Blog de JoseMPelaez

Aprendimiento: aprender del entorno con atrevimiento

Salvemos la honra comercial

Posted by josempelaez en Viernes, 28 noviembre 2008

El reciente cierre de MobuzzTV ha suscitado un debate interesante en la "blogosfera" española. Mi apreciación es que no se ha centrado en lo más importante: hay que ingresar por ventas más de lo que se gasta en producción y otros. Si los clientes que han de pagar por los anuncios dirigidos a un público no tienen interés, si los inversores que apoyaron el arranque prefieren no insistir, ¿qué, cómo y a quién vamos a vender?, ¿qué debemos anunciar?

Promoción de Showtime para Dexter (cc Joe Pemberton, Flickr 081012)

Promoción de Showtime para Dexter ilustrada por Shepard Fairey (cc Joe Pemberton, Flickr 081012)

«Hay que ponerse en los zapatos del cliente», nos recordaba ayer IC a propósito del texto de un anuncio que ha visto sobre un abogado que ofrece asesoramiento para renegociar contratos inmobiliarios a la vista de la crisis. Me agrada cada vez que recuerda en sus entradas que hay que vender. Es algo que, a pesar de resultar evidente para algunos, no debe de serlo para una mayoría significativa. Escribe que «uno de los consejos más valiosos que he recibido es que todos, constantemente, somos comerciales. Todos vendemos algo y más vale que lo hagamos bien.» 

Lo de hacerlo bien no es cosa sencilla, como creo que él bien sabe. No obstante, aporta alguna pista relevante. Comparte, y cito casi textualmente, que está cansado de ver una publicidad perfectamente prescindible, que no conduce a nada, que es repetitiva y monocorde, que busca destacar la profesionalidad, la sapiencia, la amplia experiencia y contactos de los que se anuncian. Se debe de referir a los abogados, publicistas, profesores, constructores, mayoristas, distribuidores, representantes, agentes, empresarios, emprendedores… que utilizan este tipo de publicidad, de marketing trasnochado, de relaciones públicas, de buzz que es más un bluf que otra cosa.

Sabemos que “el que no se anuncia no vende“, lo que también aplica a los momentos de crisis, pero, ¿qué debemos anunciar, transmitir, difundir, comunicar…? IC pone un ejemplo positivo sobre qué puede o conviene hacerse en una circunstancia concreta. No he podido resistirme a ilustrar mi modesta contribución al mensaje de calzarse los zapatos del cliente con un ejemplo de lo que no debiera de anunciarse porque no interesa a los clientes, ni a muchos otros. Necesito sacar de la cabeza algunas ideas que me han surgido al hilo de la reciente, interesante, debatible e instructiva experiencia de fallo de MobuzzTV, que lleva camino de ser un ejemplo de manual ante la viralidad y agresividad en la comunicación pública relacionada con el caso.

Voy a intentar no perderme en algunos aspectos que, aunque importantes para el análisis del «caso de negocio», resultan menos relevantes en una reflexión sobre qué debemos anunciar los que emprendemos alguna aventura empresarial. Me refiero a la crítica de los críticos, o al precio que tenemos que pagar los emprendedores en España.

anil-de-mello_enrique-dans

Declaración de Anil de Mello, CEO de MobuzzTV, en el EBE08 (Caspa.tv 081118)

No obstante, no puedo dejar de preguntarme qué hubieran opinado los “expertos españoles de la red” si, en lugar de hablar de la colecta promovida por el publirreportaje del vídeo del equipo de Mobuzz, se hubieran dedicado a comentar la ingeniosa, irónica y panfletaria payasada de Alfredo, que ayer volvió a regalarnos otra entrada sobre la economía de la cancamusa. No debemos olvidar el esfuerzo sistemático que hay que hacer para vender lo que producimos. Si no lo hemos logrado tras varios años, ¿es procedente generar buzz para airearlo a los cuatro vientos? ¿Necesitamos más spin doctors que tergiversen la realidad?

Me ha parecido un error el haber mezclado el análisis de este caso con opiniones y manifestaciones sobre el supuesto gran número de envidiosos y frustrados que hay en la “blogosfera” española al compararla con las que se expresan en francés o inglés. Me ha resultado sorprendente leer que se han formulado muchas críticas sin razones cuando las que he visto argumentaban sus conclusiones partiendo de los datos difundidos. Considero una equivocación el escribir sobre una actitud negativa de los emprendedores que hemos estado en desacuerdo con una colecta planteada precipitadamente afirmando que no sabemos lo difícil que es sacar una empresa adelante. 

Intuyo que somos bastantes los que hemos podido sentirnos aludidos en cada una de estas clases de manifestaciones por haber discrepado del comportamiento de nuestro colega de Mobuzz. No creo que, por tener los amigos famosos que tiene, sea mejor emprendedor que otros. Unas pocas nuevas empresas triunfan y algunas más sobreviven, pero la mayoría tiene que cerrar al cabo de pocos años ya que no es sencillo nadar contracorriente. Así funcionan las cosas, en internet y en el barrio del Pozo del Tío Raimundo que levantaron los inmigrantes en el madrileño Vallecas de los años 60, que lograron salir a flote con su lucha cotidiana.

Considero más apropiado el analizar si todo iba bien en MobuzzTV tras cuatro años de funcionamiento hasta que, “de repente”, llegó la crisis y “espantó” a los asustadizos y conservadores inversores. Los que tenemos alguna experiencia, no necesariamente mucha, sabemos que los inversores son más aversos al riesgo que amantes de la aventura, y que les atrae mucho más lo venturoso que lo arriesgado y apalancado. Es lógico. Nosotros tampoco vamos jugándonos el dinero que tenemos o administramos en las máquinas tragaperras de bares y casinos.

mobuzz-team

Equipo de Mobuzz en el encuentro Twitmad 13 (cc Mauro A. Fuentes, Fotomaf 081105)

También sabemos que los huracanes y las crisis económicas llegan tras haber avisado con antelación suficiente. Estos fenómenos necesitan espacio y tiempo para gestarse, al igual que los atentados terroristas. No obstante, y a diferencia de cómo explosionan muchas bombas, el estallido de las burbujas se puede anticipar razonadamente bien. Cierto es que para ello hay que estar atento a todo lo que te rodea, y que no debes de dejarte llevar sólo por el jaleo de los palmeros, la labia de los avalistas, la elocuencia de los charlatanes o la retórica de los publicistas (escritores u oradores). Los emprendedores no podemos confundir biz con buzz, ni sales con entries, ni clients con users. Es una lástima que algunos lleguen a hacerlo y, como consecuencia de su impacto mediático, puedan confundir a los que están aprendiendo. 

Lo realmente importante en cualquier proyecto empresarial no es si te han dado premios o subvenciones. No es si el equipo lo componen personas entusiastas, encantadoras y esforzadas que, además, son muy capaces de generar buen ambiente y buzz (aka “buen rollito”) entre los espectadores, o entre los miembros de un círculo de influyentes “blogueros”. No es el lograr muchos usuarios únicos, páginas vistas, crecimiento de eyeballs o de share entre la audiencia potencial. Para que siga habiendo negocios que ganen dinero ofreciendo contenidos gratuitos en internet tienes que haber analizado cuál es el mejor canal para vender la publicidad y haberte centrado en sobrevivir. 

Lo realmente importante es disponer de una resolución inteligente que te lleve a generar más ingresos que gastos en un plazo razonable, y esta medida del tiempo la establecen los inversores y los clientes, no los usuarios. Si crees que el dinero para afrontar tus gastos corrientes de producción ha de venir de “levantar capital” lo vas a tener muy difícil, por no decir imposible. A pesar de lo que digan los que culpan a los demás, los inversores siguen inyectando dinero durante los tiempos de crisis en los “proyectos de internet”: software como servicio, redes sociales para jóvenes, contenidos para móviles, asesoramiento financiero, etcétera. Lo que puede ocurrir es que estén financiando inversiones en activos o expansiones comerciales, que no gastos corrientes o de arranque que podrían ser menores.

startup-collapse_matrix

Mashup of an infographic from this NY Times article, with companies from the TechCrunch Deadpool (cc Ross Mayfield, Flickr 071226)

No todos los proyectos ni todos los emprendedores somos iguales. No pertenecemos a ningún gremio o colegio corporativo que reclama atribuciones profesionales, que es lo que parecían esperar los que se han quejado de que algunos hemos malinterpretado las señales de socorro que han emitido otros “miembros de la comunidad”. Hay propuestas que unos aceptamos y otros no, de las que unos hablamos a favor y otros lo hacemos en contra, al igual que hay algunas empresas que sobreviven mientras otras muchas no. Cuando otros emprendedores lo hemos pasado mal y hemos tenido que despedir a empleados, no se nos ha ocurrido dejar que nuestros inversores o amigos arremetieran contra una hipotética manada de sursuncordas “despieza-palabras”.

No se necesitan análisis muy sofisticados. Si la supuesta oportunidad de negocio (ingresando más de lo que gastas) sigue estando presente o pensamos que terminará llegando, si, además, hemos aprendido ya a hacer de manera más eficiente el producto necesario para satisfacerla eficazmente, podemos dedicarnos a volver a empezar con humildad sin armar ruido, a poner en práctica lo aprendido, y a terminar de encontrar a quienes paguen por ese producto que ofrecemos y nos parece tan maravilloso. 

No podemos olvidar que tenemos una honra comercial que defender, que salvar, y, como nos ha recordado IC, «hay que ponerse en los zapatos del cliente» (además de pensar en los usuarios).

Entradas relacionadas: Las start-ups pueden aprovechar la crisis, La crisis bloquea las start-upsCrédito liquidador de operaciones, Buscador de fallos

feed Suscribirse en un lector a este cuaderno. El servicio co.mments permite seguir los eventuales comentarios por correo electrónico.

3 comentarios to “Salvemos la honra comercial”

  1. […] Buen approach al caso (Gracias a nubeblog) Información de un presunto extrabajador de Mobuzz […]

  2. Remo said

    No obstante, no puedo dejar de preguntarme qué hubieran opinado los “expertos españoles de la red” si, en lugar de hablar de la colecta promovida por el publirreportaje del vídeo del equipo de Mobuzz, se hubieran dedicado a comentar la ingeniosa, irónica y panfletaria payasada de Alfredo, que ayer volvió a regalarnos otra entrada sobre la economía de la cancamusa.

    Igual que yo Jose Maria, “payasada” es un adjetivo que le viene al pelo al tema en cuestión

  3. IC said

    Debo desmentir cualquier tipo de relación sentimental entre JosemPelaez y un servidor.
    Muchas gracias por la referencia.
    Yo sigo viendo un exceso de ombliguismo en muchos. Y hasta ahí puedo leer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: