Blog de JoseMPelaez

Aprendimiento: aprender del entorno con atrevimiento

Posts Tagged ‘dirección’

La dirección del profesor Rodríguez

Posted by josempelaez en Martes, 21 abril 2009

Hay quienes entienden las políticas como conjuntos de metas y criterios de decisión. Otros las confunden con planes de acción, o con instrumentos y métodos. También viven quienes las asocian a sus creencias o las consideran meros planes de comunicación para mejorar su imagen delante de los ciudadanos, electores, empleados, accionistas…

rodriguez-zapatero_slumdog

ZP en concurso TV (cc Manel Fontdevila, Público 090412)

Uno de mis antiguos y queridos compañeros de fatigas profesorales de ingeniería en la UC3M, Juan Luis Gordo, se ha referido también al inicio de la campaña socialista para las europeas del 7J. Hace varios años que había perdido su rastro. Mira por donde ahora representa una opción política en el Senado y en la blogosfera hispana. Me he alegrado; sabe mucho de varias materias y comprende los entresijos de la gobernanza pública, entre otras cosas.

Mi colega segoviano también debe de conocer más que yo a José Luis, su compañero vallisoletano de raíces leonesas. Mi opinión sobre éste viene de la imagen que proyecta desde que lideró la plataforma Nueva Vía y de lo que se publica sobre sus decisiones y acciones. Hay directrices suyas que me gustan, pero otras no las entiendo o no comparto.

Como emprendedor que depende en buena medida del desarrollo de internet, no me ha gustado su política respectiva hasta la fecha. No me agrada su cercanía a los que intentan criminalizar algunos usos de la red. También discrepo de su idea sobre los “creadores de la cultura” y de subvencionar ciertos negocios relacionados.

Evidentemente, un gobernante democrático debe escoger entre distintas formas de aplicar los recursos limitados. Al salir elegido tras pregonar un programa, debiera basarse en éste para sus prioridades y decisiones. Ahora bien, ¿qué hacer cuando le faltan votos, cuando hay muchos ciudadanos que actúan en contra de alguna de sus ideas (aunque le hayan votado) o cuando cambian rápidamente las circunstancias?

problem-solving

Problema (cc Martino!, Flickr 080927)

Rodríguez Zapatero se enfrenta a varias cuestiones derivadas de estas contingencias. El pacto con el PP para gobernar en el País Vasco, la regulación de los derechos de autor y la recesión económica son tres ejemplos.

Los políticos y los emprendedores parten de un plan, pero luego han de adaptarse rápidamente a los escenarios reales si quieren desempeñar bien su papel. El carisma del dirigente puede devenir crítico. Lo que no pueden hacer es parapetarse tras farfollas que aparenten actividad esperando que el entorno cambie solo.

El emprendedor que desee hacer bien su trabajo nunca intentará resolver un problema de esta guisa. Analizará situaciones, identificará causas, generará posibles acciones y escogerá después de valorarlas según patrones de utilidad, coste, plazo y riesgo. Se han desarrollado para ello varios métodos que siguen vivos. Por contra, el político parece más interesado en calificar comportamientos, identificar culpables, prescribir ideas y escoger escenarios donde presentar sus mensajes según los destinatarios.

Desde el plano directivo, antes que provocar una crisis de gobierno para cambiar sus políticas, parece más que el ex profesor de derecho tan sólo ha reaccionado ante un gobierno en crisis. Para mí, el «cambio de ritmo» y el «es la hora de la política para vencer la crisis» son simples fruslerías propagandísticas. Por desgracia, el bullshit también resulta frecuente entre los directivos empresariales.

manifestacion-ccoo_fernandez-toxo

Discurso de Fernandez Toxo en Madrid (Javier López, Blog 090420)

No puede haber debate sobre que nuestra presente situación económica se caracteriza por su impresionante, creciente y preocupante tasa de paro. Existe una dualización del mercado laboral insoportable. Pensando en las nuevas generaciones, el desempleo resulta inexplicable e inadmisible.

No obstante, nuestros maestros de los derechos insisten en reforzar los mismos mensajes y medidas que nos han conducido a ella. Potencian la creencia de que los malos son los que despiden y abusan para intentar salvar las empresas o aumentar su competitividad internacional.

Como opina Marc Vidal, «el presidente no se da cuenta de la encrucijada en la que se encuentra España y sigue asumiendo retos mediáticos como si esto fuera un concurso de telegenia.» Para crear empleo hace falta mucho más que confianza. Ha de poder rectificarse ágilmente cuando no se cumplen los planes. Es chocante ver cómo en Alemania, uno de nuestros países de referencia, la reducción de horas de trabajo y salarios mediante un ERE se trata de distinta forma.

¡Ojalá escucharan a José Antonio Griñán! Se dirige a una Andalucía donde, «con 490.000 empleados en el sector público, […], hay 9 trabajadores activos en la empresa privada por cada 10 funcionarios, pensionistas y parados

Según Ignacio Martínez, el que mañana será nuevo presidente autonómico «ha recordado a los suyos que el sector público se financia con el sector privado, y que hay que poner esos recursos públicos a disposición de la creación de riqueza, de los que arriesgan, de los que emprenden

Entradas de este cuaderno con alguna relación: Campaña contra el liberalismo, La política de gastos y gestos, La política del cambio de ritmo.

Suscribirse a las entradas de este cuaderno mediante un lector.

Posted in economía | Etiquetado: , , , , , , | 6 Comments »

Necesitamos un cambio de mentalidad

Posted by josempelaez en Lunes, 23 febrero 2009

En nuestro camino vital podemos seguir a otros o participar activamente en nuestros proyectos. En ambos casos seremos responsables de lo que nos pase. Un inconveniente de ser protagonistas es que tendremos que afrontar muchas incertidumbres y no pocas paradojas. Una ventaja es que no estaremos solos durante el viaje.

dia-sin-jueces

La huelga de jueces (cc Manel Fontdevila, Público 090218)

Mi esposa insistió el sábado en que viera una presentación que me había enviado de entre las numerosas que recibe en sus cadenas de correos-e. Era un modesto montaje audiovisual sobre una veintena de paradojas relativas a la vida. Aparte del interés intrínseco, su visionado reforzó en mí la idea de reflexionar en este cuaderno sobre algunas paradojas económicas tras haber escrito mi nota anterior sobre marchar hacia el acantilado, que terminé con varias preguntas en la cabeza. 

¿Podremos encontrar caminos ilusionantes sin tener que depositar nuestra confianza en una “clase dirigente” con muchos líderes de pacotilla que, en demasiados casos, resultan elegidos tras haber manipulado concienzudamente la opinión pública mediante herramientas importadas de la mercadotecnia? ¿Bastará la confianza que tengamos en nuestro trabajo, ya sea por cuenta ajena o propia, y en la senda vital elegida para movernos en la dirección más acertada hacia… la riqueza, el poder… la libertad, la sabiduría, la invención, la perfección, la felicidad…? ¿Sabremos lidiar nosotros, los ciudadanos libres, con las paradojas que no son capaces de resolver nuestros dirigentes políticos? ¿Será suficiente el ayudarnos de la cooperación con nuestro círculo más próximo de amigos y conocidos (o red social, como muchos dicen ahora)? ¿Tendremos que localizar nuestros afines y complementarios para aprender de sus experiencias en un entorno global?

Martín Varsavsky ha publicado unas reflexiones interesantes comparando las situaciones económicas española y argentina con cierto conocimiento de causa, y ha aportado algunas recomendaciones. Supongo que la lectura del artículo de José Catalán Deus en la web de su fundación para una democracia segura, que referí al final de mi última entrada (siguiendo una pista suya), habrá tenido algo que ver. Estoy bastante de acuerdo con las sugerencias de Martín, sobre todo en lo referente a la variable educación y a las capas de burocracia, pero sostengo también algunas discrepancias que intentaré matizar aquí y en otras entradas.

Residencia noruega en la costa valenciana (©S.C., El País 060710)

Residencia noruega en la costa valenciana (©S.C., El País 060710)

Hay muchos políticos, directivos y líderes sindicales que declaran que hay que invertir en conocimiento y que debemos de cambiar nuestro modelo de crecimiento económico. Bien, eso está bien, pero sobre ambas propuestas tengo ciertas cosas que cuestionar. 

Hoy escribiré algo sobre la segunda. ¿Por qué no debemos de seguir desarrollando nuestras fortalezas, aunque sean en el ladrillo y el turismo? ¿Es que ya no vamos a necesitarlas? Además, como explica Sergio Montoro, no podemos basar nuestro futuro económico próximo en lo que aún no tenemos, aunque sea bueno diversificar a largo plazo como escribe Martín (si hay ventajas sostenibles, habría que añadir). Y digo yo: ¿por qué no hemos de centrarnos en corregir los excesos y profundizar mejor en lo que podemos hacer con ventaja comparativa respecto a otros países dadas nuestra cultura laboral, diversidad geográfica, ventajas climáticas y formas de vida? 

Por ejemplo, hay muchas formas de construir y muchos tipos de construcciones. Las empresas españolas de este sector tienen buena experiencia internacional, han trabajado en Europa, América y Asia, y el continente africano está más cerca de España que de la mayoría de los demás países desarrollados. Por otro lado, siempre habrá un futuro en Europa para el turismo de enriquecimiento cultural, reconocida gastronomía y buenos cuidados sanitarios para personas mayores, que suelen tener dinero ahorrado y pocos gastos de otros tipos.

No obstante, mi razón más básica ahora para persistir en lo que hacemos mejor que otros es que considero que la tasa de desempleo actual, aparte de muy alta, es superior a la oficial —además de creer que la tasa que tendremos a final de 2010 será superior a la que pronostican algunos expertos europeos—. Es decir, hay que actuar a muy corto plazo para obtener algunos resultados dentro de pocos meses.

smoking-ban

Metáfora sobre la mentalidad a partir de una composición sobre el no fumar (cc Oliver Lavery, Flickr 060418)

Sin embargo, el necesario «cambio de mentalidad del español medio para que deje de pensar que el gobierno es el que tiene que arreglar todo y contribuir a título personal para que su país mejore», que dice Martín, no se logrará en veinte meses. Tampoco creo que vaya a conseguirse dentro de veinte años, es decir, el tiempo que emplea en formarse toda una nueva generación de trabajadores. 

Para lograr un cambio significativo de esa naturaleza se requiere de una acción educativa de gran calidad, continuada y profunda desde la edad preescolar que potencie la libertad, el conocimiento y la responsabilidad. Sólo así podría alcanzarse una mejor valoración sociocultural de la iniciativa emprendedora y de la asunción personal de riesgos sin buscar fuera a los responsables de lo que nos sucede. Si los bancos o los comercios nos ofrecen productos que no nos interesan, o que no podemos pagar con nuestros ahorros e ingresos, no tenemos ninguna obligación de adquirirlos

Considero que disponer de esta mentalidad económica bien difundida es algo que está lejos de conseguirse a medio plazo tras haber visto los resultados de las reformas educativas de los últimos años. A esto debo sumar los del litigio sobre la asignatura de EpC cuyas directrices, además, me parece que no abogan mucho por el cambio de mentalidad referido a favor de los emprendedores y empresarios. También podemos analizar los resultados de la lucha cotidiana por la aplicación de la legislación para erradicar la violencia doméstica, o de la existente para respetar las libertades de los no fumadores. Entiendo que estos casos ilustran lo difícil que es lograr un cambio de mentalidad en pocos años, y el percatarse de que la normativa, ya sea vieja o nueva, es tan sólo un ingrediente, resultando ineficaz en demasiados casos.

Termino esta nota con una paradoja: no se puede salir pronto de una crisis económica con medidas que tardarán varios lustros en fructificar, si acaso, ya que demandan un relevante cambio de mentalidad.

Entradas de este cuaderno con alguna relación: Confiar y marchar al acantiladoMedidas y duración de la crisis, Educación: una verdad incómoda.

Suscribirse a las entradas de este cuaderno mediante un lector.

Posted in educación | Etiquetado: , , , , | 11 Comments »

Los amos del conmutador

Posted by josempelaez en Lunes, 17 noviembre 2008

Las recientes elecciones estadounidenses y la cumbre económica internacional permiten ilustrar cambios de tendencia en el uso de la participación y comunicación en la acción política. Ésta determina en gran medida el funcionamiento de las sociedades humanas. Por consiguiente, es probable que esta conmutación del tratamiento de la información se introduzca y extienda a otros ámbitos de nuestra vida.

cumbre-g20_aznar

Viñeta humorística de Antonio Fraguas - Forges (El País 081115)

En los últimos apuntes he escrito algo sobre el proceso de datos en la red (la nube) teniendo en mente sus posibilidades en el terreno de las aplicaciones empresariales. He apuntado someramente varios inconvenientes y ventajas potenciales. Me he referido a algunos antecedentes históricos, a la gran aplicación actual de la informática distribuida en el CERN y a las enormes posibilidades que ciertos jóvenes y mayores ven al futuro de la computación en la nube. 

En este contexto hay preguntas que me llevo haciendo desde hace años. Si la prognosis sobre la computación distribuida y el empleo de recursos y datos compartidos es tan halagüeña —y no debemos olvidar que lo ha sido siempre, aunque no haya recibido la misma atención mediática—, ¿por qué no se han aplicado antes?, ¿por qué no se empiezan a emplear ya estos enfoques de forma general?

Una posible causa que pueden formular los creyentes en teorías conspiratorias es que «Los Amos del Mundo», de los que este pasado fin de semana ha habido una representación reunida en Washington, deben de considerar que no es beneficioso para sus intereses. Lo cierto es que, cuando alguien trata de modificar un cierto statu quo, aparecen habitualmente muchas reacciones en contra por variados motivos. No obstante, éstas pueden ser superadas por los promotores del cambio, que desbordan o hacen cambiar de opinión a los opositores.

Un ejemplo reciente de este último caso que me ha llamado la atención es el de Juan Carlos Rodríguez Ibarra, el ex presidente autonómico extremeño que más se ha beneficiado del ejercido ese tipo de cargo político durante más tiempo en España (1983-97). El viernes pasado fue entrevistado por Juan Ramón Lucas en RNE a propósito de su nuevo libro «Rompiendo cristales». En la conversación ejemplificó sus famosas contradicciones contando que él había criticado al Presidente del Gobierno por no haber planteado en secreto su interés en que España estuviera en la referida cumbre económica internacional, pero ahora le daba un abrazo por haberlo conseguido a la vista de todos.

azores_aznar-bush

Imagen de Bush y Aznar en la cumbre de las Azores en 030316 (© Reuters, El País 070227)

Uno de los motivos por los que me he fijado en Ibarra es porque ha sido uno de los impulsores de «La Sociedad de la Información» en su región para cambiar la manera de vivir de sus ciudadanos. De enero de 1948 a agosto de 1960, fechas de nacimiento de ambos presidentes españoles, hay sólo 12,5 años, es decir, menos que los veinte que suelen declararse como años de separación entre una generación y la siguiente. El predecesor del segundo nació (febrero de 1953) entre las fechas de los otros. No obstante, empleó unos métodos y cumbres diferentes para intentar que la nación común saliese del “rincón de la historia” y recuperase cierta influencia de la que tuvo en el panorama internacional hace cuatro siglos.

Los dirigentes mundiales, los gobernantes de los estados más influyentes, los directivos de las grandes empresas y otras organizaciones socioeconómicas… pueden condicionar con sus decisiones, y de hecho lo hacen, cómo viviremos los ciudadanos que queremos disfrutar y acrecentar nuestra libertad e inteligencia. Pueden actuar “a escondidas” mientras difunden informaciones parciales o erróneas. También pueden emplear un talante más dialogante, así como los últimos avances de la ciencia y la técnica para modificar las situaciones heredadas del pasado. Poder, poder, resulta evidente que puede hacerse, ya sea para conseguir una mejor comunicación, un aumento de la visibilidad internacional, un triunfo en una contienda electoral, etcétera.

La web comenzó a emplearse por los ciudadanos hace quince años, pero sólo se ha aplicado a la política de forma sistemática y general en los últimos quince meses por el equipo electoral de Barack Obama, nacido en agosto de 1961, aunque los beneficios de la web se empezaran a probar en las elecciones previas. Contra la mayoría de los pronósticos, el nuevo candidato logró superar el parecer del establishment del partido demócrata. Luego ha conseguido derrotar con claridad a un candidato republicano nacido en agosto de 1936 que ignoraba el funcionamiento y aplicaciones de internet. Muchos analistas han valorado las dotes comunicativas del vencedor que han podido observarse a través de los medios tradicionales. Otros han preferido destacar su uso inteligente de las TIC para vencer en estados tradicionalmente republicanos, como Florida, o su empleo de las herramientas de comunicación de la web 2.0 que, según el esquema vigente, podría tener que abandonar al tomar posesión. Veremos.

washington_zapatero-bush

Imagen de R.Zapatero y Bush en la cumbre de Washington (© AP - El País 081115)

Uno podría pensar que el caso anterior ejemplifica que hay «amos del mundo» que pueden aplicar enfoques que comporten una mayor transparencia informativa y una mejor utilización de las TIC. ¿Por qué lo habrán hecho?, ¿será algo duradero o coyuntural?, ¿se podrán aplicar en otros ámbitos?… Muchas son las preguntas que podrían hacerse al respecto. Aunque sean muy pocas las observaciones actuales que permiten apuntar una tendencia, opino que son muy significativas. Las ventajas estaban allí, esperando ser aplicadas, y estas han comenzado a materializarse de la mano de equipos de personas con cierta influencia. Otros dirigentes, directivos y líderes  seguirán su ejemplo. 

Por tanto, aunque algunos “influyentes” criados en el pasado sigan empeñados en el empleo de enfoques superables, hay una conmutación social en marcha que, tras haber comenzado a ser aplicada en el ámbito político, considero que irá trasladándose a todos los ámbitos de la sociedad civil: economía, ciencia, educación, salud, seguridad, cultura, entretenimiento… La gestión de la energía, por ejemplo, es otro de los terrenos donde es muy posible que haya pronto nuevos avances. ¿Por qué no se ha hecho antes? Todos los cambios sociales demandan un cierto tiempo ya que han de ir superando los muchos intereses creados anteriormente.

Entiendo que el proceso de conmutación hacia una computación de información más distribuida se irá extendiendo sin remedio. Se irá haciendo patente que sus supuestos inconvenientes no han sido obstáculos reales para que un gran experimento del CERN o una entrada en la Casa Blanca, por poder dos ejemplos relevantes, lo hayan aplicado. 

El logro de objetivos más ambiciosos requiere de nuevos métodos para lograr la efectividad necesaria dentro de un marco de rendimiento y control del riesgo aceptable. ¿Cuándo lo veremos en las empresas? No lo sé, pero veo que siguen apareciendo análisis que van profundizando y difundiendo los recursos que las organizaciones van teniendo a su disposición.

Entradas relacionadas: El gobierno de una economía globalLo que hay que leer…, Productos y soluciones de los clientes

Suscribirse a este cuaderno. El servicio co.mments permite seguir los eventuales comentarios por correo electrónico.

Posted in general | Etiquetado: , , , , , | 1 Comment »

Conmutación a la nube

Posted by josempelaez en Viernes, 7 noviembre 2008

En la entrada previa comenté un par de informaciones periodísticas sobre dos materias técnicas que creo que van a representar un papel muy relevante en el futuro de internet: la banda ancha sin cables (Wi-Fi 2.0, ya sea TV white space o WiMAX) y la computación distribuida (grid computing). En ésta trato de aclarar los distingos entre las informáticas de la "cuadrícula" y de la "nube", además de referirme a algunas desventajas y ventajas de la segunda.

grid-supercollider-diagram

«The Grid» en el 'Supercollider' del CERN (Computerworld 051010)

El reportaje de El Periódico vinculado el miércoles equiparaba los conceptos de grid y cloud computing al decir: 

«El grid es un software que permite no solo acceder a páginas web, como ahora cuando se navega por internet, sino también registrar datos en una nube de ordenadores dispersos por todo el mundo e incluso utilizarlos para hacer cálculos (de ahí lo de computación por nubes, otra denominación de la tecnología grid). “En el futuro, las memorias USB serán superfluas porque se podrá enviar toda la información a miles de máquinas remotas”, explica Diego Mariño, cofundador de Abiquo.»

Evidentemente, un artículo de divulgación para directivos o gran público no suele entrar en detalles o distingos técnicos. No obstante, creo que tenemos que diferenciar la semántica o la tecnología subyacentes para poder comprender en qué consisten ciertos conceptos y, especialmente, para reconocer sus potenciales aplicaciones e implicaciones. No son muchos los redactores científicos o técnicos que escriben entendiendo bien lo que hay detrás de lo que leen o escuchan, y ello puede transmitir ideas mal extractadas o formadas. Considero que ello puede conducir a repetir afirmaciones propias de un tiempo pasado que ya no se sustentan en las nuevas evidencias.

En este cuaderno de apuntes he tratado de buscar anteriormente los orígenes históricos de esos dos conceptos, muy vinculados a internet. Hasta donde he sabido investigar, «The Grid» es como se conoce en los EE. UU. a la red de generación y distribución de electricidad. En informática se ha utilizado cuando se ha aplicado a internet el modelo de  computación distribuida entre varias máquinas procesando información en paralelo que se usa desde la segunda mitad de los 60. Paralell y distributed computing fueron las expresiones que se emplearon inicialmente para este enfoque, mientras que grid computing comienza a emplearse en 1997 para referirse al proceso en clusters heterogéneos y dispersos en la WAN.

cern-datagrid

The DataGrid Project 'OSI certified' (CERN project funded by EU)

Es la misma época en que se prueba el acceso a internet a través de la red eléctricaLa información llega al punto de consumo de forma instantánea procediendo de fuentes cambiantes en un proceso que resulta transparente para el usuario. En 2000, tras percatarse de que el supercomputador basado en MPP no iba a resolver su problema, el CERN decidió explorar el enfoque grid para poder procesar las ingentes cantidades de datos que planeaba obtener al explotar su futuro «Large Hadron Collider». El proyecto del LHC fue aprobado en 1994 y el del DataGrid a final de 2000. La nueva instalación arrancó en septiembre. En abril habían presentado en sociedad su nueva “the grid para poder almacenar y tratar los datos de los experimentos (Worldwide LHC Computing Grid – WLCG).

Por otra parte, «The Cloud» se ha convertido en una referencia común a internet al ser una de sus formas más usuales de representación gráfica en los esquemas de sistemas de información. La expresión cloud computing ha venido empleándose desde hace poco más de dos años y parece gustar mucho a los especialistas de marketing, por lo que su empleo va en aumento y se ha puesto de moda, como refleja The Guardian. Suele aplicarse cuando los recursos de proceso, los de almacenamiento o las aplicaciones están en un sistema informático al que puede accederse a través de una simple URI de internet, que abstrae a la persona o máquina que los usan de toda la complejidad que suele haber detrás. En ciertos casos se emplea como sinónimo de utility o de on-demand computing, que no tienen por qué ofrecerse desde internet, como tampoco el grid, aunque hoy sea ya lo más frecuente.

Por consiguiente, entiendo que la redactora de El Periódico asocia indebidamente las expresiones “tecnología grid” y “computación por nubes” que, dicho sea de paso, no sería la traducción más adecuada al español. El enfoque grid ha existido desde hace décadas dentro de las organizaciones, aunque haya sido con otros nombres y sin tanta heterogeneidad de máquinas. Su extensión afronta dificultades cuando se quieren combinar recursos dentro y fuera de los límites o cortafuegos de las estructuras organizativas tradicionales.

cern-globe-palais

CERN Globe Communication building (© Thomas Janster, Expo 2002)

Como dice Diego:

«”Las grandes empresas se montarán sus grid internas para no compartir datos”, dice Mariño. La privacidad y la confiden cialidad son cuestiones cruciales en la nueva tecnología. “Sin embargo –concluye–, todo el mundo es consciente de que para explotar al máximo su potencial es necesario converger en una única red. Un poco como cuando, en los años 80, las redes de distintas universidades y empresas se coordinaron y dieron vida a internet”.»

El empleo o combinación de servicios informáticos localizados “en la nube” ha planteado muchas objeciones de los directivos de las grandes empresas relacionadas con la disponibilidad (robustez, fiabilidad), seguridad (confidencialidad, privacidad), integración (conectividad, interoperabilidad) e independencia (control, regulación, portabilidad). Considero que un buen software o middleware para grid puede resolver satisfactoriamente todas y cada una de estas cuestiones relevantes. A esto me refería cuando escribía más arriba que no se debe argumentar con premisas basadas en ideas mal formadas, o en simples creencias anticuadas que no resisten una mínima comparación de datos. Considero que hay bastantes mitos, paraguas de cobertura, comportamientos gregarios y problemas de agencia en este terreno.

cern-datacenter-storage

Almacenamiento de datos en un supercomputador (© CERN, 1999)

De momento sólo añadiré que aprecio contradicciones en la postura conservadora, como el propio reportaje creo que pone de manifiesto. Considerando las dos citas previas podríamos concluir que «las memorias USB serán superfluas» en las grandes empresas porque «se montarán sus grid internas para no compartir datos» “en la nube”. Una cuestión que me surge es ¿por qué el usuario de una empresa va a confiar más en su director de informática que en los de Google, Microsoft, IBM o Amazon, por nombrar algunas grandes empresas de tecnología que no emplean el modelo de CPD central? ¿Lo seguirá haciendo porque lo impone el consejero delegado o el “manual de políticas y procedimientos” de la compañía? ¿Acaso las empresas desconfían de los bancos que procesan sus datos económicos? Hmmm…

Espero poder tocar esos puntos en futuras anotaciones. Evidentemente, la nueva teoría y la vieja práctica necesitan convivir un tiempo para ir convergiendo al resolver los “problemas” apuntados en muchos lugares, como en el vinculado de Jack Schofield (The Guardian). Hay otros muchos que se han hecho eco de unas recientes declaraciones negativas de Richard Stallman que, a veces, parece vivir confinado en un “stall“. Voy a referirme otro artículo ligero sobre tendencias tecnológicas titulado «promesas y riesgos del Cloud Computing» de una reciente newsletter del e-business Center PwC&IESE. Comparto plenamente la conclusión que obtienen tras revisar los riesgos: «La informática puede estar en las nubes. El profesional no.»

Por ahora me limitaré a subrayar las ventajas de innovar dando un salto hacia delante y pasar a compartir recursos en la nube, capacidades que suelen presentarse como servicios. Si el proceso de datos se conmutara a la nube, si se hiciera este click en el switch de las organizaciones, se mejoraría la situación actual de su informática en los cuatro aspectos citados. También se reducirían mucho los costes, las rigideces y los riesgos. ¿Los CIOs quieren números?, pues los tendrán.

Sin embargo, quizá lo más importante a largo plazo derive de lo apuntado en la cita de Mariño sobre “explotar al máximo su potencial”. Continuará…

Entradas relacionadas: Confianza en la nube, El software de la nube, La nube de Amazon

Posted in computación | Etiquetado: , , , , , , , , , , | 12 Comments »