Blog de JoseMPelaez

Aprendimiento: aprender del entorno con atrevimiento

Posts Tagged ‘aplicación’

Nudos entre comunicaciones

Posted by josempelaez en Miércoles, 26 noviembre 2008

Las redes de ordenadores siguen incrementando su protagonismo en la sociedad y culturas actuales. A sus usos en proyectos científicos y aplicaciones técnicas con presencia en los medios de comunicación hay que añadir el empleo extensivo de internet para diseminar mensajes de forma distribuida. Las innovaciones en la conectividad entre unidades de procesamiento de información permitirán avances que pocos pueden intuir, pero algunos sí que los ven, y la «tercera cultura» ayudará en su difusión.

grid-light

Grid para una luz fluorescente (cc RobertFrancis, Flickr)

Hace tres semanas me hice eco de la noticia de que el regulador estadounidense había aprobado la asignación del «espacio blanco» del espectro radioeléctrico —las frecuencias que quedaban libres al cambiar a la TV digital—. Ello me parece relevante porque va a facilitar el despliegue del acceso a internet mediante otra “banda ancha sin cables”. Algunos le denominan una “Wi-Fi con esteroides” ya que tendrá una mayor capacidad que la actual, y que las redes celulares 3G que el empleo de los nuevos terminales tipo iPhone están saturando.

Bueno, en realidad, hablar sólo de acceso es poco veraz. Internet es una red y, como tal, está formada por enlaces o líneas, además de por los nudos o conexiones entre ellos que, en sentido estricto, serían tan sólo sus intersecciones o puntos de cruce. Por consiguiente, los canales de comunicación de este espacio “liberado” serán una parte importante de internet, que el DRAE define como: «Red informática mundial, descentralizada, formada por la conexión directa entre computadoras u ordenadores mediante un protocolo especial de comunicación.» 

Malla, parrilla, enrejado, celosía, trama, cuadrícula, tamiz… son vocablos relacionados con red que, en unos casos, enfatizan los hilos, líneas o canales de unión, mientras que en otros resaltan los huecos que se forman entre ellos. Ahora bien, curiosa y extrañamente, los nudos o nodos parecen carecer de interés en todas sus acepciones. Como pocos saben de su papel crucial en muchos tipos de estructuras para una distribución correcta de cargas, me resulta una paradoja su reducido protagonismo semántico ya que esos puntos fueron los protagonistas iniciales de internet, que nació para conectar ordenadores heterogéneos formando una red de topología distribuida. Por cierto, que los exploradores de la Sociedad de las Indias Electrónicas han explicado las diferencias entre descentralizado y distribuido a estos efectos, distingo que no han hecho los miembros de la Real Academia Española en su diccionario de la lengua.

cern_eege-grid

Algunos nodos del EGEE (datos del Imperial College London sobre Google Earth)

Cuando miro las imágenes que usé para ilustrar las dos anotaciones de hace veinte días en que me referí al proyecto del CERN «LHC Computing Grid», observo que todas ellas  ponen más de relieve los nodos que las líneas de conexión. Si miro al otro proyecto grid computing del CERN, el de infraestructura «Enabling Grids for E-sciencE», concluyo que, durante su difusión, el énfasis se puso en que su software permitió conectar más de 2.000 computadoras en abril de 2006 (con motivo de la crisis mundial de la gripe aviar). Recuerdo que esta red permitió, en sólo 1 mes de colaboración, hacer un trabajo de computación que hubiera demandado 1.200 meses de proceso en 1 ordenador (no decían de qué tamaño, así que debían de referirse al promedio). 

La página informativa del centro público que inventó la web explica que la Grid se basa en la misma idea: compartir recursos entre ordenadores distribuidos geográficamente. Aclara que, mientras la web simplemente compartía información entre ellos, la nueva red, que algunos asocian con la “internet del futuro”, también comparte capacidad de proceso y de almacenamiento. En septiembre de 2006, la EGEE Grid financiada por la Unión Europea estaba formada por más de 200 centros y conectaba más de 20.000 computadoras repartidas por el globo.

Por consiguiente, a diferencia de las parrillas de acero corrugado que arman el hormigón, o de las redes que se emplean para pescar, internet dota de un gran protagonismo a sus nodos. No debemos olvidar que un buen número de ellos se dedican exclusivamente a regular el tráfico y la confidencialidad de los paquetes de datos que transitan por sus líneas cableadas e inalámbricas: encaminadores, pasarelas, conmutadores, cortafuegos, cifradores, traductores, repetidores, moduladores, emisoras, captadores, centralitas digitales…

grid-poles_cloud

Líneas y postes de electricidad (cc einarfour, Flickr)

Bien, vale, quizá resulte que los cables de cobre, los de fibra óptica, los pulsos lumínicos, las ondas electromagnéticas, los transductores y acopladores, las claves de señales, los protocolos de transmisión, los algoritmos de cifrado… son menos importantes que los nudos de cómputo que también conforman la trama de internet. Será que éstos deben de ser los elementos clave de las redes aplicadas a las TIC. Será que los vocablos de nuestro pasado sociotécnico —que se refieren a las conexiones y espacios vacíos entre líneas más que a los nodos materiales donde se cruzan— deberán de adaptar su significado para poder reflejar lo importante en las nuevas TIC. ¿Y a mí qué?, podría preguntarme.

Pues resulta que considero importante no perder de vista que no hay redes de ordenadores sin conexiones y comunicaciones. Las unidades de almacenamiento y procesamiento de datos servirán de poco si formamos islas de información accesibles sólo desde “ventanillas” dentro del perímetro delimitado por una especie de foso de aislamiento infestado de cocodrilos, o por una profunda zanja cortafuegos o contra asaltadores del tesoro de la información. Sería como si los aeropuertos fueran hubs & spokes completamente aislados, sin aeronaves que los conectaran, o como si las estaciones o terminales de tren no tuvieran redes ferroviarias que las enlazaran. 

La lógica del tamaño del hueco de una red que permite no atrapar al “pezqueñín” es una cuestión básica para el sostenimiento de la vida marina. El lenguaje humano —nuestros protocolos de comunicación—, también es clave para nuestro desarrollo, como enseñan la experiencia y la biolingüística.

internet-mapping_mit

Representación de la periferia del 'universo on-line' (Lanet-vi program of I. Alvarez-Hamelin et al. - MIT Technology Review)

Sin comunicación no habría grupos de personas, ni tribus, ni aglomeraciones urbanas, ni sociedades, ni culturas, ni Civilización Humana (en singular). La nanotecnología, la física cuántica, la genética molecular, la neurociencia… van descubriendo nuevas estructuras dentro de órganos que antes se estudiaban en niveles superiores. Siguiendo “hacia arriba”, ¿qué nos depararán las nuevas redes de ordenadores como el Grid del CERN, o la extensión de una computación en la nube que hoy lastran algunos armados de mitos interesados que montan alrededor de la seguridad, disponibilidad, integración, dependencia…?

Para terminar quiero anotar el desencadenante inmediato para escribir esta entrada en el cuaderno, y así poder recordarlo. Tenía rondando por mi cabeza varias ideas sobre “espacios vacíos”, grids, datos en la nube, islas de información, protecciones culturales y lenguajes de comunicación cuando leí un artículo sobre Ray Ozzie en Wired. Se extiende sobre su actual papel en Microsoft como Chief Software Architect, para lo que se remonta a los orígenes de su posición a favor de la computación en la nube y, por consiguiente, fuera del firewall. Al final del mismo se dice:

«To Ozzie, software’s soul does not lie in the accumulation of features. Instead, it lies in his dream of connectivity. “Live Mesh is very Ray,” Mitch Kapor [Lotus founder] says. “It’s the son of Groove, which is the son of Notes.” Which was, of course, the son of Ozzie’s beloved Plato [an early interactive system to connect people]. Thirty-three years later, Ozzie is still trying to build on what he saw in sophomore year. But it’s no longer the Ray Ozzie vision. It’s Microsoft’s.» [negrita del editor]

Interesante, ¿no?

Entradas relacionadas: Conmutación a la nube, El «espacio blanco» de la televisión, Sistemas operativos en la web

Suscribirse en un lector a este cuaderno. El servicio co.mments permite seguir los eventuales comentarios por correo electrónico.

Posted in computación, web | Etiquetado: , , , , , , , | Leave a Comment »

La marcha de las generaciones

Posted by josempelaez en Lunes, 10 noviembre 2008

Muchos se han movido para tratar de extraer de la web todo su potencial. Cuando trabajan en una organización se encuentran con herramientas informáticas que no les satisfacen, y no quieren renunciar a las que están utilizando en sus restantes actividades. El uso de la web es ya una parte inseparable de su educación, trabajo, vida… La sociedad en su conjunto y las empresas que operan en sus mercados también se han visto afectadas. ¿Progresan éstas adecuadamente?

abiquo_planta

Ilustración de una visión disruptiva del uso de internet citada por El Periódico. Aplicación de ejemplo de Abiquo (Jesús Monleón)

En mi nota anterior escribí que la «computación en la nube» presenta ciertas desventajas a ojos de una gran mayoría de los directivos empresariales. Me referí particularmente, aunque muy de pasada, a los responsables de los sistemas de información al más alto nivel organizativo (CIO). No he puesto de informática porque no quiero confundir una labor con la otra, sin que vaya a ser éste el centro de la reflexión que me propongo hacer aquí y ahora. [Tampoco deseo que los títulos de unos puestos me metan en la polémica abierta sobre diplomas académicos y competencias profesionales, o sobre sus maneras de difusión 🙂 ]. 

Un problema de La Nube que no mencioné es que bastantes trabajadores, especialmente de los nuevos, tienen puntos de vista muy diferentes del “corporativo” sobre la informática. Aunque una mayoría relevante siga siendo poco sensible al empleo eficiente de la tecnología, creo que este número irá a menos, y no a más. La atracción de las ventajas para los usuarios que se derivan de las externalidades es demasiado grande como para resistirse a ellas de manera sostenible. Me parece que los progresos de Facebook y Tuenti lo atestiguan.

Los usuarios jóvenes, y los curiosos que no lo son tanto, están acostumbrados a leer artículos del tipo de «guía práctica para trabajar en la ‘nube’». Hay muchos que aplican lo que aprenden sin haber ido a la universidad. No necesitan estudiar informática, ni pedir a un técnico que les ayude, ni siquiera leer manuales complejos para comenzar a montar cosas interesantes. Tampoco deben hacerlo para realizar ciertos cambios más o menos promovidos, autorizados o tolerados (los famosos hacks). Además, cada vez hay más  “informáticos de profesión” desarrollando menos programas y adaptaciones a la medida de sus clientes y construyendo más herramientas o servicios genéricos, que terminarán adaptando sus futuros usuarios.

Lo que sucede es que la mayoría de estos nuevos trabajadores ilustrados en la web, cuando llegan a sus oficinas o recorren los lugares de trabajo de sus clientes, encuentran otras herramientas empresariales a su disposición. Si nos referimos a trabajos muy genéricos, las aplicaciones que ponen a su servicio suelen ser menos útiles, sencillas, potentes o atractivas que las que encuentran en internet. Éstas son gratuitas o tienen un precio al alcance de la mayoría de los aficionados más entusiastas y avanzados. Este fenómeno ha sido observable desde hace una decena de años, que no meses, aunque haya ocurrido en una minoría de casos.

unilever-consumerization-architect

Wendy Wilkes, de Unilever (Graham Trott, BW 080814)

Según cuenta tic616, Accenture ha publicado una encuesta muy reveladora sobre los “trabajadores de la nueva generación”. La consultora concluye que la «millennial generation demands own devices at work and don’t adhere to corporate technology policies.» Se refiere a estudiantes y empleados entre 14 y 27 años en los EE. UU. Los resultados de la encuesta apuntan a una desconexión entre la tecnología que proveen las empresas y cómo los trabajadores jóvenes quieren utilizarla y colaborar. Business Week informó hace pocos meses de que Unilever, una gran compañía de las consideradas clásicas, está haciendo cambios relevantes en su informática corporativa para atraer a los mejores candidatos jóvenes. 

Además, creo que la Generación X protagonista de alguna novela de Douglas Coupland, educada mientras jugaba con los primeros ordenadores personales durante su adolescencia, tiene ya bastante influencia en las decisiones empresariales en general, y más en las de tecnología. En 1982, cuando yo tenía 29 años, compré un ZX Spectrum que aún conservo (guardado en una caja de un desván). En mi caso pasé de “jugar” en la empresa programando en Fortran para tratar distintos tipos de datos a hacerlo en casa usando Basic. Lo que también ocurrió en aquellos tiempos es que hubo otros muchos con menos años que aprendieron directamente a programar curioseando y experimentando con esos primeros ordenadores personales. Si andaban por los 12 años, hoy tienen ya sobre los 40. ¿Quién va a seguir decidiendo en las grandes empresas que prejubilan a sus trabajadores con poco más de 48 años porque la tecnología permite hacer más con menos personas?

Sin apoyarme en la influencia que internet ya tiene en la política, como han demostrado los triunfos electorales de Barack Obama (47 años), hay bastantes ejemplos de cómo está transformando ya la forma de trabajar en muchos sectores empresariales. Dos de los más difundidos son el editorial, especialmente la prensa periódica, y el musical, particularmente la producción discográfica. Pepe Cervera acaba de reflexionar sobre que «los nuevos medios no son viejos medios con internet», al igual que «el ferrocarril no eran carretas con vapor ni los aviones son trenes que vuelan». Enrique Dans explica en «vivan las cadenas» los contratos 360º que buscan atar por todas partes a los artistas porque «las discográficas se ven abocadas a un redimensionamiento radical, a una severísima cura de adelgazamiento, y a un intento de ampliar sus fuentes de ingresos.»

kevin-kelly_didac-lee

Dídac Lee, Kevin Kelly y Pep Campàs (Bloc DL 071128)

Kevin Kelly es uno de los observadores y pensadores más respetados de la web, editor de Wired y autor de «New Rules for the New Economy» entre otros libros. Acaba de exponer en la Cumbre Web 2.0 2008 que «los próximos 6.500 días de la web» serán muy distintos de los que hemos conocido, según comenta Francis Pisani. Éste sigue diciendo:

«La web de mañana no será la web mejorada. Será otra cosa. Esta otra cosa será, para empezar, lo que él [KK] llama una amplísima máquina, en las nubes (reconstrucción tridimensional), que incluye todos los datos disponibles. Para Kelly, todo lo que no esté ‘websado’ no existirá. La web será el OS global de mañana, ¡captará todo, absolutamente todo! Accederemos a ella a través de un montón de aparatos con pantalla (de la televisión al teléfono móvil, pasando por la pantalla de control de nuestra nevera y el GPS de nuestro coche…) que no serán, de hecho, más que ventanas hacia la “gran máquina”.»

Muchos jóvenes, y no tan jóvenes, somos lectores y escuchantes asiduos. Estamos al corriente de los cambios que se van introduciendo a nuestro alrededor. Por ejemplo, los “marchosos” emprendedores jóvenes de Abiquo han liberado gratuitamente unas herramientas para poder ir construyendo esta nueva web, se llame grid o se llame cloud. Ha pasado un cuarto de siglo desde el lanzamiento del Spectrum y siguen surgiendo muchas más herramientas baratas con las que experimentar y construir cosas nuevas. ¿Quién va a frenar su uso en las empresas? La competitividad global manda, a menos que los de Washington decidan virar el rumbo económico hacia babor, lo que sería peor.

Por lo tanto, y parafraseando a José Antonio Marina, ¿cuándo empezarán los CIOs a aplicar resueltamente su inteligencia para reinventar las soluciones informáticas que aplican a los problemas de sus organizaciones? ¿Por qué no marchan con decisión para no verse desbordados por las nuevas generaciones? Seguiré dándole vueltas o, mejor dicho, avanzando en mi intento de búsqueda de una buena respuesta. Me anima lo que “tuiteaba” Martínez: «a veces cuesta menos hacer realidad una visión que, después, hacer visible esa realidad.»

Entradas relacionadas: Conmutación a la nube, Emprendedor español, La motivación de los talentos

Posted in innovación | Etiquetado: , , , , , , | 4 Comments »

Terminales ubicuos para navegar

Posted by josempelaez en Miércoles, 10 septiembre 2008

El mayor seguimiento de los estándares de navegación en la web que va a promover la nueva herramienta Chrome de Google facilitará el abaratamiento y ubicuidad de terminales de acceso. Ello comportará otros beneficios adicionales, sobre todo a medida que se incremente la actividad en la «mobile web» que, además de una cierta conveniencia de uso, también promueven las operadoras de telecomunicaciones.

Siguiendo con mis apreciaciones del lunes pasado, voy a introducir otras más relacionadas con el impacto de Chrome en el terreno de los terminales y la ubicuidad en el acceso a las aplicaciones y demás contenidos de la web.

ubiquitous_computing

La computación ubícua todavía se relaciona más con el empleo de sensores y dispositivos embebidos que con los terminales móviles

Terminales

Si los navegadores fueran cada vez más estándar (menos diferentes y con comportamientos independientes del terminal cliente), los proveedores de contenidos y de servicios de software (SaaS) podrían trasladar esfuerzos de desarrollo desde la resolución de problemas técnicos hacia la mejora de las funcionalidades y «experiencias de usuario».

Unos terminales de navegación más orientados a procesar eficientemente la parte de presentación de las aplicaciones web permitirán reducir el consumo de energía, correr menores riesgos de pérdida de información, incrementar su economía y difusión… Ello realimentará el círculo virtuoso del uso de la plataforma web y el incremento de los servicios de «computación en la nube» que no requieren potencias significativas en el cliente, sino factores de forma y usabilidad adaptados a cada empleo y circunstancia. El enfoque tan integrado de Apple no es el único posible para diferenciarse en los productos hardware.

El que la lógica y los datos de las aplicaciones no estén en los dispositivos abre la puerta a beneficios que considero aún más interesantes. La mayor disponibilidad de terminales sencillos en manos de los usuarios —y de sensores automáticos integrados en los sistemas industriales y comerciales— permitirá capturar los datos sólo una vez, en el momento, lugar y por el agente más relevante, ya sea una persona o un artefacto (como los de la foto). De esta manera se mejorará la precisión, puntualidad y plenitud de los datos, materia prima de todo tratamiento que busque obtener buena información y mejor conocimiento, especialmente en los mercados empresariales.

Otros beneficios derivarán de la mayor posibilidad de conectar muchos más dispositivos entre sí, y con los servidores situados en “la nube” para la transmisión y computación de datos. La aplicación de tecnologías grid/ ubiquitous/ real-time computing y las wireless sensor/ mesh networks llevarán a poder materializar el concepto de la «internet de las cosas». Un relevante efecto adicional está relacionado con las nuevas aplicaciones que saquen más partido de la agregación de datos en la red de forma directa y sincrónica. El tratamiento específico de este último aspecto lo dejo para el apartado de aplicaciones, que abordaré en otra entrada.

asuspc900

Navegando en un Asus PC900 netbook (Foto Trusted Reviews)

Ubicuidad

Hay quienes olvidan con demasiada frecuencia que el número de PCs de sobremesa es pequeño comparado con el total de dispositivos ya que va creciendo el número de accesos a la llamada «mobile web». Aparte de los omnipresentes intentos desde el TV y sus set-top-boxes (“cajas” que se van metiendo dentro), la realidad es que se va accediendo más a los contenidos desde terminales muy portátiles.

Entre los últimos hay que destacar los modernos smartphones (de RIM, Apple, HTC, Nokia, LG…) y netbooks con 3G interno o externo (de Asus, Acer, LG, Samsung, HP, Dell…). En este rango de productos hay quienes se dejan llevar por la tendencia a “subir” el nivel entrando en el campo de los notebooks, pero también los hay que apuestan por la ligereza y rapidez de respuesta (SSD, Linux) sin sacrificar la usabilidad (teclado, pantalla 9-10″).

Algunos de estos dos tipos de terminal versátil están, o estarán, subvencionados por las operadoras con contratos de permanencia. Además, y opino que con mejores perspectivas, podrán beneficiarse de los planes de datos que van introduciendo los que compiten en el terreno de las «redes celulares» y accesos WLAN/WMAN (Wi-Fi, WiMAX, huecos bandas TV…).

No puedo dejar de referirme a otros movimientos, como el de Amazon, que ha lanzado ya su tienda de video on-demand accesible desde un navegador estándar y los aparatos de TV Bravia de Sony. En este campo, Yahoo e Intel se han aliado recientemente para ofrecer diversos contenidos en los TV de alta definición. El navegador del iPhone va ganando terreno en las adaptaciones de formato de contenidos y accesos web. Google ha anunciado la próxima aparición de Chrome para Mac y Linux. No hay que tener bola de cristal para anticipar el navegador que equipará los terminales móviles de la Open Handset Alliance (Android).

Si todos los terminales van incrementando su capacidad de acceder de manera estándar a unos contenidos en aumento, ¿qué pasará en esa trastienda donde se generan: los programas que gobiernan el comportamiento de las aplicaciones en la plataforma web? Seguiré…

Actualización. Enrique Dans publicó ayer una entrada sobre «La consolidación y el futuro del mercado del netbook» en la que habla del riesgo de mezclar ambas categorías de “books“. Aunque no se diga allí, creo que Intel también ha querido catalogar los netbooks como Mobile Internet Devices en lugar de Ultra Mobile PCs para evitar esa confusión de expectativas. Sin embargo, ello no resulta fácil dado el origen de la aparición en el mercado de este tipo de aparatos (proyecto OLPC de Negroponte).

Entradas relacionadas: Navegar por las aplicaciones, Computadoras sin margen

Posted in computación, software | Etiquetado: , , , , , , , , | 1 Comment »

Navegar por las aplicaciones

Posted by josempelaez en Lunes, 8 septiembre 2008

La aparición de la herramienta Chrome de Google ha despertado un debate sobre si este nuevo software tendrá impacto más allá de los navegadores tradicionales. Me encuentro del lado de los que piensan que es parte de la estrategia de desarrollar una plataforma de computación que aporte una experiencia de usuario más satisfactoria y basada en los estándares de la web.

Hace una semana se empezó a hablar del lanzamiento de la versión beta del nuevo software de Google para entrar y salir de la “procelosa” web. Con este motivo he ido comentando y anotando varias cosas al hilo de lo que he estado leyendo. Las iré dejando por aquí en varias entradas para poder recordarlas. Comienzo con algunas observaciones sobre el planteamiento y las aportaciones de Chrome.

Competencia

Muchos analistas han evaluado si esta nueva herramienta es mejor o peor que IExplorer o Firefox (los dos navegadores más utilizados). Han opinado sobre si es más o menos innovador, rápido, simple, usable, seguro, robusto, intrusivo, extensible, etcétera. Microsiervos ha publicado la anotación más completa en español que he visto hasta ahora. La han ido actualizando con algunas aportaciones de los lectores.

Me ha interesado mucho su nivel de cumplimiento de los estándares de la web (W3C). Según algunos datos publicados con el test Acid3 para versiones estables de navegador, Chrome obtiene 78 puntos, frente a 71 de Firefox y 14/100 de IExplorer7. Espero que lo mejoren pronto para lograr los niveles de Opera (83) y de otras versiones en fase de desarrollo, que ya llegan al 100% (de Safari, con el mismo motor).

google-chrome_netsuite

NetSuite will offer native support for Google’s Chrome browser, which is in beta and may not be enterprise strength yet

Para su adopción fuera de los pioneros, especialmente en las empresas que no pueden usar betas, también deben resolverse ciertas cuestiones sobre condiciones de servicio o de licencia copiadas con precipitación, así como algunos errores y problemas de navegación que están detectando los primeros usuarios. Estos últimos, en muchos casos, estarán causados por los sitios web. Hay demasiados que no cumplen con los estándares al diseñarse sólo para IExplorer, sin hacer ningún tipo de cross browsing. Creo que se irán respetando más las normas de derecho que de hecho en la web del mañana. Se espera que la versión 8 de IE tenga un puntaje mucho más alto en los tests de referencia.

Otra cuestión relevante, me ha parecido a mí, es que Chrome emplee el motor de visualización de páginas de código abierto del proyecto WebKit basado en el KHTML de KDE, que también usa Apple para sus navegadores (Safari, iPhone).

Creo que es aún más significativo que siga apoyando el uso del lenguaje JavaScript, tan conocido y difundido en la web desde que Netscape lo lanzara en 1995. Google ha programado una nueva máquina virtual para correr en el navegador que ofrece muy buen rendimiento en la ejecución de procesos locales de presentación y refresco de datos. Esto ha desencadenado muy buenas valoraciones, incluso de algún desarrollador de la plataforma de Adobe.

No obstante, también hay quien comenta que ello no es bueno; no se refiere a la mejora significativa de su velocidad, sino a las limitaciones en la “experiencia de usuario” derivadas de este lenguaje en comparación con otros (el ActionScript de Flash, por ejemplo). Bueno, ya veremos…; hay múltiples tipos de aplicaciones y maneras de programar.

Diferenciación

Al presentar una herramienta con código abierto, digo yo que Google no debe de tener mucho interés en diferenciarse y disponer de una ventaja competitiva sostenible a largo plazo en el campo de los navegadores. Me adhiero a los que opinan que lo han planteado justo al revés. El punto de vista de Nick Carr es que quieren mejorar las capacidades de todos los navegadores. Así que, cuanta más gente copie a Google y haga las cosas mejor, de una manera estándar, más beneficioso será para internet (todos).

Bueno, en el “todos” tendré que descontar a los que quieren montar redes particulares y gobernadas centralmente por el motivo que sea. Desgraciadamente no son pocos. Tenemos a los que controlan las antiguas plataformas de cómputo personal, los que quieren facturar por servicios de acceso, las entidades de gestión derechos de autor, los gobiernos que dicen querer aumentar la seguridad, etcétera. Francis Pisani se refería estos riesgos recientemente al comentar un libro del citado Carr.

google-chrome_web-app

Words by the Google Chrome team, comics adaptation by Scott McCloud (page 24)

En este apartado, el movimiento de Google puede ser entendido como un forzar la “comoditización” de los navegadores para que el distingo competitivo en internet se traslade a las aplicaciones web. Luis.tic616 lo ha expresado en varios comentarios. En este terreno también suscribo lo manifestado por Gianluca Brugnoli: «Google Chrome was born explicitly as a platform for web applications.» También hay que considerar los movimientos estratégicos para el control de la información y sus implicaciones en la privacidad que expone Marcos Ros-Martín.

A Google le interesa que el contenido y la programación de la lógica esté en la red, y que el usuario se olvide del navegador para centrarse en lo que está haciendo en “la nube”. No creo que con este producto busque favorecer unas aplicaciones (las suyas) frente a las demás. Debe de buscar mejorar el uso de todas y potenciar la «cloud computing» con ciertas tecnologías.

Pretenderá progresar en la superación del paradigma de la arquitectura cliente/servidor que, en la práctica, ha promovido la ejecución de funciones en el terminal que han ido más allá de la presentación de información. Realmente ello no era obligado en este modelo, pero así es como sucedió debido a los intereses de algunas empresas.

Escribiré en otras entradas sobre Chrome y los terminales de acceso a la información, así como sobre las aplicaciones web.

Entradas relacionadas: Terminales ubicuos para navegar, El software de la nube

Posted in computación, software | Etiquetado: , , , , , , , | 3 Comments »