Blog de JoseMPelaez

Aprendimiento: aprender del entorno con atrevimiento

Crisis y fundamentalismo de mercado

Posted by josempelaez en Lunes, 3 noviembre 2008

Los estudios sobre "economía del comportamiento" y los avances en el estudio del cerebro van permitiendo fundamentar opiniones que no parecen favorecer la teoría del libre mercado llevada hasta sus extremos. Creo que los neurocientíficos, psicólogos, sociólogos, educadores, infonomistas… pueden aportar algunas evidencias a los debates entre los economistas y gobernantes seguidores de distintas escuelas.

pike-place_market

Exterior mercado de Pike Place en Seattle (cc wheelo50411)

Llevaba varios días sin leer un par de cuadernos sobre materias económicas de los que frecuento. Hoy les he dedicado un rato. Aparte de que algunas start-ups puedan sacarle cierto provecho, otra ventaja de la crisis es que permite aprender o repasar algo sobre economía. Por otra parte, escribir en un cuaderno de bitácora facilita el ir poniendo unas ideas junto a otras e hilvanarlas al socaire del vendaval provocado por la inmediatez mediática.

Una de las conclusiones de mis lecturas es que las teorías que sustentan la idea de un mercado libre hasta el extremo me parecen resolver mal las necesidades de los humanos. Marco Antonio Moreno lo expresa distinguiendo entre enfoques económicos realistas y fundamentalistas, y precisando las bases de las tesis de Milton Friedman. No obstante, en mi caso particular, el no comulgar con todas las ideas de los modernos economistas “liberales” (escuela austríaca), o de los “neoliberales” (monetaristas), no implica que no crea en la superioridad del sistema capitalista frente a un socialismo democrático que, en ocasiones, parece que tolera los mercados y las empresas sólo como males menores.

Estoy hablando de que defender las libertades individuales no comporta el tener que asumir necesariamente las medidas del FMI basadas en el «consenso de Washington». Tampoco quiero decir que el abogar por un marco de referencia colectivo para las decisiones más inteligentes implique el apoyar planteamientos intervencionistas inaceptables, como el de la actual presidenta argentina. Un estado no debería de estar legitimado para hacer ciertas cosas. No me refiero sólo a genocidios o crímenes similares, sino a reducir la riqueza a medio plazo expoliando a los ahorradores con el burdo pretexto de garantizar sus pensiones.

Todos los que se han preocupado por la educación de los niños, sean padres, maestros, escritores o psicólogos, saben que la mayoría de los críos se comportan cual violentos tiranos egoístas si son dejados a su ser natural. La felicidad futura de los infantes pasa por estar sometidos a un marco regulatorio muy claro y consistente. Además de mucho cariño, hay que aportarles referencias que vayan “encauzando” sus instintos animales dentro de una cultura. La ciencia, el arte, el derecho… no son frutos de la evolución de nuestra especie según el mecanismo de la selección natural. Son logros de la educación en una civilización determinada, sin que sean todas igualmente recomendables a la luz del desarrollo humano logrado hasta la fecha en distintas partes del mundo, por muy tradicionales que sean algunas culturas. 

redes_tribus

Los naturistas opinan que la ropa pasó de abrigar a diferenciar a los grupos humanos (TVE La 2 Redes 18)

También sabemos que nuestra naturaleza nos lleva a sentirnos miembros de tribus o grupos liderados y que la mayoría de nuestras decisiones no son elecciones racionales. Aunque algunas intuiciones sean efectivas, hay otras muchas que no, como los mercados bursátiles se encargan de recordarnos en estas épocas de turbulencia. Dadas estas realidades, ¿por qué habríamos de dejar que los mercados o sociedades en red se autorregulen sin ningún tipo de regla, norma u orientación explícita, común y exigible por una autoridad delegada y controlada democráticamente?

Las teorías del laissez faire y de la hipotética eficiencia de los mercados transparentes están demasiado alejadas de la realidad que vivimos como para que podamos descansar sobre ellas nuestra aspiración a la felicidad. La historia también nos muestra cómo la competencia por los recursos escasos y el afán de poder han conducido pronto a situaciones que han impedido su utópico buen funcionamiento. La reciente y arbitraria intervención de la Administración de los EE. UU., paradigma de la libertad económica, y seguidamente la de otros países capitalistas que también han nacionalizado partes relevantes de sus sistemas financieros, es una de las últimas muestras de la tozuda realidad.

Evidentemente, los más partidarios del libre mercado están completamente en contra de las intervenciones y de las ausencias de transparencia informativa. Algunos consideramos que debe de haber algún tipo de gobierno, sin que ello nos conduzca a respaldar posturas como las de los señores Corbacho y Vegara. Como dice IC: «El dinero público debe recibirse con los bolsillos de cristal.» 

Estos aspectos me recuerdan lo que razonado por David de Ugarte sobre la crisis y su relación con la economía de la información. Hablamos y escribimos muchas cosas, ¿pero con qué datos? No está tan claro que la falta de liquidez sea real según su colega Juan Urrutia [que lo ha matizado posteriormente]. En otra nota de éste sobre la heterodoxia sostiene que hay que ser transparentes para entender qué ha pasado, y quiénes han causado esta crisis para que las medidas correctivas sean eficaces. También propone un mecanismo para evitar que la información cause esos efectos secundarios perjudiciales que temen los que nos gobiernan.

Una opinión favorable al “liberalismo regulado” puede sostenerse con distintos tipos de argumentos. En mi caso, trato de basarlos sobre lo que se aprende acerca de cómo está “programada” la conducta humana cuando observas a los que te rodean y lees libros como «Por qué somos como somos». De aquí a la ciencia económica hay un cierto trecho, pero considero que es bastante menos de lo que opina mucha gente, y espero que no sea insalvable para un ingeniero que estudió y practicó cómo tender un puente.

Seguiré leyendo, escribiendo y tratando de aprender.

Entradas relacionadas: El gobierno de la economía global, Las start-ups pueden aprovechar la crisis, Lo que hay que leer…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: