Blog de JoseMPelaez

Aprendimiento: aprender del entorno con atrevimiento

Archive for 31 diciembre 2008

Expectativas, palabras y pensamientos

Posted by josempelaez en Miércoles, 31 diciembre 2008

Los que escribimos en un cuaderno electrónico público tenemos y mezclamos distintos motivos. Los que los leemos también tenemos diferentes expectativas e intereses. Mi anotación previa me ha ilustrado algo más sobre ello. También me ha hecho volver a pensar sobre las palabras compartidas.

mixed-words

Palabras en evolución (via The Daily Galaxy 071012)

En la entrada anterior expresé ciertos puntos de vista sobre la educación en España. Recogí algunos datos, refrendé opiniones ajenas y mencioné alguna de mis experiencias como docente. Escribí sobre éstas para tratar de enmarcar las eventuales expectativas que pudiera despertar la introducción realizada al tema. Algo sé del sistema educativo español, pero no lo suficiente como para meterme en muchas profundidades o recomendaciones. Pretendía sentar una base para que los eventuales lectores no esperasen demostraciones de causas ni justificaciones de propuestas. Al menos, no en ella. Sin embargo, creo que no lo logré; como poco hay un caso que lo atestigua, aunque sea uno muy particular.

Me parece que en los seis meses de vida de este cuaderno, con anotaciones que han estado igual de mal o bien fundadas que la anterior, he aludido alguna vez a mis experiencias para usarlas como fuentes de datos, pero no para intentar establecer unas “credenciales” como opinador. El distingo que me debió de impulsar el otro día a mencionarlas con el propósito implícito de rebajar expectativas pudiera derivar del hecho de que aún trabajo como ingeniero y empresario. En cambio, la educación reglada española sobre la que escribí no está ahora entre mis medios de vida. Probablemente por ello me sienta más intruso a la hora de opinar sobre unos asuntos más que de otros.

Imagino que otro motivo por el que cité mis experiencias es que no me gusta escuchar o leer a quienes manifiestan que no saben nada sobre lo que van a decir y que, no obstante, se aplican a ello seguida y aplicadamente. Creo que hay una frase de Orson Welles que viene al caso: «Muchas personas son demasiado educadas para hablar con la boca llena, pero no se preocupan por hacerlo con la cabeza hueca.»¿Por qué no guardamos silencio en este tipo de situaciones si no estamos buscando únicamente el entretener al prójimo?

fimble-logging

Anotando en cuaderno (cc piglicker, Flickr 081105)

Supongo que será, al menos en parte, porque nos gusta ser los protagonistas durante ciertos momentos de nuestra existencia. Ello supone, ¿por qué no recordarlo?, una buena terapia afectiva, cuando funciona. Otro buen motivo es el de la charleta social orientada sólo a relacionarse y pasar un rato con otros miembros del grupo. Esto, en muchas ocasiones, se llama crudamente bullshit. También debe de ser porque hablar o escribir ayuda a pensar y razonar, aunque hacerlo sin premisas, sin datos, sin información previa sea ilógico.

Tras leer una entrada como la que precede a ésta, algunos quedarán defraudados al no encontrar soluciones o acciones que intenten resolver la «verdad incómoda» de la educación. Es lo que le ocurrió a mi esposa, que vio por vez primera una anotación de las que escribo “en internet” después de varios meses de decirme que sentía curiosidad por saber qué era eso de lo que le hablaba a veces. Yo esperaba ese momento con interés. En otras ocasiones había leído informes o mensajes míos antes de enviarlos para difundir situaciones, valorar opciones, comprobar comprensiones o descubrir errores.

Aunque usa el correo electrónico y accede a sitios web desde hace años, no había visto un blog hasta el día de Navidad. El desencadenante de que lo hiciera fue casual: entró en el despacho doméstico justo cuando yo apretaba el botón de publish. Se interesó por si aquella página era la del cuaderno electrónico. Le aclaré que era el panel de control y la animé a que se conectara desde la máquina del salón para leer con tiempo lo que acababa de publicar. Quería conocer su opinión como persona muy cercana, aunque muy ajena a este heterogéneo “mundillo” que, como apunta el término, lo forma un conjunto reducido de la población

¿Qué pasó? Que recuerde, es la primera vez que me dice que no le ha quedado suficientemente claro lo que pretendía con mi texto. Lo había entendido bien pero, tras leer la introducción, esperaba algo más específico, alguna recomendación o solución al problema enunciado. No sé si es que tenía una expectativa sobre los blogs que no se correspondía con lo que acababa de leer o es que tenía una idea sobre mis escritos que no había seguido en éste. Para intentar una defensa digna, le sugerí que no comenzara las lecturas desde ideas preconcebidas y que se mantuviera abierta a las informaciones de su entorno, sin esperar nada de antemano.

thinking-cap

Casco de pensar (via The Daily Galaxy 080307)

Hablamos también de que hay muchas clases de cuadernos de bitácora en internet, y de que tienen propósitos muy diferentes. Si miro mi blogroll, ¿qué tienen en común las anotaciones de Kurioso, Pseudópodo, Perogrullo o Nubeblog con las mías? No ocurre lo mismo que con los logbooks de navegación que conocemos de nuestras excursiones marítimas. 

En mi caso particular, en este weblog he buscado juntar datos, enlaces y reflexiones propias o ajenas con algún orden para ayudarme a pensar sobre alguno de los asuntos que me interesan o llaman más mi atención en cada momento. Si eso es todo, ¿para qué hacerlo en público?, es lo que debió de pensar mi esposa por la cara que puso.

Añadí que quería ir confeccionando un cuaderno que me sirviera como referencia para poder consultarla más adelante desde cualquier parte. También le dije que deseaba practicar y perfeccionar mi escritura porque me ilusionaba encontrar otras personas con quienes compartir, contrastar y confrontar ideas sobre el tema de turno. Si cuando crecieran mis sobrinos quisieran saber algo más de la vida de su tío, allí encontrarían material adicional. Si otros lectores pudieran sacarle algún provecho extra, bienvenido sería. Si, además, se animasen a conversar aportando alguna objeción, aclaración, ampliación o vínculo para poder ir más allá de mis letras, pues miel sobre hojuelas. 

A los intereses anteriores debo sumar el de que me gustaría seguir aprendiendo a mezclar las palabras más y mejor. Creo que uno puede encontrar mejor la inspiración o descubrir una relación oculta en los entresijos de la naturaleza o del cerebro mientras está leyendo, pensando, escribiendo, jugando o haciendo algo relacionado con la materia en cuestión. Por consiguiente, no me pongo a hablar o escribir sobre asuntos que desconozco por completo. En estos casos, antes pregunto y busco algún buen material que leer o historia que ver (aunque esto en mucha menor medida).

Las observaciones de lo que me rodea y las lecturas permiten que vaya abriendo un camino que, a veces, trato de ampliar redactando. Leyendo y escribiendo mucho terminas aprendiendo a juntar palabras siguiendo las reglas del lenguaje que utilizas. Esta capacidad es un útil sencillo y muy poderoso. El aprendizaje del lenguaje sirve para pensar, además de para comunicar, lo que muchos parecen ignorar. 

De momento lo voy a dejar aquí. Ya trataré de regresar a la educación el próximo día.

Entradas de este cuaderno con alguna relación: Educación: una verdad incómoda, La motivación de cada uno, Inquietudes e intenciones

Suscribirse a las entradas de este cuaderno mediante un lector. Además del vínculo inferior al RSS 2.0 de los eventuales comentarios a esta entrada, los servicios co.mments y backtype permiten seguirlos por correo electrónico.

Posted in general | Etiquetado: , , , , , , | 4 Comments »

Educación: una verdad incómoda

Posted by josempelaez en Jueves, 25 diciembre 2008

Cuando se entra en una crisis hay que analizar causas y aplicar medidas para modificarlas, así como para paliar o neutralizar efectos. Me ha sorprendido no haber visto ninguna relacionada con la Educación. Resulta una verdad muy incómoda el ver algunos datos absolutos y relativos de nuestro sistema educativo. ¿Tendrá algo que ver en la competitividad a escala global? ¿Podremos volver a crecer dentro de unos meses o años sobre las bases anteriores? ¿Es cuestión de aprender a consumir más y mejor?

fracaso-escolar-españa

Datos sobre nuestro fracaso escolar y su evolución negativa (José M. Lacasa | Magisnet 080903)

Hace dos domingos tuve la oportunidad de escuchar en RNE la tertulia del programa matinal de Pepa Fernández. Se habló de las «verdades incómodas», aquéllas situaciones sobre las que podemos y debemos actuar, pero no lo hacemos. Son las que se desprenden de las noticias cotidianas y que podríamos corregir porque dependen de nosotros en alguna medida, pero no lo hacemos. Se quedan para más adelante al intentar evitar un esfuerzo con recompensa diferida o incierta, un riesgo de frustración, un trabajo sin beneficio económico, un sacrificio por razones éticas que resulta doloroso…  Son el fruto de algo que podríamos hacer de otra forma, pero no lo hacemos.

En la charla participó Fernando Vallespín, el catedrático de la UAM y ex director del CIS que había inspirado el tema con un artículo previo publicado en El País. Había escrito concretamente que el bajo nivel de la educación que tenemos en España es una de esas grandes «verdades incómodas». Obviamente tomaba la frase descriptora del conocido documental difundido por Al Gore sobre el calentamiento global.

Que la educación sea claramente una verdad incómoda me dejó pensando qué había hecho o estaba haciendo yo al respecto. Lo primero que hice fue buscar y leer el artículo referido que, entre otras cosas, dice:

«El informe PISA nos ubica en un lugar más que mediocre, nuestras universidades están en la cola entre las de los Estados desarrollados y, lo más grave, somos uno de los dos países de la UE con mayor fracaso escolar. Podemos mirar hacia otro lado, pero los datos cantan. Tenemos un problema de una dimensión colosal que es cuidadosamente silenciado o que apenas asoma entre la algarabía de cuestiones que parecen tener prioridad en nuestro maleado espacio público. […] Ni siquiera la crisis ha sido capaz de ubicarnos ante esta realidad. Y eso que seguimos jugando a competir dentro del paradigma de la “sociedad del conocimiento”, donde el capital ya no es el recurso decisivo, sino la formación y la capacidad para innovar. […] ¿Acaso no es la crisis una magnífica oportunidad para enderezar el rumbo?»

Podría seguir citando, pero creo que merece la pena leerlo. Sólo añadir que ambos entendemos que no se trata de una cuestión de asignar más medios. Aunque ello sea probablemente necesario o conveniente, no es condición suficiente.

innovation_eduado-montes

De la presentación de Eduardo Montes en Open Innovation & University: Competitiveness & Development (UPV 080526)

En esta línea debo repetir algo muy básico que también escuché a Eduardo Montes durante una charla sobre innovación y competitividad a estudiantes en la UC3M a final de junio de 2005. Era algo así como que, por mucho que incrementemos la entrada de recursos, si un proceso está mal diseñado o funciona mal su resultado seguirá siendo de mala calidad, aunque se produzca en mayor cantidad y, por consiguiente, con un mayor despilfarro. Es una aseveración muy elemental, al menos para los formados como ingenieros. Sin embargo, una gran mayoría de dirigentes políticos, y muchos directivos empresariales, parecen desconocerla cuando reclaman o asignan incrementos presupuestarios sin razonar antes sobre la eficacia y eficiencia de los procesos de gasto existentes.

Quiero seguir esta reflexión reconociendo que no puedo escribir sobre el planteamiento y funcionamiento de la educación reglada española con una buena comprensión de un sistema cuya reglamentación, en un mundo cada vez más global, está transferida a las autonomías. Por lo tanto, no voy a hacerlo. Ahora sólo tengo el conocimiento derivado de la atención prestada a algunos medios generalistas de comunicación o de reflexión en internet, ondas o papel. Bueno, algo habré sacado también de una decena de libros especializados en materias relacionadas con la pedagogía, pero seguro que no es suficiente.

Igualmente he de suponer que mi conocimiento se está nutriendo de las historias y “sucedidos” que me siguen contando de vez en cuando mis antiguos compañeros de docencia universitaria. Casos o incidentes críticos que serían simples anécdotas sin mucho valor a la hora de basar en ellos una investigación científica apoyada sólo en métodos estadísticos. Entre 2000 y 2005 dediqué 12 horas semanales a trabajar como profesor asociado en un centro público madrileño del sur. Entonces tenía más datos, aunque no creo que mejor información, ni mayor conocimiento. En otro momento compartiré mi comprensión sobre el empleo de los principios de objetividad, inteligibilidad, refutabilidad y significancia en el «método científico».

Lo que hago ahora con cierta frecuencia es charlar sobre educación con los familiares y amigos que tienen hijos o sobrinos en edad de ir a la escuela, colegio, instituto o universidad. Hablamos del fracaso escolar de índole general en España, de cómo está empeorando, del que se debe a los trastornos del aprendizaje, del que sufren los de un cociente intelectual mayor por falta de estímulos…

ninos-jugando-playa

Niños jugando en playa con nubarrones (cc Yogi, Flickr 070623)

También comentamos las opiniones retrógradas de bastantes jóvenes españoles y el lenguaje tan apañado de algunos anuncios institucionales que promueven el que éstos encuentren viviendas para independizarse, o el que usen preservativos para no enfollonarse antes de estar preparados para ser padres. En fin, conversamos sobre lo que es noticia, y sobre lo que no pero podría serlo al tratarse de una verdad incómoda.

Mi experiencia reciente como enseñante se limita a las pocas horas mensuales que puedo pasar jugando con mis sobrinos pequeños. Me encanta disfrutar de estas oportunidades. También imparto 4-6 sesiones anuales de media jornada en un par de programas para profesionales con experiencia. Siempre he tratado de hacer caso a Marco Tulio Cicerón: «si quieres aprender, enseña». En este intento procuro comparar y contrastar mis puntos de vista con los de personas de otras generaciones y experiencias vitales.

Una de las cosas que más ha llamado mi atención en los últimos meses es que se está hablando mucho de cambiar nuestro modelo económico, de refundar nuestra base de crecimiento, de invertir en infraestructuras públicas, de crear empleos, etcétera. Sin embargo, no se debate acerca de que nuestros cimientos y contenidos educativos sean los que más cambios merezcan. A final de 2006 el Gobierno habló de impulsar las nuevas empresas desde el terreno educativo introduciendo una nueva materia en la ESO. No he vuelto a leer nada al respecto ya que no parece haber mucha transparencia sobre los datos y resultados de los planes educativos. 

Aunque tenga pocos efectos económicos a corto plazo, la enseñanza primaria y la ESO conforman una infraestructura intangible que creo que debiera adaptarse de inmediato. Quisiera haber podido creer que los políticos han considerado y descartado esta opción por no considerar adecuado el momento actual pero, tras ver los teatros infantiles con niños piratas malos que subvencionan, creo que ni se les ha ocurrido al estar ocupados en la defensa de otros intereses.

perez-revertre_eslava-galan

Juan Eslava y Arturo Pérez-Reverte en una viñeta del coleccionable de Alatriste (Juan Sol, sitio web 070320)

Considero un error que la Educación no se aproveche de la oportunidad que brinda esta crisis y de los “planes de rescate” que los gobernantes están montando para superarla. Es algo que he comentado en otros sitios. Me apena ver que se quiera educar a los ciudadanos sin fomentar su espíritu emprendedor. Me molesta que se pretenda manipularlos a costa del aprendizaje de otras materias fundamentales, como el de las lenguas importantes en una economía global. Veo cierta promoción del Instituto Cervantes pero poco seso en las molleras de los próceres.

Anteayer leí un recomendable texto de Arturo Pérez-Reverte que me ha recordado el último punto. Se trata de su «Carta a María», una adolescente de catorce años que fue publicada en su columna «Patente de Corso» del 19 de noviembre de 2000. Arturo se ha pronunciado varias veces sobre la educación española en el último año, como cuando escribió a propósito de incentivar a los maestros andaluces, o cuando despotricó de los golfos apandadores de la enseñanza pública en una columna memorable que debiera de haber terminado en el juzgado de guardia (con los políticos aludidos o con el denunciante de la grave situación, si es que fuera una acusación falsa).

En un panorama tan triste me alegra descubrir que, junto a los referidos, hay otras muchas personas que también se interesan por la educación primaria y el fomento de la iniciativa personal, la innovación, el emprendizaje… Por ejemplo, Óscar Sánchez, quien fuera director de Lycos España entre 1999 y 2003, contribuye con sus escritos, vídeos y acciones. Rodolfo Carpintier, un inversor en “empresas de internet”, también está interesado en los entornos del aprendizaje. Mi experiencia docente universitaria dice que hay que comenzar a “cambiar el chip” en la educación primaria, pero de esto ya escribiré…

Entradas de este cuaderno con alguna relación: La motivación de cada uno, Educación contable, Softpunk empresarial, Emprendedor español

Suscribirse a las entradas de este cuaderno mediante un lector. Además del vínculo inferior al RSS 2.0 de los eventuales comentarios a esta entrada, los servicios co.mments y backtype permiten seguirlos por correo electrónico.

Posted in educación | Etiquetado: , , , , , | 11 Comments »

Si eres legal, comparte sin lucrarte

Posted by josempelaez en Domingo, 21 diciembre 2008

La campaña del Ministerio de Cultura español contra lo que denomina "piratería en internet" ha desencadenado varias respuestas de la ciudadanía. Los casos Watergate y Madoff, también de actualidad por distintas razones, permiten poner en contexto algunas pretensiones de los políticos y dirigentes. Considero que hay «derechos adquiridos» que no resisten la necesidad de un cambio de paradigma que permita el progreso de la sociedad.

si-eres-legal-comparte

Cartel de campaña a favor del intercambio

Ayer leí un artículo titulado «Follow the Money: ¡Sigan el dinero!» que me ha interesado por varios motivos. Uno es el de seguir la polémica soterrada, y creo que intencionada, entre algunos editores de El Blog Salmón. Espero el momento en el que los partidarios de las políticas económicas liberales neoclásicas y monetaristas entren finalmente a debatir de forma directa y pedagógica con los del modelo socialdemócrata, intervencionista con presupuestos deficitarios. Tras esta introducción, los otros motivos tienen más relación con la polémica que me lleva a escribir estas líneas.  

Siempre me gustó la manera en que se destapó el caso Watergate por parte de dos periodistas y el periódico para el que trabajaban, que contaron con la colaboración de un alto funcionario del FBI fallecido recientemente. Me parece un caso ilustrativo de cómo los ciudadanos pueden oponerse a las manipulaciones y delitos que los dirigentes supuestamente “poderosos” pueden cometer en cualquier momento. Debido a las comunidades ciudadanas que internet facilita, creo que hoy no es tan necesario como hace unos años el disponer del apoyo de medios con prestigio para poder denunciar y poner coto a unos abusos eventuales o crímenes potenciales.

Ello me conduce al otro motivo de mi interés: la presunta malversación de fondos que pueda estar cometiendo la Administración española al sustraer un dinero público —necesario en la implementación de otras políticas— para emprender una campaña intoxicadora de la conciencia ciudadana contra la “piratería” en internet. Si teníamos poco con el cuento de los activos financieros tóxicos (¿en España no había hipotecas subprime?), o con la historia de las piezas tóxicas de carne (¿España no la tiene en comercios de matriz francesa o alemana?), resulta que también siguen pretendiendo que nos creamos varias falsedades sobre la explotación de la propiedad intelectual (derechos de autor, copyright) en el mundo tecnológico actual.

Lanzada una campaña ciudadana de “hacktivistas” en internet contra la del Mº de Cultura, éste ha reaccionado contratando enlaces de pago en Google. Los ciudadanos han vuelto a responder con una demostración pública de que compartir no es delito si no hay ánimo de lucro, y muchos periódicos se hacen eco después. Sabemos qué intereses promovieron el asalto al Watergate. ¿Cuáles habrá detrás de este asalto a la opinión pública?

Me parece que no hay más que seguir el dinero —como recomendó “Garganta Profunda“— para averiguar a quiénes beneficia la campaña promovida por el ministro César Antonio Molina y las medidas “antipopulares” para regular la piratería en internet que ha anunciado. Me sorprende e indigna que, además, pretenda justificar la defensa de unos modelos empresariales caducos con el mantenimiento de muchos puestos de trabajo en la “industria de la cultura”. ¿Por qué no se dedica este escritor ahora político a defender a los trabajadores de la cultura tradicional basada en la industria del queso de Mahón? ¿Por qué no hacemos evolucionar nuestros trabajos nosotros mismos? ¿Hay alguien legitimado para decidir en qué debemos ocuparnos y cuánto debemos cobrar?

bernard-madoff_paseando-nueva-york

Madoff paseando por Nueva York en libertad vigilada tras declarar en juzgado (©AP / Jason Decrow | 20 Minutos 081219)

Los representantes de los trabajadores suelen aprovechar todas las oportunidades que se les presentan para defender los derechos laborales adquiridos. Bastantes menos son los que recuerdan los deberes de los trabajadores, entre los que se encuentra el de contribuir a la mejora de la productividad. A ninguno he escuchado hablar de la responsabilidad moral para integrarse en unos modelos económicos que cada vez han de ignorar menos a los nacidos en otros lares ¿Vivimos para trabajar sometidos a unos dictados o trabajamos para vivir libremente dentro de las comunidades o culturas escogidas para ello? Capitalismo, comunismo… lo tengo claro, como la gran mayoría de los votantes, si lo miramos desde los extremos. No lo tengo tanto si me pongo en la frontera de la economía de mercado regulado. De aquí que siga expectante el debate económico al que me referí al comienzo.

La postura actual de la Administración española me entristece mucho porque, following the money, muchos concluiremos que lo que defiende realmente son los intereses de los recaudadores de los derechos de autor, que también se han beneficiado del arbitrario canon digital. Estos ingresos se reparten luego entre una minoría de artistas, se utilizan para fines inmobiliarios, o terminan en manos de los directivos del sector musical que no quieren adaptarse a los nuevos tiempos. El MITYC, promotor de la reciente feria sobre contenidos digitales (FICOD 08), ha entrado en el debate sobre la explotación de los derechos de propiedad intelectual. Creo que se ha sumado a la referida campaña de “intoxicación cultural”. Considero que las presiones de los “poderosos” van haciendo mella en unos dirigentes políticos que defienden la protección de estos derechos como si de otra conquista social e irrenunciable se tratara.

¿Conocerán estos señores el pensamiento de Thomas Kuhn acerca de los requeridos cambios de paradigna en las revoluciones científicas? ¿Creerán que esta realidad histórica no es aplicable a las evoluciones sociales? ¿Sabrán los representantes de los ciudadanos que no pueden legislar contra la gran mayoría? ¿Pensarán que, tras haber cometido sus fechorías, podrán seguir saliendo a pasear tranquilamente por las ciudades como el gran defraudador financiero Bernard Madoff

Kevin Mitnick

Kevin Mitnick en foro de El Nacional (cc LuisCarlos Díaz, Flickr)

Opino que hay engaños que sólo pueden suceder si los que los montan y los que intervienen en ellos han salido del mismo molde. Lo que me parece inaudito es que, ante engaños tan evidentes montados por unos sinvergüenzas —en palabras de Leopoldo Abadía que comparto—, los dirigentes que también han fallado al no proteger a la sociedad frente a los criminales pretendan hacernos creer que al “venerable” Bernie de setenta años sólo le quedaba el dinero justo para librarse de la cárcel. ¡Qué enorme diferencia de trato con Kevin Mitnick!, el hacker que estuvo en prisión sin haber sustraído un dólar. ¿Tan mala es la internet? ¿Es algo más que una simple infraestructura de comunicación, publicación, intercambio, procesamiento, almacenamiento…?

Lo cierto es que la resistencia ciudadana está provocando algunos cambios en los equilibrios de derechos, aunque todavía disten mucho de ser los necesarios. La RIAA, asociación que parece inspirar las acciones de la SGAE, ha comenzado a modificar las demandas judiciales contra los ciudadanos. Va a adoptar un enfoque como el de los tres avisos promovido por algunos gobernantes europeos. Han debido de considerar que les sale más rentable aliarse con los proveedores de acceso a internet (ISP) para controlar las actividades de sus clientes en la red a cambio de algo. Además, entiendo que varios de sus miembros quieren experimentar con el cobro de alguna licencia o canon por permitir cierto tráfico de obras protegidas.

Larry Lessig, uno de los abogados más influyentes en la acción política de los EE. UU. y gran promotor de las licencias Creative Commons, ha defendido recientemente en el Mónaco Media Forum la obsolescencia de las leyes de la propiedad intelectual. Mientras eso llega, supongo que tendremos que ir “anonimizando” nuestras actividades en internet usando herramientas del tipo de TOR o Anchor Free, de manera análoga a como se “despersonalizan” los datos médicos para realizar investigaciones. Como John Markoff acaba de poner de manifiesto en una de sus columnas tecnológicas, puestos a burlar la seguridad en internet, resulta harto difícil saber quién, para qué y cómo se mueven los bits por la red. 

Veremos si pueden más los ciudadanos que los “poderosos”. Si eres legal, comparte y defiende tu derecho a copiar sin ánimo de lucro, a generar, mezclar y difundir las expresiones culturales, así como el secreto de las comunicaciones y tu derecho a la intimidad. Cooperemos y dejemos los comportamientos estúpidos para los que pretendan ir contra el sentido común y el progreso de la sociedad.

[Actualización: «Orange (France Telecom), dispuesta a aplicar en España el ‘Modelo Sarkozy’ contra las descargas en Internet». «Quizás el caso Madoff acabará como el asesinato de JFK, nunca se sabrá que ha pasado».]

Entradas relacionadas: Manifestaciones eficaces y cambios pendientes

feed Suscribirse en un lector a este cuaderno. El servicio co.mments permite seguir los eventuales comentarios por correo electrónico.

Posted in economía | Etiquetado: , , , , , | 2 Comments »

Manifestaciones eficaces y cambios pendientes

Posted by josempelaez en Sábado, 6 diciembre 2008

Cuando aparece la desconfianza y baja el ritmo de la actividad económica se reduce la riqueza. Entre otras cosas, aparecen tensiones para alterar la distribución de la que queda ya que las actividades económicas se ven desigualmente afectadas. En estas coyunturas hay quienes se manifiestan para exigir el mantenimiento de sus rentas. También los hay que ven una oportunidad para cambiar los modelos de pensamiento y crecimiento que han caracterizado la etapa que finaliza.

manifestacion-ccoo_navarra

Fidalgo apoya las ayudas a la automoción para fortalecer el tejido industrial (©EFE - Diario de Navarra 081202)

¡Movilización! ¡Salgamos a la calle! ¡Nos van a oír! ¡Tenemos que exigir nuestros derechos económicos a un trabajo, vivienda, transporte, educación, sanidad, protección, entretenimiento, jubilación, asistencia…! ¡Ah!, que no se nos olvide, no vale que nos concedan cualquier cosa. Como poco tienen que darnos algo que sea mínimamente “digno”. Si en la autonomía, nación o estado vecino tienen más “dignidad”, yo aspiro a la misma. El cómo lograrlo es otra materia, y muchos creen que no es de su responsabilidad.

Partimos de que todos tenemos los mismos derechos reconocidos por la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, el pacto de la ONU por los derechos económicos y sociales, el estado del bienestar, la constitución correspondiente… o lo que sea menester para justificar la manifestación por la exigencia de turno. A ver si ahora va a resultar que tener autonomía, independencia o soberanía va a implicar poder tener derechos o retribuciones distintas según capacidades, productividades, riesgos, etcétera. No, en esta tierra todos aspiramos a que “nos den” lo mismo en “el reparto”. ¿Nos den? ¿Quién? ¿El gran todopoderoso que puede que haya fuera del cosmos?

Movilizarse siempre ha resultado eficaz para llamar la atención y presionar a los dirigentes públicos, que son los que finalmente reparten unos dineros que no han ganado con su esfuerzo o su ingenio cultivando la tierra, forjando el hierro, transportando las mercaderías o comerciando en los mercados.

¿Para qué se movilizan los trabajadores de hoy en España?Al final del primer semestre de 2008 hemos asistido a las protestas de los pescadores, agricultores, ganaderos y transportistas que exigían al Gobierno español que levantara barreras proteccionistas y garantizara de alguna forma la rentabilidad de sus explotaciones económicas. ¿Se pueden dar órdenes a los mercados para que funcionen como quieran algunos? La bajada de los precios del petróleo permitió relajar la “tensión social” en el terreno de los autónomos y pequeños armadores o productores. El conflicto ha quedado  aparcado mientras no vuelva a superar un cierto umbral, o hasta que la crisis se cebe en ellos.

Protestas por el cierre de la planta de Delphi que fue anunciado por la multinacional el pasado 22 de febrero de 2007 (Jorge Zapata, ©EFE - 20minutos)

Protestas por el cierre de la planta de Delphi en Cádiz (Jorge Zapata, ©EFE - 20minutos 070416)

Los obreros y asalariados en general suelen reivindicar en la calle el mantenimiento de su poder adquisitivo y de sus puestos de trabajo. Parece que no les preocupa que sus luchas reduzcan la rentabilidad y, por consiguiente, la continuidad de la persona jurídica que les proporciona un empleo, o que sus posturas impidan el desarrollo de los trabajadores de otros países que viven muchísimo peor desde un punto de vista económico.

Es como si los “patronos”, por definición, fueran unos explotadores de seres humanos y ellos tuvieran que combatirlos. Es como si la condición de empresario estuviera sólo reservada a una casta aristocrática especial, o como si estuviera sólo al alcance de una minoría capaz de superar una oposición muy difícil. Cierto es que los empresarios no abundan, y que creo que pocos quieren serlo, pero es por otros motivos y ello no debiera de ser así cuando se aspira a vivir en libertad.

Ahora tenemos en la calle a los trabajadores de las fábricas de coches porque, en realidad, los concesionarios venden menos vehículos que los que producen ellos. ¿Qué más les da si se debe a que los clientes no los demandan porque no tienen dinero ni crédito? ¿Qué les importa si resulta que sus coches son más caros de adquirir y de mantener que los producidos en otros lugares porque los salarios son mayores y las horas de trabajo menores?

Todavía no hemos llegado a las imágenes de las reconversiones industriales de la minería del carbón y de la construcción naval de los ochenta, pero llegarán. No tardaremos mucho en ver a muchos trabajadores pasando los lunes al sol.

Como estamos en un mal momento para el sector automovilístico, lo cierto es que van consiguiendo que el Estado les subvencione para hacer que trabajan. Para lograrlo han tenido que salir a la calle y “trabajarse” más a los políticos, aunque hayan terminado arrancando menos ayudas que los bancos que lo hicieron desde los despachos. Se ve que los “currantes” del sistema financiero saben “pescar” de maneras mucho más sofisticadas. 

church-google_answers

Imagen de una colección de "posters" (JOELX 080611)

El Gobierno de Aragón, que quiere mantener los puestos de trabajo en las proximidades de Zaragoza, ha aprobado ya avales para que General Motors siga fabricando allí uno de sus nuevos modelos. El Gobierno de España también ha establecido unas ayudas de 800 M€ procedentes del fondo especial (deuda pública a pagar entre todos en el futuro) para los fabricantes que no despidan un trabajador más. Los sindicatos quieren discutir con el Gobierno, ANFAC y SERNAUTO las condiciones y detalles del reparto del dinero de los impuestos que tendremos que pagar para apoyarles. Por el momento, Nissan ha cambiado el ERE de reducción definitiva de puestos por otro temporal.

Cierto es que los manifestantes han ido logrando “resultados” hasta ahora, pero éstos no han sido los cambios estructurales que necesitamos en nuestra organización social y económica para dotarla de mayor independencia. ¿De verdad cree alguien sensato que caminar gritando consignas detrás de unos símbolos es una medida efectiva para mejorar la situación de un país que lleva muchos años destacando en el panorama internacional por sus elevadas tasas de desempleo y sus raquíticos indicadores de competitividad? ¿Hasta cuándo vamos a poder seguir financiando nuestro sistemático déficit exterior?

Lamentablemente, algunos consideramos que tenemos pendientes unas transformaciones mentales colectivas que resultan imprescindibles para que no terminemos sufriendo un paro cardíaco, o para no volvernos locos de atar. Si no se producen, irá creciendo el número de los mejor educados y más capacitados que decidan emigrar a otros países menos intervencionistas y más reconocedores de los méritos individuales.

Entradas relacionadas: Parón económico por sorpresa

feed Suscribirse en un lector a este cuaderno. El servicio co.mments permite seguir los eventuales comentarios por correo electrónico.

Posted in economía | Etiquetado: , , , , , | 1 Comment »

Parón económico por sorpresa

Posted by josempelaez en Viernes, 5 diciembre 2008

El deterioro previsible del empleo se va concretando mes tras mes en España. Las reacciones también esperables se repiten igualmente. La cuestión es que la "creación" de dinero para prestar tiene límites y los ingresos para pagar nuestros gastos no alcanzan. Los pisos, los coches, los viajes… no se venden como antes y otros países, en general, producen los bienes de forma más competitiva que aquí. 

vineta_sermon-monetario

Viñeta de Antonio Fraguas sobre el adoctrinamiento económico en España (Forges ©El País, 081130)

El martes se difundieron los últimos datos estadísticos del paro en España. Son casi tres millones los desempleados que parece que “tenemos” ya. El vicepresidente económico ha admitido que lo peor está por llegar mientras que el ministro de industria recuerda que hay que ahorrar energía para “inyectar” más dinero a la economía y así poder comprar más productos fabricados localmente

Hay quien ha pronosticado que, dentro de un año, nos acercaremos a los 4 millones de personas sin empleo o que, incluso, llegaremos al 15% de tasa de paro (4,5 millones de parados), subiendo en 2010 hasta el 17%. Los pronósticos de otros analistas son peores porque hace meses que consideran que «en 2010 empezará la crisis de verdad y será brutal, terrible».

Según las declaraciones formuladas esta semana, el líder político a la derecha del gobierno se ha sonrojado, además de haber acusado al presidente de que no está gobernando con coraje para evitar esta sangría. Quien se coloca a la izquierda ha pedido aún más políticas de apoyo al empleo para lo cual, lógicamente, habrá que emplear el dinero que deben ganar nuestros descendientes compitiendo en un mundo todavía más global. Coinciden en que el Gobierno no hace lo que debe, aunque sus recomendaciones divergen, lógicamente.

Fuera de la política —en teoría, al menos—, el jefe de la religión mayoritaria se hace cruces sermoneando sobre la avaricia y propagando su voz por la cadena de las ondas populares que defiende boicoteando audiencias romanas. Mientras tanto, algunos consideran que trabaja para mantener sus prebendas y consumir más fondos públicos con los que seguir enrocado en el olvido histórico de los muertos y en el litigio de los símbolos en los colegios. El jefe de los empresarios ha pedido moderación salarial según los casos y abaratamiento del despido para los nuevos contratos indefinidos con la que tratar de evitar más destrucción de empleo. Quizá esté a la espera de que el Gobierno termine de gastar el poco margen presupuestario y fiscal que le pueda quedar para plantear unas reformas económicas más profundas. 

vineta_efecto-mariposa

Viñeta de Erlich sobre las eventuales causas de los problemas económicos (©El País 081203)

Uno de los representantes sindicales ha declarado que debe asegurarse el pago de la prestación por desempleo. Insiste en que no puede reducirse la seguridad de las familias mediante la congelación de los salarios y la flexibilización del despido porque ello agravaría la crisis económica. Otro ha manifestado que va a seguir demandando una plataforma industrial con futuro para la automoción y sectores similares. Declara que hay que dialogar, pero añade que tiene muy claro que se movilizarán si no obtienen lo que desean y los empresarios plantean el facilitar los despidos. Los sindicatos insisten en que nuestra crisis es importada y que sus causantes son los banqueros foráneos. Por lo tanto, consideran que no pueden pagarla los trabajadores ya que, supongo, deben de entender que ellos no tienen ninguna influencia en que lo que producen se venda con algún beneficio. 

Como ha declarado un ex presidente socialista, resulta sorprendente que mucha gente se manifieste sorprendida porque el aumento del paro sea tan acelerado a la vista de la información que se tenía desde mucho antes de las elecciones. Si España crecía más que «los países de nuestro entorno», lógicamente su paro tendría que aumentar rápidamente cuando llegara el colapso de la construcción, que determinaría una contracción del crédito bancario ante los impagos que se derivarían. 

Puede que en España no hubiera muchas hipotecas “ninja”, pero resulta obvio que hay muchos créditos a promotores de obras nuevas que no podrán venderse a los precios con los que se había calculado la rentabilidad de esos proyectos de inversión. No sé si esto debe aprenderse en “conocimiento del medio”, en “economía doméstica” o viendo «Ajuste de cuentas» en la televisión, pero me parece evidente que no hace falta cursar estudios universitarios para darse cuenta de ello.

vineta_pesca-elaborada

Viñeta de Erlich sobre la complejidad de algunos instrumentos financieros (©El País 081130)

¿Se habrá perdido la facultad de raciocinio? ¿Cómo puede ser que cada parte diga siempre lo mismo ante cada nueva ristra de datos y que, además, las conclusiones sean tan distintas? Llegados a este punto suelo pensar que vivimos en un país poblado por muchos chalados ya que siempre me viene la cuestionada cita de Albert Einstein: «Locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener diferentes resultados». 

¿Qué ocurre en España? ¿Hay un problema de índole financiera, de poca competitividad internacional o de falta de educación secundaria? ¿Tendrán la culpa los que no nos fían? ¿Podremos resolver nuestra crisis pidiendo dinero a los ahorradores extranjeros?

¿Vamos a escurrir el bulto para que nuestros descendientes analicen lo que nos pasa mientras pagan la deuda adquirida por nosotros? ¿Tendrán que aprender para ello alguna especie de “latín monetario”, o a usar instrumentos financieros todavía más complejos que los que han venido empleando los banqueros de inversión?

Tengo que seguir dándole vueltas a este asunto, pero me parece que los que se han manifestado esta semana también tienen deberes pendientes, pero a ellos les pagamos por resolverlos…

Entradas relacionadas: ¿Hay transparencia de precios y costes?, El gobierno de una economía global

feed Suscribirse en un lector a este cuaderno. El servicio co.mments permite seguir los eventuales comentarios por correo electrónico.

Posted in economía | Etiquetado: , , , , , | 7 Comments »