo sé, pero veo que siguen apareciendo análisis que van profundizando y difundiendo los recursos que las organizaciones van teniendo a su disposición.

Entradas relacionadas: El gobierno de una economía globalLo que hay que leer…, Productos y soluciones de los clientes

Suscribirse a este cuaderno. El servicio co.mments permite seguir los eventuales comentarios por correo electrónico.

Posted in general | Etiquetado: , , , , , | 1 Comment »

La marcha de las generaciones

Posted by josempelaez en Lunes, 10 noviembre 2008

Muchos se han movido para tratar de extraer de la web todo su potencial. Cuando trabajan en una organización se encuentran con herramientas informáticas que no les satisfacen, y no quieren renunciar a las que están utilizando en sus restantes actividades. El uso de la web es ya una parte inseparable de su educación, trabajo, vida… La sociedad en su conjunto y las empresas que operan en sus mercados también se han visto afectadas. ¿Progresan éstas adecuadamente?

abiquo_planta

Ilustración de una visión disruptiva del uso de internet citada por El Periódico. Aplicación de ejemplo de Abiquo (Jesús Monleón)

En mi nota anterior escribí que la «computación en la nube» presenta ciertas desventajas a ojos de una gran mayoría de los directivos empresariales. Me referí particularmente, aunque muy de pasada, a los responsables de los sistemas de información al más alto nivel organizativo (CIO). No he puesto de informática porque no quiero confundir una labor con la otra, sin que vaya a ser éste el centro de la reflexión que me propongo hacer aquí y ahora. [Tampoco deseo que los títulos de unos puestos me metan en la polémica abierta sobre diplomas académicos y competencias profesionales, o sobre sus maneras de difusión 🙂 ]. 

Un problema de La Nube que no mencioné es que bastantes trabajadores, especialmente de los nuevos, tienen puntos de vista muy diferentes del “corporativo” sobre la informática. Aunque una mayoría relevante siga siendo poco sensible al empleo eficiente de la tecnología, creo que este número irá a menos, y no a más. La atracción de las ventajas para los usuarios que se derivan de las externalidades es demasiado grande como para resistirse a ellas de manera sostenible. Me parece que los progresos de Facebook y Tuenti lo atestiguan.

Los usuarios jóvenes, y los curiosos que no lo son tanto, están acostumbrados a leer artículos del tipo de «guía práctica para trabajar en la ‘nube’». Hay muchos que aplican lo que aprenden sin haber ido a la universidad. No necesitan estudiar informática, ni pedir a un técnico que les ayude, ni siquiera leer manuales complejos para comenzar a montar cosas interesantes. Tampoco deben hacerlo para realizar ciertos cambios más o menos promovidos, autorizados o tolerados (los famosos hacks). Además, cada vez hay más  “informáticos de profesión” desarrollando menos programas y adaptaciones a la medida de sus clientes y construyendo más herramientas o servicios genéricos, que terminarán adaptando sus futuros usuarios.

Lo que sucede es que la mayoría de estos nuevos trabajadores ilustrados en la web, cuando llegan a sus oficinas o recorren los lugares de trabajo de sus clientes, encuentran otras herramientas empresariales a su disposición. Si nos referimos a trabajos muy genéricos, las aplicaciones que ponen a su servicio suelen ser menos útiles, sencillas, potentes o atractivas que las que encuentran en internet. Éstas son gratuitas o tienen un precio al alcance de la mayoría de los aficionados más entusiastas y avanzados. Este fenómeno ha sido observable desde hace una decena de años, que no meses, aunque haya ocurrido en una minoría de casos.

unilever-consumerization-architect

Wendy Wilkes, de Unilever (Graham Trott, BW 080814)

Según cuenta tic616, Accenture ha publicado una encuesta muy reveladora sobre los “trabajadores de la nueva generación”. La consultora concluye que la «millennial generation demands own devices at work and don’t adhere to corporate technology policies.» Se refiere a estudiantes y empleados entre 14 y 27 años en los EE. UU. Los resultados de la encuesta apuntan a una desconexión entre la tecnología que proveen las empresas y cómo los trabajadores jóvenes quieren utilizarla y colaborar. Business Week informó hace pocos meses de que Unilever, una gran compañía de las consideradas clásicas, está haciendo cambios relevantes en su informática corporativa para atraer a los mejores candidatos jóvenes. 

Además, creo que la Generación X protagonista de alguna novela de Douglas Coupland, educada mientras jugaba con los primeros ordenadores personales durante su adolescencia, tiene ya bastante influencia en las decisiones empresariales en general, y más en las de tecnología. En 1982, cuando yo tenía 29 años, compré un ZX Spectrum que aún conservo (guardado en una caja de un desván). En mi caso pasé de “jugar” en la empresa programando en Fortran para tratar distintos tipos de datos a hacerlo en casa usando Basic. Lo que también ocurrió en aquellos tiempos es que hubo otros muchos con menos años que aprendieron directamente a programar curioseando y experimentando con esos primeros ordenadores personales. Si andaban por los 12 años, hoy tienen ya sobre los 40. ¿Quién va a seguir decidiendo en las grandes empresas que prejubilan a sus trabajadores con poco más de 48 años porque la tecnología permite hacer más con menos personas?

Sin apoyarme en la influencia que internet ya tiene en la política, como han demostrado los triunfos electorales de Barack Obama (47 años), hay bastantes ejemplos de cómo está transformando ya la forma de trabajar en muchos sectores empresariales. Dos de los más difundidos son el editorial, especialmente la prensa periódica, y el musical, particularmente la producción discográfica. Pepe Cervera acaba de reflexionar sobre que «los nuevos medios no son viejos medios con internet», al igual que «el ferrocarril no eran carretas con vapor ni los aviones son trenes que vuelan». Enrique Dans explica en «vivan las cadenas» los contratos 360º que buscan atar por todas partes a los artistas porque «las discográficas se ven abocadas a un redimensionamiento radical, a una severísima cura de adelgazamiento, y a un intento de ampliar sus fuentes de ingresos.»

kevin-kelly_didac-lee

Dídac Lee, Kevin Kelly y Pep Campàs (Bloc DL 071128)

Kevin Kelly es uno de los observadores y pensadores más respetados de la web, editor de Wired y autor de «New Rules for the New Economy» entre otros libros. Acaba de exponer en la Cumbre Web 2.0 2008 que «los próximos 6.500 días de la web» serán muy distintos de los que hemos conocido, según comenta Francis Pisani. Éste sigue diciendo:

«La web de mañana no será la web mejorada. Será otra cosa. Esta otra cosa será, para empezar, lo que él [KK] llama una amplísima máquina, en las nubes (reconstrucción tridimensional), que incluye todos los datos disponibles. Para Kelly, todo lo que no esté ‘websado’ no existirá. La web será el OS global de mañana, ¡captará todo, absolutamente todo! Accederemos a ella a través de un montón de aparatos con pantalla (de la televisión al teléfono móvil, pasando por la pantalla de control de nuestra nevera y el GPS de nuestro coche…) que no serán, de hecho, más que ventanas hacia la “gran máquina”.»

Muchos jóvenes, y no tan jóvenes, somos lectores y escuchantes asiduos. Estamos al corriente de los cambios que se van introduciendo a nuestro alrededor. Por ejemplo, los “marchosos” emprendedores jóvenes de Abiquo han liberado gratuitamente unas herramientas para poder ir construyendo esta nueva web, se llame grid o se llame cloud. Ha pasado un cuarto de siglo desde el lanzamiento del Spectrum y siguen surgiendo muchas más herramientas baratas con las que experimentar y construir cosas nuevas. ¿Quién va a frenar su uso en las empresas? La competitividad global manda, a menos que los de Washington decidan virar el rumbo económico hacia babor, lo que sería peor.

Por lo tanto, y parafraseando a José Antonio Marina, ¿cuándo empezarán los CIOs a aplicar resueltamente su inteligencia para reinventar las soluciones informáticas que aplican a los problemas de sus organizaciones? ¿Por qué no marchan con decisión para no verse desbordados por las nuevas generaciones? Seguiré dándole vueltas o, mejor dicho, avanzando en mi intento de búsqueda de una buena respuesta. Me anima lo que “tuiteaba” Martínez: «a veces cuesta menos hacer realidad una visión que, después, hacer visible esa realidad.»

Entradas relacionadas: Conmutación a la nube, Emprendedor español, La motivación de los talentos

Posted in innovación | Etiquetado: , , , , , , | 4 Comments »