Blog de JoseMPelaez

Aprendimiento: aprender del entorno con atrevimiento

Archive for the ‘educación’ Category

De líderes y chulas

Posted by josempelaez en Jueves, 22 octubre 2009

Cada vez veo menos utilidad a los libros de prácticas y recomendaciones instrumentales sobre liderazgo. Considero que, en gran medida, no han ayudado a transformar la realidad social que se podía observar antes y se puede observar ahora.

lvg_ken-blanchard

Entrevista a Ken Blanchard (Lluís Amiguet, La Vanguardia 091021)

Ayer leí una entrevista con Ken Blanchard en La Contra. Lluís Amiguet había entresacado para encabezarla que «Las buenas notas por sí solas forman malas personas». Enseguida pensé algo así como “ese hombre debe de estar ya muy mayor de la cabeza; ¡qué desbarre!”

En mi caso, Blanchard y el libro The one minute manager, que escribió junto al “movedor de quesos“, están asociados desde hace un cuarto de siglo. Nunca logré pasar de sus primeras páginas, aunque era un libro de lomo fino que aún debe de esconderse en mis estanterías (y del que algún pdf que otro se puede encontrar en la web). El vago recuerdo que conservo sobre mi abandono es que lo veía como una recopilación dialogada de consejos para que, haciendo esto y lo otro, un manager pudiera alcanzar el culmen de su tarea.

A pesar de lo atractivo del título del recetario, incluso con treinta y pocos años y otras ilusiones, no me veía capaz de elaborar, cocinar y tragar aquellos ingredientes. Hoy, tras haber cambiado la idea del “mánachment” que tenía entonces, no creo que se me ocurriera comprar algo así —y menos después de leer esta entrevista a uno de sus autores—.

Me incomoda que todavía haya quienes paguen o dediquen su tiempo a escuchar recetas “lideradoras” de esa y otras clases parecidas. Pero la realidad es que haberlos, haylos, y reconozco que también contribuí en su día, aunque fuera modestamente. ¡Cómo podemos alterar nuestras ideas tras observar lo que va sucediendo a nuestro alrededor con el tiempo!

¿A qué me estoy refiriendo?, quizá se pregunte alguno. Pues a que las recomendaciones orientadas a reforzar el papel de las personas en las organizaciones son contradictorias con que haya que liderarlas o gestionarlas. Lo que habrá que hacer es enseñarlas para que aprendan, digo yo, como siempre han hecho los buenos maestros, ya fuera en las escuelas o en los talleres.

mas-chula_mostoles

Fragmento reportaje "Un problema de educación" - Antena 3, 091013 (Vídeo en You Tube por TheMadsen23, 091021)

Pero claro, y hablando de finanzas, el locuaz Ken dice que «Los poseedores de los mejores expedientes académicos están pagándose sueldos increíbles con nuestros impuestos.» ¡Ahí queda eso! Según él, «Todo el sistema educativo se ha transformado en una máquina de calificar, seleccionar, segregar, categorizar, dar notas… Educar se ha reducido a hacer la selección de personal desde la cuna hasta el despacho de jefe. Y por el camino quedan los perdedores.»

«Se inculca la necedad cuantificadora: ha habido varias generaciones de obsesos por los resultados desde el parvulario.» «Todos los niños quieren aprender hasta que les empiezas a poner notas: los que suspenden acaban odiando el cole: ¿por qué clasificar a las personas por sus resultados desde la cuna? Esa es la receta segura para la avaricia y luego la desdicha: de los que suspenden y de los que acaban en Wall Street.»

Pues mi experiencia no concuerda con la de Ken. Tengo amigos que sacaban muy buenas notas escolares y universitarias y que ahora son estupendas personas e investigadores, profesores, empresarios, inspectores fiscales, etcétera. También conozco otros con buenas notas y buenas personas que se dedican a las finanzas.

No obstante, los que conozco que más se parecen a los tiburones financieros que describe Ken son los que no sacaban tan buenas notas. No creo que los desalmados que critica Ken tuvieran los mejores expedientes académicos. Más bien al contrario.

Hoy he “conocido” a Rebeca, que fue también entrevistada hace poco por Antena 3. Creo que su caso también contradice a Ken. Además de ilustrar un tipo determinado de liderazgo, la “más chula de Móstoles” no se muestra nada desdichada con 16 años después de “aprobar” tan sólo dos asignaturas. ¡Vaya tela! Tremendo, tremendo…

Entradas de este cuaderno con alguna relación: La motivación de los otros, Educación: una verdad incómoda, La motivación de cada uno, La motivación de los talentos.

Suscribirse a las entradas.

Posted in educación | Etiquetado: , , , , | 7 Comments »

La motivación de los otros

Posted by josempelaez en Martes, 16 junio 2009

¿Hasta dónde se puede imponer un determinado modo de funcionar en una organización social? ¿Qué papel han de jugar los gobernantes y “dinamizadores” respecto del que han de desempeñar los “organizados”? ¿Qué motivaciones impulsan a unos y otros?

vida-de-los-otros

El capitán de la policía política de la RDA (Piñe, Punto Radio 080602)

«La vida de los otros» es el título en español de una película que me gustó mucho por varios motivos. Uno de ellos es la descripción que hace de la vida en una sociedad “muy organizada”, tanto de una manera intensiva como exhaustiva, o de una forma muy activa y amplia si así se me entiende mejor. La desaparición del régimen político que gobernó la RDA durante 50 años tras la Segunda Guerra Mundial fue simbolizada por la caída del Muro de Berlín en noviembre de 1989.

Entonces terminó una etapa donde la divergencia entre legislación y ética generó bastantes disonancias cognitivas entre sus habitantes. No obstante, la mayoría de la población se había adaptado a vivir bajo las normas y el control de una federación política única que, a través de sus muchos militantes, promovía y controlaba todas las actividades de la “organización social”. Creo que los parientes y simpatizantes de la Alemania Occidental constituyeron un apoyo relevante para los disidentes.

He recordado esa película por dos razones. Una es la situación que se está viviendo en Irán (otra democracia aparente) tras las elecciones del pasado fin de semana. ¿Qué poder real tienen y pueden ejercer hoy sobre los integrantes de una organización los que intentan determinar su funcionamiento, especialmente contra la oposición de un gran número de sus miembros? En cualquier caso, me parece que, en entornos culturales distantes en espacio y tiempo, siguen apareciendo fenómenos de control tristemente cercanos.

los-otros-madrileños

Editorial Avapies. Madrid, 1984 (Vallecas Todo Cultura)

La otra razón para haber pensado en la motivación de los demás ha sido el interesante documental «Flores de luna» que vi en la última sesión de «Versión española». El largometraje y las conversaciones versaron sobre la experiencia de muchos inmigrantes: los que se desplazaron desde la España rural a la urbana durante los años 50 y se asentaron en la finca de La Cambronera, al sureste de Madrid. Entonces era ya conocida como el Pozo del Tío Raimundo por el brocal que asomaba junto a la vaquería de antes de la guerra civil.

No fueron los únicos, ni los primeros ni los últimos. Las barriadas obreras de Orcasitas en Usera, San Cristóbal en Villaverde, Entrevías, Palomeras y Cerro del Tío Pío en Vallecas, Gran San Blas en Canillejas… fueron otros barrizales madrileños que también vieron llegar, esforzarse y luchar con dignidad a miles de campesinos que escapaban de la miseria —y en muchos casos también de la discriminación por su desafecto al franquismo— desde los latifundios andaluces, extremeños y manchegos.

Esperanza Molina, una universitaria de la burguesía que vivió allí entre 1957 y 1964 publicando «Los otros madrileños. El Pozo del Tío Raimundo» en 1984, recordaba el viernes: «Si alguna motivación había en las personas, […] en la generación que hizo El Pozo, [… estaba en lo que decían] marcando enormemente, con una expresión fuerte: es que yo lo que vengo a buscar aquí es escuela y médico “pa” mis hijos. Que no sean como yo. Que puedan estudiar, que puedan aprender. […] A ver si ellos consiguen “un trabajo de corbata”».

La voz del relato introductorio decía que: «Este barrio obrero se convirtió en modelo de organización y referencia social. Su lucha basada en la cooperación, el esfuerzo y la conciencia de clase es todo un símbolo de superación personal y colectiva». Los niños y jóvenes que llegaron en los años 50 y 60 fueron ayudados por los educadores de colectivos sociales de la época. Entonces eran jóvenes universitarios voluntarios y sacerdotes jesuitas practicantes de la teología de la liberación.

autoconstruccion_el-pozo

Autoconstrucción de vivienda baja en barrizal (RTVE 081124)

Fue una barriada autoconstruida en su origen, al estilo de lo que se hacía en sus pueblos de partida. En ella se demostró que, con unos padres emprendedores y decididos apoyados por buenos dinamizadores, se puede llegar a movilizar y a concienciar a los jóvenes para lograr el cambio que anhelaban. La transformación urbanística y cultural fue un gran caso de éxito de las asociaciones vecinales. Evidentemente, hubo que hacer grandes sacrificios y superar muchos dolores y sufrimientos.

No ha habido continuidad. Los jóvenes actuales han rechazado esa cadena de comunicación y de valores. El fracaso escolar actual es elevadísimo. Uno de los hijos de ayer y padres de hoy decía que ellos no tenían cultura y estaban ansiosos por adquirirla. Sin embargo, sus hijos están ahora rodeados por la cultura, pero no se interesan por ella. Tampoco aprecian la solidaridad que había entre los vecinos forjada en una lucha constante defendiendo sus reivindicaciones para mejorar su barrio y sus condiciones de vida y trabajo.

Arriba me he referido a los intentos de control de las organizaciones sociales porque la historia muestra que siempre aparecen un final y un cambio. También enseña que estas situaciones suelen repetirse. La esclavitud, el feudalismo, el despotismo, la dictadura… tienden a reaparecer con otras facetas. ¿Qué motivaciones tienen unos y otros? ¿Cómo se potencian o se frenan esos impulsos? ¿Puede equipararse lo legal con lo ético? ¿Los estímulos de cambio han de ser más endógenos que exógenos?

La cuestión que me viene ahora, después de haber comentado desigualmente estos tres casos, es: ¿Qué papel juegan los que apoyan a los que han decidido luchar contra un cierto régimen o estado de las cosas? ¿Cuánto depende el éxito de una transformación de los educadores, voluntarios, cooperantes, monitores, asistentes, agitadores, dinamizadores… sociales?

Entradas de este cuaderno con alguna relación: Educación: una verdad incómoda, La motivación de cada uno.

Suscribirse a las entradas.

Posted in educación | Etiquetado: , , , , , | 18 Comments »

Cuestionar lo sabido

Posted by josempelaez en Viernes, 5 junio 2009

Durante los últimos años, llegada la época preveraniega, me toca conducir varias sesiones de un programa de formación universitaria de postgrado. Es una buena cita para repensar sobre el aprendizaje de muchos años, así como para recopilar lo más relevante de lo aparecido sobre mi materia durante el último. También lo es para preguntarme: ¿hasta dónde van a poder seguirme los participantes de esta edición?, ¿debo limitarme a satisfacer sus expectativas, por erróneas que considere algunas de sus premisas?

musee-informatique

Informática de ayer (Musée de l'Informatique - Grand Arche)

El sábado pasado tuve las tres primeras sesiones de este año en el Máster Ejecutivo de Operaciones en el que colaboro. Es uno de los hitos que me llevan a reflexionar sobre lo ocurrido en el último año en relación con la materia que me corresponde: los sistemas y tecnologías de información para la dirección de operaciones y logística. Suele haber una decena de participantes entre 28 y 42 años con una base heterogénea. No obstante, predominan los que trabajan en operadores logísticos, ya sea en actividades de staff o de línea.

Una vez realizada la introducción y tratada la “logística” del curso, procuro centrar las expectativas respecto de las cuestiones nucleares que vamos a abordar. Conduzco las sesiones mediante preguntas, reflexiones, discusiones y debates de noticias y casos. Para ello sigo una urdimbre con varias transparencias que los participantes reciben antes por escrito.

Resulta inevitable hablar de los sistemas y de la informática de ayer, de hoy y de mañana para la gestión de procesos extractivos, explotaciones productivas, cadenas de suministro, operaciones de transporte y logística, instalaciones manufactureras, centros de almacenaje y distribución, redes de abastecimiento, servicios de mantenimiento, plantas de recuperación…

Sin embargo, en todo momento intento que no se pierdan entre nuestros vericuetos mentales los elementos básicos de las nueve sesiones de 80′ netos con el grupo que “dinamizo”, que diría un community manager experto en marketing de redes sociales. En la práctica, procuro conectar siempre lo que estamos tratando con dos conceptos nucleares en mi materia: las operaciones y las decisiones.

predictibly-irrational

Imagen del libro «Predictibly Irrational» de Dan Ariely

Este año, por lo que sea, la relación entre decisión y elección se produjo en la primera intervención. ¡Bingo! Desde este punto no resulta difícil navegar hacia capturas y procesos de datos, a conformar informaciones y a generar conocimientos aprovechando el progreso científico, con sus principios, métodos, técnicas, patrones, protocolos, reglas, esquemas, normas, modelos, teorías, paradigmas… Lo que ocurre es que éstos no son inmutables, ni se aplican siempre al decidir.

Evidentemente, los procesos racionales basados en premisas, razones y conclusiones no son los únicos que intervienen en las decisiones. Las emociones y las intuiciones hacen que nos equivoquemos en muchas ocasiones. Por otra parte, en las sesiones también cuidamos el no pensar que la tecnología es lo que más causa o resuelve nuestros problemas operacionales. Los casos que empleamos tratan de mostrar que los aspectos culturales y organizativos suelen ser más determinantes.

Lo de enmarcar las operaciones costó un poco más en esta ocasión, a pesar de que varios de los asistentes tenían ese término en los títulos que describen sus ocupaciones laborales. Unos las relacionaron con las actividades medulares de una organización. Otros pensaron en lo militar, con sus bases, diarios e investigación de operaciones. También los hubo que hablaron de la ejecución de procesos empresariales e incluyeron todos los cotidianos, desde las interacciones con los clientes hasta los asientos contables. No mencionamos la relación entre ópera y operaciones.

Tras acordar un concepto de operaciones que nos permite seguir dentro del alcance de la maestría y de mi materia, pasamos a trabajar con algunos mapas, modelos mentales y ejemplos de actualidad para reflexionar sobre los sistemas, las redes, los flujos y los cambios. La ingeniería busca construir cosas estables y durables, pero los intercambios comerciales que hay después de las operaciones productivas y logísticas se rigen por otras normas.

carga-logistica

¡Vaya una carga! (cc Blog de Luis L Méndez 090519)

Pocos saben al comenzar el curso que operaciones y logística son dos vocablos conectados etimológicamente a través de la razón y el cálculo. Semánticamente hablando, una actividad logística consiste en planear, razonar o prepararse para luego poder ejecutar eficaz y eficientemente otros tipos de operaciones (básicamente militares entre 1800 y 1950). En el lenguaje y práctica actuales se dice que el transporte, el almacenaje, el avituallamiento o la manipulación son «operaciones logísticas».

En un contexto etimológico (griego → francés → inglés → español), una operación matemática —«conjunto de reglas que permiten, partiendo de una o varias cantidades o expresiones, llamadas datos, obtener otras cantidades o expresiones llamadas resultados»— es más logística que la preparación de un pedido o la confección de un paquete. Por otra parte, también podemos ver todas las operaciones ejecutadas en un sistema productivo como la parte logística de lo que se busca teóricamente: la satisfacción del cliente.

Llegados a este punto, los participantes suelen estar ya completamente descolocados e invadidos por un sentimiento de inseguridad notable sobre lo que es logística y lo que son operaciones. Una vez cuestionadas, sus bases conceptuales de partida se muestran inestables. ¿Estarán dispuestos y serán capaces de repensar las cosas objeto de las sesiones desde unas premisas más próximas a las raíces de las necesidades y problemas que perseguimos resolver? ¿Van a saber decidir cómo seguir?

Tras varios años he observado que unos grupos lo logran mejor que otros. Como yo lo hago más o menos igual, colijo que la capacidad y atención de los participantes juega su papel al obtener unos resultados heterogéneos. No obstante, todos los años trato de mejorar la manera de condensar en una docena neta de horas lo aprendido al respecto durante treinta y cuatro años de trabajo y veintidós de preparación. ¿Conseguiremos destilar en el grupo lo esencial de los sistemas de información para decidir mejor en nuestras operaciones?

Entradas de este cuaderno con alguna relación: Expectativas, palabras y pensamientos.

Suscribirse a las entradas.

Posted in educación | Etiquetado: , , , , | 8 Comments »

Necesitamos un cambio de mentalidad

Posted by josempelaez en Lunes, 23 febrero 2009

En nuestro camino vital podemos seguir a otros o participar activamente en nuestros proyectos. En ambos casos seremos responsables de lo que nos pase. Un inconveniente de ser protagonistas es que tendremos que afrontar muchas incertidumbres y no pocas paradojas. Una ventaja es que no estaremos solos durante el viaje.

dia-sin-jueces

La huelga de jueces (cc Manel Fontdevila, Público 090218)

Mi esposa insistió el sábado en que viera una presentación que me había enviado de entre las numerosas que recibe en sus cadenas de correos-e. Era un modesto montaje audiovisual sobre una veintena de paradojas relativas a la vida. Aparte del interés intrínseco, su visionado reforzó en mí la idea de reflexionar en este cuaderno sobre algunas paradojas económicas tras haber escrito mi nota anterior sobre marchar hacia el acantilado, que terminé con varias preguntas en la cabeza. 

¿Podremos encontrar caminos ilusionantes sin tener que depositar nuestra confianza en una “clase dirigente” con muchos líderes de pacotilla que, en demasiados casos, resultan elegidos tras haber manipulado concienzudamente la opinión pública mediante herramientas importadas de la mercadotecnia? ¿Bastará la confianza que tengamos en nuestro trabajo, ya sea por cuenta ajena o propia, y en la senda vital elegida para movernos en la dirección más acertada hacia… la riqueza, el poder… la libertad, la sabiduría, la invención, la perfección, la felicidad…? ¿Sabremos lidiar nosotros, los ciudadanos libres, con las paradojas que no son capaces de resolver nuestros dirigentes políticos? ¿Será suficiente el ayudarnos de la cooperación con nuestro círculo más próximo de amigos y conocidos (o red social, como muchos dicen ahora)? ¿Tendremos que localizar nuestros afines y complementarios para aprender de sus experiencias en un entorno global?

Martín Varsavsky ha publicado unas reflexiones interesantes comparando las situaciones económicas española y argentina con cierto conocimiento de causa, y ha aportado algunas recomendaciones. Supongo que la lectura del artículo de José Catalán Deus en la web de su fundación para una democracia segura, que referí al final de mi última entrada (siguiendo una pista suya), habrá tenido algo que ver. Estoy bastante de acuerdo con las sugerencias de Martín, sobre todo en lo referente a la variable educación y a las capas de burocracia, pero sostengo también algunas discrepancias que intentaré matizar aquí y en otras entradas.

Residencia noruega en la costa valenciana (©S.C., El País 060710)

Residencia noruega en la costa valenciana (©S.C., El País 060710)

Hay muchos políticos, directivos y líderes sindicales que declaran que hay que invertir en conocimiento y que debemos de cambiar nuestro modelo de crecimiento económico. Bien, eso está bien, pero sobre ambas propuestas tengo ciertas cosas que cuestionar. 

Hoy escribiré algo sobre la segunda. ¿Por qué no debemos de seguir desarrollando nuestras fortalezas, aunque sean en el ladrillo y el turismo? ¿Es que ya no vamos a necesitarlas? Además, como explica Sergio Montoro, no podemos basar nuestro futuro económico próximo en lo que aún no tenemos, aunque sea bueno diversificar a largo plazo como escribe Martín (si hay ventajas sostenibles, habría que añadir). Y digo yo: ¿por qué no hemos de centrarnos en corregir los excesos y profundizar mejor en lo que podemos hacer con ventaja comparativa respecto a otros países dadas nuestra cultura laboral, diversidad geográfica, ventajas climáticas y formas de vida? 

Por ejemplo, hay muchas formas de construir y muchos tipos de construcciones. Las empresas españolas de este sector tienen buena experiencia internacional, han trabajado en Europa, América y Asia, y el continente africano está más cerca de España que de la mayoría de los demás países desarrollados. Por otro lado, siempre habrá un futuro en Europa para el turismo de enriquecimiento cultural, reconocida gastronomía y buenos cuidados sanitarios para personas mayores, que suelen tener dinero ahorrado y pocos gastos de otros tipos.

No obstante, mi razón más básica ahora para persistir en lo que hacemos mejor que otros es que considero que la tasa de desempleo actual, aparte de muy alta, es superior a la oficial —además de creer que la tasa que tendremos a final de 2010 será superior a la que pronostican algunos expertos europeos—. Es decir, hay que actuar a muy corto plazo para obtener algunos resultados dentro de pocos meses.

smoking-ban

Metáfora sobre la mentalidad a partir de una composición sobre el no fumar (cc Oliver Lavery, Flickr 060418)

Sin embargo, el necesario «cambio de mentalidad del español medio para que deje de pensar que el gobierno es el que tiene que arreglar todo y contribuir a título personal para que su país mejore», que dice Martín, no se logrará en veinte meses. Tampoco creo que vaya a conseguirse dentro de veinte años, es decir, el tiempo que emplea en formarse toda una nueva generación de trabajadores. 

Para lograr un cambio significativo de esa naturaleza se requiere de una acción educativa de gran calidad, continuada y profunda desde la edad preescolar que potencie la libertad, el conocimiento y la responsabilidad. Sólo así podría alcanzarse una mejor valoración sociocultural de la iniciativa emprendedora y de la asunción personal de riesgos sin buscar fuera a los responsables de lo que nos sucede. Si los bancos o los comercios nos ofrecen productos que no nos interesan, o que no podemos pagar con nuestros ahorros e ingresos, no tenemos ninguna obligación de adquirirlos

Considero que disponer de esta mentalidad económica bien difundida es algo que está lejos de conseguirse a medio plazo tras haber visto los resultados de las reformas educativas de los últimos años. A esto debo sumar los del litigio sobre la asignatura de EpC cuyas directrices, además, me parece que no abogan mucho por el cambio de mentalidad referido a favor de los emprendedores y empresarios. También podemos analizar los resultados de la lucha cotidiana por la aplicación de la legislación para erradicar la violencia doméstica, o de la existente para respetar las libertades de los no fumadores. Entiendo que estos casos ilustran lo difícil que es lograr un cambio de mentalidad en pocos años, y el percatarse de que la normativa, ya sea vieja o nueva, es tan sólo un ingrediente, resultando ineficaz en demasiados casos.

Termino esta nota con una paradoja: no se puede salir pronto de una crisis económica con medidas que tardarán varios lustros en fructificar, si acaso, ya que demandan un relevante cambio de mentalidad.

Entradas de este cuaderno con alguna relación: Confiar y marchar al acantiladoMedidas y duración de la crisis, Educación: una verdad incómoda.

Suscribirse a las entradas de este cuaderno mediante un lector.

Posted in educación | Etiquetado: , , , , | 11 Comments »

Periodismo, opinión y libro electrónico

Posted by josempelaez en Domingo, 15 febrero 2009

Esta semana se ha seguido tratando mucho de asuntos políticos y bancarios, pero también se ha escrito y hablado de los libros electrónicos. Con este motivo, lógicamente, he escuchado opiniones diferentes de las mías. Lo que me molesta de muchas de estas situaciones es que los periodistas de algunos programas informativos presenten sus opiniones personales como si fueran las acertadas. Parecen olvidar un distingo básico en su actividad profesional: opinar no es informar.

vida-de-periodista

Se puede cambiar periodista por 'bloguero' y los nombres por Iñaki, Juanjo… (cc Manel Fontdevila, Público 081213)

Hace unos diez días tuve oportunidad de ver en la televisión a Iñaki Gabilondo opinando de manera contundente sobre la culpa de los bancos en la presente crisis económica española. Luego leí una comentada y entrada de IC que comenzaba irónicamente: «Carta del apóstol Gabilondo a los creyentes: en verdad os digo, queridísimos hermanos, que no sois responsables de nada, que todo lo que os ocurre os es ajeno, que vuestros pecados serán expiados por su verdadera causante, que no es otra que la Gran Bestia, la Banca.» 

Teniendo esa opinión en la cabeza, anteayer escuché a Gemma Nierga en la radio generalista del mismo grupo de comunicación. Me llamó la atención alguna pregunta y comentario que deslizó en apoyo de los de su amigo, trabajador esforzado y colaborador habitual en el espacio de los viernes, que versó en esta ocasión sobre «La revolución del ebook». No me pareció que entendieran bien alguna de las implicaciones de los libros electrónicos, aunque he de reflejar que Nierga reconoció a su comienzo y término que no sabía bien qué se iba a tratar en el espacio radiofónico sugerido por su compañero de grupo mediático.

Abordaron el tema porque al excelso colaborador y crítico con internet de mi generación,  le preocupaba que, con motivo de la aparición del Kindle 2, se estuviera hablando tanto de ello sin pensar en las eventuales consecuencias. También se resaltó el hecho de que el BOE ya no se imprimiera en papel, pero no hablaron de sus implicaciones. Lo que le interesaba, paradójicamente, no era el descubrir nuevos usos y posibilidades de estas publicaciones, sino el hecho de que la cadena tradicional de los libros no se estuviera preparando para lo que se le venía encima, especialmente teniendo la experiencia de la música.

(cc zen, Flick 080421)

'Escultura' de libros viejos (cc zen, Flick 080421)

Suelo prestar atención a este tipo de manifestaciones en relación con las innovaciones que van apareciendo en el mercado. Me parece que hay una mayoría relevante que sólo se preocupa por defender sus “derechos adquiridos”, aunque ello dificulte el cambio, el progreso y la evolución, como sufrieron Charles Darwin y Abraham Lincoln. Esta semana hubieran cumplido 200 años en su defensa de la evolución por selección natural y de la abolición de la esclavitud, cuestiones que hoy siguen contando con opositores.

Compartiendo tiempo con las dos invitadas que también intervinieron (Elena Ramírez, editora de Seix Barral y usuaria del Kindle; Carmen Balcells, editora de libros electrónicos en España), hablaron de sus grandes ventajas y dejaron claro que ya eran una realidad, aunque aún faltasen cosas por desarrollar. También comentaron que su difusión dependerá de las funciones que aporten los nuevos dispositivos: conexión, traducción, relación semántica,  anotación manual, iluminación, sonido, vídeo…. Estuvieron de acuerdo en que su éxito no radicará en la emulación de los objetos impresos que reemplazaron a los bártulos de Bartolo de Sassoferrato, que no desaparecerán.

Aclaro que la última referencia histórica es de mi cosecha. Quiero recordar que no siempre hubo libros impresos. No obstante, no se impuso el pago de un canon, ni se prohibió la circulación mundial, para intentar defender los ingresos de los escribanos que perdieron su empleo; copiaban manual y analógicamente los apuntes de los discípulos de Aristóteles y demás obras legadas por sus autores. Históricamente, éstos  se han ganado la vida de formas distintas de la que se fundamenta en la comercialización de copias producidas de forma industrial.

juanjo-millas_premio-narrativa

Juan José Millás gana el Premio Planeta con 'El Mundo' (©Toni Garriga-EFE, 20Minutos 071016)

Tras despedir a las editoras invitadas y hacer un corte de publicidad, escuché al premiado escritor y articulista periodístico declarar algo así como que “a los de la música les habían cogido por la espalda“. Supongo que, en el papel de “cogedores”, se estaba refiriendo a los “piratas de internet”, es decir, al gran número de ciudadanos que comparte privadamente archivos digitales sin ánimo de lucro de forma legal mientras el ministro de Cultura quiere penalizarlos.

Hablando de “coger”, no he tenido más remedio que relacionar su manifestación con las declaraciones de Víctor Manuel publicadas ayer por un diario de la tierra de mis abuelos paternos, de la que muchos emigraron a América. Allí fue mi tío y padrino Manuel, que se marchó a Uruguay por una herencia antes de que yo naciera. Nunca regresó y no heredé nada de aquello. La vida es dura. Hay que moverse y cambiar en pos del sustento. Los abuelos de unos golpeaban con picos las galerías de Siero y los de otros usaban chuzos por las calles de Madrid. Los nietos hemos vivido de otras cosas, y hemos de seguir adaptándonos —cada vez con mayor celeridad— dado que la Tierra debe alimentar más bocas de forma sostenible.

Sin embargo, lo que me pareció más llamativo del programa referido es que el trabajador de origen humilde reconocido ahora como literato, que no como economista, jurista, tecnólogo, psicólogo o sociólogo, sostuviera descaradamente que hay medios para evitar que a “los de los libros” les pase lo mismo que a “los de la música”. Esta criatura sostuvo que se pueden defender los derechos de los autores desconectando a los internautas que no los respeten, como se está haciendo en otros sitios. Por cierto, me pareció que daba por hecho que esta medida se iba a terminar adoptando en España.

Los periodistas radiofónicos no recogieron ni hablaron de otras opiniones de buenos conocedores de la materia (libro electrónico) en relación con los derechos de autor. Tampoco se refirieron a noticias como la de que Google está pagando a los autores de los libros que escanea.

Ayer no supe resistir el impulso de enviar a Nierga el mensaje de correo siguiente (editado):

juanjo-millas_premio-planeta

El escritor Millás firmando en la Feria del libro de Madrid de junio de 2007 (cc Rafael Robles, Flick 070602)

Estimada Gemma:

En el programa de ayer sobre el libro electrónico tuve oportunidad de escuchar algunas declaraciones de Juanjo Millás sobre cómo se podrían proteger los derechos de los autores imponiendo ciertas medidas desde el poder.

Sin entrar a evaluar las posibilidades técnicas y legales que existen realmente para controlar las comunicaciones y relaciones de intercambio libre sin ánimo de lucro entre los ciudadanos, me gustaría que considerases que las leyes sobre los derechos de los autores cambian con el tiempo (hace pocos siglos no existían; me refiero a esas leyes, no a los autores). ¿De qué vivían los autores literarios y musicales antes de que se inventasen la imprenta y el fonógrafo?

También te agradecería que valorases el que algunos gremios de trabajadores, como el de los autores estadounidenses, hacen propuestas idiotas (propias de ignorantes) que son rechazables desde el punto de vista de la gran mayoría de los ciudadanos. Éstos son quienes eligen a sus representantes que votan las leyes y los que deciden cómo gastar su dinero comprando libros encuadernados, reproductores electrónicos, conexiones de banda ancha, etcétera. Como los recursos son limitados, hay que maximizar las utilidades de todos, y no sólo de una parte.

Animándote a que sigas difundiendo las enormes posibilidades de los libros electrónicos, y a que contactes con otras personas que me parece que saben algo más que Juanjo sobre ebooks y nuevas tecnologías de información, te saluda cordialmente,

papyre-61

Imagen del Papyre 6.1 (cc guatman, Flickr 080116)

José Mª Peláez
Oyente esporádico

Confío en que los periodistas o comunicadores con presencia en los medios de información recuerden que su trabajo ha de facilitar la creación de opinión entre los ciudadanos, pero no consiste en respaldar la de sus amigos o en colarnos la suya, como si fuera “palabra de dios”, aprovechando su control de la palestra. Tampoco debieran limitarse a reforzar los puntos de vista de sus invitados sin ofrecer otros ni exponerlos a razones contrapuestas.

Una de las ventajas de internet es que los ciudadanos disponemos ahora de un gran medio de expresión y acción, aunque Juanjo Millás considere que «Un tonto es tonto en analógico y en digital, en diferido y en directo. La fantasía de que en Internet hay más inteligencia que en el universo de papel no está contrastada y nos hace perder mucho tiempo.»

Ahora no tenemos que ser Millás ni disponer de dinero para publicar nuestro punto de vista y conectar con otros ciudadanos. También podemos coordinar acciones de respuesta frente a los “mensajes emanados del poder” para tratar de poner coto a los desmanes de las nuevas generaciones, perpetuar los modelos obsoletos y pagar así hipotéticas deudas electorales, por decir algo.

[Actualización: «“La SGAE necesita borrón y cuenta nueva”»

Entradas de este cuaderno con alguna relación: ¿Podrá soportar España 4.000.000 de bajas de clientes de banda ancha?Escenificación estúpida sobre bancos, La marcha de las generaciones.

Suscribirse a las entradas de este cuaderno mediante un lector.

Posted in educación | Etiquetado: , , , , , , | 6 Comments »