Blog de JoseMPelaez

Aprendimiento: aprender del entorno con atrevimiento

Periodismo, opinión y libro electrónico

Posted by josempelaez en Domingo, 15 febrero 2009

Esta semana se ha seguido tratando mucho de asuntos políticos y bancarios, pero también se ha escrito y hablado de los libros electrónicos. Con este motivo, lógicamente, he escuchado opiniones diferentes de las mías. Lo que me molesta de muchas de estas situaciones es que los periodistas de algunos programas informativos presenten sus opiniones personales como si fueran las acertadas. Parecen olvidar un distingo básico en su actividad profesional: opinar no es informar.

vida-de-periodista

Se puede cambiar periodista por 'bloguero' y los nombres por Iñaki, Juanjo… (cc Manel Fontdevila, Público 081213)

Hace unos diez días tuve oportunidad de ver en la televisión a Iñaki Gabilondo opinando de manera contundente sobre la culpa de los bancos en la presente crisis económica española. Luego leí una comentada y entrada de IC que comenzaba irónicamente: «Carta del apóstol Gabilondo a los creyentes: en verdad os digo, queridísimos hermanos, que no sois responsables de nada, que todo lo que os ocurre os es ajeno, que vuestros pecados serán expiados por su verdadera causante, que no es otra que la Gran Bestia, la Banca.» 

Teniendo esa opinión en la cabeza, anteayer escuché a Gemma Nierga en la radio generalista del mismo grupo de comunicación. Me llamó la atención alguna pregunta y comentario que deslizó en apoyo de los de su amigo, trabajador esforzado y colaborador habitual en el espacio de los viernes, que versó en esta ocasión sobre «La revolución del ebook». No me pareció que entendieran bien alguna de las implicaciones de los libros electrónicos, aunque he de reflejar que Nierga reconoció a su comienzo y término que no sabía bien qué se iba a tratar en el espacio radiofónico sugerido por su compañero de grupo mediático.

Abordaron el tema porque al excelso colaborador y crítico con internet de mi generación,  le preocupaba que, con motivo de la aparición del Kindle 2, se estuviera hablando tanto de ello sin pensar en las eventuales consecuencias. También se resaltó el hecho de que el BOE ya no se imprimiera en papel, pero no hablaron de sus implicaciones. Lo que le interesaba, paradójicamente, no era el descubrir nuevos usos y posibilidades de estas publicaciones, sino el hecho de que la cadena tradicional de los libros no se estuviera preparando para lo que se le venía encima, especialmente teniendo la experiencia de la música.

(cc zen, Flick 080421)

'Escultura' de libros viejos (cc zen, Flick 080421)

Suelo prestar atención a este tipo de manifestaciones en relación con las innovaciones que van apareciendo en el mercado. Me parece que hay una mayoría relevante que sólo se preocupa por defender sus “derechos adquiridos”, aunque ello dificulte el cambio, el progreso y la evolución, como sufrieron Charles Darwin y Abraham Lincoln. Esta semana hubieran cumplido 200 años en su defensa de la evolución por selección natural y de la abolición de la esclavitud, cuestiones que hoy siguen contando con opositores.

Compartiendo tiempo con las dos invitadas que también intervinieron (Elena Ramírez, editora de Seix Barral y usuaria del Kindle; Carmen Balcells, editora de libros electrónicos en España), hablaron de sus grandes ventajas y dejaron claro que ya eran una realidad, aunque aún faltasen cosas por desarrollar. También comentaron que su difusión dependerá de las funciones que aporten los nuevos dispositivos: conexión, traducción, relación semántica,  anotación manual, iluminación, sonido, vídeo…. Estuvieron de acuerdo en que su éxito no radicará en la emulación de los objetos impresos que reemplazaron a los bártulos de Bartolo de Sassoferrato, que no desaparecerán.

Aclaro que la última referencia histórica es de mi cosecha. Quiero recordar que no siempre hubo libros impresos. No obstante, no se impuso el pago de un canon, ni se prohibió la circulación mundial, para intentar defender los ingresos de los escribanos que perdieron su empleo; copiaban manual y analógicamente los apuntes de los discípulos de Aristóteles y demás obras legadas por sus autores. Históricamente, éstos  se han ganado la vida de formas distintas de la que se fundamenta en la comercialización de copias producidas de forma industrial.

juanjo-millas_premio-narrativa

Juan José Millás gana el Premio Planeta con 'El Mundo' (©Toni Garriga-EFE, 20Minutos 071016)

Tras despedir a las editoras invitadas y hacer un corte de publicidad, escuché al premiado escritor y articulista periodístico declarar algo así como que “a los de la música les habían cogido por la espalda“. Supongo que, en el papel de “cogedores”, se estaba refiriendo a los “piratas de internet”, es decir, al gran número de ciudadanos que comparte privadamente archivos digitales sin ánimo de lucro de forma legal mientras el ministro de Cultura quiere penalizarlos.

Hablando de “coger”, no he tenido más remedio que relacionar su manifestación con las declaraciones de Víctor Manuel publicadas ayer por un diario de la tierra de mis abuelos paternos, de la que muchos emigraron a América. Allí fue mi tío y padrino Manuel, que se marchó a Uruguay por una herencia antes de que yo naciera. Nunca regresó y no heredé nada de aquello. La vida es dura. Hay que moverse y cambiar en pos del sustento. Los abuelos de unos golpeaban con picos las galerías de Siero y los de otros usaban chuzos por las calles de Madrid. Los nietos hemos vivido de otras cosas, y hemos de seguir adaptándonos —cada vez con mayor celeridad— dado que la Tierra debe alimentar más bocas de forma sostenible.

Sin embargo, lo que me pareció más llamativo del programa referido es que el trabajador de origen humilde reconocido ahora como literato, que no como economista, jurista, tecnólogo, psicólogo o sociólogo, sostuviera descaradamente que hay medios para evitar que a “los de los libros” les pase lo mismo que a “los de la música”. Esta criatura sostuvo que se pueden defender los derechos de los autores desconectando a los internautas que no los respeten, como se está haciendo en otros sitios. Por cierto, me pareció que daba por hecho que esta medida se iba a terminar adoptando en España.

Los periodistas radiofónicos no recogieron ni hablaron de otras opiniones de buenos conocedores de la materia (libro electrónico) en relación con los derechos de autor. Tampoco se refirieron a noticias como la de que Google está pagando a los autores de los libros que escanea.

Ayer no supe resistir el impulso de enviar a Nierga el mensaje de correo siguiente (editado):

juanjo-millas_premio-planeta

El escritor Millás firmando en la Feria del libro de Madrid de junio de 2007 (cc Rafael Robles, Flick 070602)

Estimada Gemma:

En el programa de ayer sobre el libro electrónico tuve oportunidad de escuchar algunas declaraciones de Juanjo Millás sobre cómo se podrían proteger los derechos de los autores imponiendo ciertas medidas desde el poder.

Sin entrar a evaluar las posibilidades técnicas y legales que existen realmente para controlar las comunicaciones y relaciones de intercambio libre sin ánimo de lucro entre los ciudadanos, me gustaría que considerases que las leyes sobre los derechos de los autores cambian con el tiempo (hace pocos siglos no existían; me refiero a esas leyes, no a los autores). ¿De qué vivían los autores literarios y musicales antes de que se inventasen la imprenta y el fonógrafo?

También te agradecería que valorases el que algunos gremios de trabajadores, como el de los autores estadounidenses, hacen propuestas idiotas (propias de ignorantes) que son rechazables desde el punto de vista de la gran mayoría de los ciudadanos. Éstos son quienes eligen a sus representantes que votan las leyes y los que deciden cómo gastar su dinero comprando libros encuadernados, reproductores electrónicos, conexiones de banda ancha, etcétera. Como los recursos son limitados, hay que maximizar las utilidades de todos, y no sólo de una parte.

Animándote a que sigas difundiendo las enormes posibilidades de los libros electrónicos, y a que contactes con otras personas que me parece que saben algo más que Juanjo sobre ebooks y nuevas tecnologías de información, te saluda cordialmente,

papyre-61

Imagen del Papyre 6.1 (cc guatman, Flickr 080116)

José Mª Peláez
Oyente esporádico

Confío en que los periodistas o comunicadores con presencia en los medios de información recuerden que su trabajo ha de facilitar la creación de opinión entre los ciudadanos, pero no consiste en respaldar la de sus amigos o en colarnos la suya, como si fuera “palabra de dios”, aprovechando su control de la palestra. Tampoco debieran limitarse a reforzar los puntos de vista de sus invitados sin ofrecer otros ni exponerlos a razones contrapuestas.

Una de las ventajas de internet es que los ciudadanos disponemos ahora de un gran medio de expresión y acción, aunque Juanjo Millás considere que «Un tonto es tonto en analógico y en digital, en diferido y en directo. La fantasía de que en Internet hay más inteligencia que en el universo de papel no está contrastada y nos hace perder mucho tiempo.»

Ahora no tenemos que ser Millás ni disponer de dinero para publicar nuestro punto de vista y conectar con otros ciudadanos. También podemos coordinar acciones de respuesta frente a los “mensajes emanados del poder” para tratar de poner coto a los desmanes de las nuevas generaciones, perpetuar los modelos obsoletos y pagar así hipotéticas deudas electorales, por decir algo.

[Actualización: «“La SGAE necesita borrón y cuenta nueva”»

Entradas de este cuaderno con alguna relación: ¿Podrá soportar España 4.000.000 de bajas de clientes de banda ancha?Escenificación estúpida sobre bancos, La marcha de las generaciones.

Suscribirse a las entradas de este cuaderno mediante un lector.

6 comentarios to “Periodismo, opinión y libro electrónico”

  1. gmobuelna said

    Me quedo con esta frase tuya: “sino el hecho de que la cadena tradicional de los libros no se estuviera preparando para lo que se le venía encima, especialmente teniendo la experiencia de la música”.

    Soy amante de los libros, escasos son los malos libros con los que me he topado, pues desde determinada perspectiva cada libro tiene una razón de ser.

    Pero me apasiona que la tecnología dimensione a los escritores, ¿que importan si no es a través de un legajo de hojas encuadernadas? Al final, la importancia de los libros radica en las ideas que propagan, en la historia que nos quiere contar el autor, en los sueños que nos promueven, en las ideas que nos crean, etc. ¿Por qué cerrarnos a las nuevas tecnologías? Imaginemos cuando solo había manuscritos, y de pronto con Gutemberg la gente criticara a la imprenta por bloquearle la vida a los manuscritos. La humanidad le debe mucho a la imprenta, dejémosla descansar, apoyemos a dispositivos como el Kindle, abaratan bastante la lectura y nos evitamos el costo o gasto de distribución. Leer un bestseller por medio del kindle puede representar un 20% del valor del libro y sus gastos de comprarlo, o incluso abaratarlo más. ¿Cuanta gente más podrá tener acceso a las ideas al abaratarse de esta forma la lectura? Amazon está pegando el primer golpe con el Kindle, se asegura de controlar en gran parte a la piratería, los editores le están dejando un jugoso negocio a Jeff Bezos, y el ejemplo de lo que ha pasado con la música es muy ilustrativo.

    saludos desde Tijuana, México, tienes un excelente Blog, felicidades.

  2. Gmobuelna, traté de reproducir la frase de Millás lo más fielmente posible. Comparto tu punto de vista sobre dónde está el verdadero valor de los libros. No esrá en su “cadena” de encuadernación y distribución, por mucho que se nos quiera hacer creer desde algunos poderes que la cultura es un sector industrial y económico y nos quieran “encadenar” a ella. Me alegro de que te guste el blog.

  3. Rafa said

    Por razones profesionales, estoy cerca de ese “mundo editorial”. Y las sensaciones que tengo sobre su capacidad de aprendizaje no son buenas. Desde fuera, resulta interesante empezar a ver ahora si les pillará “el toro” como ocurrió con las discográficas con la aparición del formato mp3, al que todavía no han sabido adaptarse.

    Los periódicos intentan subirse a la ola digital, con mayor o menor fortuna (Marca y El Mundo vs ADN.es), pero desconozco las cuentas de resultados (si existen) de la parte web por si misma.

    Pero el caso de los libros es llamativo. En España parece que no siquiera se quiere reconocer que existe una realidad de lectores de libros electrónicos, ebooks, pdfs o cualquier otro formato. Se entiende que es un nicho de y para frikis lleno de manuales de javascript y mySQL. ¿Habrá que esperar a que el emule o el torrent de turno se llene de novelas de Perez Reverte para que lo entiendan? ¿Nadie del mundo editorial tiene un iPod y al mirarlo, se da cuenta de que la historia se puede repetir?

  4. Rafa, me parece que esa repetición del fenómeno de la música podría tener un impacto mayor dada la facilidad de hiperenlzar textos de libros. Muchos tienen alguna relación entre sí por el motivo que sea (autor, género, estilo, tema, lugar, época, hecho histórico…) pero sus derechos pertenecen a editoriales distintas. Como ellas difícilmente lograrán ponerse de acuerdo, los usuarios los irán relacionando por libre. Ya veremos…

  5. La lectura electrónica se impondrá en este siglo, definitivamente. Las editoriales que no comprenden eso, pues simplemente se quedaran por el camino. Ya existe una nueva generación, que lee exclusivamente en medios electrónicos y prácticamente no usa el papel, no le encuentran el gusto, la tinta les ensucia los dedos y cuando acceden a un libro de papel, extrañan las sensaciones del teclado, el poder del mouse y la virtualidad de la pantalla, que es donde ahora estas generaciones desarrollan la imaginación. Y todo es es bueno porque al fin y al cabo el objeto principal que es la lectura, tiene el futuro asegurado.

  6. Gustavo, creo que también va creciendo el número de personas de las generaciones más mayores que se interesan por la lectura electrónica, y que los nuevos dispositivos contribuirán mucho al progreso de esta tendencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: