Blog de JoseMPelaez

Aprendimiento: aprender del entorno con atrevimiento

Políticos contemporáneos y Miénteme

Posted by josempelaez en Sábado, 10 octubre 2009

Considero que las mentiras de los políticos contemporáneos son cada vez menos soportables. ¿Hasta cuándo van a pretender seguir viviendo de cara a la galería? ¿En qué medida los ciudadanos hemos de ser espectadores o actores?

kelli-williams

La psicóloga Dra. Gillian Foster. Personaje de «Lio to me» (Fox 2009)

¿Qué saben hacer los políticos españoles? ¿Será comparable a lo que hacen en otros lugares? ¿Qué actividades desempeñan realmente? Según lo que declaran públicamente, el que sea iluso o poco escéptico creerá que todo lo que hacen es para servir a sus conciudadanos. En privado alguno llega a largar que se dedica a la compraventa y al cobro de comisiones.

¿Qué tendrían que saber para lo que deben realizar? ¿Qué valores deberían sustentar su conducta para poder ejercer decentemente las funciones? ¿Qué han de hacer para mejorar el bienestar de todos los nacionales y residentes en España? Según lo que vemos y escuchamos, se dedican a hablar, a comunicar, a explicar, a decidir, a aparentar, a adular, a mantenerse en el poder… Para ello dicen cualquier cosa que se les ocurra. Muchas de éstas son calificables de memeces o gilipolleces sin temor a equivocarnos un ápice.

El episodio vivido ayer en Valencia el día de la fiesta de su Comunidad me ha parecido esperpéntico. ¿Qué pretenden hacernos creer? Si Ric Costa goza de la confianza de Paco Camps, ¿por qué va a proponer el martes su “cese temporal”? ¿Por qué no dimite éste si es que Mariano Rajoy le presiona mucho ahora. ¿Pero no hablaba hace muy poco de indiferencia ante el caso y reiteraba su confianza en el molt honorable president? ¿No decía Camps que se debía sólo a los ciudadanos que le habían votado? ¿Qué está condicionando el comportamiento de este señor?

camps-rambla

Camps y Rambla en un acto institucional (J.Vicent, El País 091009)

Me gustaría que hubieran pasado unos cuántos años más y viésemos aquí alguno de los métodos que ya emplean en otros lares. ¿Qué diría el Dr. Lightman de «Miénteme» ante el lenguaje corporal de nuestros políticos? Me gusta más el personaje de este científico doctor en psicología que el Dr. House. La cuestión. ¿Debemos dejarnos gobernar por quienes sueltan tantas majaderías y mentiras?

Opino que la mayoría de los “políticos profesionales” quiere gobernar algo: un ayuntamiento, una diputación, una comunidad regional, un estado nacional, una unión interestatal… Unos lo logran y se ponen rápidamente a ello. El resto se dedica a “oponerse” a su gobierno en espera de que la coyuntura les dé otra oportunidad lo más pronto posible. Mientras tanto, los que pagamos “un huevo” (tanto como dice Camps que quiere a ‘El Bigotes’), ¿qué hacemos? ¿Nos dejamos mandar? ¿Por qué? ¿No sabemos o no queremos hacerlo mejor?

¿Hemos de aceptar lo que recordaba Pedro J. Ramírez sobre los políticos en una carta editorial? «Hay pocas virtudes que no poseyeran y pocos errores que no cometieran» (Winston Churchill, Cámara de los Comunes, 1945). También se preguntaba en la carta, respecto de las empresas que trabajaban en Valencia, «¿qué motivación podían tener esas compañías cuyos ingresos dependían de la Generalitat para contratar a un fulano que llega a Valencia con lo puesto y sin un mal perro que le ladre, pero con el mejor de los contactos?»

Muchos compañeros de estudios en la década de los setenta se han dedicado a la construcción de obras públicas. Entonces aprendimos en los pasillos y en las prácticas en empresas que, si querías lograr ciertas adjudicaciones, tenías que untar a los políticos de manera más o menos directa o escandalosa. Si no lo hacías te quedabas sin trabajo. Siempre había un competidor con menos reparos morales.

¿Cómo y cuándo nació esta práctica? Lo peor, para mí, es que se razonaba diciendo: “es lo que hay”. El consabido “siempre se ha hecho así” se asumía como parte de las reglas del terreno donde había que seguir jugando. Para ello también nos preparaban en la escuela técnica superior. ¡Hay que llevarse los concursos “como sea”!, y resulta que muchos se adjudican “a dedo” porque es más ágil.

algarrobico-greenpeace

Rainbow Warrior con el hotel El Algarrobico dentro del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar (Greenpeace 090716)

Ante los métodos de examen competitivo de los profesores (muy pocos con dedicación exclusiva), los alumnos respondían con sus procedimientos de copia para responder. Unos porque no estaban habituados a memorizar. Otros porque no lo estaban a razonar. Había muy pocas excepciones (± 5%). Solían darse entre los que conocían mejor el sistema por sus padres o hermanos mayores. Todos queríamos aprobar. Sospecho que la situación no ha cambiado sustancialmente, aunque la UE pueda contribuir a que suceda.

Gürtel, Malaya y la especulación sobre el suelo tan determinante en la última “burbuja inmobiliaria” son sólo consecuencias de esta forma de “trabajar”. Estas corruptelas y corrupciones están demasiado extendidas como para que nos neguemos a ver que no son sólo cosa de bastantes políticos, constructores y estudiantes de nuestra sociedad. Opino que no lo hace “todo el mundo” pero, ¿es algo sólo de unos pocos? No lo creo.

¿Quién no ha quebrado normas éticas en alguna ocasión? ¿A nadie le remuerde la conciencia? ¿Qué podemos hacer los que no somos “profesionales de la política”? ¿Nos resignamos a vivir dentro de “la caja” y nos adaptamos a esta nefasta clase política actual? ¿Intentamos hacer evolucionar las cosas desde dentro pasando a ser actores desde una posición de espectadores críticos?

¿Hay otras opciones? ¿Sabemos de dónde viene esta situación? ¿Existe otro “Nuevo Mundo”? ¿Se puede ir? ¿Hay algún itinerario abierto por algunos pioneros?

Entradas de este cuaderno con alguna relación: La caja del problema de los políticos, ¿Jugamos a la política o desarrollamos algo?, La política de gastos y gestos.

Suscribirse a las entradas.

Posted in política | Etiquetado: , , , , , , , | Leave a Comment »

La caja del problema de los políticos

Posted by josempelaez en Jueves, 8 octubre 2009

Cuando entramos en un debate, ¿sabemos en qué cuadrilátero nos movemos? ¿En qué escenario debemos discutir sobre el lamentable comportamiento público reciente de los políticos españoles de uno u otro signo?

choque-trenes

Choque de trenes antiguos (Sobre fotos, 080612)

Hace bastante tiempo que no me asomo a esta ventana para compartir algunas impresiones. El verano que terminó hace un par de semanas, con sus vacaciones y, sobre todo, con el conflicto provocado por uno de mis socios, me ha mantenido muy apartado del cuaderno. Ya escribiré sobre ello. No obstante, he procurado seguir leyendo y comentando en otros sitios y en éste. A una de estas conversaciones me referiré más adelante. Anuncié un compromiso y tenía pendiente su cumplimiento.

Para  impulsarme un poco me retrotraeré a cuando era un infante con el uso de razón poco más que estrenado. En lo que entonces debían de ser los primeros años del bachiller elemental español (hacia el final de la enseñanza primaria actual), hablar de resolver un problema tenía un significado preciso. ¿Cuánto te ha dado? Era una pregunta que solías hacer tras calcular la localización del sitio donde iban a chocar dos trenes que circulaban por la misma vía ferroviaria en sentidos opuestos a velocidades diferentes.

Desconozco si en la enseñanza española de hoy se sigue haciendo esa pregunta. Supongo que sí, aunque se empleen velocidades más propias de los convoyes de AVE. También imagino que se utilizarán capitales distintas de Barcelona y Madrid. ¿Serán más europeas o más nacionalistas? ¿Se tratarán también las consecuencias de estas colisiones potenciales? Por cierto, ¿algún progenitor o docente que puede ayudar con estas cuestiones?

Resolver cuestiones, problemas, dificultades, conflictos, dilemas, contradicciones… Si sigo por este camino voy a adentrarme en los territorios dominados por Mario y por Eliyahu, el promotor de la TOC. No es hacia donde quiero ir ahora. Son territorios harto desconocidos para mí. No voy mucho más allá de lo aprendido en la infancia y de aplicar el Kepner-Tregoe, que medio utilicé en una de las multinacionales en las que he servido, como dicen los militares.

soldiers-boxes

Soldados desbordados por cajas (Flickr 081216)

Al pensar aquí sobre qué implicaba resolver un problema me dirigía hacia otro terreno: el que Guillermo ha pisado en sus comentarios a una de mis entradas sobre política y participación ciudadana. Supongo que la idea primaria que subyacía en la conversación era la de que algunos (¿pocos, muchos?) españoles estamos en desacuerdo con la acción de los políticos que quieren representarnos (desde el gobierno o en la oposición). ¿Cuántos deseamos encontrar nuevos cauces para estar presentes o influir en la sociedad?

Como este cuaderno no es más que un espacio de reflexión personal y compartida —en la medida en que otros quieran emplearlo—, prescindiré de encuestas o de barómetros sociales para tratar de establecer objetivamente la situación de partida de ese descontento. Sin embargo, no podemos olvidar que, para encontrar buenas respuestas a las cuestiones que nos formulamos, debiéramos plantearlas en un marco adecuado de forma variada, clara y delimitada, aunque sólo fuera cualitativamente.

De la conversación con Guillermo he sacado la conclusión de que ambos consideramos que el juego de los políticos españoles actuales no nos lleva a vivir mejor. También que es preciso salirse de él, que tenemos que cambiar de mentalidad y que debemos realizar esfuerzos individuales, aunque eso no baste.

Aprovechando sus vínculos a interesantes entrevistas o trabajos de Pimentel, Niño, Navarro, Castells y Lévy —y citando sus palabras—, concluyo igualmente que coincidimos en el «protagonismo exagerado e injustificado que tienen los políticos en la vida pública». También en que «lo que se está planteando en el fondo es que su rol, al menos como se había entendido hasta ahora, empieza a estar injustificado.»

rajoy-zapatero

Debate político (Zona Inmobiliaria, 080226)

Nuestra pequeña controversia parecía radicar en la distinta valoración de la utilidad de «una muestra de inteligencia política». José Antonio Marina la hizo en su libro «El vuelo de la inteligencia» en 2000 [págs. 140-1]. La utilizaba como ejemplo de que la democracia podría ser un «modo conjunto de resolver problemas» en vez de «un modo de participar y de controlar el poder». Estando de acuerdo con Marina en su enfoque de democracia no lo estaba con su muestra.

En cualquier caso, lo que me hizo suspender el debate y reflexionar en esta entrada fue mi duda sobre desde dónde estábamos analizando el problema. ¿Sigue suficientemente bien fundada en nuestra presente realidad antropológica, social, científica y tecnológica una democracia parlamentaria basada en partidos con listas cerradas?

Para intentar resolver un problema debemos haberlo formulado de forma adecuada. Creo que el de nuestra democracia no se resuelve con un partido nuevo que sólo se dedique a controlar al resto en el parlamento. Porque, ¿para qué necesitamos hoy los partidos? ¿No podemos decidir democráticamente de otra manera lo que nos va a afectar a todos? ¿Estamos pensando suficientemente fuera de la caja?

Entradas de este cuaderno con alguna relación: ¿Jugamos a la política o desarrollamos algo?, La política de gastos y gestos.

Suscribirse a las entradas.

Posted in política | Etiquetado: , , , , | 2 Comments »

Ventana al mundo

Posted by josempelaez en Miércoles, 15 julio 2009

Cuando era un crío no solía oponer resistencia a la realización de los deberes que me ponían en el colegio o en casa. De mayor lo he llevado bastante peor, pero a veces los asumo. ¿Será que vemos la realidad con nuevos prismas, gafas, cristales, ventanas…?

encierro_san-fermin

Mozos con toro bravo sin embolar en Pamplona (Reuters, The Boston Globe, 090713)

Aprovecho el embolado del meme que soltó mi querido colega Luis al final del “Festival de San Fermín” para volver a abrir un hueco en los visillos de mi ventana al mundo. Hace bastantes días que los tenía corridos y no dejaban ver casi lo que pasaba por el interior de mi caverna mental, donde también deben agazaparse los temores y retos de mis ancestros.

No es que ocurra algo especial que no me convenga que sea visto desde el espacio que me rodea. Sólo sucede que estamos al final de una etapa empresarial; es decir, al comienzo de otra. Por un lado había que aprobar y registrar las cuentas y por otro decidir cómo seguimos después de no haber encontrado esta vez el consenso que siempre habíamos logrado entre los socios hasta la fecha. Seguimos con esta decisión pendiente, y me temo que debamos esperar al nuevo curso académico para terminar de mover la tela y despejar el panorama.

No teniendo aún las cosas suficientemente claras, necesitaba concentrarme en una semipenumbra que redujera mis distracciones, aunque ello no haya impedido que siguiera mirando hacia el exterior y participase en alguna de las conversaciones derivadas de lo que seguía leyendo para seguir relacionando ideas.

Considero que uno nunca llega a saber bien lo que es. Nuestra mente, esa cosa cerebral que determina las identidades al cultivar nuestros actos reflexivos y viscerales y guardar nuestras experiencias, funciona más mal que bien. Me parece que los pronósticos Stephen Hawking sobre la evolución autodiseñada distan mucho de estar a la vuelta de la esquina.

Considerando la invitación de Luis para que me autodefina, y como él ya se ha apoyado en la curiosidad para la suya —algo que también suelo considerar como parte de mi ser al hablar del “bice”: crítico y curioso—, diré que me gusta sentirme como imagino que deben de sentirse los observadores, los exploradores, los aventureros, los descubridores…

¿Y como enlazamos ese mundo con el entorno geek del meme referido sobre qué puedo llegar a ser?

Pues se me ocurre que la ventana no es una mala metáfora. De manera análoga a como el navegador de internet permitió que una buena parte del mundo pudiera moverse en la Red, los terminales informáticos y los ordenadores personales equipados con interfaces de ventanas habían facilitado antes el que pudiéramos aprovecharnos de las máquinas para alimentar y transmitir nuestros pensamientos, aunque fuera en entornos mucho menos abiertos.

toro_torero

Faena del torero (AP/Daniel Ochoa de Olza; The Boston Globe, 090713)

El plano inclinado, la palanca, la rueda, la polea, el engranaje, el molino, el aparejo náutico, la máquina de vapor, la pólvora, el motor de combustión… permitieron que los músculos fueran dejando su protagonismo primitivo a otra parte del organismo humano que también necesita del alimento. Las novedades en el food for thought dan lugar a debates interesantes para seguir descubriéndonos.

Además, las ventanas también permiten mirar desde ambos lados, y podemos utilizarlas para vernos sutilmente reflejados. Ello me lleva a la ventana de Johari, que Raúl recordaba hace tres meses a propósito del feedback.

Llegado a este punto, aprovecho para explorar la opción de que Raúl se deja liar con este meme. Como él me ha venido a la cabeza por lo de la ventana que acabo de escribir, paso también a intentar enredar a Fran, que me dijo ayer que me veía bastante crítico cuando escribía en este blog sobre nuestro entorno económico. Le respondí que también lo hacía sobre otros asuntos que buscaba comprender mejor con la ayuda de los demás.

Lo intentaré finalmente con Ramón, con el que compartí de niño ventanas de aulas en Chamberí sin llegar a conocernos por no ser del mismo curso. Debimos de mirar a cosas distintas porque no guardamos los mismos recuerdos del hermano marista Alejandro. ¿O será esto debido a nuestras mentes chapuceras?

Ramón ha descubierto luego muchas otras cosas viajando por diversas tierras en conflicto. Hace poco que se ha aventurado a escribir en la blogosfera para compartir y dialogar con sus lectores, lo que en este medio no se hace como en la prensa tradicional. Pues que descubra también lo que es un meme, y que lo lidie como sepa, pueda y quiera 😉

Entradas de este cuaderno con alguna relación: Cuestionar lo sabido, Disfrutar de la curiosidad.

Suscribirse a las entradas.

Posted in general | Etiquetado: , , , , , , | 3 Comments »

Explorando el vocabulario

Posted by josempelaez en Sábado, 20 junio 2009

Considerando que el lenguaje articula el pensamiento, y que la escritura facilita el compartirlo y debatirlo, me he puesto a jugar con las palabras en busca de algo que no sé muy bien qué es. ¿Alguien más se anima?

vocabulario

Imagen de la lista obtenida con Wordle

Hoy es El Día E que celebra el Instituto Cervantes. Quieren animar la participación ciudadana ya que «tiene como principal objetivo que internautas de todo el mundo propongan las palabras que más les gusten e inventen términos que en su opinión deberían existir en lengua española.»

El miércoles tuve oportunidad de escuchar uno de los programas de RNE dedicados al Día del Español. Parece que la “dinamización social” está llamando mi atención últimamente.

Puestos a pensar en ello, se me ocurrió hacer un ejercicio de listar y relacionar vocablos considerando muchas de las cosas que andan flotando por mi mente en estos días. Algunas de éstas eran la nota de Alfonso sobre felicidad en el trabajo, la de David hablando de cuasi-rentas, la de Julen sobre la empresa como factor limitante y la de Miquel sobre los horizontes perdidos.

Sin dedicarme a escribir las palabras que más me gustan, o las que querría ver en el diccionario, las que he anotado para hacer mi contribución son:

  1. Percibir, sentir, atender, mirar, ver, oír, escuchar, oler, tocar, saborear
  2. Panorama, paisaje, elevación, distancia, frente, lateral, oculto, visible
  3. Instinto, intuición, inspiración, conciencia, talento, genio, juicio, inteligencia
  4. Emoción, motivación, afecto, deseo, sentimiento, apego
  5. Razón, argumento, causa, correlación, ilación, inferencia
  6. Consecuencia, efecto, implicación, repercusión, impacto
  7. Descubrir, aprehender, amanecer, despertar, alumbrar, iluminar
  8. Recuerdo, impresión, memoria, imaginación, visualización, representación
  9. Comparación, clasificación, catalogación, categorización, etiquetado
  10. Ordenación, subordinación, ascenso, promoción, nombramiento
  11. Transformación, manipulación, alteración, modificación, descomposición
  12. Conversación, charla, diálogo, debate, discusión
  13. Comunicación, transmisión, extraversión, asertividad
  14. Lenguaje, narración, cuento, canción, historia, relato, mito, leyenda, fábula, novela
  15. Coherencia, consistencia, consonancia, correspondencia, concordancia
  16. Concreción, abstracción, análisis, síntesis, deducción, inducción
  17. Meta, finalidad, propósito, objetivo, resultado, hito, mojón, término
  18. Educación, desarrollo, aprendizaje, crecimiento, cultura, civilización
  19. Evento, suceso, acontecimiento, celebración, efeméride, convocatoria
  20. Sueño, entusiasmo, expectativa, esperanza, ilusión, anhelo, estímulo, espíritu
  21. Igualdad, equidad, semejanza, cohesión, lealtad, tolerancia
  22. Solidaridad, hermandad, fraternidad, comunidad, colectivo, cofradía, iglesia
  23. Libertad, dignidad, honor, justicia, bondad, humildad, sensibilidad, empatía
  24. Abundancia, profusión, número, escasez, carestía, restricción
  25. Propiedad, riqueza, activo, capital, transmisión, herencia
  26. Felicidad, bienestar, alegría, disfrute, humor, gracia, brillantez
  27. Juego, diversión, entretenimiento, celebración, juerga, fiesta, jubileo
  28. Tristeza, pena, desgracia, daño, dolor, sufrimiento, tara, enfermedad
  29. Necesidad, problema, dilema, contrariedad, obstáculo, dificultad, preocupación
  30. Confianza, simpatía, credibilidad, respeto, fe, devoción
  31. Cariño, caricia, carantoña, abrazo, amistad, amor, aprecio, elogio, belleza, piropo
  32. Familia, clan, tribu, etnia, grupo, cuadrilla, pandilla
  33. Paradoja, sorpresa, contingencia, eventualidad, incertidumbre, riesgo, inseguridad
  34. Temor, miedo, agitación, ansiedad, desánimo, depresión, aburrimiento, apatía
  35. Curandero, brujo, hechicero, chamán, médium, mago
  36. Cambio, renovación, inestabilidad, mutación, desplazamiento, movimiento, crisis
  37. Azar, casualidad, suerte, preparación, previsión, prevención
  38. Diferencia, diversidad, variedad, heterogeneidad, gama, surtido
  39. Irregularidad, singularidad, rareza, perturbación, discrepancia, divergencia, disensión
  40. Embrollo, follón, barullo, algarada, revuelta, lío, gresca, desorden, quilombo
  41. Colisión, conflicto, confrontación, ruptura, disputa, litigio, pelea, batalla, guerra
  42. Evitar, esquivar, eludir, proteger, defender, retirar, abandonar, perder
  43. Exhortar, interferir, exigir, requerir, empujar, violentar, hostilizar, provocar
  44. Concurso, competición, torneo, justa, duelo, enfrentamiento
  45. Modelo, patrón, paradigma, referencia, esquema, fórmula, norma
  46. Algoritmo, regla, organización, especificación, regulación, prescripción
  47. Copia, imitación, comparación, reproducción, repetición
  48. Sentido, significado, semántica, actitud, entendimiento, comprensión
  49. Sabiduría, conocimiento, experiencia, consejo, recomendación
  50. Información, dato, registro, documento, legajo, expediente
  51. Fondo, forma, contenido, recipiente, sustancia, aderezo, mensaje, ruido, filtro
  52. Expresar, pregonar, propagar, publicar, presentar, promover
  53. Prensa, periódico, circular, gaceta, radio, televisión
  54. Verdad, acierto, corrección, precisión, exactitud, éxito
  55. Satisfacción, felicitación, premio, recompensa, reconocimiento
  56. Revés, fracaso, castigo, reprensión, amenaza, agresión, insulto, afrenta, injuria
  57. Error, fallo, equivocación, deficiencia, grieta, fractura, quiebra, rotura
  58. Embuste, engaño, mentira, falsedad, fraude, timo, delito
  59. Equilibrio, balance, compromiso, pacto, contrato, tratado, consenso
  60. Negociar, aglutinar, acoplar, acordar, alinear, armonizar
  61. Alimento, nutriente, combustible, energía, potencia, fuerza, vector
  62. Miseria, pobreza, hambruna, sequía, accidente, emergencia, catástrofe, cataclismo
  63. Universo, estrella, planeta, naturaleza, mineral, materia, átomo, núcleo, partícula
  64. Vida, organismo, gen, célula, vegetal, animal, especie, género
  65. Mar, glaciar, tierra, selva, bosque, sabana, desierto, costa, montaña, valle, río
  66. Cosa, objeto, herramienta, útil, instrumento, implemento, artefacto, mecanismo
  67. Aparato, cacharro, tinglado, máquina, automatismo, computador, robot
  68. Realidad, ficción, artificio, analogía, digitalización
  69. Idea, concepto, símbolo, constructo, ente, elemento, componente, órgano
  70. Evidencia, prueba, principio, premisa, axioma, fundamento, cimiento, base
  71. Opinión, suposición, hipótesis, creencia, prejuicio, superstición, dogma
  72. Pensamiento, meditación, cognición, lógica, razonamiento, explicación
  73. Ciencia, técnica, arte, ética, derecho
  74. Moral, deber, norma, obligación, responsabilidad, deontología
  75. Código, ley, reglamento, prescripción, instrucción, carta, declaración, manifiesto
  76. Marco, límite, borde, frontera, contexto, entorno, escenario, ambiente, clima
  77. Filosofía, filología, física, química, matemáticas, biología, medicina, geografía, historia
  78. Acción, comportamiento, conducta, actuación, ejecución
  79. Aptitud, habilidad, pericia, destreza, don, competencia
  80. Torpeza, tontería, imbecilidad, idiotez, estupidez, chaladura, locura
  81. Hábito, costumbre, rutina, programa, pauta, protocolo, ritual
  82. Descanso, pausa, relajo, tranquilidad, parsimonia, suavidad, paciencia
  83. Viajero, explorador, aventurero, pionero, emprendedor, oportunista
  84. Curiosidad, interrogación, cuestionamiento, escepticismo, crítica
  85. Decisión, determinación, arrojo, coraje, valor
  86. Insistencia, persistencia, empecinamiento, obstinación, testarudez
  87. Elegir, escoger, influir, atraer, persuadir, prescribir, adherir
  88. Creatividad, innovación, investigación, invención
  89. Molestia, incordio, transgresión, heterodoxia, descuelgue, disconformidad
  90. Rival, adversario, contrario, opositor, competidor, enemigo
  91. Intruso, extranjero, extraño, foráneo, bárbaro
  92. Socializar, dinamizar, agitar, asistir, ayudar
  93. Unir, complementar, suplementar, compartir, colaborar
  94. Conexión, contacto, enlace, vínculo, relación, dependencia, condicionante
  95. Cadena, racimo, malla, trama, red, sistema, internet
  96. Interacción, intercambio, transacción, compra, venta, distribución
  97. Anticipar, adivinar, adelantar, prever, predecir, planear
  98. Pasado, presente, futuro, serie, progresión, extrapolación
  99. Principal, primario, prioritario, estructural, intrínseco, secundario, accesorio, auxiliar
  100. Diseño, planificación, proyecto, programación
  101. Resolver, realizar, elaborar, perfeccionar, reparar, proceder
  102. Extracción, construcción, producción, fabricación, montaje, ensamblado
  103. Lograr, conseguir, obtener, alcanzar, resolver
  104. Eficacia, efectividad, calidad, utilidad, aplicación, beneficio
  105. Eficiencia, rendimiento, productividad, economía, ahorro, rentabilidad
  106. Despilfarro, desperdicio, deshecho, basura, residuo, vertido
  107. Demorar, retrasar, remolonear, holgazanear, procrastinar
  108. Recolección, caza, pesca cultivo, artesanía, manufactura, industria
  109. Comercio, pluriarquía, navegación, empresa, intermediación, mercado, mercancía
  110. Actividad, tarea, operación, trabajo, proceso, función
  111. Comienzo, intermedio, final, origen, tránsito, consignación, destino
  112. Método, técnica, procedimiento, guía, manual
  113. Reunión, asociación, cooperativa, sociedad, institución, partido, equipo, agrupación
  114. Posición, categoría, nivel, puesto, importancia, relevancia
  115. Área, zona, parcela, asentamiento, yacimiento, departamento, provincia, estado
  116. Choza, cabaña, granja, aldea, villa, pueblo, ciudad, urbe, arrabal, barrio, corrala
  117. Cantera, caladero, mina, campo, explotación, obra, calzada, puente, acueducto
  118. Edificio, instalación, planta, fábrica, taller, almacén, tienda, centro
  119. Transporte, conducto, línea, vía, camino, senda, canal, sendero, rastro, trayectoria
  120. Veloz, rápido, urgente, ágil, flexible, resistente, robusto, durable, resiliente, dúctil
  121. Lento, torpe, rígido, frágil, delicado, débil, efímero, obsolescente
  122. Esforzado, persistente, afanado, abnegado, entregado, tenaz, paciente
  123. Sencillo, simple, básico, elemental, primario, fácil, accesible, usable
  124. Completo, integral, parcial, axial, vertebral, periférico
  125. Difícil, complejo, complicado, enmarañado
  126. Liderazgo, dirección, conducción, coordinación, gestión, gobierno, autoridad, poder
  127. Jefe, mando, capataz, superior, subordinado, patrono, obrero, asalariado, empleado
  128. Evaluación, examen, control, comprobación, verificación, validación
el-dia-e_logo

Logotipo «El Día E» (I. Cervantes)

¿Faltará del diccionario alguno de los vocablos? ¿Habrá algún hilo conductor o intención de averiguar algo detrás de estas secuencias y relaciones? ¿Evocará algo la lectura diagonal de esta lista de 866 voces? ¿Existirá algún analizador semántico automático que permita extraer algunas conclusiones? ¿Podremos encontrar ideas explorando entre las palabras y sus cargas etimológica y semántica?

Si alguien más ha logrado llegar hasta aquí por curiosidad o buscando algo y, en vez o además de animarse a preguntar o comentar, quisiera poder seguir explorando, manipulando o jugando con estas palabras —añadiendo, quitando, depurando, cambiando de fila o reordenando éstas—, que sepa que también están publicadas en esta hoja de Google Docs.

Espero poder ir introduciendo cambios en el futuro para tratar de afinar mi proceso de exploración y reflexión (o el material de análisis para los sociólogos, economistas o psicólogos industriales del barrio 🙂 )

Entradas de este cuaderno con alguna relación: Expectativas, palabras y pensamientos, Planeando tiempo para vivir con salud.

Suscribirse a las entradas.

Posted in gestión | Etiquetado: , , , , , , | 10 Comments »

La motivación de los otros

Posted by josempelaez en Martes, 16 junio 2009

¿Hasta dónde se puede imponer un determinado modo de funcionar en una organización social? ¿Qué papel han de jugar los gobernantes y “dinamizadores” respecto del que han de desempeñar los “organizados”? ¿Qué motivaciones impulsan a unos y otros?

vida-de-los-otros

El capitán de la policía política de la RDA (Piñe, Punto Radio 080602)

«La vida de los otros» es el título en español de una película que me gustó mucho por varios motivos. Uno de ellos es la descripción que hace de la vida en una sociedad “muy organizada”, tanto de una manera intensiva como exhaustiva, o de una forma muy activa y amplia si así se me entiende mejor. La desaparición del régimen político que gobernó la RDA durante 50 años tras la Segunda Guerra Mundial fue simbolizada por la caída del Muro de Berlín en noviembre de 1989.

Entonces terminó una etapa donde la divergencia entre legislación y ética generó bastantes disonancias cognitivas entre sus habitantes. No obstante, la mayoría de la población se había adaptado a vivir bajo las normas y el control de una federación política única que, a través de sus muchos militantes, promovía y controlaba todas las actividades de la “organización social”. Creo que los parientes y simpatizantes de la Alemania Occidental constituyeron un apoyo relevante para los disidentes.

He recordado esa película por dos razones. Una es la situación que se está viviendo en Irán (otra democracia aparente) tras las elecciones del pasado fin de semana. ¿Qué poder real tienen y pueden ejercer hoy sobre los integrantes de una organización los que intentan determinar su funcionamiento, especialmente contra la oposición de un gran número de sus miembros? En cualquier caso, me parece que, en entornos culturales distantes en espacio y tiempo, siguen apareciendo fenómenos de control tristemente cercanos.

los-otros-madrileños

Editorial Avapies. Madrid, 1984 (Vallecas Todo Cultura)

La otra razón para haber pensado en la motivación de los demás ha sido el interesante documental «Flores de luna» que vi en la última sesión de «Versión española». El largometraje y las conversaciones versaron sobre la experiencia de muchos inmigrantes: los que se desplazaron desde la España rural a la urbana durante los años 50 y se asentaron en la finca de La Cambronera, al sureste de Madrid. Entonces era ya conocida como el Pozo del Tío Raimundo por el brocal que asomaba junto a la vaquería de antes de la guerra civil.

No fueron los únicos, ni los primeros ni los últimos. Las barriadas obreras de Orcasitas en Usera, San Cristóbal en Villaverde, Entrevías, Palomeras y Cerro del Tío Pío en Vallecas, Gran San Blas en Canillejas… fueron otros barrizales madrileños que también vieron llegar, esforzarse y luchar con dignidad a miles de campesinos que escapaban de la miseria —y en muchos casos también de la discriminación por su desafecto al franquismo— desde los latifundios andaluces, extremeños y manchegos.

Esperanza Molina, una universitaria de la burguesía que vivió allí entre 1957 y 1964 publicando «Los otros madrileños. El Pozo del Tío Raimundo» en 1984, recordaba el viernes: «Si alguna motivación había en las personas, […] en la generación que hizo El Pozo, [… estaba en lo que decían] marcando enormemente, con una expresión fuerte: es que yo lo que vengo a buscar aquí es escuela y médico “pa” mis hijos. Que no sean como yo. Que puedan estudiar, que puedan aprender. […] A ver si ellos consiguen “un trabajo de corbata”».

La voz del relato introductorio decía que: «Este barrio obrero se convirtió en modelo de organización y referencia social. Su lucha basada en la cooperación, el esfuerzo y la conciencia de clase es todo un símbolo de superación personal y colectiva». Los niños y jóvenes que llegaron en los años 50 y 60 fueron ayudados por los educadores de colectivos sociales de la época. Entonces eran jóvenes universitarios voluntarios y sacerdotes jesuitas practicantes de la teología de la liberación.

autoconstruccion_el-pozo

Autoconstrucción de vivienda baja en barrizal (RTVE 081124)

Fue una barriada autoconstruida en su origen, al estilo de lo que se hacía en sus pueblos de partida. En ella se demostró que, con unos padres emprendedores y decididos apoyados por buenos dinamizadores, se puede llegar a movilizar y a concienciar a los jóvenes para lograr el cambio que anhelaban. La transformación urbanística y cultural fue un gran caso de éxito de las asociaciones vecinales. Evidentemente, hubo que hacer grandes sacrificios y superar muchos dolores y sufrimientos.

No ha habido continuidad. Los jóvenes actuales han rechazado esa cadena de comunicación y de valores. El fracaso escolar actual es elevadísimo. Uno de los hijos de ayer y padres de hoy decía que ellos no tenían cultura y estaban ansiosos por adquirirla. Sin embargo, sus hijos están ahora rodeados por la cultura, pero no se interesan por ella. Tampoco aprecian la solidaridad que había entre los vecinos forjada en una lucha constante defendiendo sus reivindicaciones para mejorar su barrio y sus condiciones de vida y trabajo.

Arriba me he referido a los intentos de control de las organizaciones sociales porque la historia muestra que siempre aparecen un final y un cambio. También enseña que estas situaciones suelen repetirse. La esclavitud, el feudalismo, el despotismo, la dictadura… tienden a reaparecer con otras facetas. ¿Qué motivaciones tienen unos y otros? ¿Cómo se potencian o se frenan esos impulsos? ¿Puede equipararse lo legal con lo ético? ¿Los estímulos de cambio han de ser más endógenos que exógenos?

La cuestión que me viene ahora, después de haber comentado desigualmente estos tres casos, es: ¿Qué papel juegan los que apoyan a los que han decidido luchar contra un cierto régimen o estado de las cosas? ¿Cuánto depende el éxito de una transformación de los educadores, voluntarios, cooperantes, monitores, asistentes, agitadores, dinamizadores… sociales?

Entradas de este cuaderno con alguna relación: Educación: una verdad incómoda, La motivación de cada uno.

Suscribirse a las entradas.

Posted in educación | Etiquetado: , , , , , | 18 Comments »