Blog de JoseMPelaez

Aprendimiento: aprender del entorno con atrevimiento

Cuestionar lo sabido

Posted by josempelaez en Viernes, 5 junio 2009

Durante los últimos años, llegada la época preveraniega, me toca conducir varias sesiones de un programa de formación universitaria de postgrado. Es una buena cita para repensar sobre el aprendizaje de muchos años, así como para recopilar lo más relevante de lo aparecido sobre mi materia durante el último. También lo es para preguntarme: ¿hasta dónde van a poder seguirme los participantes de esta edición?, ¿debo limitarme a satisfacer sus expectativas, por erróneas que considere algunas de sus premisas?

musee-informatique

Informática de ayer (Musée de l'Informatique - Grand Arche)

El sábado pasado tuve las tres primeras sesiones de este año en el Máster Ejecutivo de Operaciones en el que colaboro. Es uno de los hitos que me llevan a reflexionar sobre lo ocurrido en el último año en relación con la materia que me corresponde: los sistemas y tecnologías de información para la dirección de operaciones y logística. Suele haber una decena de participantes entre 28 y 42 años con una base heterogénea. No obstante, predominan los que trabajan en operadores logísticos, ya sea en actividades de staff o de línea.

Una vez realizada la introducción y tratada la “logística” del curso, procuro centrar las expectativas respecto de las cuestiones nucleares que vamos a abordar. Conduzco las sesiones mediante preguntas, reflexiones, discusiones y debates de noticias y casos. Para ello sigo una urdimbre con varias transparencias que los participantes reciben antes por escrito.

Resulta inevitable hablar de los sistemas y de la informática de ayer, de hoy y de mañana para la gestión de procesos extractivos, explotaciones productivas, cadenas de suministro, operaciones de transporte y logística, instalaciones manufactureras, centros de almacenaje y distribución, redes de abastecimiento, servicios de mantenimiento, plantas de recuperación…

Sin embargo, en todo momento intento que no se pierdan entre nuestros vericuetos mentales los elementos básicos de las nueve sesiones de 80′ netos con el grupo que “dinamizo”, que diría un community manager experto en marketing de redes sociales. En la práctica, procuro conectar siempre lo que estamos tratando con dos conceptos nucleares en mi materia: las operaciones y las decisiones.

predictibly-irrational

Imagen del libro «Predictibly Irrational» de Dan Ariely

Este año, por lo que sea, la relación entre decisión y elección se produjo en la primera intervención. ¡Bingo! Desde este punto no resulta difícil navegar hacia capturas y procesos de datos, a conformar informaciones y a generar conocimientos aprovechando el progreso científico, con sus principios, métodos, técnicas, patrones, protocolos, reglas, esquemas, normas, modelos, teorías, paradigmas… Lo que ocurre es que éstos no son inmutables, ni se aplican siempre al decidir.

Evidentemente, los procesos racionales basados en premisas, razones y conclusiones no son los únicos que intervienen en las decisiones. Las emociones y las intuiciones hacen que nos equivoquemos en muchas ocasiones. Por otra parte, en las sesiones también cuidamos el no pensar que la tecnología es lo que más causa o resuelve nuestros problemas operacionales. Los casos que empleamos tratan de mostrar que los aspectos culturales y organizativos suelen ser más determinantes.

Lo de enmarcar las operaciones costó un poco más en esta ocasión, a pesar de que varios de los asistentes tenían ese término en los títulos que describen sus ocupaciones laborales. Unos las relacionaron con las actividades medulares de una organización. Otros pensaron en lo militar, con sus bases, diarios e investigación de operaciones. También los hubo que hablaron de la ejecución de procesos empresariales e incluyeron todos los cotidianos, desde las interacciones con los clientes hasta los asientos contables. No mencionamos la relación entre ópera y operaciones.

Tras acordar un concepto de operaciones que nos permite seguir dentro del alcance de la maestría y de mi materia, pasamos a trabajar con algunos mapas, modelos mentales y ejemplos de actualidad para reflexionar sobre los sistemas, las redes, los flujos y los cambios. La ingeniería busca construir cosas estables y durables, pero los intercambios comerciales que hay después de las operaciones productivas y logísticas se rigen por otras normas.

carga-logistica

¡Vaya una carga! (cc Blog de Luis L Méndez 090519)

Pocos saben al comenzar el curso que operaciones y logística son dos vocablos conectados etimológicamente a través de la razón y el cálculo. Semánticamente hablando, una actividad logística consiste en planear, razonar o prepararse para luego poder ejecutar eficaz y eficientemente otros tipos de operaciones (básicamente militares entre 1800 y 1950). En el lenguaje y práctica actuales se dice que el transporte, el almacenaje, el avituallamiento o la manipulación son «operaciones logísticas».

En un contexto etimológico (griego → francés → inglés → español), una operación matemática —«conjunto de reglas que permiten, partiendo de una o varias cantidades o expresiones, llamadas datos, obtener otras cantidades o expresiones llamadas resultados»— es más logística que la preparación de un pedido o la confección de un paquete. Por otra parte, también podemos ver todas las operaciones ejecutadas en un sistema productivo como la parte logística de lo que se busca teóricamente: la satisfacción del cliente.

Llegados a este punto, los participantes suelen estar ya completamente descolocados e invadidos por un sentimiento de inseguridad notable sobre lo que es logística y lo que son operaciones. Una vez cuestionadas, sus bases conceptuales de partida se muestran inestables. ¿Estarán dispuestos y serán capaces de repensar las cosas objeto de las sesiones desde unas premisas más próximas a las raíces de las necesidades y problemas que perseguimos resolver? ¿Van a saber decidir cómo seguir?

Tras varios años he observado que unos grupos lo logran mejor que otros. Como yo lo hago más o menos igual, colijo que la capacidad y atención de los participantes juega su papel al obtener unos resultados heterogéneos. No obstante, todos los años trato de mejorar la manera de condensar en una docena neta de horas lo aprendido al respecto durante treinta y cuatro años de trabajo y veintidós de preparación. ¿Conseguiremos destilar en el grupo lo esencial de los sistemas de información para decidir mejor en nuestras operaciones?

Entradas de este cuaderno con alguna relación: Expectativas, palabras y pensamientos.

Suscribirse a las entradas.

8 comentarios to “Cuestionar lo sabido”

  1. Maravillosa disertación de la logística, operaciones y procesos. Apreciado José Mª, sin lugar a dudas, conseguirás con tu certera plática, que conceptualmente aprendan y asimilen lo esencial, de modo que mejor puedan aprovechar, utilizar y aplicar las necesarias herramientas de gestión y calculo complejos… Felicidades, Gracias y saludos para todos…

  2. Bueno Monty, espero que el universo te escuche y mis charletas les sirvan de algo. En cualquier caso, veremos lo que dicen en el “survey”.

  3. Gracias por lo de Monty ;))… Bienvenido a mi familia..
    en cuanto a tus charletas, más nos vale, que la audiencia te presten atención, tomen buena nota y aprendan a dominar al hall que viene… si queremos seguir disfrutando del paisaje…

  4. Rafa said

    “en las sesiones también cuidamos el no pensar que la tecnología es lo que más causa o resuelve nuestros problemas operacionales”. Acertadísima reflexión.

    Incluso en logística, donde casi por definición se trata de ejecutar procesos repetitivos de acuerdo a un modelo predefinido, los sistemas de información no pueden (no deben) ser la panácea o la excusa a la que asignar los éxitos o los fracasos. Ese es un error que suele venir de las presentaciones comerciales de consultores o proveedores de software que nos cuentan que sólo por implantar su software reduciremos el stock, mejoraremos el aprovisionamiento o necesitaremos menos metros cuadrados de almacén.

    Los que trabajamos en sistemas intentamos siempre ayudar a la ejecución de las operaciones, muchas veces mediante avisos (kan-ban), alarmas o poniendo dificultades a la ejecución del error (poka-yokes). Pero ni siquiera eso supone la identificación del sistema con el proceso. Por definición, un sistema es un modelo (y por tanto, una simplificación más o menos acertada) de esa realidad. Separar esos dos conceptos es fundamental para luego intentar que los dos nos ayuden a lograr ese objetivo final de “la satisfacción del cliente”.

    PD: Creo que sería interesantísimo asistir a una de esas sesiones, ¿se admiten oyentes?

    • Rafa, veo que compartimos puntos de vista. En las sesiones, y dada la variabilidad de ese objetivo final, defiendo que hay decisiones que se deben tomar por las personas que trabajan en todos los niveles operacionales. Hay reglas en los procesos que no son programables, ya sea porque no son tales reglas o porque no resulta económico. Si no fuera así, todas las operaciones, incluso las logísticas, se estarían ejecutando “a máquina”.

      P.D. Te mando un mensaje de correo-e sobre la asistencia.

  5. […] embargo tras Android no solo está Google, está toda la Open Handset Alliance. Una vez nos visitó Jose María Peláez y nos enseñó a preguntar primero por los estándares. Si la Open Handset Alliance no consigue […]

  6. […] Cuestionar lo sabido […]

  7. […] Fuente: https://josempelaez.wordpress.com/2009/06/05/cuestionar-lo-sabido/ […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: