Blog de JoseMPelaez

Aprendimiento: aprender del entorno con atrevimiento

Archive for 28 febrero 2009

¿Jugamos a la política o desarrollamos algo?

Posted by josempelaez en Sábado, 28 febrero 2009

Hay quienes tratan de analizar y comprender las situaciones para poder actuar de manera inteligente. Hay quienes proponen acciones que no dependen de lo que decidan los gobernantes. Hay quienes se dedican a jugar a la política, al "guruísmo", o a insultar o incordiar a los que tratan de aportar y compartir.

party-game

¿15£ por este juego basura? (cc the justified sinner, Flickr 080516)

Ayer recordé un comentario en la última entrada mientras leía un artículo recomendado por Tim O’Reilly sobre el que he escrito más abajo. Luis reflexionaba «sobre cómo organizarnos, los ciudadanos-individuos, para superar el actual estado de una clase política que es incapaz…». En mi respuesta anoté: «creo que, participando en política, hay mucha gente como nosotros, pero mi experiencia organizativa me dice que no suelen estar en las capas directivas; su forma de pensar las aleja de ellas.» Me pareció otra paradoja de las que me interesan últimamente. 

Entiendo que hay bastantes personas que tratan de compartir experiencias e ideas en busca de aprendizajes y cambios en la sociedad con el ánimo implícito o explícito de mejorar algunas cosas. Sin embargo, parece que no consideramos que la acción política sea hoy una de las vías mejores para ello. Creo que esto es diferente de lo que ocurría durante las pasadas décadas de los sesenta y setenta, al menos en mi entorno madrileño . Supongo que el paso de dictadura a democracia formal habrá influido en ello. En esos pensamientos estaba cuando leí una entrada de Juan Carrión sobre «el juego político» en el ámbito empresarial. Me pareció que aportaba una luz muy interesante sobre este tema. 

Dice Juan, entre otras cosas, que «lo más triste es el descubrimiento realizado por Fred Luthans: el 90% de los directivos pasan la mayor parte de su tiempo construyendo redes políticas, dedicando al trabajo real un tiempo insignificante.» Lo relacioné de forma inmediata con los comentarios referidos. También me recordó lo que he escrito en este cuaderno sobre escenificaciones estúpidas y escasa solvencia política de estos días aciagos en nuestra historia financiera. 

citizen-mass_rush-hour

Ciudadanos en movimiento (cc Thokrates, Flickr 070418)

Detrás de lo anterior sigue latiendo la cuestión de qué podemos hacer los individuos para hacer volar nuestra inteligencia por encima del actual modus operandi de los políticos. Por ello seguí la recomendación de Tim y leí la entrada de Peter Corbett sobre «Ask not what your country can dev for you». Peter, consejero delegado de una agencia digital radicada en Washington DC, trabaja organizando la comunidad regional para edificar en ella un ambiente ecológico más fuerte de start-ups tecnológicas.

Me parece que varias de sus ideas ilustran algunas oportunidades y motivos para cambiar nuestra mentalidad. Por consiguiente, voy a traducir aquí a mi aire una buena porción de su artículo tratando de aprehender algo más mientras cambio sus frases de un inglés global a un español que también lo es.

Por cierto, que ésta es una de las lenguas más internacionales que, paradójicamente, una minoría ha decidido hace pocos años que hemos de llamar castellano para jugar a la política identitaria de los que prefieren sentirse más ciudadanos —y ciudadanas, que nadie vaya a molestarse— locales que de un mundo fragmentado lingüísticamente. Otro asunto llamativo en un entorno vital cada vez más interconectado, lo que nos permite comunicarnos mejor y aprender más. Sabemos que el saber ocupa lugar y tiempo, pero no creo que las tradiciones culturales sean los artefactos intelectuales que nos hagan más libres, sabios ni creadores. Disculpándome por esta digresión, sigo con lo que estaba. Peter expone en su inglés, más o menos, que:

Si J.F. Kennedy viviera hoy, y fuera un amante de la técnica como yo, podría haber dicho: “¡No preguntes qué puede des tu país para ti. Pregunta qué puedo des yo para mi país!”

Naturalmente, por des entiendo desarrollar soluciones técnicas que satisfagan las necesidades de los ciudadanos. La idea de que el gobierno debería de ser una especie de máquina dispensadora de toda clase de servicios es una posibilidad en rápido declive, incluso ante su intervención masiva en los sistemas inmobiliario y financiero.

La razón por la que el gran gobierno no nos va a salvar es por el simple hecho de que hay muchas cosas por hacer, pero muy poco tiempo y dinero para lo que debería de hacerse en 2009. Necesitamos el incalculable y elevado retorno de la inversión que sólo es posible cuando se divide por cero. No hay dinero para todo lo que tendría que hacerse.

are-you-safe_washington-dc

Simple representation of the safety level (Are You Safe)

Nosotros somos el cero en la fórmula aritmética de uso de la innovación para devolvernos a la senda. Necesitamos crear plataformas abiertas de innovación para que los ciudadanos creen soluciones para ellos mismos —esto se está haciendo hoy aquí y allá, a pequeña escala por ahora. [En España podemos seguir las referencias e iniciativas facilitadas Juan Freire y Julen Iturbe, por ejemplo]—. Somos un país fundado sobre la premisa de que no hay ningún hermano mayor sentado junto a nosotros (Inglaterra) que vaya a tendernos una mano con todo lo que queramos sobre una bandeja de plata, y de que, para llegar a ser esa unión perfecta, los americanos necesitarían aportar individualmente para construir un imperio.

Y sí, un imperio es lo que hemos creado. Un arrugado, astillado y obsoleto imperio que me recuerda a un viejo atleta que debería de haberse retirado hace años. Sin embargo, la jubilación no es una opción para América. Rechazo pensar que nuestros mejores días hayan quedado atrás. Debemos, en palabras de nuestro Presidente, “tirar de nosotros hacia arriba, sacudirnos el polvo y trabajar para que nuestro país vuelva a marchar”.

Ese trabajo tendrá que hacerse por todas las clases de americanos. Mi tribu —la comunidad tecnológica— dispone de la mayor oportunidad para establecer la mejor diferencia. Nunca hemos tenido antes la posibilidad de hacer tanto para tantos, a pesar de disponer de la singular capacidad de organizar ceros y unos en la nube para crear aplicaciones que resuelven problemas grandes y pequeños para los bolsillos de los ciudadanos que se agrupan en nichos o en masas. Nuestra fábrica es digital y, por consiguiente, replicable, escalable y muy susceptible de tener un gran numerador que podamos dividir por cero.

Tim O’Reilly ha convocado a los desarrolladores y emprendedores para trabajar en asuntos que importen, y yo digo que los asuntos que importan residen más allá de Facebook y Twitter. Esta ‘materia relevante’ incluye aplicaciones móviles para que los ciudadanos estén más seguros en sus ciudades, y aburridas cosas  —terriblemente aburridas— como crear aplicaciones que ayuden a nuestros gobernantes a seguir mejor los permisos y las compras públicas.

Peter termina con unas referencias a las cifras de los presupuestos que están manejando en los EUA al amparo de la nueva acción política derivada del reciente cambio presidencial. También referencia recursos adicionales para participar en las acciones que se han puesto en marcha.

Considero que propone cosas que tambien podemos hacer en España. Quizá no sean las que dicen los cantamañanas 2.0, pero son mucho mejores que dedicarse a insultar e incordiar a los que comparten sus propuestas y ocurrencias personales sin ánimo de dárselas de nada.

Entradas de este cuaderno con alguna relación: Necesitamos un cambio de mentalidadCrédito bancario y solvencia política, Softpunk empresarial.

Suscribirse a las entradas de este cuaderno mediante un lector.

Posted in economía | Etiquetado: , , , , , , , | 14 Comments »

Necesitamos un cambio de mentalidad

Posted by josempelaez en Lunes, 23 febrero 2009

En nuestro camino vital podemos seguir a otros o participar activamente en nuestros proyectos. En ambos casos seremos responsables de lo que nos pase. Un inconveniente de ser protagonistas es que tendremos que afrontar muchas incertidumbres y no pocas paradojas. Una ventaja es que no estaremos solos durante el viaje.

dia-sin-jueces

La huelga de jueces (cc Manel Fontdevila, Público 090218)

Mi esposa insistió el sábado en que viera una presentación que me había enviado de entre las numerosas que recibe en sus cadenas de correos-e. Era un modesto montaje audiovisual sobre una veintena de paradojas relativas a la vida. Aparte del interés intrínseco, su visionado reforzó en mí la idea de reflexionar en este cuaderno sobre algunas paradojas económicas tras haber escrito mi nota anterior sobre marchar hacia el acantilado, que terminé con varias preguntas en la cabeza. 

¿Podremos encontrar caminos ilusionantes sin tener que depositar nuestra confianza en una “clase dirigente” con muchos líderes de pacotilla que, en demasiados casos, resultan elegidos tras haber manipulado concienzudamente la opinión pública mediante herramientas importadas de la mercadotecnia? ¿Bastará la confianza que tengamos en nuestro trabajo, ya sea por cuenta ajena o propia, y en la senda vital elegida para movernos en la dirección más acertada hacia… la riqueza, el poder… la libertad, la sabiduría, la invención, la perfección, la felicidad…? ¿Sabremos lidiar nosotros, los ciudadanos libres, con las paradojas que no son capaces de resolver nuestros dirigentes políticos? ¿Será suficiente el ayudarnos de la cooperación con nuestro círculo más próximo de amigos y conocidos (o red social, como muchos dicen ahora)? ¿Tendremos que localizar nuestros afines y complementarios para aprender de sus experiencias en un entorno global?

Martín Varsavsky ha publicado unas reflexiones interesantes comparando las situaciones económicas española y argentina con cierto conocimiento de causa, y ha aportado algunas recomendaciones. Supongo que la lectura del artículo de José Catalán Deus en la web de su fundación para una democracia segura, que referí al final de mi última entrada (siguiendo una pista suya), habrá tenido algo que ver. Estoy bastante de acuerdo con las sugerencias de Martín, sobre todo en lo referente a la variable educación y a las capas de burocracia, pero sostengo también algunas discrepancias que intentaré matizar aquí y en otras entradas.

Residencia noruega en la costa valenciana (©S.C., El País 060710)

Residencia noruega en la costa valenciana (©S.C., El País 060710)

Hay muchos políticos, directivos y líderes sindicales que declaran que hay que invertir en conocimiento y que debemos de cambiar nuestro modelo de crecimiento económico. Bien, eso está bien, pero sobre ambas propuestas tengo ciertas cosas que cuestionar. 

Hoy escribiré algo sobre la segunda. ¿Por qué no debemos de seguir desarrollando nuestras fortalezas, aunque sean en el ladrillo y el turismo? ¿Es que ya no vamos a necesitarlas? Además, como explica Sergio Montoro, no podemos basar nuestro futuro económico próximo en lo que aún no tenemos, aunque sea bueno diversificar a largo plazo como escribe Martín (si hay ventajas sostenibles, habría que añadir). Y digo yo: ¿por qué no hemos de centrarnos en corregir los excesos y profundizar mejor en lo que podemos hacer con ventaja comparativa respecto a otros países dadas nuestra cultura laboral, diversidad geográfica, ventajas climáticas y formas de vida? 

Por ejemplo, hay muchas formas de construir y muchos tipos de construcciones. Las empresas españolas de este sector tienen buena experiencia internacional, han trabajado en Europa, América y Asia, y el continente africano está más cerca de España que de la mayoría de los demás países desarrollados. Por otro lado, siempre habrá un futuro en Europa para el turismo de enriquecimiento cultural, reconocida gastronomía y buenos cuidados sanitarios para personas mayores, que suelen tener dinero ahorrado y pocos gastos de otros tipos.

No obstante, mi razón más básica ahora para persistir en lo que hacemos mejor que otros es que considero que la tasa de desempleo actual, aparte de muy alta, es superior a la oficial —además de creer que la tasa que tendremos a final de 2010 será superior a la que pronostican algunos expertos europeos—. Es decir, hay que actuar a muy corto plazo para obtener algunos resultados dentro de pocos meses.

smoking-ban

Metáfora sobre la mentalidad a partir de una composición sobre el no fumar (cc Oliver Lavery, Flickr 060418)

Sin embargo, el necesario «cambio de mentalidad del español medio para que deje de pensar que el gobierno es el que tiene que arreglar todo y contribuir a título personal para que su país mejore», que dice Martín, no se logrará en veinte meses. Tampoco creo que vaya a conseguirse dentro de veinte años, es decir, el tiempo que emplea en formarse toda una nueva generación de trabajadores. 

Para lograr un cambio significativo de esa naturaleza se requiere de una acción educativa de gran calidad, continuada y profunda desde la edad preescolar que potencie la libertad, el conocimiento y la responsabilidad. Sólo así podría alcanzarse una mejor valoración sociocultural de la iniciativa emprendedora y de la asunción personal de riesgos sin buscar fuera a los responsables de lo que nos sucede. Si los bancos o los comercios nos ofrecen productos que no nos interesan, o que no podemos pagar con nuestros ahorros e ingresos, no tenemos ninguna obligación de adquirirlos

Considero que disponer de esta mentalidad económica bien difundida es algo que está lejos de conseguirse a medio plazo tras haber visto los resultados de las reformas educativas de los últimos años. A esto debo sumar los del litigio sobre la asignatura de EpC cuyas directrices, además, me parece que no abogan mucho por el cambio de mentalidad referido a favor de los emprendedores y empresarios. También podemos analizar los resultados de la lucha cotidiana por la aplicación de la legislación para erradicar la violencia doméstica, o de la existente para respetar las libertades de los no fumadores. Entiendo que estos casos ilustran lo difícil que es lograr un cambio de mentalidad en pocos años, y el percatarse de que la normativa, ya sea vieja o nueva, es tan sólo un ingrediente, resultando ineficaz en demasiados casos.

Termino esta nota con una paradoja: no se puede salir pronto de una crisis económica con medidas que tardarán varios lustros en fructificar, si acaso, ya que demandan un relevante cambio de mentalidad.

Entradas de este cuaderno con alguna relación: Confiar y marchar al acantiladoMedidas y duración de la crisis, Educación: una verdad incómoda.

Suscribirse a las entradas de este cuaderno mediante un lector.

Posted in educación | Etiquetado: , , , , | 11 Comments »

Confiar y marchar al acantilado

Posted by josempelaez en Viernes, 20 febrero 2009

Muchos decimos que estamos ante una crisis de confianza. Unos se refieren al sistema financiero. Otros pensamos que, siendo eso grave, el problema tiene un calado mayor. Los indicadores económicos se deterioran mientras los gobernantes españoles se dedican a montar broncas. ¿En quién se puede confiar?

acantilado

Caída de gotas desde acantilado como lemmings (cc ducktourer, Flickr 080916)

Ayer me fijé en la nota de un amigo sobre los naysayers, es decir, sobre los que parecen tener una visión negativa de la vida en general. Comenzaba aclarando que es una palabra para la que no había encontrado todavía una buena traducción y terminaba recordándose que no tenía que llegar a ser uno de ellos. A mí me recordó, de entrada, lo que predicaba un director general sobre los passion killers en la empresa multinacional de informática para la que ambos trabajábamos en España durante la crisis económica del 93

Creo que fue hace quince años cuando los “españolitos” logramos un récord en la tasa de paro medida por la EPA con los criterios de entonces. Llegamos al 24,5%, una razón que hay que asociar a otra del 8,7% en la mora. Las cifras de la crisis actual no son tan elevadas, al menos de momento. Mi compañero de fatigas en aquella otra calificaba de “matapasiones” a los que no estábamos de acuerdo con sus ideas, independientemente de las razones que tuviéramos. Dadas las diferencias entre ambas situaciones, se me ha ocurrido pensar que, quizá, los que ahora merezcan el primer apelativo reciban el segundo cuando la situación se agrave, que lo hará.

Todavía me extraña de aquella etapa de mi vida el que, a diferencia de lo ocurrido ocho meses atrás, el referido director no quisiera recibirme la segunda vez que le pedí cita para exponerle mis ideas. Supongo que creería erróneamente que la confianza ciega en el jefe era una condición necesaria para poder desviar una columna de trabajadores de la marcha impasible hacia el acantilado que nos separaba del rojo océano plagado de malos resultados. En aquel caso, creo que el acercamiento hacia nuestro abismo se debía a varias razones hondamente arraigadas en la cultura de la que fue una granempresa en tiempos pretéritos. El desencadenante del salto (que finalmente se produjo) fue el irresistible empuje introducido por el desarrollo de las redes de ordenadores personales.

A veces pienso en las similitudes entre las empresas y los países cuando nos referimos a la economía de mercado y la competitividad. ¿Dónde llegaríamos los españoles si confiáramos ciegamente en un ministro de Industria que se impacienta cuando los bancos y cajas no le siguen?; ¿no es capaz de darse cuenta de que no pueden? ¿Cuánto tardaríamos en percatarnos de que no podemos limitarnos a comprar productos españoles si queremos progresar aprovechando las ventajas de una economía abierta a la competencia?

¿Creerán nuestros políticos que el gobernar consiste en hacer declaraciones tajantes o en difundir campañas de desinformación? ¿Creerán que estriba en el montaje de broncas, como la que protagonizaron esta semana en el Congreso nacional, o de grescas, como la que liaron posteriormente en la Asamblea madrileña? ¡Qué espectáculos más vergonzosos! ¿De verdad tenemos que confiar en esas señoras, señores y señoritos?

construction-bubble

Construcción en Oakland (cc pbo31, Flickr 070505)

En fin, los acontecimientos siguen reforzando mi muy mermada confianza en nuestros políticos, como ya he reflejado este mes al escribir sobre unas escenas y solvencias en relación con los bancos. ¿Será que soy un naysayer de los que escribe mi amigo, es decir, una especie de «mezcolanza de “cenizo”, “negativo”, “tóxico”, “inmovilista”, “perro del hortelano”, “aguafiestas”, “corta rollos”, …»?

En esas estaba cuando descubrí que Francisco Rubiales había escrito un artículo con bastantes opiniones sobre la situación actual que comparto. Bueno, parece que ya no estoy tan solo. Creo que ha merecido la pena leer sus opiniones. Llega a decir que «Zapatero se niega a admitir la evidencia de que la desconfianza se ha instalado en el corazón del sistema y que esa desconfianza afecta, sobre todo, al liderazgo político, culpable de mal gobierno y de ineficacia extrema…»

Puesto a buscar otros referentes, confío más en observadores y analistas algo más especializados y menos cercanos al activismo y la pelea cotidiana, como creo que lo es Xavier Sala-i-Martín. Tras leer algunos de sus artículos, considero muy asumibles sus razonamientos sobre el gasto inútil a corto plazo de las inversiones en infraestructuras. Se necesita bastante tiempo para preparar un buen proyecto de obra civil, aunque sea menos que el requerido para que una mejora educativa rinda sus frutos. También comparto su opinión sobre la escasa confianza que merecen los gobernantes que contribuyeron a la formación de unas burbujas inmobiliarias cuyo estallido en forma de desconfianza bancaria nos ha salpicado con la presente crisis. 

Con otras palabras y distinto estilo, Sala-i-Martín ha escrito cosas que también ha dicho Rubiales. ¿Serán adjetivados como naysayers en relación con nuestros políticos? Bueno, en una próxima entrada trataré de que se me ocurra algo para que, además de seguir trabajando esforzadamente cada día asumiendo nuestra cuota individual de responsabilidad y de aprovechamiento de la crisis para cambiar, intentemos encontrar un camino ilusionante de progreso colectivo confiando primero en nosotros mismos.

[Actualización: artículo sobre «El brusco final de la Transición española» que trata de “Por qué la recesión económica podría terminar en catástrofe histórica”.]

Entradas de este cuaderno con alguna relación: Crédito bancario y solvencia política, Escenificación estúpida sobre bancos, Los amos del conmutador.

Suscribirse a las entradas de este cuaderno mediante un lector.

Posted in economía | Etiquetado: , , , , , | 1 Comment »

Periodismo, opinión y libro electrónico

Posted by josempelaez en Domingo, 15 febrero 2009

Esta semana se ha seguido tratando mucho de asuntos políticos y bancarios, pero también se ha escrito y hablado de los libros electrónicos. Con este motivo, lógicamente, he escuchado opiniones diferentes de las mías. Lo que me molesta de muchas de estas situaciones es que los periodistas de algunos programas informativos presenten sus opiniones personales como si fueran las acertadas. Parecen olvidar un distingo básico en su actividad profesional: opinar no es informar.

vida-de-periodista

Se puede cambiar periodista por 'bloguero' y los nombres por Iñaki, Juanjo… (cc Manel Fontdevila, Público 081213)

Hace unos diez días tuve oportunidad de ver en la televisión a Iñaki Gabilondo opinando de manera contundente sobre la culpa de los bancos en la presente crisis económica española. Luego leí una comentada y entrada de IC que comenzaba irónicamente: «Carta del apóstol Gabilondo a los creyentes: en verdad os digo, queridísimos hermanos, que no sois responsables de nada, que todo lo que os ocurre os es ajeno, que vuestros pecados serán expiados por su verdadera causante, que no es otra que la Gran Bestia, la Banca.» 

Teniendo esa opinión en la cabeza, anteayer escuché a Gemma Nierga en la radio generalista del mismo grupo de comunicación. Me llamó la atención alguna pregunta y comentario que deslizó en apoyo de los de su amigo, trabajador esforzado y colaborador habitual en el espacio de los viernes, que versó en esta ocasión sobre «La revolución del ebook». No me pareció que entendieran bien alguna de las implicaciones de los libros electrónicos, aunque he de reflejar que Nierga reconoció a su comienzo y término que no sabía bien qué se iba a tratar en el espacio radiofónico sugerido por su compañero de grupo mediático.

Abordaron el tema porque al excelso colaborador y crítico con internet de mi generación,  le preocupaba que, con motivo de la aparición del Kindle 2, se estuviera hablando tanto de ello sin pensar en las eventuales consecuencias. También se resaltó el hecho de que el BOE ya no se imprimiera en papel, pero no hablaron de sus implicaciones. Lo que le interesaba, paradójicamente, no era el descubrir nuevos usos y posibilidades de estas publicaciones, sino el hecho de que la cadena tradicional de los libros no se estuviera preparando para lo que se le venía encima, especialmente teniendo la experiencia de la música.

(cc zen, Flick 080421)

'Escultura' de libros viejos (cc zen, Flick 080421)

Suelo prestar atención a este tipo de manifestaciones en relación con las innovaciones que van apareciendo en el mercado. Me parece que hay una mayoría relevante que sólo se preocupa por defender sus “derechos adquiridos”, aunque ello dificulte el cambio, el progreso y la evolución, como sufrieron Charles Darwin y Abraham Lincoln. Esta semana hubieran cumplido 200 años en su defensa de la evolución por selección natural y de la abolición de la esclavitud, cuestiones que hoy siguen contando con opositores.

Compartiendo tiempo con las dos invitadas que también intervinieron (Elena Ramírez, editora de Seix Barral y usuaria del Kindle; Carmen Balcells, editora de libros electrónicos en España), hablaron de sus grandes ventajas y dejaron claro que ya eran una realidad, aunque aún faltasen cosas por desarrollar. También comentaron que su difusión dependerá de las funciones que aporten los nuevos dispositivos: conexión, traducción, relación semántica,  anotación manual, iluminación, sonido, vídeo…. Estuvieron de acuerdo en que su éxito no radicará en la emulación de los objetos impresos que reemplazaron a los bártulos de Bartolo de Sassoferrato, que no desaparecerán.

Aclaro que la última referencia histórica es de mi cosecha. Quiero recordar que no siempre hubo libros impresos. No obstante, no se impuso el pago de un canon, ni se prohibió la circulación mundial, para intentar defender los ingresos de los escribanos que perdieron su empleo; copiaban manual y analógicamente los apuntes de los discípulos de Aristóteles y demás obras legadas por sus autores. Históricamente, éstos  se han ganado la vida de formas distintas de la que se fundamenta en la comercialización de copias producidas de forma industrial.

juanjo-millas_premio-narrativa

Juan José Millás gana el Premio Planeta con 'El Mundo' (©Toni Garriga-EFE, 20Minutos 071016)

Tras despedir a las editoras invitadas y hacer un corte de publicidad, escuché al premiado escritor y articulista periodístico declarar algo así como que “a los de la música les habían cogido por la espalda“. Supongo que, en el papel de “cogedores”, se estaba refiriendo a los “piratas de internet”, es decir, al gran número de ciudadanos que comparte privadamente archivos digitales sin ánimo de lucro de forma legal mientras el ministro de Cultura quiere penalizarlos.

Hablando de “coger”, no he tenido más remedio que relacionar su manifestación con las declaraciones de Víctor Manuel publicadas ayer por un diario de la tierra de mis abuelos paternos, de la que muchos emigraron a América. Allí fue mi tío y padrino Manuel, que se marchó a Uruguay por una herencia antes de que yo naciera. Nunca regresó y no heredé nada de aquello. La vida es dura. Hay que moverse y cambiar en pos del sustento. Los abuelos de unos golpeaban con picos las galerías de Siero y los de otros usaban chuzos por las calles de Madrid. Los nietos hemos vivido de otras cosas, y hemos de seguir adaptándonos —cada vez con mayor celeridad— dado que la Tierra debe alimentar más bocas de forma sostenible.

Sin embargo, lo que me pareció más llamativo del programa referido es que el trabajador de origen humilde reconocido ahora como literato, que no como economista, jurista, tecnólogo, psicólogo o sociólogo, sostuviera descaradamente que hay medios para evitar que a “los de los libros” les pase lo mismo que a “los de la música”. Esta criatura sostuvo que se pueden defender los derechos de los autores desconectando a los internautas que no los respeten, como se está haciendo en otros sitios. Por cierto, me pareció que daba por hecho que esta medida se iba a terminar adoptando en España.

Los periodistas radiofónicos no recogieron ni hablaron de otras opiniones de buenos conocedores de la materia (libro electrónico) en relación con los derechos de autor. Tampoco se refirieron a noticias como la de que Google está pagando a los autores de los libros que escanea.

Ayer no supe resistir el impulso de enviar a Nierga el mensaje de correo siguiente (editado):

juanjo-millas_premio-planeta

El escritor Millás firmando en la Feria del libro de Madrid de junio de 2007 (cc Rafael Robles, Flick 070602)

Estimada Gemma:

En el programa de ayer sobre el libro electrónico tuve oportunidad de escuchar algunas declaraciones de Juanjo Millás sobre cómo se podrían proteger los derechos de los autores imponiendo ciertas medidas desde el poder.

Sin entrar a evaluar las posibilidades técnicas y legales que existen realmente para controlar las comunicaciones y relaciones de intercambio libre sin ánimo de lucro entre los ciudadanos, me gustaría que considerases que las leyes sobre los derechos de los autores cambian con el tiempo (hace pocos siglos no existían; me refiero a esas leyes, no a los autores). ¿De qué vivían los autores literarios y musicales antes de que se inventasen la imprenta y el fonógrafo?

También te agradecería que valorases el que algunos gremios de trabajadores, como el de los autores estadounidenses, hacen propuestas idiotas (propias de ignorantes) que son rechazables desde el punto de vista de la gran mayoría de los ciudadanos. Éstos son quienes eligen a sus representantes que votan las leyes y los que deciden cómo gastar su dinero comprando libros encuadernados, reproductores electrónicos, conexiones de banda ancha, etcétera. Como los recursos son limitados, hay que maximizar las utilidades de todos, y no sólo de una parte.

Animándote a que sigas difundiendo las enormes posibilidades de los libros electrónicos, y a que contactes con otras personas que me parece que saben algo más que Juanjo sobre ebooks y nuevas tecnologías de información, te saluda cordialmente,

papyre-61

Imagen del Papyre 6.1 (cc guatman, Flickr 080116)

José Mª Peláez
Oyente esporádico

Confío en que los periodistas o comunicadores con presencia en los medios de información recuerden que su trabajo ha de facilitar la creación de opinión entre los ciudadanos, pero no consiste en respaldar la de sus amigos o en colarnos la suya, como si fuera “palabra de dios”, aprovechando su control de la palestra. Tampoco debieran limitarse a reforzar los puntos de vista de sus invitados sin ofrecer otros ni exponerlos a razones contrapuestas.

Una de las ventajas de internet es que los ciudadanos disponemos ahora de un gran medio de expresión y acción, aunque Juanjo Millás considere que «Un tonto es tonto en analógico y en digital, en diferido y en directo. La fantasía de que en Internet hay más inteligencia que en el universo de papel no está contrastada y nos hace perder mucho tiempo.»

Ahora no tenemos que ser Millás ni disponer de dinero para publicar nuestro punto de vista y conectar con otros ciudadanos. También podemos coordinar acciones de respuesta frente a los “mensajes emanados del poder” para tratar de poner coto a los desmanes de las nuevas generaciones, perpetuar los modelos obsoletos y pagar así hipotéticas deudas electorales, por decir algo.

[Actualización: «“La SGAE necesita borrón y cuenta nueva”»

Entradas de este cuaderno con alguna relación: ¿Podrá soportar España 4.000.000 de bajas de clientes de banda ancha?Escenificación estúpida sobre bancos, La marcha de las generaciones.

Suscribirse a las entradas de este cuaderno mediante un lector.

Posted in educación | Etiquetado: , , , , , , | 6 Comments »

¿Podrá soportar España 4.000.000 de bajas de clientes de banda ancha?

Posted by josempelaez en Miércoles, 11 febrero 2009

Hay actividades de los grupos de interés que me dan miedo. Me parece indecente que el Gobierno está auspiciando conversaciones contra los derechos de todos los ciudadanos. Reproduzco seguida y ligeramente editada la nota de prensa emitida por la FFII española.

banda-ancha_manga-ancha

Imagen campaña chilena de Atina (cc Misi..., Flickr 060417)

«Hay cerca de cuatro millones de ciudadanos que no pueden acceder a la banda ancha en España debido a su lugar de residencia. A este indicador negativo para el desarrollo doméstico de la Sociedad de la Información se le podrían sumar bajas masivas de clientes del ADSL más lento y caro de Europa.

Parece que las entidades representativas de la comunidad internauta, los profesionales y los consumidores informáticos en España estiman en cuatro millones la cifra de clientes de banda ancha —ADSL y cable-modem— que podrían darse de baja si finalmente se confirma el acuerdo entre Redtel y las sociedades de gestión de los derechos de autor, abanderadas por la SGAE, para que en España se den tres avisos antes de desconectar o ralentizar la conexión a internet por usar redes P2P. A la disminución de ingresos de las operadoras con red propia se sumarían las posibles indemnizaciones que podrían derivarse por incumplimiento de contrato y las sanciones aplicables sobre la base de los artículos 8 (“Restricciones a la prestación de servicios y procedimiento de cooperación intracomunitario”) y 11 (“Deber de colaboración de los prestadores de servicios de intermediación”) de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico, modificado por la Ley 56/2007, de 28 de diciembre, de Medidas de Impulso de la Sociedad de la Información.

Mientras las operadoras de telecomunicaciones tratan de sortear la crisis, las sociedades de gestión de los derechos de autor intentan conseguir prebendas para las empresas productoras de contenidos tratando de convencer a todo el mundo de que el intercambio de archivos entre particulares por internet es un acto delictivo y que supone fuertes pérdidas al sector de entretenimiento.

Sin embargo, tanto la fiscalía como las sentencias dictadas establecen que el intercambio de archivos con copyright restrictivo mediante redes P2P no es un delito si no hay ánimo de lucro y no es punible de ninguna forma cuando se trata de archivos públicos o bajo licencias copyleft (la mayoría de los casos).

Las propias entidades de gestión de derechos de autor han reconocido en el «Informe 2008 de la industria de contenidos digitales en España» (pdf), publicado por ASIMELEC, que no hay una bajada de ingresos en el sector y que solo la música tiene un retroceso en la venta a través del canal tradicional (aunque no se informa del aumento de ingresos por, entre otros, actuaciones en directo, descargas y publicidad).

Lo cierto es que las negociaciones que se están llevando a cabo bajo el auspicio del Ministerio de Cultura pueden suponer que algunas de las empresas más solventes y con mayor capacidad tecnológica de España empiecen a perder clientes a marchas forzadas. Ello repercutirá en su cuenta de resultados y en su capacidad de mantener el empleo.

Pero lo más grave es que un acuerdo de esta naturaleza atenta contra la libre competencia, frena en seco el acceso a la Sociedad de la Información en España menoscabando los derechos civiles de los ciudadanos y alejando aún más el derecho constitucional de acceso a la cultura y al conocimiento.»

Firmado: JoseMPelaez y 2.960 firmas más (por el momento). Pon la tuya publicando el texto en tu blog.

Entradas de este cuaderno con alguna relación: Si eres legal, comparte sin lucrarte

Suscribirse a las entradas de este cuaderno mediante un lector.

Posted in general | Etiquetado: , , , | 4 Comments »