Blog de JoseMPelaez

Aprendimiento: aprender del entorno con atrevimiento

Posts Tagged ‘comunicación’

Políticos contemporáneos y Miénteme

Posted by josempelaez en Sábado, 10 octubre 2009

Considero que las mentiras de los políticos contemporáneos son cada vez menos soportables. ¿Hasta cuándo van a pretender seguir viviendo de cara a la galería? ¿En qué medida los ciudadanos hemos de ser espectadores o actores?

kelli-williams

La psicóloga Dra. Gillian Foster. Personaje de «Lio to me» (Fox 2009)

¿Qué saben hacer los políticos españoles? ¿Será comparable a lo que hacen en otros lugares? ¿Qué actividades desempeñan realmente? Según lo que declaran públicamente, el que sea iluso o poco escéptico creerá que todo lo que hacen es para servir a sus conciudadanos. En privado alguno llega a largar que se dedica a la compraventa y al cobro de comisiones.

¿Qué tendrían que saber para lo que deben realizar? ¿Qué valores deberían sustentar su conducta para poder ejercer decentemente las funciones? ¿Qué han de hacer para mejorar el bienestar de todos los nacionales y residentes en España? Según lo que vemos y escuchamos, se dedican a hablar, a comunicar, a explicar, a decidir, a aparentar, a adular, a mantenerse en el poder… Para ello dicen cualquier cosa que se les ocurra. Muchas de éstas son calificables de memeces o gilipolleces sin temor a equivocarnos un ápice.

El episodio vivido ayer en Valencia el día de la fiesta de su Comunidad me ha parecido esperpéntico. ¿Qué pretenden hacernos creer? Si Ric Costa goza de la confianza de Paco Camps, ¿por qué va a proponer el martes su “cese temporal”? ¿Por qué no dimite éste si es que Mariano Rajoy le presiona mucho ahora. ¿Pero no hablaba hace muy poco de indiferencia ante el caso y reiteraba su confianza en el molt honorable president? ¿No decía Camps que se debía sólo a los ciudadanos que le habían votado? ¿Qué está condicionando el comportamiento de este señor?

camps-rambla

Camps y Rambla en un acto institucional (J.Vicent, El País 091009)

Me gustaría que hubieran pasado unos cuántos años más y viésemos aquí alguno de los métodos que ya emplean en otros lares. ¿Qué diría el Dr. Lightman de «Miénteme» ante el lenguaje corporal de nuestros políticos? Me gusta más el personaje de este científico doctor en psicología que el Dr. House. La cuestión. ¿Debemos dejarnos gobernar por quienes sueltan tantas majaderías y mentiras?

Opino que la mayoría de los “políticos profesionales” quiere gobernar algo: un ayuntamiento, una diputación, una comunidad regional, un estado nacional, una unión interestatal… Unos lo logran y se ponen rápidamente a ello. El resto se dedica a “oponerse” a su gobierno en espera de que la coyuntura les dé otra oportunidad lo más pronto posible. Mientras tanto, los que pagamos “un huevo” (tanto como dice Camps que quiere a ‘El Bigotes’), ¿qué hacemos? ¿Nos dejamos mandar? ¿Por qué? ¿No sabemos o no queremos hacerlo mejor?

¿Hemos de aceptar lo que recordaba Pedro J. Ramírez sobre los políticos en una carta editorial? «Hay pocas virtudes que no poseyeran y pocos errores que no cometieran» (Winston Churchill, Cámara de los Comunes, 1945). También se preguntaba en la carta, respecto de las empresas que trabajaban en Valencia, «¿qué motivación podían tener esas compañías cuyos ingresos dependían de la Generalitat para contratar a un fulano que llega a Valencia con lo puesto y sin un mal perro que le ladre, pero con el mejor de los contactos?»

Muchos compañeros de estudios en la década de los setenta se han dedicado a la construcción de obras públicas. Entonces aprendimos en los pasillos y en las prácticas en empresas que, si querías lograr ciertas adjudicaciones, tenías que untar a los políticos de manera más o menos directa o escandalosa. Si no lo hacías te quedabas sin trabajo. Siempre había un competidor con menos reparos morales.

¿Cómo y cuándo nació esta práctica? Lo peor, para mí, es que se razonaba diciendo: “es lo que hay”. El consabido “siempre se ha hecho así” se asumía como parte de las reglas del terreno donde había que seguir jugando. Para ello también nos preparaban en la escuela técnica superior. ¡Hay que llevarse los concursos “como sea”!, y resulta que muchos se adjudican “a dedo” porque es más ágil.

algarrobico-greenpeace

Rainbow Warrior con el hotel El Algarrobico dentro del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar (Greenpeace 090716)

Ante los métodos de examen competitivo de los profesores (muy pocos con dedicación exclusiva), los alumnos respondían con sus procedimientos de copia para responder. Unos porque no estaban habituados a memorizar. Otros porque no lo estaban a razonar. Había muy pocas excepciones (± 5%). Solían darse entre los que conocían mejor el sistema por sus padres o hermanos mayores. Todos queríamos aprobar. Sospecho que la situación no ha cambiado sustancialmente, aunque la UE pueda contribuir a que suceda.

Gürtel, Malaya y la especulación sobre el suelo tan determinante en la última “burbuja inmobiliaria” son sólo consecuencias de esta forma de “trabajar”. Estas corruptelas y corrupciones están demasiado extendidas como para que nos neguemos a ver que no son sólo cosa de bastantes políticos, constructores y estudiantes de nuestra sociedad. Opino que no lo hace “todo el mundo” pero, ¿es algo sólo de unos pocos? No lo creo.

¿Quién no ha quebrado normas éticas en alguna ocasión? ¿A nadie le remuerde la conciencia? ¿Qué podemos hacer los que no somos “profesionales de la política”? ¿Nos resignamos a vivir dentro de “la caja” y nos adaptamos a esta nefasta clase política actual? ¿Intentamos hacer evolucionar las cosas desde dentro pasando a ser actores desde una posición de espectadores críticos?

¿Hay otras opciones? ¿Sabemos de dónde viene esta situación? ¿Existe otro “Nuevo Mundo”? ¿Se puede ir? ¿Hay algún itinerario abierto por algunos pioneros?

Entradas de este cuaderno con alguna relación: La caja del problema de los políticos, ¿Jugamos a la política o desarrollamos algo?, La política de gastos y gestos.

Suscribirse a las entradas.

Posted in política | Etiquetado: , , , , , , , | Leave a Comment »

Expectativas, palabras y pensamientos

Posted by josempelaez en Miércoles, 31 diciembre 2008

Los que escribimos en un cuaderno electrónico público tenemos y mezclamos distintos motivos. Los que los leemos también tenemos diferentes expectativas e intereses. Mi anotación previa me ha ilustrado algo más sobre ello. También me ha hecho volver a pensar sobre las palabras compartidas.

mixed-words

Palabras en evolución (via The Daily Galaxy 071012)

En la entrada anterior expresé ciertos puntos de vista sobre la educación en España. Recogí algunos datos, refrendé opiniones ajenas y mencioné alguna de mis experiencias como docente. Escribí sobre éstas para tratar de enmarcar las eventuales expectativas que pudiera despertar la introducción realizada al tema. Algo sé del sistema educativo español, pero no lo suficiente como para meterme en muchas profundidades o recomendaciones. Pretendía sentar una base para que los eventuales lectores no esperasen demostraciones de causas ni justificaciones de propuestas. Al menos, no en ella. Sin embargo, creo que no lo logré; como poco hay un caso que lo atestigua, aunque sea uno muy particular.

Me parece que en los seis meses de vida de este cuaderno, con anotaciones que han estado igual de mal o bien fundadas que la anterior, he aludido alguna vez a mis experiencias para usarlas como fuentes de datos, pero no para intentar establecer unas “credenciales” como opinador. El distingo que me debió de impulsar el otro día a mencionarlas con el propósito implícito de rebajar expectativas pudiera derivar del hecho de que aún trabajo como ingeniero y empresario. En cambio, la educación reglada española sobre la que escribí no está ahora entre mis medios de vida. Probablemente por ello me sienta más intruso a la hora de opinar sobre unos asuntos más que de otros.

Imagino que otro motivo por el que cité mis experiencias es que no me gusta escuchar o leer a quienes manifiestan que no saben nada sobre lo que van a decir y que, no obstante, se aplican a ello seguida y aplicadamente. Creo que hay una frase de Orson Welles que viene al caso: «Muchas personas son demasiado educadas para hablar con la boca llena, pero no se preocupan por hacerlo con la cabeza hueca.»¿Por qué no guardamos silencio en este tipo de situaciones si no estamos buscando únicamente el entretener al prójimo?

fimble-logging

Anotando en cuaderno (cc piglicker, Flickr 081105)

Supongo que será, al menos en parte, porque nos gusta ser los protagonistas durante ciertos momentos de nuestra existencia. Ello supone, ¿por qué no recordarlo?, una buena terapia afectiva, cuando funciona. Otro buen motivo es el de la charleta social orientada sólo a relacionarse y pasar un rato con otros miembros del grupo. Esto, en muchas ocasiones, se llama crudamente bullshit. También debe de ser porque hablar o escribir ayuda a pensar y razonar, aunque hacerlo sin premisas, sin datos, sin información previa sea ilógico.

Tras leer una entrada como la que precede a ésta, algunos quedarán defraudados al no encontrar soluciones o acciones que intenten resolver la «verdad incómoda» de la educación. Es lo que le ocurrió a mi esposa, que vio por vez primera una anotación de las que escribo “en internet” después de varios meses de decirme que sentía curiosidad por saber qué era eso de lo que le hablaba a veces. Yo esperaba ese momento con interés. En otras ocasiones había leído informes o mensajes míos antes de enviarlos para difundir situaciones, valorar opciones, comprobar comprensiones o descubrir errores.

Aunque usa el correo electrónico y accede a sitios web desde hace años, no había visto un blog hasta el día de Navidad. El desencadenante de que lo hiciera fue casual: entró en el despacho doméstico justo cuando yo apretaba el botón de publish. Se interesó por si aquella página era la del cuaderno electrónico. Le aclaré que era el panel de control y la animé a que se conectara desde la máquina del salón para leer con tiempo lo que acababa de publicar. Quería conocer su opinión como persona muy cercana, aunque muy ajena a este heterogéneo “mundillo” que, como apunta el término, lo forma un conjunto reducido de la población

¿Qué pasó? Que recuerde, es la primera vez que me dice que no le ha quedado suficientemente claro lo que pretendía con mi texto. Lo había entendido bien pero, tras leer la introducción, esperaba algo más específico, alguna recomendación o solución al problema enunciado. No sé si es que tenía una expectativa sobre los blogs que no se correspondía con lo que acababa de leer o es que tenía una idea sobre mis escritos que no había seguido en éste. Para intentar una defensa digna, le sugerí que no comenzara las lecturas desde ideas preconcebidas y que se mantuviera abierta a las informaciones de su entorno, sin esperar nada de antemano.

thinking-cap

Casco de pensar (via The Daily Galaxy 080307)

Hablamos también de que hay muchas clases de cuadernos de bitácora en internet, y de que tienen propósitos muy diferentes. Si miro mi blogroll, ¿qué tienen en común las anotaciones de Kurioso, Pseudópodo, Perogrullo o Nubeblog con las mías? No ocurre lo mismo que con los logbooks de navegación que conocemos de nuestras excursiones marítimas. 

En mi caso particular, en este weblog he buscado juntar datos, enlaces y reflexiones propias o ajenas con algún orden para ayudarme a pensar sobre alguno de los asuntos que me interesan o llaman más mi atención en cada momento. Si eso es todo, ¿para qué hacerlo en público?, es lo que debió de pensar mi esposa por la cara que puso.

Añadí que quería ir confeccionando un cuaderno que me sirviera como referencia para poder consultarla más adelante desde cualquier parte. También le dije que deseaba practicar y perfeccionar mi escritura porque me ilusionaba encontrar otras personas con quienes compartir, contrastar y confrontar ideas sobre el tema de turno. Si cuando crecieran mis sobrinos quisieran saber algo más de la vida de su tío, allí encontrarían material adicional. Si otros lectores pudieran sacarle algún provecho extra, bienvenido sería. Si, además, se animasen a conversar aportando alguna objeción, aclaración, ampliación o vínculo para poder ir más allá de mis letras, pues miel sobre hojuelas. 

A los intereses anteriores debo sumar el de que me gustaría seguir aprendiendo a mezclar las palabras más y mejor. Creo que uno puede encontrar mejor la inspiración o descubrir una relación oculta en los entresijos de la naturaleza o del cerebro mientras está leyendo, pensando, escribiendo, jugando o haciendo algo relacionado con la materia en cuestión. Por consiguiente, no me pongo a hablar o escribir sobre asuntos que desconozco por completo. En estos casos, antes pregunto y busco algún buen material que leer o historia que ver (aunque esto en mucha menor medida).

Las observaciones de lo que me rodea y las lecturas permiten que vaya abriendo un camino que, a veces, trato de ampliar redactando. Leyendo y escribiendo mucho terminas aprendiendo a juntar palabras siguiendo las reglas del lenguaje que utilizas. Esta capacidad es un útil sencillo y muy poderoso. El aprendizaje del lenguaje sirve para pensar, además de para comunicar, lo que muchos parecen ignorar. 

De momento lo voy a dejar aquí. Ya trataré de regresar a la educación el próximo día.

Entradas de este cuaderno con alguna relación: Educación: una verdad incómoda, La motivación de cada uno, Inquietudes e intenciones

Suscribirse a las entradas de este cuaderno mediante un lector. Además del vínculo inferior al RSS 2.0 de los eventuales comentarios a esta entrada, los servicios co.mments y backtype permiten seguirlos por correo electrónico.

Posted in general | Etiquetado: , , , , , , | 4 Comments »

Nudos entre comunicaciones

Posted by josempelaez en Miércoles, 26 noviembre 2008

Las redes de ordenadores siguen incrementando su protagonismo en la sociedad y culturas actuales. A sus usos en proyectos científicos y aplicaciones técnicas con presencia en los medios de comunicación hay que añadir el empleo extensivo de internet para diseminar mensajes de forma distribuida. Las innovaciones en la conectividad entre unidades de procesamiento de información permitirán avances que pocos pueden intuir, pero algunos sí que los ven, y la «tercera cultura» ayudará en su difusión.

grid-light

Grid para una luz fluorescente (cc RobertFrancis, Flickr)

Hace tres semanas me hice eco de la noticia de que el regulador estadounidense había aprobado la asignación del «espacio blanco» del espectro radioeléctrico —las frecuencias que quedaban libres al cambiar a la TV digital—. Ello me parece relevante porque va a facilitar el despliegue del acceso a internet mediante otra “banda ancha sin cables”. Algunos le denominan una “Wi-Fi con esteroides” ya que tendrá una mayor capacidad que la actual, y que las redes celulares 3G que el empleo de los nuevos terminales tipo iPhone están saturando.

Bueno, en realidad, hablar sólo de acceso es poco veraz. Internet es una red y, como tal, está formada por enlaces o líneas, además de por los nudos o conexiones entre ellos que, en sentido estricto, serían tan sólo sus intersecciones o puntos de cruce. Por consiguiente, los canales de comunicación de este espacio “liberado” serán una parte importante de internet, que el DRAE define como: «Red informática mundial, descentralizada, formada por la conexión directa entre computadoras u ordenadores mediante un protocolo especial de comunicación.» 

Malla, parrilla, enrejado, celosía, trama, cuadrícula, tamiz… son vocablos relacionados con red que, en unos casos, enfatizan los hilos, líneas o canales de unión, mientras que en otros resaltan los huecos que se forman entre ellos. Ahora bien, curiosa y extrañamente, los nudos o nodos parecen carecer de interés en todas sus acepciones. Como pocos saben de su papel crucial en muchos tipos de estructuras para una distribución correcta de cargas, me resulta una paradoja su reducido protagonismo semántico ya que esos puntos fueron los protagonistas iniciales de internet, que nació para conectar ordenadores heterogéneos formando una red de topología distribuida. Por cierto, que los exploradores de la Sociedad de las Indias Electrónicas han explicado las diferencias entre descentralizado y distribuido a estos efectos, distingo que no han hecho los miembros de la Real Academia Española en su diccionario de la lengua.

cern_eege-grid

Algunos nodos del EGEE (datos del Imperial College London sobre Google Earth)

Cuando miro las imágenes que usé para ilustrar las dos anotaciones de hace veinte días en que me referí al proyecto del CERN «LHC Computing Grid», observo que todas ellas  ponen más de relieve los nodos que las líneas de conexión. Si miro al otro proyecto grid computing del CERN, el de infraestructura «Enabling Grids for E-sciencE», concluyo que, durante su difusión, el énfasis se puso en que su software permitió conectar más de 2.000 computadoras en abril de 2006 (con motivo de la crisis mundial de la gripe aviar). Recuerdo que esta red permitió, en sólo 1 mes de colaboración, hacer un trabajo de computación que hubiera demandado 1.200 meses de proceso en 1 ordenador (no decían de qué tamaño, así que debían de referirse al promedio). 

La página informativa del centro público que inventó la web explica que la Grid se basa en la misma idea: compartir recursos entre ordenadores distribuidos geográficamente. Aclara que, mientras la web simplemente compartía información entre ellos, la nueva red, que algunos asocian con la “internet del futuro”, también comparte capacidad de proceso y de almacenamiento. En septiembre de 2006, la EGEE Grid financiada por la Unión Europea estaba formada por más de 200 centros y conectaba más de 20.000 computadoras repartidas por el globo.

Por consiguiente, a diferencia de las parrillas de acero corrugado que arman el hormigón, o de las redes que se emplean para pescar, internet dota de un gran protagonismo a sus nodos. No debemos olvidar que un buen número de ellos se dedican exclusivamente a regular el tráfico y la confidencialidad de los paquetes de datos que transitan por sus líneas cableadas e inalámbricas: encaminadores, pasarelas, conmutadores, cortafuegos, cifradores, traductores, repetidores, moduladores, emisoras, captadores, centralitas digitales…

grid-poles_cloud

Líneas y postes de electricidad (cc einarfour, Flickr)

Bien, vale, quizá resulte que los cables de cobre, los de fibra óptica, los pulsos lumínicos, las ondas electromagnéticas, los transductores y acopladores, las claves de señales, los protocolos de transmisión, los algoritmos de cifrado… son menos importantes que los nudos de cómputo que también conforman la trama de internet. Será que éstos deben de ser los elementos clave de las redes aplicadas a las TIC. Será que los vocablos de nuestro pasado sociotécnico —que se refieren a las conexiones y espacios vacíos entre líneas más que a los nodos materiales donde se cruzan— deberán de adaptar su significado para poder reflejar lo importante en las nuevas TIC. ¿Y a mí qué?, podría preguntarme.

Pues resulta que considero importante no perder de vista que no hay redes de ordenadores sin conexiones y comunicaciones. Las unidades de almacenamiento y procesamiento de datos servirán de poco si formamos islas de información accesibles sólo desde “ventanillas” dentro del perímetro delimitado por una especie de foso de aislamiento infestado de cocodrilos, o por una profunda zanja cortafuegos o contra asaltadores del tesoro de la información. Sería como si los aeropuertos fueran hubs & spokes completamente aislados, sin aeronaves que los conectaran, o como si las estaciones o terminales de tren no tuvieran redes ferroviarias que las enlazaran. 

La lógica del tamaño del hueco de una red que permite no atrapar al “pezqueñín” es una cuestión básica para el sostenimiento de la vida marina. El lenguaje humano —nuestros protocolos de comunicación—, también es clave para nuestro desarrollo, como enseñan la experiencia y la biolingüística.

internet-mapping_mit

Representación de la periferia del 'universo on-line' (Lanet-vi program of I. Alvarez-Hamelin et al. - MIT Technology Review)

Sin comunicación no habría grupos de personas, ni tribus, ni aglomeraciones urbanas, ni sociedades, ni culturas, ni Civilización Humana (en singular). La nanotecnología, la física cuántica, la genética molecular, la neurociencia… van descubriendo nuevas estructuras dentro de órganos que antes se estudiaban en niveles superiores. Siguiendo “hacia arriba”, ¿qué nos depararán las nuevas redes de ordenadores como el Grid del CERN, o la extensión de una computación en la nube que hoy lastran algunos armados de mitos interesados que montan alrededor de la seguridad, disponibilidad, integración, dependencia…?

Para terminar quiero anotar el desencadenante inmediato para escribir esta entrada en el cuaderno, y así poder recordarlo. Tenía rondando por mi cabeza varias ideas sobre “espacios vacíos”, grids, datos en la nube, islas de información, protecciones culturales y lenguajes de comunicación cuando leí un artículo sobre Ray Ozzie en Wired. Se extiende sobre su actual papel en Microsoft como Chief Software Architect, para lo que se remonta a los orígenes de su posición a favor de la computación en la nube y, por consiguiente, fuera del firewall. Al final del mismo se dice:

«To Ozzie, software’s soul does not lie in the accumulation of features. Instead, it lies in his dream of connectivity. “Live Mesh is very Ray,” Mitch Kapor [Lotus founder] says. “It’s the son of Groove, which is the son of Notes.” Which was, of course, the son of Ozzie’s beloved Plato [an early interactive system to connect people]. Thirty-three years later, Ozzie is still trying to build on what he saw in sophomore year. But it’s no longer the Ray Ozzie vision. It’s Microsoft’s.» [negrita del editor]

Interesante, ¿no?

Entradas relacionadas: Conmutación a la nube, El «espacio blanco» de la televisión, Sistemas operativos en la web

Suscribirse en un lector a este cuaderno. El servicio co.mments permite seguir los eventuales comentarios por correo electrónico.

Posted in computación, web | Etiquetado: , , , , , , , | Leave a Comment »

Los amos del conmutador

Posted by josempelaez en Lunes, 17 noviembre 2008

Las recientes elecciones estadounidenses y la cumbre económica internacional permiten ilustrar cambios de tendencia en el uso de la participación y comunicación en la acción política. Ésta determina en gran medida el funcionamiento de las sociedades humanas. Por consiguiente, es probable que esta conmutación del tratamiento de la información se introduzca y extienda a otros ámbitos de nuestra vida.

cumbre-g20_aznar

Viñeta humorística de Antonio Fraguas - Forges (El País 081115)

En los últimos apuntes he escrito algo sobre el proceso de datos en la red (la nube) teniendo en mente sus posibilidades en el terreno de las aplicaciones empresariales. He apuntado someramente varios inconvenientes y ventajas potenciales. Me he referido a algunos antecedentes históricos, a la gran aplicación actual de la informática distribuida en el CERN y a las enormes posibilidades que ciertos jóvenes y mayores ven al futuro de la computación en la nube. 

En este contexto hay preguntas que me llevo haciendo desde hace años. Si la prognosis sobre la computación distribuida y el empleo de recursos y datos compartidos es tan halagüeña —y no debemos olvidar que lo ha sido siempre, aunque no haya recibido la misma atención mediática—, ¿por qué no se han aplicado antes?, ¿por qué no se empiezan a emplear ya estos enfoques de forma general?

Una posible causa que pueden formular los creyentes en teorías conspiratorias es que «Los Amos del Mundo», de los que este pasado fin de semana ha habido una representación reunida en Washington, deben de considerar que no es beneficioso para sus intereses. Lo cierto es que, cuando alguien trata de modificar un cierto statu quo, aparecen habitualmente muchas reacciones en contra por variados motivos. No obstante, éstas pueden ser superadas por los promotores del cambio, que desbordan o hacen cambiar de opinión a los opositores.

Un ejemplo reciente de este último caso que me ha llamado la atención es el de Juan Carlos Rodríguez Ibarra, el ex presidente autonómico extremeño que más se ha beneficiado del ejercido ese tipo de cargo político durante más tiempo en España (1983-97). El viernes pasado fue entrevistado por Juan Ramón Lucas en RNE a propósito de su nuevo libro «Rompiendo cristales». En la conversación ejemplificó sus famosas contradicciones contando que él había criticado al Presidente del Gobierno por no haber planteado en secreto su interés en que España estuviera en la referida cumbre económica internacional, pero ahora le daba un abrazo por haberlo conseguido a la vista de todos.

azores_aznar-bush

Imagen de Bush y Aznar en la cumbre de las Azores en 030316 (© Reuters, El País 070227)

Uno de los motivos por los que me he fijado en Ibarra es porque ha sido uno de los impulsores de «La Sociedad de la Información» en su región para cambiar la manera de vivir de sus ciudadanos. De enero de 1948 a agosto de 1960, fechas de nacimiento de ambos presidentes españoles, hay sólo 12,5 años, es decir, menos que los veinte que suelen declararse como años de separación entre una generación y la siguiente. El predecesor del segundo nació (febrero de 1953) entre las fechas de los otros. No obstante, empleó unos métodos y cumbres diferentes para intentar que la nación común saliese del “rincón de la historia” y recuperase cierta influencia de la que tuvo en el panorama internacional hace cuatro siglos.

Los dirigentes mundiales, los gobernantes de los estados más influyentes, los directivos de las grandes empresas y otras organizaciones socioeconómicas… pueden condicionar con sus decisiones, y de hecho lo hacen, cómo viviremos los ciudadanos que queremos disfrutar y acrecentar nuestra libertad e inteligencia. Pueden actuar “a escondidas” mientras difunden informaciones parciales o erróneas. También pueden emplear un talante más dialogante, así como los últimos avances de la ciencia y la técnica para modificar las situaciones heredadas del pasado. Poder, poder, resulta evidente que puede hacerse, ya sea para conseguir una mejor comunicación, un aumento de la visibilidad internacional, un triunfo en una contienda electoral, etcétera.

La web comenzó a emplearse por los ciudadanos hace quince años, pero sólo se ha aplicado a la política de forma sistemática y general en los últimos quince meses por el equipo electoral de Barack Obama, nacido en agosto de 1961, aunque los beneficios de la web se empezaran a probar en las elecciones previas. Contra la mayoría de los pronósticos, el nuevo candidato logró superar el parecer del establishment del partido demócrata. Luego ha conseguido derrotar con claridad a un candidato republicano nacido en agosto de 1936 que ignoraba el funcionamiento y aplicaciones de internet. Muchos analistas han valorado las dotes comunicativas del vencedor que han podido observarse a través de los medios tradicionales. Otros han preferido destacar su uso inteligente de las TIC para vencer en estados tradicionalmente republicanos, como Florida, o su empleo de las herramientas de comunicación de la web 2.0 que, según el esquema vigente, podría tener que abandonar al tomar posesión. Veremos.

washington_zapatero-bush

Imagen de R.Zapatero y Bush en la cumbre de Washington (© AP - El País 081115)

Uno podría pensar que el caso anterior ejemplifica que hay «amos del mundo» que pueden aplicar enfoques que comporten una mayor transparencia informativa y una mejor utilización de las TIC. ¿Por qué lo habrán hecho?, ¿será algo duradero o coyuntural?, ¿se podrán aplicar en otros ámbitos?… Muchas son las preguntas que podrían hacerse al respecto. Aunque sean muy pocas las observaciones actuales que permiten apuntar una tendencia, opino que son muy significativas. Las ventajas estaban allí, esperando ser aplicadas, y estas han comenzado a materializarse de la mano de equipos de personas con cierta influencia. Otros dirigentes, directivos y líderes  seguirán su ejemplo. 

Por tanto, aunque algunos “influyentes” criados en el pasado sigan empeñados en el empleo de enfoques superables, hay una conmutación social en marcha que, tras haber comenzado a ser aplicada en el ámbito político, considero que irá trasladándose a todos los ámbitos de la sociedad civil: economía, ciencia, educación, salud, seguridad, cultura, entretenimiento… La gestión de la energía, por ejemplo, es otro de los terrenos donde es muy posible que haya pronto nuevos avances. ¿Por qué no se ha hecho antes? Todos los cambios sociales demandan un cierto tiempo ya que han de ir superando los muchos intereses creados anteriormente.

Entiendo que el proceso de conmutación hacia una computación de información más distribuida se irá extendiendo sin remedio. Se irá haciendo patente que sus supuestos inconvenientes no han sido obstáculos reales para que un gran experimento del CERN o una entrada en la Casa Blanca, por poder dos ejemplos relevantes, lo hayan aplicado. 

El logro de objetivos más ambiciosos requiere de nuevos métodos para lograr la efectividad necesaria dentro de un marco de rendimiento y control del riesgo aceptable. ¿Cuándo lo veremos en las empresas? No lo sé, pero veo que siguen apareciendo análisis que van profundizando y difundiendo los recursos que las organizaciones van teniendo a su disposición.

Entradas relacionadas: El gobierno de una economía globalLo que hay que leer…, Productos y soluciones de los clientes

Suscribirse a este cuaderno. El servicio co.mments permite seguir los eventuales comentarios por correo electrónico.

Posted in general | Etiquetado: , , , , , | 1 Comment »

Inquietudes e intenciones

Posted by josempelaez en Miércoles, 16 julio 2008

Estoy inquieto, que no preocupado, por algunos mensajes y vínculos que he recibido en alguna ocasión de Tic616 a propósito de mis reflexiones “en abierto”, que hoy cumplen un mes. Rompió pronto la duda de que a alguien le fuera a importar un bledo lo que uno (yo) escribiera. Junto a Rgil estrenaron los comentarios, lo que también quiero agradecerles en este “aniversario”.

Los “conocí” leyendo y comentando en sus blogs, como a otros. Por lo que sea, vieron un teletipo de Twitter sobre que yo estaba montando uno, y allí que se presentaron. Luego ha resultado que hay más personas, intereses, lugares… que nos relacionan (sin tener que llegar hasta el sixth degree of separation, que así cualquiera).

Diario antiguo

Ahora me pregunto: ¿podemos esperar algo sobre lo que escriba? Pues no tengo respuesta. No lo hago con el objetivo consciente de satisfacer un interés en particular. Sí con el de pensar, y con el de someter mis ideas al escrutinio de los que quieran y manifiesten sus pros&cons dentro de unos estándares borrosos de respeto al prójimo.

Sucede que he estado redactando notas en papeles y en mi agenda electrónica desde hace muchos años, y también en Google Docs, aunque éstas sean más recientes. Ahora me he propuesto intentar publicar regularmente algunas de mis reflexiones. El desencadenante fue aquel correo de la primera entrada. Me relajó el escribirla. Como mínimo también me servirá para que, más adelante, pueda referirme a ellas en conversaciones públicas, y no sólo privadas.

Me valen para «cavilar en voz alta» sobre lo que observo y analizo de mi entorno empresarial, socioeconómico y tecnocientífico (¡toma ya!). Si alguien más puede sacar alguna utilidad de ellas, pues bienvenido sea porque, además, es muy probable que yo también salga beneficiado, en caso de que sean reforzadas, ampliadas, matizadas, cuestionadas o rectificadas. Es por ello que, siendo bastante sencillo el compartirlas con las herramientas disponibles en la actualidad, me he animado nuevamente a ello, aunque la apertura no esté exenta de algún riesgo. Como he apuntado, también lo he hecho para debatir sus premisas, predicados o implicaciones, si es que surge esta posibilidad, como parece que ha empezado a ocurrir gracias a los “arreones” del autor de Tic&Tac. ¡Qué predicamento tiene este hombre cuando llama a hacer visitas!

Trato de integrar el posting dentro de mi actividad cotidiana; no diaria, pero sí semanal. Creo que somos mayoría los que disfrutamos charlando sobre temas de nuestro interés con familiares, amigos, colegas, vecinos o conocidos. Que lo hagamos con personas a las que todavía no hayamos estrechado la mano, o besado, no creo que implique cambios sustanciales. Sea en mayor o menor medida, a través de los diversos aspectos de la web, ya vamos teniendo una cierta idea de lo que nos une o nos separa, nos asemeja o nos distingue. Por tanto, creo que también podemos permitirnos emplear ciertos “guiños y puyas comunicativas” que integren esta parte de nuestra vida con sus demás facetas. El mundo no es chato, como nos recuerda Pseudópodo, a cuyo blog llegué por las referencias de Tic616.

Por consiguiente, faltaría a la verdad si dijera que estoy asustado o preocupado. No obstante, algo inquieto sí que estoy, ¡qué carajo! Hace casi un par de años comencé a escribir otro blog y lo dejé tras cinco entradas y tres meses. Habiendo superado ahora la fase transitoria del despegue escribiendo en público, ¿o no?, tengo la impresión de haber entrado en un régimen estacionario que no sé si seré capaz de mantener, y ello si no surge algún cambio relevante que impacte en lo que me quede de vida (¡qué trascendente!). He de reconocer que hace más de veintiún años que aprendí —cuando me divorcié amistosamente de mi primera esposa— que no se debe decir nunca «de este agua no beberé» ni «este cura no es mi padre».

private conversationEl poso que me ha dejado Tic616, con su «ha entrado muy fuerte como blogger» referido al comienzo, es la conciencia de que llegaré a defraudar ciertas expectativas que no era mi intención crear. Y digo que me ha dejado porque lo primero que hizo fue alegrarme por haber despertado una especie de sintonía en un tema al que llevo dando vueltas desde hace más de ocho años (cuando fundé mi segunda empresa). Lo segundo que logró fue que compartiera su ¿espaldarazo, alabanza, elogio, halago…?, gran inyección de ánimo a la postre, con mi querida esposa. Después le mandé un “teletipo directo” de agradecimiento (pero se me pasó decirle que tenía pagadas unas cañas, ¡qué gran fallo!).

A la vista del oscuro día que tuvimos el lunes en Alicante, supongo que me puse a escribir esta entrada en el blog para curarme en salud antes de verme afectado por el “mal de las expectativas defraudadas”, propias o ajenas. ¿Qué nubarrones pueden llegar a este espacio en un futuro más o menos lejano? ¿Falta… de contribuciones interesantes, de tiempo para reflexionar, de ideas para cuestionar, de calidad de análisis, de claridad expositiva, de brevedad atractiva (¡qué peligro!), de amenidad redactora, de comentarios participativos, de buenos modales…? Hmmm. ¡Qui lo sa!

En fin, ya veremos. Se hace camino al andar. Mi interés de partida ha sido ejercitar, articular y proyectar mi pensamiento hacia el futuro mediante el uso de las reglas y términos del lenguaje escrito. No obstante, si hay al menos una pizquita de conversación, será menos aburrido y más provechoso. Aunque no escriba primariamente para provocarla, deseo darle toda la cabida que pueda.

En lo anterior sigo a Jerome S. Brunner, que hace tiempo escribía que «la formación intelectual que hace posible a la postre emplear el lenguaje como instrumento del pensamiento requiere mucho tiempo y un complejo adiestramiento». También que «antes de sentirnos competentes con respecto a los demás o al mundo en general, debemos sentirnos competentes con respecto a nosotros mismos», al igual que manifestaba que «los conocimientos y habilidades acumuladas por la cultura son infinitamente superiores a los de cada individuo».1

Book sculptureAunque Tic616 me llame blogger, no me considero un comunicador en el sentido que a veces se le da en el “mundo de la web 2.0”. Me encaja más verme como una especie de analista comunitario de ciertos fenómenos de entre los que nos circundan. No sé cuántas veces podré publicar algo cada semana (¿1, 3?), pero sí sé que no soy capaz de hacerlo una vez al día. Tampoco sé con qué calidad o extensión, pero sí sé que no lo haré para cumplir con una cuota, o para lograr un fin determinado. Considero que la felicidad vital se consigue transitando por un camino trufado de pequeños retos, superaciones, expectativas, emociones, detalles, interacciones…

Voy a escribir desde una perspectiva híbrida: ocurrencias personales (de una especie de «liberal de buenas costumbres» —como se autoclasificaba una buena amiga que se educó en el Liceo Francés mientras la gran mayoría de su generación iba a colegios religiosos—), pero con algún interés colectivo. No lo voy a hacer buscando audiencia, atención, influencia, comunicación, promoción o entrada en algún club. No obstante, insisto, también me ilusiona el contrastar mis experiencias e ideas con las de los demás. Seguramente así pueda cimentarlas mejor en unos buenos fundamentos (cognitivos y emocionales). Los que se animen a participar en el debate, ¡ouvrez la porte! (y arengados están por Tic616. Por cierto, Alfonso, en este espacio tienen cabida los comentarios y correos “largos” 😉

Entiendo que, para la parte de animar el contraste de ideas, debo de aportar un cierto rigor intelectual, y una dosis razonable de estilo, armonía y ritmo. Me inquieta más lo segundo que la primero, pero haré lo que sepa y pueda, aunque observo que mis escritos tienden a superar las 1.000 palabras con mucha facilidad. Pufff… No me van los apuntes cortos.

Para terminar esta declaración de intenciones, que bien podría haber figurado como entrada inicial en lugar de la de «correos largos» (dicho a toro pasado, claro), recomiendo leer el mensaje (en inglés) de Jason Calacanis del domingo pasado. Simpatizo con su punto de vista y trataré de aprovechar su experiencia. Pero claro, lógicamente, no tengo sus problemas para tratar en la “blogosfera” ciertos asuntos de interés común, ni espero tenerlos. Recomienzo ahora un camino que él transitó hace varios años de otra forma.

Por cierto, ¿será largo un correo de 1.588 palabras como el de Jason? ¿Y una entrada de 1425? 🙂


[Foto 1: Diario. Flickr, Barnaby]
[Foto 2: Conversación. Flickr, remuz]
[Ilustración 3: Book sculpture; Brian Dettmer. Henar’s Blog]

1 «Desarrollo cognitivo y educación»; J.S. Brunner, 1988. Págs. 108, 112 y 79. 5ª Ed. Ediciones Morata; Madrid, 2004.

Posted in general | Etiquetado: , , , , | 5 Comments »