Blog de JoseMPelaez

Aprendimiento: aprender del entorno con atrevimiento

Manifestaciones eficaces y cambios pendientes

Posted by josempelaez en Sábado, 6 diciembre 2008

Cuando aparece la desconfianza y baja el ritmo de la actividad económica se reduce la riqueza. Entre otras cosas, aparecen tensiones para alterar la distribución de la que queda ya que las actividades económicas se ven desigualmente afectadas. En estas coyunturas hay quienes se manifiestan para exigir el mantenimiento de sus rentas. También los hay que ven una oportunidad para cambiar los modelos de pensamiento y crecimiento que han caracterizado la etapa que finaliza.

manifestacion-ccoo_navarra

Fidalgo apoya las ayudas a la automoción para fortalecer el tejido industrial (©EFE - Diario de Navarra 081202)

¡Movilización! ¡Salgamos a la calle! ¡Nos van a oír! ¡Tenemos que exigir nuestros derechos económicos a un trabajo, vivienda, transporte, educación, sanidad, protección, entretenimiento, jubilación, asistencia…! ¡Ah!, que no se nos olvide, no vale que nos concedan cualquier cosa. Como poco tienen que darnos algo que sea mínimamente “digno”. Si en la autonomía, nación o estado vecino tienen más “dignidad”, yo aspiro a la misma. El cómo lograrlo es otra materia, y muchos creen que no es de su responsabilidad.

Partimos de que todos tenemos los mismos derechos reconocidos por la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, el pacto de la ONU por los derechos económicos y sociales, el estado del bienestar, la constitución correspondiente… o lo que sea menester para justificar la manifestación por la exigencia de turno. A ver si ahora va a resultar que tener autonomía, independencia o soberanía va a implicar poder tener derechos o retribuciones distintas según capacidades, productividades, riesgos, etcétera. No, en esta tierra todos aspiramos a que “nos den” lo mismo en “el reparto”. ¿Nos den? ¿Quién? ¿El gran todopoderoso que puede que haya fuera del cosmos?

Movilizarse siempre ha resultado eficaz para llamar la atención y presionar a los dirigentes públicos, que son los que finalmente reparten unos dineros que no han ganado con su esfuerzo o su ingenio cultivando la tierra, forjando el hierro, transportando las mercaderías o comerciando en los mercados.

¿Para qué se movilizan los trabajadores de hoy en España?Al final del primer semestre de 2008 hemos asistido a las protestas de los pescadores, agricultores, ganaderos y transportistas que exigían al Gobierno español que levantara barreras proteccionistas y garantizara de alguna forma la rentabilidad de sus explotaciones económicas. ¿Se pueden dar órdenes a los mercados para que funcionen como quieran algunos? La bajada de los precios del petróleo permitió relajar la “tensión social” en el terreno de los autónomos y pequeños armadores o productores. El conflicto ha quedado  aparcado mientras no vuelva a superar un cierto umbral, o hasta que la crisis se cebe en ellos.

Protestas por el cierre de la planta de Delphi que fue anunciado por la multinacional el pasado 22 de febrero de 2007 (Jorge Zapata, ©EFE - 20minutos)

Protestas por el cierre de la planta de Delphi en Cádiz (Jorge Zapata, ©EFE - 20minutos 070416)

Los obreros y asalariados en general suelen reivindicar en la calle el mantenimiento de su poder adquisitivo y de sus puestos de trabajo. Parece que no les preocupa que sus luchas reduzcan la rentabilidad y, por consiguiente, la continuidad de la persona jurídica que les proporciona un empleo, o que sus posturas impidan el desarrollo de los trabajadores de otros países que viven muchísimo peor desde un punto de vista económico.

Es como si los “patronos”, por definición, fueran unos explotadores de seres humanos y ellos tuvieran que combatirlos. Es como si la condición de empresario estuviera sólo reservada a una casta aristocrática especial, o como si estuviera sólo al alcance de una minoría capaz de superar una oposición muy difícil. Cierto es que los empresarios no abundan, y que creo que pocos quieren serlo, pero es por otros motivos y ello no debiera de ser así cuando se aspira a vivir en libertad.

Ahora tenemos en la calle a los trabajadores de las fábricas de coches porque, en realidad, los concesionarios venden menos vehículos que los que producen ellos. ¿Qué más les da si se debe a que los clientes no los demandan porque no tienen dinero ni crédito? ¿Qué les importa si resulta que sus coches son más caros de adquirir y de mantener que los producidos en otros lugares porque los salarios son mayores y las horas de trabajo menores?

Todavía no hemos llegado a las imágenes de las reconversiones industriales de la minería del carbón y de la construcción naval de los ochenta, pero llegarán. No tardaremos mucho en ver a muchos trabajadores pasando los lunes al sol.

Como estamos en un mal momento para el sector automovilístico, lo cierto es que van consiguiendo que el Estado les subvencione para hacer que trabajan. Para lograrlo han tenido que salir a la calle y “trabajarse” más a los políticos, aunque hayan terminado arrancando menos ayudas que los bancos que lo hicieron desde los despachos. Se ve que los “currantes” del sistema financiero saben “pescar” de maneras mucho más sofisticadas. 

church-google_answers

Imagen de una colección de "posters" (JOELX 080611)

El Gobierno de Aragón, que quiere mantener los puestos de trabajo en las proximidades de Zaragoza, ha aprobado ya avales para que General Motors siga fabricando allí uno de sus nuevos modelos. El Gobierno de España también ha establecido unas ayudas de 800 M€ procedentes del fondo especial (deuda pública a pagar entre todos en el futuro) para los fabricantes que no despidan un trabajador más. Los sindicatos quieren discutir con el Gobierno, ANFAC y SERNAUTO las condiciones y detalles del reparto del dinero de los impuestos que tendremos que pagar para apoyarles. Por el momento, Nissan ha cambiado el ERE de reducción definitiva de puestos por otro temporal.

Cierto es que los manifestantes han ido logrando “resultados” hasta ahora, pero éstos no han sido los cambios estructurales que necesitamos en nuestra organización social y económica para dotarla de mayor independencia. ¿De verdad cree alguien sensato que caminar gritando consignas detrás de unos símbolos es una medida efectiva para mejorar la situación de un país que lleva muchos años destacando en el panorama internacional por sus elevadas tasas de desempleo y sus raquíticos indicadores de competitividad? ¿Hasta cuándo vamos a poder seguir financiando nuestro sistemático déficit exterior?

Lamentablemente, algunos consideramos que tenemos pendientes unas transformaciones mentales colectivas que resultan imprescindibles para que no terminemos sufriendo un paro cardíaco, o para no volvernos locos de atar. Si no se producen, irá creciendo el número de los mejor educados y más capacitados que decidan emigrar a otros países menos intervencionistas y más reconocedores de los méritos individuales.

Entradas relacionadas: Parón económico por sorpresa

feed Suscribirse en un lector a este cuaderno. El servicio co.mments permite seguir los eventuales comentarios por correo electrónico.

Una respuesta to “Manifestaciones eficaces y cambios pendientes”

  1. […] Manifestaciones eficaces y cambios pendientes […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: