Blog de JoseMPelaez

Aprendimiento: aprender del entorno con atrevimiento

Nudos entre comunicaciones

Posted by josempelaez en Miércoles, 26 noviembre 2008

Las redes de ordenadores siguen incrementando su protagonismo en la sociedad y culturas actuales. A sus usos en proyectos científicos y aplicaciones técnicas con presencia en los medios de comunicación hay que añadir el empleo extensivo de internet para diseminar mensajes de forma distribuida. Las innovaciones en la conectividad entre unidades de procesamiento de información permitirán avances que pocos pueden intuir, pero algunos sí que los ven, y la «tercera cultura» ayudará en su difusión.

grid-light

Grid para una luz fluorescente (cc RobertFrancis, Flickr)

Hace tres semanas me hice eco de la noticia de que el regulador estadounidense había aprobado la asignación del «espacio blanco» del espectro radioeléctrico —las frecuencias que quedaban libres al cambiar a la TV digital—. Ello me parece relevante porque va a facilitar el despliegue del acceso a internet mediante otra “banda ancha sin cables”. Algunos le denominan una “Wi-Fi con esteroides” ya que tendrá una mayor capacidad que la actual, y que las redes celulares 3G que el empleo de los nuevos terminales tipo iPhone están saturando.

Bueno, en realidad, hablar sólo de acceso es poco veraz. Internet es una red y, como tal, está formada por enlaces o líneas, además de por los nudos o conexiones entre ellos que, en sentido estricto, serían tan sólo sus intersecciones o puntos de cruce. Por consiguiente, los canales de comunicación de este espacio “liberado” serán una parte importante de internet, que el DRAE define como: «Red informática mundial, descentralizada, formada por la conexión directa entre computadoras u ordenadores mediante un protocolo especial de comunicación.» 

Malla, parrilla, enrejado, celosía, trama, cuadrícula, tamiz… son vocablos relacionados con red que, en unos casos, enfatizan los hilos, líneas o canales de unión, mientras que en otros resaltan los huecos que se forman entre ellos. Ahora bien, curiosa y extrañamente, los nudos o nodos parecen carecer de interés en todas sus acepciones. Como pocos saben de su papel crucial en muchos tipos de estructuras para una distribución correcta de cargas, me resulta una paradoja su reducido protagonismo semántico ya que esos puntos fueron los protagonistas iniciales de internet, que nació para conectar ordenadores heterogéneos formando una red de topología distribuida. Por cierto, que los exploradores de la Sociedad de las Indias Electrónicas han explicado las diferencias entre descentralizado y distribuido a estos efectos, distingo que no han hecho los miembros de la Real Academia Española en su diccionario de la lengua.

cern_eege-grid

Algunos nodos del EGEE (datos del Imperial College London sobre Google Earth)

Cuando miro las imágenes que usé para ilustrar las dos anotaciones de hace veinte días en que me referí al proyecto del CERN «LHC Computing Grid», observo que todas ellas  ponen más de relieve los nodos que las líneas de conexión. Si miro al otro proyecto grid computing del CERN, el de infraestructura «Enabling Grids for E-sciencE», concluyo que, durante su difusión, el énfasis se puso en que su software permitió conectar más de 2.000 computadoras en abril de 2006 (con motivo de la crisis mundial de la gripe aviar). Recuerdo que esta red permitió, en sólo 1 mes de colaboración, hacer un trabajo de computación que hubiera demandado 1.200 meses de proceso en 1 ordenador (no decían de qué tamaño, así que debían de referirse al promedio). 

La página informativa del centro público que inventó la web explica que la Grid se basa en la misma idea: compartir recursos entre ordenadores distribuidos geográficamente. Aclara que, mientras la web simplemente compartía información entre ellos, la nueva red, que algunos asocian con la “internet del futuro”, también comparte capacidad de proceso y de almacenamiento. En septiembre de 2006, la EGEE Grid financiada por la Unión Europea estaba formada por más de 200 centros y conectaba más de 20.000 computadoras repartidas por el globo.

Por consiguiente, a diferencia de las parrillas de acero corrugado que arman el hormigón, o de las redes que se emplean para pescar, internet dota de un gran protagonismo a sus nodos. No debemos olvidar que un buen número de ellos se dedican exclusivamente a regular el tráfico y la confidencialidad de los paquetes de datos que transitan por sus líneas cableadas e inalámbricas: encaminadores, pasarelas, conmutadores, cortafuegos, cifradores, traductores, repetidores, moduladores, emisoras, captadores, centralitas digitales…

grid-poles_cloud

Líneas y postes de electricidad (cc einarfour, Flickr)

Bien, vale, quizá resulte que los cables de cobre, los de fibra óptica, los pulsos lumínicos, las ondas electromagnéticas, los transductores y acopladores, las claves de señales, los protocolos de transmisión, los algoritmos de cifrado… son menos importantes que los nudos de cómputo que también conforman la trama de internet. Será que éstos deben de ser los elementos clave de las redes aplicadas a las TIC. Será que los vocablos de nuestro pasado sociotécnico —que se refieren a las conexiones y espacios vacíos entre líneas más que a los nodos materiales donde se cruzan— deberán de adaptar su significado para poder reflejar lo importante en las nuevas TIC. ¿Y a mí qué?, podría preguntarme.

Pues resulta que considero importante no perder de vista que no hay redes de ordenadores sin conexiones y comunicaciones. Las unidades de almacenamiento y procesamiento de datos servirán de poco si formamos islas de información accesibles sólo desde “ventanillas” dentro del perímetro delimitado por una especie de foso de aislamiento infestado de cocodrilos, o por una profunda zanja cortafuegos o contra asaltadores del tesoro de la información. Sería como si los aeropuertos fueran hubs & spokes completamente aislados, sin aeronaves que los conectaran, o como si las estaciones o terminales de tren no tuvieran redes ferroviarias que las enlazaran. 

La lógica del tamaño del hueco de una red que permite no atrapar al “pezqueñín” es una cuestión básica para el sostenimiento de la vida marina. El lenguaje humano —nuestros protocolos de comunicación—, también es clave para nuestro desarrollo, como enseñan la experiencia y la biolingüística.

internet-mapping_mit

Representación de la periferia del 'universo on-line' (Lanet-vi program of I. Alvarez-Hamelin et al. - MIT Technology Review)

Sin comunicación no habría grupos de personas, ni tribus, ni aglomeraciones urbanas, ni sociedades, ni culturas, ni Civilización Humana (en singular). La nanotecnología, la física cuántica, la genética molecular, la neurociencia… van descubriendo nuevas estructuras dentro de órganos que antes se estudiaban en niveles superiores. Siguiendo “hacia arriba”, ¿qué nos depararán las nuevas redes de ordenadores como el Grid del CERN, o la extensión de una computación en la nube que hoy lastran algunos armados de mitos interesados que montan alrededor de la seguridad, disponibilidad, integración, dependencia…?

Para terminar quiero anotar el desencadenante inmediato para escribir esta entrada en el cuaderno, y así poder recordarlo. Tenía rondando por mi cabeza varias ideas sobre “espacios vacíos”, grids, datos en la nube, islas de información, protecciones culturales y lenguajes de comunicación cuando leí un artículo sobre Ray Ozzie en Wired. Se extiende sobre su actual papel en Microsoft como Chief Software Architect, para lo que se remonta a los orígenes de su posición a favor de la computación en la nube y, por consiguiente, fuera del firewall. Al final del mismo se dice:

«To Ozzie, software’s soul does not lie in the accumulation of features. Instead, it lies in his dream of connectivity. “Live Mesh is very Ray,” Mitch Kapor [Lotus founder] says. “It’s the son of Groove, which is the son of Notes.” Which was, of course, the son of Ozzie’s beloved Plato [an early interactive system to connect people]. Thirty-three years later, Ozzie is still trying to build on what he saw in sophomore year. But it’s no longer the Ray Ozzie vision. It’s Microsoft’s.» [negrita del editor]

Interesante, ¿no?

Entradas relacionadas: Conmutación a la nube, El «espacio blanco» de la televisión, Sistemas operativos en la web

Suscribirse en un lector a este cuaderno. El servicio co.mments permite seguir los eventuales comentarios por correo electrónico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: