Blog de JoseMPelaez

Aprendimiento: aprender del entorno con atrevimiento

Panorama sustentador de corrupciones

Posted by josempelaez en Domingo, 11 octubre 2009

Las mentiras, tergiversaciones y ocultaciones sobre las que se sustentan las corrupciones que hemos observado en la vida política española me parecen demasiado generalizadas. ¿Cambiará este panorama con los políticos de las nuevas generaciones?

cupula_partido-popular

Rajoy "informa" sobre trama de corrupción (La Vanguardia, 090211)

Ayer aireé mi malestar con las conductas basadas en la mentira que considero están demasiado extendidas entre los políticos españoles. Aunque me apoyé para ilustrarlas en el comportamiento del PP sobre el caso Gürtel, podría haber puesto otros ejemplos de hedor sin remontarse a los Filesa, Guerra y Roldán del PSOE. No es que ahora considere análogos estos casos de corrupción (aunque los comparo más que Pablo Sebastián), pero todos se sustentan en mentiras y en criterios morales rechazables.

El editorial de hoy de El País recuerda «La distancia entre la moral que algunos de sus dirigentes [PP] pregonan en público, solos o en compañía de los obispos, y la que practican en privado: desde la afición a los regalos caros a los remedos de fiestas berlusconianas recogidas en el sumario.»

El ex ministro Solchaga declaraba en 1994 que «cuando en España llegamos a la democracia había que buscar dinero y los partidos hicieron lo que vieron que se hacía en todas partes, ni más ni menos». «Como hombre realista no me llama la atención. Nunca aspiré a que fuéramos todos espíritus puros». Así lo sentía y lo reconoció el economista navarro. Eso sí, lo hizo muy “a toro pasado”; el haberlo hecho antes debió de parecerles algo que no podrían justificar ante los ciudadanos.

pajin-aido_rodiezmo

Secr. Pajín y ministra Aído en Rodiezmo (Reuters. El País, 090907)

En 1987 yo trabajaba en una consultora especializada en organización y sistemas de gestión. Uno de mis mentores más queridos había hecho muchos proyectos de “racionalización administrativa” para organismos públicos. Un día me contó escandalizado que uno de los más estrechos colaboradores de Sancristóbal le había dicho algo así como: “Gonzalo, ya es hora de que la izquierda también se aproveche del poder”. Y bien que se aprovecharon de los “fondos reservados”, y no sólo de ese dinero.

Natalia Ginzburg ha escrito en su último libro de ensayos sobre muchas cosas importantes que no suelen ocupar las portadas de los periódicos. Según Martín Garzo, «Todo el libro es un hermoso ejercicio de inteligencia, ternura y bondad.» Refiriéndose al sexo, Natalia escribe: «no mentir, no traicionar, no humillar, no dominar; éstos son los propósitos que una persona debe mantener con toda su alma en las relaciones sexuales como en cualquier acto de su vida».

Antes me he referido a Solchaga, que no aprueba alguna medida económica del gobierno actual pero, especialmente, considera una majadería hablar de la “crisis del ladrillo”. También ha criticado la manera en que se ha explicado la salida de Solbes. Éste —uno de los escasos altos cargos que sobrevivió a la etapa felipista de corrupciones— dejó sus puestos en el Gobierno y en el Parlamento por varios motivos. ¿Tenemos derecho los ciudadanos a saberlos todos? ¿Creemos al Presidente cuando habla de la amistad que los sigue uniendo?

Costa, secretario gral PP Valencia (José Cuéllar. El Mundo, 090201)

Costa, secretario gral PP Valencia (José Cuéllar. El Mundo, 090201)

¿Creemos a Salgado, la sustituta de Solbes, cuando omite hablar de riesgo de recaída en su comparecencia del Senado? ¿Vamos a poder confiar en sus análisis y pronósticos sobre nuestra crisis económica? ¿Nos parece bien su análisis de que «La economía española es como las mujeres. Aunque estén igual de capacitadas, tenemos que trabajar el doble» para que sea reconocida en el plano internacional?

Los altos cargos socialistas de hoy sólo aparecen en las noticias sobre supuestas financiaciones irregulares cuando son acusados de persecución por los desvergonzados. No obstante, ¿cómo hemos de calificar muchas subvenciones, subsidios y transferencias procedentes de nuestros impuestos? ¿A cuántos representan y de qué viven los que declaran que el gobernador del Banco de España «debe irse a “su puta casa” si es que tiene “un poco de dignidad”» porque no quieren que hable de la imprescindible reforma laboral?

¿Son aceptables las entregas de dinero que no salen de los “fondos reservados”? ¿En qué ambiente se han criado los políticos más jóvenes con responsabilidades en uno y otro partido mayoritario? ¿Van a seguir los mismos criterios que movieron a sus padres y hermanos mayores? ¿Van a transformar radicalmente nuestro panorama político? ¿Pensarán que es su hora de aprovecharse del poder? Pueden responder ustedes mismos…

Entradas de este cuaderno con alguna relación: Políticos contemporáneos y Miénteme, La caja del problema de los políticos, ¿Jugamos a la política o desarrollamos algo?, La política de gastos y gestos.

Suscribirse a las entradas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: