Blog de JoseMPelaez

Aprendimiento: aprender del entorno con atrevimiento

Necesitamos un cambio de mentalidad

Posted by josempelaez en Lunes, 23 febrero 2009

En nuestro camino vital podemos seguir a otros o participar activamente en nuestros proyectos. En ambos casos seremos responsables de lo que nos pase. Un inconveniente de ser protagonistas es que tendremos que afrontar muchas incertidumbres y no pocas paradojas. Una ventaja es que no estaremos solos durante el viaje.

dia-sin-jueces

La huelga de jueces (cc Manel Fontdevila, Público 090218)

Mi esposa insistió el sábado en que viera una presentación que me había enviado de entre las numerosas que recibe en sus cadenas de correos-e. Era un modesto montaje audiovisual sobre una veintena de paradojas relativas a la vida. Aparte del interés intrínseco, su visionado reforzó en mí la idea de reflexionar en este cuaderno sobre algunas paradojas económicas tras haber escrito mi nota anterior sobre marchar hacia el acantilado, que terminé con varias preguntas en la cabeza. 

¿Podremos encontrar caminos ilusionantes sin tener que depositar nuestra confianza en una “clase dirigente” con muchos líderes de pacotilla que, en demasiados casos, resultan elegidos tras haber manipulado concienzudamente la opinión pública mediante herramientas importadas de la mercadotecnia? ¿Bastará la confianza que tengamos en nuestro trabajo, ya sea por cuenta ajena o propia, y en la senda vital elegida para movernos en la dirección más acertada hacia… la riqueza, el poder… la libertad, la sabiduría, la invención, la perfección, la felicidad…? ¿Sabremos lidiar nosotros, los ciudadanos libres, con las paradojas que no son capaces de resolver nuestros dirigentes políticos? ¿Será suficiente el ayudarnos de la cooperación con nuestro círculo más próximo de amigos y conocidos (o red social, como muchos dicen ahora)? ¿Tendremos que localizar nuestros afines y complementarios para aprender de sus experiencias en un entorno global?

Martín Varsavsky ha publicado unas reflexiones interesantes comparando las situaciones económicas española y argentina con cierto conocimiento de causa, y ha aportado algunas recomendaciones. Supongo que la lectura del artículo de José Catalán Deus en la web de su fundación para una democracia segura, que referí al final de mi última entrada (siguiendo una pista suya), habrá tenido algo que ver. Estoy bastante de acuerdo con las sugerencias de Martín, sobre todo en lo referente a la variable educación y a las capas de burocracia, pero sostengo también algunas discrepancias que intentaré matizar aquí y en otras entradas.

Residencia noruega en la costa valenciana (©S.C., El País 060710)

Residencia noruega en la costa valenciana (©S.C., El País 060710)

Hay muchos políticos, directivos y líderes sindicales que declaran que hay que invertir en conocimiento y que debemos de cambiar nuestro modelo de crecimiento económico. Bien, eso está bien, pero sobre ambas propuestas tengo ciertas cosas que cuestionar. 

Hoy escribiré algo sobre la segunda. ¿Por qué no debemos de seguir desarrollando nuestras fortalezas, aunque sean en el ladrillo y el turismo? ¿Es que ya no vamos a necesitarlas? Además, como explica Sergio Montoro, no podemos basar nuestro futuro económico próximo en lo que aún no tenemos, aunque sea bueno diversificar a largo plazo como escribe Martín (si hay ventajas sostenibles, habría que añadir). Y digo yo: ¿por qué no hemos de centrarnos en corregir los excesos y profundizar mejor en lo que podemos hacer con ventaja comparativa respecto a otros países dadas nuestra cultura laboral, diversidad geográfica, ventajas climáticas y formas de vida? 

Por ejemplo, hay muchas formas de construir y muchos tipos de construcciones. Las empresas españolas de este sector tienen buena experiencia internacional, han trabajado en Europa, América y Asia, y el continente africano está más cerca de España que de la mayoría de los demás países desarrollados. Por otro lado, siempre habrá un futuro en Europa para el turismo de enriquecimiento cultural, reconocida gastronomía y buenos cuidados sanitarios para personas mayores, que suelen tener dinero ahorrado y pocos gastos de otros tipos.

No obstante, mi razón más básica ahora para persistir en lo que hacemos mejor que otros es que considero que la tasa de desempleo actual, aparte de muy alta, es superior a la oficial —además de creer que la tasa que tendremos a final de 2010 será superior a la que pronostican algunos expertos europeos—. Es decir, hay que actuar a muy corto plazo para obtener algunos resultados dentro de pocos meses.

smoking-ban

Metáfora sobre la mentalidad a partir de una composición sobre el no fumar (cc Oliver Lavery, Flickr 060418)

Sin embargo, el necesario «cambio de mentalidad del español medio para que deje de pensar que el gobierno es el que tiene que arreglar todo y contribuir a título personal para que su país mejore», que dice Martín, no se logrará en veinte meses. Tampoco creo que vaya a conseguirse dentro de veinte años, es decir, el tiempo que emplea en formarse toda una nueva generación de trabajadores. 

Para lograr un cambio significativo de esa naturaleza se requiere de una acción educativa de gran calidad, continuada y profunda desde la edad preescolar que potencie la libertad, el conocimiento y la responsabilidad. Sólo así podría alcanzarse una mejor valoración sociocultural de la iniciativa emprendedora y de la asunción personal de riesgos sin buscar fuera a los responsables de lo que nos sucede. Si los bancos o los comercios nos ofrecen productos que no nos interesan, o que no podemos pagar con nuestros ahorros e ingresos, no tenemos ninguna obligación de adquirirlos

Considero que disponer de esta mentalidad económica bien difundida es algo que está lejos de conseguirse a medio plazo tras haber visto los resultados de las reformas educativas de los últimos años. A esto debo sumar los del litigio sobre la asignatura de EpC cuyas directrices, además, me parece que no abogan mucho por el cambio de mentalidad referido a favor de los emprendedores y empresarios. También podemos analizar los resultados de la lucha cotidiana por la aplicación de la legislación para erradicar la violencia doméstica, o de la existente para respetar las libertades de los no fumadores. Entiendo que estos casos ilustran lo difícil que es lograr un cambio de mentalidad en pocos años, y el percatarse de que la normativa, ya sea vieja o nueva, es tan sólo un ingrediente, resultando ineficaz en demasiados casos.

Termino esta nota con una paradoja: no se puede salir pronto de una crisis económica con medidas que tardarán varios lustros en fructificar, si acaso, ya que demandan un relevante cambio de mentalidad.

Entradas de este cuaderno con alguna relación: Confiar y marchar al acantiladoMedidas y duración de la crisis, Educación: una verdad incómoda.

Suscribirse a las entradas de este cuaderno mediante un lector.

11 comentarios to “Necesitamos un cambio de mentalidad”

  1. Yoriento said

    “¿Por qué no debemos de seguir desarrollando nuestras fortalezas, aunque sean en el ladrillo y el turismo? ¿Es que ya no vamos a necesitarlas? Además, como explica Sergio Montoro, no podemos basar nuestro futuro económico próximo en lo que aún no tenemos.”

    Me parece una gran reflexión antiperogrulladas estilo “tenemos que desarrollar nuestra economía productiva y nuestra industria, y la sociedad del conocimiento” como si fuesen medidas tácticas que solucionarán las cosas el año que viene.

  2. Alfonso, todavía me estoy preguntando el porqué no han intervenido las “entidades con dificultades” depurando responsabilidades y no han usado el dinero público para “transformar” los plazos de cobro. Me indigna que éstos no estén ya por debajo de los 30 días en unos tiempos en que se nos llena también la boca con los “avanzas” para TI y las “red.es”. ¿Se necesitará también el cambiar la mentalidad?

  3. Yoriento said

    Pues sí, es un poco curioso que medidas tan sencillas y directas como reducir plazos de cobro no se estén aplicando. ¿Por qué la simplicidad cuesta tanto? Cuando coordiné en su momento una entidad no lucrativa en temas de inserción y empleo los únicos problemas que teníamos eran los de tesorería, no había otros¡¡ Pero en tiempos de crisis son letales…

  4. Como siempre José María, amigo, es todo un reto comentar una de tus entradas. Tejes el argumento de forma tan irreprochable que es difícil intervenir si no es para decir “estoy de acuerdo”.

    Es una entrada con muchas ideas y de calado. Aparte de la ya citada por Alfonso, quiero destacar, porque ocupa también mis reflexiones, el dilema que planteas sobre cómo organizarnos, los ciudadanos-individuos, para superar el actual estado de una clase política que es incapaz, y en algunos casos corrupta directamente.
    Y que, aunque haya en su seno personas que tengan buenas intenciones – que las tiene que haber – el sistema establecido -partitocracia- no permite que éstas emerjan y que al final acaben siendo como las demás.

    Quizá antes de buscar modelos revolucionarios de organización, sea más fácil corregir lo peor del existente mediante listas abiertas, circunscripción única, recuperación por el estado de competencias clave como la educación y la sanidad, descentralización del estado (que no es lo mismo que desmembración que es lo que hay ahora), descentralización de la gestión que no de la decisión, …

  5. Luis, me sigues sacando los colores. Comparto muy mucho el gran reto que planteas sobre qué podemos hacer los individuos corrientes. Creo que, participando en política, hay mucha gente como nosotros, pero mi experiencia organizativa me dice que no suelen estar en las capas directivas; su forma de pensar las aleja de ellas. Es otra de las paradojas que trato de desentrañar en este camino de pseudoescritor.

    Me considero “darwiniano” y creyente en la evolución. Una de mis preguntas es: ¿podrán aplanarse y “cooperativizarse” las estructuras del poder político?

  6. Peritta said

    Mucho analista económico, mucho tío listo con gafas y master en siete u ocho cosas, muchos informes de quinientas páginas y muchos gráficos estadísticos con datos más o menos maquillados, pero en Aquí, antes Estadoespañol, antaño Éste País, en la prehistoria blanquinegra España, se lo digo yo:

    naide tie ni puta idea.

    Total que nos cuentan un montón de cosas de la crisis para acabar concluyendo que la culpa si no es de los bancos será nuestra, pero por el mismo motivo, por vivir por encima de nuestras posibilidades. Ya ves tú.

    Luego sale el Ministro de Industria (el nuestro) a decir que no nos cortemos y que consumamos más, a ser posible productos españoles (supongo que serán de los que se fabrican en China o en Marruecos), pero que sigamos consumiendo, que si no va a ser mucho peor. Y la plebe se acaba preguntando: ¿en qué quedamos?.
    ¿Nos están insultando?, ¿nos están tomando el pelo o solo nos están gastando una broma?.

    No sé si inocente.

    Pueden decir lo que quieran, pero la plebe sabe de fijo que en los años de bonanza los jornales no subieron a la misma velocidad que los precios y si en el año 2000 una cerveza o una hogaza de pan valía veinte duros, ahora vale un euro y pico y en cambio uno no gana ahora el doble que lo que ganaba entonces ni de guasa. Si es que uno no se ha quedado, claro,
    en paro.

    A mi me ofendía que el Solbes dijera que la vivienda subiera el triple de lo que lo hacía el IPC y me preguntaba si es que el IPC, como tantos otros números macroeconómicos de ésos con los que nos abruman, no lo tenían mal calculado. Más tarde lo que subió con fue la cesta de la compra, pero no la lubina o el jamón ibérico sino los huevos y las patatas, y el tío éste nos dijo que cenáramos conejo en Nochebuena, aunque puede que alguna cuñada entendiera la cosa por lo militar, y que dejáramos de dar propinillas en los bares que éso lo que hacía era subir la inflación.

    Te lo juro.

    No sé, pero hace tiempo que hasta nuestros analistas más rústicos han dejado de tomar en serio cualquier cosa que diga este señor o cualquier informe u ocurrencia que provenga de su ministerio. Bueno,

    del nuestro.

  7. […] Necesitamos un cambio de mentalidad […]

  8. Peritta, gracias por pasarte y compartir tu punto de vista. Ha tardado en salir publicado porque cayó en “la red del antispam”. En relación con lo que apuntas, opino que los políticos piensan, dicen y hacen de manera poco consistente. Una verdadera lástima.

  9. […] Necesitamos un cambio de mentalidad […]

  10. […] Entradas de este cuaderno con alguna relación: Transformación para salir de la crisis, Necesitamos un cambio de mentalidad. […]

  11. JUAN MANUEL ALCAIDE GONZALEZ said

    SOLO QUIERO ESCRIBIR Y PENSAR QUE ESTE MENSAJE PUEDE LLEGAR AL FONDO DEL SER. LO QUE QUIERO DEJAR A ENTENDER ES Q ESTE MUNDO ESTA VIVIENDO UNA ETAPA DE CRISIS Y NO ECONOMICA SINO ESPIRITUAL, TAL VEZ MUCHOS ME DIGAN LOCO, TONTO, CHIFLADO O CUALQUIER OTRO CALIFICATIVO DENIGRANTE. ESO ES LO QUE PASA EN EL MUNDO. LA SOCIEDAD ESTA EN UNA ETAPA DE ESTRES QUE NO SE HA PUESTO O NOS HEMOS PUESTO A PENSAR EN SENSIBILISARNOS EN VER MAS ALLA DE LO QUE A DIARIO TENEMOS. NOS ESTAMOS TERMINANDO LA VIDA EN ESTE PLANETA, ARREVATANDO TODO Y QUERIENDO CADA VEZ MAS CUANDO NO HEMOS VISTO QUE TAL VES AYUDANDO PODAMOS OBTENER MAYOR BENEFICO. ME DOY CUENTA QUE EL MUNDO NECESITA UNA SIEMBRA EN EL PENSAMIENTO DE LA SOCIEDAD, NO QUIERO SER LA SEMILLA QUE LO HAGA SINO INVITAR A QUE TODOS Y CADA UNO EMPECEMOS A SER ESA SEMILLA CAMIBANDO NUESTRAS FORMAS DE PENSAR EN SENSIBILIZARNOS CADA DIA MAS, VIVIR EN UN LUGAR LLENO DE PAZ Y AMOR DONDE TODO AL REDEDOR SEA DE ARMONIA Y TRANQUILIDAD, TAL VEZ PORQ NO HABLAR TEOLOGICAMENTE HABLAR DE UN DIOS PERO NO UN DIOS DE UNA RELIGION SINO UN DIOS PARA TODA RELIGION UN DIOS UNIVERSAL. NO IMPORTA QUE PREFESES LO QUE IMPORTA ES Q LO LLEVES A CABO UN CAMBIO DE MENTALIDAD CAMBIAR ESTEREOTIPOS Y TODO AQUELLO QUE EN SU MOMENTO NO DEJA SALIR TU VERDADERO YO. AQUEL YO QUE REALMENTE TE HACE SENTIR BIEN, FELIZ CONTIGO Y CON LOS DEMAS. A QUIEN NO LE GUSTARIA UN CAMBIO DE MENTALIDAD ESA ES UNA RELIGION ACEPTARSE TAL CUAL Y ACEPTAR A LOS DEMAS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: