Blog de JoseMPelaez

Aprendimiento: aprender del entorno con atrevimiento

Posts Tagged ‘BPR’

Paradojas en el proceso

Posted by josempelaez en Viernes, 4 julio 2008

Tras lo escrito en las tres anotaciones previas, creo que ya hay bastante consenso en que las estructuras maestras de datos no “han de ser” comunes en las aplicaciones empresariales —ni en otros tipos—. Obviamente pueden serlo, pero probablemente sea mejor que no lo sean. ¿Por qué?: porque así hay más…

  • flexibilidad, para reaccionar mejor ante los cambios,
  • rapidez de despliegue, al combinar y reusar componentes,
  • adaptación a distintos problemas, al configurar y reemplazar elementos,
  • control de riesgos, al poder evolucionar paulatinamente y emplear métodos ágiles de desarrollo,
  • economías, al aplicar estándares y no requerirse proyectos de integración complejos, etcétera.

CBDOtra de las grandes paradojas de los sistemas de información (SI) empresariales es que las consultoras de negocio y sistemas, que promovían su empleo con el discurso de la reorganización por procesos, luego solían prescribir sistemas más orientados a datos y documentos.

Lo primordial en los procesos son las relaciones, comportamientos y estados de los objetos que interaccionan como abstracciones de la realidad. Me refiero a planos, especificaciones, órdenes, acciones, tareas, movimientos, pedidos, viajes, cargas (mercancías), inventarios, entregas, facturas, apuntes… Cada uno de estos elementos sigue unas secuencias de pasos dependiendo de ciertos eventos (workflow), pasa por una serie de situaciones (states), y tiene una vida determinada con principio y fin (lifecycle).

Los típicos documentos de un sistema administrativo (partes, albaranes, listas…) se pueden considerar subproductos de información generados durante la ejecución de los procesos —según las fórmulas de la ingeniería y las reglas de los negocios— a partir de un suceso desencadenante (orden, petición, incidencia…). Teniendo el registro histórico de las transacciones detalladas se pueden extraer luego toda clase de informes estadísticos, paneles de indicadores operacionales, cuadros de mando directivos, análisis de rentabilidad por actividades, información agregada para decisiones…

Aquí encuentro otra paradoja porque, si un SI está orientado a los procesos, el tratamiento requerido de los documentos asociados (registros de información) se produce como una consecuencia lógica, pero ésto no suele suceder en sentido opuesto. Creo que hay un mal enfoque de muchos SI que se deriva de la simple mecanización de los viejos procedimientos administrativos. ¿Cuántas veces los programadores de los System/38, AS/400 y System i de IBM, tan usados en las medianas empresas industriales y comerciales, han tenido que borrar transacciones de movimiento de fondos o de mercancías porque alguien no quería que se viera lo que había sucedido realmente durante el proceso? ¿Es útil esta información adulterada?

Network SynchroEn los procesos, los datos maestros que se repiten en muchos documentos son secundarios. Incluso los que aplican el principio de unicidad de maestros no pueden impedir que existan datos duplicados. ¿No son también entidades proveedoras las clasificadas como clientes, aunque lo sean de otras organizaciones del «ciclo productivo»? ¿No debiera tener el componente “cliente” un comportamiento distinto según las circunstancias? El que sus atributos más estables puedan estar almacenados de manera consistente en varios sitios es un problema técnico que hoy ya está bien resuelto. Que se hable de replicación de bases de datos, coordinación de agendas, alineamiento de maestros, red global de sincronización de datos (GSDN )…, debiera de ser una cuestión menor.

En el diseño moderno de SI, ¿vamos a seguir empleando como restricciones las de la informática antigua?: ahorrar espacio de almacenamiento, normalizar datos para evitar redundancias e inconsistencias, programar sin parámetros ni reglas contingentes para procesar rápido, trabajar en local para eliminar indisponibilidades o latencias de red… ¡Qué paradoja que un sector de innovación tan acelerada siga lastrado por dificultades técnicas superadas!

En el campo empresarial de las operaciones —el que conozco mejor—, desde la extracción de la materia prima hasta su recuperación al final de su ciclo de vida útil, hay muchas actividades concatenadas que afectan a numerosas empresas de diversos tamaños y especialidad. ¿Cómo ha de tratarse la información asociada a esos procesos para gestionarlos mejor?

La visión de la empresa que se apoya en estructuras organizativas y maestras de información es anticuada. Replica organigramas y formularios propios de una organización tradicional ya superada. ¿De qué empresa hemos de tomar la “visión dominante” en una «demand-driven supply network»? ¿Por qué no pueden gestionarse directamente los procesos (comerciales, ingeniería, operativos, de personal, de sistemas, contables…) en lugar de los documentos, ya sean de una empresa o de una red de organizaciones? Cada abstracción de la realidad tiene sus datos de referencia y reglas asociados. Éstos no tienen por qué ser visibles desde el exterior del componente si se emplean esquemas de «petición-respuesta» en el funcionamiento de los SI. ¿Por qué han de estar agrupados en maestros comunes?

Service Oriented ArchitectureMe parece que las grandes consultoras industriales, que hace tiempo que aparcaron el discurso del BPR, ahora hablan mucho de SOA, BPM, ESB… Tengo dudas acerca de que sepan realmente, o de que quieran explicar bien, lo que ello implica, que es más que integrar servicios de aplicación. Me temo que sólo traten de seguir vendiendo jornadas de servicios profesionales a espuertas bajo una nueva etiqueta, como sucedía en los grandes proyectos de implantación de ERPs de hace pocos años.

A mí, la «arquitectura orientada a servicios» me refresca lo que aprendí en la universidad sobre resistencia de materiales, como recordaba en Maestros y estructuras. Las flexibles no se oponen de forma rígida a las acciones derivadas de los cambios del entorno que actuan sobre su periferia; se acomodan para no colapsar bajo su presión y poder conducir el esfuerzo resistente hacia unas bases sólidas de sustentación, servicio prestado por los cimientos. ¿Qué relación veo entre el análisis estructural y la arquitectura de servicios?

Para mí, un enfoque de SOA para los SI transaccionales debiera permitir trabajar con todos los variados y variables detalles que intervienen en las diferentes partes de los procesos. Es lo que considera un arquitecto o ingeniero cuando contempla las posibles acciones de viento, nieve, agua, vibración… que pueden impactar en las distintas partes de la estructura para calcular sus efectos. El análisis también debería contemplar servicios para guiar las acciones de cada agente participante (persona, equipo, máquina), registrar lo ocurrido en cada lugar e instante relevantes, y transmitir todos esos datos precisos, puntuales y plenos para su consolidación, como cuando se instrumenta una estructura resistente. Así se lograría una base de información real, no organizada necesariamente en documentos, sino más orientada a procesos, acciones o servicios. Ello permitiría decidir y dirigir mejor las empresas en todos los escalones de sus actividades sin tener que esperar obligadamente al final de cada semana o mes para que se hayan “cocinado” los datos relevantes.

Parafraseando a Eduardo Torroja, un tipo estructural de «sistema monolítico» basado estructuras maestras de datos comunes no va a adaptarse bien a los cambios; uno flexible armado con componentes que interactuan, encapsulando sus datos y reglas de comportamiento, sí que puede hacerlo. Se adapta sobre la marcha y no hay que post-procesar nada.

[Ilustración 1: Component-Based Development Cycle © OIG Ltd 2002-2003]
[Ilustración 2: XC Bridge, © Xchange Network]
[Ilustración 3: Service Oriented Architecture © eSchool News]

Posted in integración | Etiquetado: , , , , , | 3 Comments »

Paradojas en la arquitectura maestra

Posted by josempelaez en Miércoles, 2 julio 2008

En las dos notas precedentes reflexioné sobre los programas orientados a procesos y a datos, y sobre la integración de aplicaciones empleando estructuras comunes de datos, entre otros medios. En ambos casos eché mano de mis recuerdos informáticos con la idea de explicar-me —”a mí, mismamente”, a mi penfriend Luis y a quienquiera leerlas— por qué no comulgo con la idea de que los datos maestros de las aplicaciones transaccionales deben estar en un sitio común.

ERP monoliticoCierto es que los llamados ERPs (Enterprise Resource Planning), que también se han denominado «paquetes integrados de gestión empresarial» precisamente por ello, resolvieron varios problemas derivados de las lagunas e inconsistencias de la información procesada con aplicaciones que formaban sistemas deslavazados. Por cierto, que quien empleó lo de planificación para referirse a estos sistemas transaccionales no debía de saber mucho de operaciones, o le encantaban las paradojas. Además, hubiera sido mucho más veraz referirse a controlar, y no a planear.

No obstante, en la misma década de los 90 en que se propagaron los anteriores, también se difundían modelos de interoperabilidad de sistemas. El CORBA del OMG en el plano de la aplicaciones, y el DCE/RPC del OSF en un nivel más bajo, fueron promovidos por algunas empresas relevantes de tecnología como alternativas flexibles al monolitismo de la base y modelo de datos únicos.

Sin embargo, a pesar del buen nombre de sus promotores, se impuso el modelo integrado de datos para construir los nuevos sistemas de información (SI) empresariales frente al de las interfaces técnicas entre aplicaciones especializadas. Ello sucedió, de nuevo paradójicamente, en el marco de una gran expansión del empleo de las redes locales (LAN) y la arquitectura C/S derivada. Creo que la clave está en que SAP, como gran propulsor de modelo triunfador, era una empresa de programación que nació para resolver un problema importante de los financieros.

Además, en 1993, tras haber logrado el apoyo de las dos grandes empresas de miniordenadores de la época (HP y DEC), supo ceder servicios de implantación para poder crecer más rápido aliándose con las grandes empresas de consultoría de negocio. Éstas vendían el BPR a los miembros (y “miembras”, según Aído) de los comités de dirección de sus clientes empresariales. Prometían que la “nueva” herramienta (R/3) de SAP, que promovían y en la que habían formado a su gente, iba a materializar los deseados cambios. ¡Y vaya si tuvieron que cambiar para adaptarse al modelo funcional del nuevo paquete, aunque no creo que fueran exactamente esos sus ansiados deseos!

Las suites de aplicaciones comenzaron a aparecer al poco por dos motivos adicionales a los tradicionales de especialización y flexibilidad. Por un lado, como resultado de las adquisiciones de business software hechas para crecer más rápido por empresas como Oracle, Descartes Systems, i2 Technologies, SAP, etc. Había que integrarlas con las existentes y, con sus bases de clientes, no se podían permitir el rehacerlas desde el núcleo para que tuvieran las mismas estructuras maestras que las aplicaciones del adquirente.

Por otro, los ERP transaccionales derivados de los programas de contabilidad (FABS), o de los de planificación de la producción (MRP), no cubrían importantes áreas de actividad cotidiana (CRM, SRM, PLM…). Ni para el director financiero ni el de producción las visitas comerciales debían de ser relevantes para “sus negociados”. Tampoco cubrían las funciones más propias de los DSS, que sí interesaban a ambos, pero que se dejaban fuera porque entonces podían “tumbar” los servidores con algunas de sus “potentes queries“.

Creo que la situación actual es la descrita al final de la entrada sobre Estructuras maestras. El uso de internet (una arquitectura C/S abierta, al fin y al cabo) ha determinado que los «servicios web», herederos del CORBA, estén predominando en la interacción entre sistemas modernos, que ya no son los ERPs. HP llegó a llamar e-speak a este enfoque a mediados de 1999. Microsoft comenzó a referirse a un concepto similar con la etiqueta .Net un año después. IBM hablaba de e-business desde años antes.

Las necesidades del comercio internacional (OASIS y UN/CEFACT), y el apoyo del consorcio de estándares de internet (W3C), han ido afianzando la difusión del XML como elemento esencial de dichos servicios de conectividad e interacción. En el terreno de las aplicaciones para consumidores, los agregadores de contenido (RSS) y las interfaces gráficas de usuario (GUI) basadas en Ajax también lo difunden con profusión.

¿Quieres saber las implicaciones y lo que opino sobre todo lo anterior? Por favor, lee la entrada siguiente y última de esta serie sobre estructuras de datos maestros comunes titulada «Paradojas en el proceso».

[Ilustración 1: Software as a concrete block. Blog ZDNet Phil Wainewright]
[Ilustración 2: Esquema de mySAP Business Suite. SAP]

Posted in integración | Etiquetado: , , , , , , , | Leave a Comment »