Blog de JoseMPelaez

Aprendimiento: aprender del entorno con atrevimiento

Posts Tagged ‘estilo’

Dar moral al personal

Posted by josempelaez en Sábado, 25 octubre 2008

Puede que lo de motivar a los empleados provenga de la necesidad de «dar moral a las tropas» para que vayan a luchar, y a morir si es preciso.

declaracion_militarViendo las noticias de tve1 esta mañana, he escuchado una frase del Jefe del Estado Mayor de la Defensa que había viajado a Herat (Afganistán) para visitar a las tropas españolas allí desplazadas. Decía que había ido para «tratar de darles moral, decir que estamos siempre pendientes de ellos y, por supuesto, ver in situ las cosas que se pueden mejorar ».

Lo de “dar moral” me ha recordado lo tratado ayer en mi entrada sobre «motivar a los empleados». ¿Por qué? Pues será porque, al conectarse las neuronas que conservo activas de cuando hice el servicio militar con las que tenía encendidas desde ayer, se me ha “ocurrido” también lo de que «aquellos polvos trajeron estos lodos».

Como la empresa ha copiado muchas cosas de la milicia (logística, estrategia, táctica, organización jerárquica, misión, cadena de mando, comando y control…), quizá lo de motivar provenga de dar moral, arengar… a unas tropas reclutadas mediante levas de mozos que no tendrían muchas ganas de ser “carne de cañón” en las batallas de los siglos XVIII y XIX.

En la Edad Media, al menos, los soldados aspiraban a cobrarse un buen botín al rapiñar los bienes de los vencidos. Además, todavía no se habían inventado las armas de fuego que tantos estragos harían luego en las formaciones cerradas de combatientes, tradicionales en los tiempos de la lucha con flechas, lanzas,  espadas y cargas de caballería.

Quizá, lo que nos haya quedado de aquellos tiempos sea que, si no estimulas o incentivas convenientemente a los empleados, no puedes esperar que salgan de motu proprio a batallar con los competidores por el logro triunfos en los teatros de operaciones que constituyen los mercados donde deciden los compradores.

napoleonic_war_gun1Bueno, no sé. Las declaraciones del general Jose Julio Rodríguez, al referirse a estar pendientes de las tropas, me han recordado un precioso y estimulante poema que también he escuchado esta mañana parcialmente de boca de Paco Álvarez Molina en el programa de Rne «No es un día cualquiera». Por cierto, es un economista muy recomendable, aunque sea demasiado socialdemócrata para el gusto de algunos, que no para el mío.

Habla de prohibiciones, ilusiones, héroes, responsabilidades, aprendizajes, amistades… Me ha gustado mucho, además de que viene muy al pelo de estas dos últimas anotaciones, y por eso lo pego seguidamente:

QUEDA PROHIBIDO

¿Qué es lo verdaderamente importante?,
busco en mi interior la respuesta,
y me es tan difícil de encontrar.

Falsas ideas invaden mi mente,
acostumbrada a enmascarar lo que no entiende,
aturdida en un mundo de falsas ilusiones,
donde la vanidad, el miedo, la riqueza,
la violencia, el odio, la indiferencia,
se convierten en adorados héroes.

grenadiers_attackMe preguntas cómo se puede ser feliz,
cómo entre tanta mentira se puede vivir,
es cada uno quien se tiene que responder,
aunque para mí, aquí, ahora y para siempre:
queda prohibido llorar sin aprender,
levantarme un día sin saber qué hacer,
tener miedo a mis recuerdos,
sentirme sólo alguna vez.

Queda prohibido no sonreír a los problemas,
no luchar por lo que quiero,
abandonarlo todo por tener miedo,
no convertir en realidad mis sueños.

Queda prohibido no demostrarte mi amor,
hacer que pagues mis dudas y mi mal humor,
inventarme cosas que nunca ocurrieron,
recordarte sólo cuando no te tengo.

Queda prohibido dejar a mis amigos,
no intentar comprender lo que vivimos,
llamarles sólo cuando les necesito,
no ver que también nosotros somos distintos.

Queda prohibido no ser yo ante la gente,
fingir ante las personas que no me importan,
hacerme el gracioso con tal de que me recuerden,
olvidar a toda la gente que me quiere.

Queda prohibido no hacer las cosas por mí mismo,
no creer en mi dios y hacer mi destino,
tener miedo a la vida y a sus castigos,
no vivir cada día como si fuera un último suspiro.

Queda prohibido echarte de menos sin alegrarme,
olvidar los momentos que me hicieron quererte,
todo porque nuestros caminos han dejado de abrazarse,
olvidar nuestro pasado y pagarlo con nuestro presente.

Queda prohibido no intentar comprender a las personas,
pensar que sus vidas valen más que la mía,
no saber que cada uno tiene su camino y su dicha,
pensar que con su falta el mundo se termina.

Queda prohibido no crear mi historia,
dejar de dar las gracias a mi familia por mi vida,
no tener un momento para la gente que me necesita,
no comprender que lo que la vida nos da, también nos lo quita.

Alfredo Cuervo Barrero ® Contrato Coloriuris

Nota: Este poema se mueve por correo y se encuentra en internet mal atribuído a Pablo Neruda. En la misma situación hay otros dos: «Muere lentamente» y «Nunca te quejes».

Entradas relacionadas: La motivación de cada uno

Posted in gestión | Etiquetado: , , , , , | 1 Comment »

Lo que hay que leer…

Posted by josempelaez en Jueves, 23 octubre 2008

No dejo de sorprenderme ante los nacionalismos, las descalificaciones personales y los lugares comunes. Si queremos ir a un sitio, ¿no tendremos que pedirlo?

Ando con más follón que en semanas precedentes, pero he tratado de no dejar muchas lecturas pendientes aprovechando los descansos al cambiar de actividad. He ido guardando algún texto con la idea de escribir sobre él en el futuro, pero, para no perder la concentración, he sabido resistir hasta ahora la tentación de ponerme a teclear sobre la marcha. Esta mañana he impartido un curso que tenía pendiente y, cuando esta tarde me he dedicado un rato a la actividad de relajación (a lo que saliera, sin planificarlo), he leído un par de cosas que me han llevado derechito a abrir el editor HTML sin más contemplaciones.

zapatero_sarkozyPrimero he leído en Gurusblog que «España no es invitada a la cumbre del G-20». Yo, al estilo de lo que parece que ha dicho Solbes, so what? (Y si el ministro no lo ha dicho, pues yo sí). Parece que mi colega (ex alumno del master del IESE o del IE) Gurus Hacky se ha mosqueado porque no inviten “a España” a la reunión del “Equipo A” que promueven los capitanes Bush y Sarkozy (yo entiendo que los debe de considerar “poderosos” o “influyentes”). Escribe:

«No es que España no pinte nada en el panorama económico mundial…. es que sencillamente somos absolutamente sacrificables. […] En fin, tenemos que tenerlo claro, no es que nos tengan manía, o pintemos poco… es que somos sacrificables. Así que agarraos los machos porque ni Dios se va a preocupar por España.»

Ya sin negrita, dice que «puede saber mal que no nos inviten, pero un poco de dignidad, si a mi no me invitan a una fiesta, me puede saber mal, pero no me humillo de esta manera y menos lo hago en publico…». En los comentarios aclara que «la crítica va por la pataleta pública de nuestro presidente que me parece humillarse en vano. Aunque ahora te inviten a la cumbre, ya estás retratado cómo al que invitaron a la fiesta porque se puso a llorar porque no lo invitaban.»

A estas alturas de mi vida tengo pocas cosas claras, pero entre ellas está el que me importa un bledo lo que diga el gobierno de turno, ya lo dirija Rodríguez Zapatero o Aznar López. Otra cosa es lo que haga el susodicho gobierno de turno, y de todos los que se dejen mangonear.

Además, si al señor presidente no le invitan, pero quiere ir a explicar lo bien que funciona la regulación bancaria en España, o a «participar en esta cita internacional “en primera persona”», o a darle en las narices a la oposición aprovechando las horas finales del presidente Bush, o a ver si practica su inglés para mejorar el del presidente Botín, pues que lo intente. Para eso tiene que pedirlo, y mejor si lo hace en público.

aznar_cambio-climaticoA ver si ahora va a resultar que ser asertivo es humillarse o menospreciar al que jamás debiera de haber llegado donde lo hizo, del que no sólo se desmarcan algunos españoles del gobierno de turno; también lo hacen sus correligionarios Powell y McCain, por ejemplo. O va a ser arrastrarse o mendigar, como opinan otros sin recordar lo obtenido por el “pedigüeño” González Márquez. ¿Es que los hidalgos españoles tienen que avergonzarse de solicitar lo que creen haber merecido? En el barrio de Chamberí siempre hemos dicho que «quien no llora no mama», y que «el que no se anuncia no vende».

Pues dejadle que lo pida si le apetece ir a los EE.UU. a retratarse y jugar con la “caca de la vaca“. Ahora bien, ¿quién se tiene que preocupar de esta península, además de los ciudadanos del montón que tratamos de vivir en la tierra que antaño fuera el Occidente del clásico Mare Nostrum y ahora tan solo es donde hemos nacido o venido? ¿Dios, Bush, Sarko, ZP, Aznar, el primo de Rajoy…?

Pues todos y cada uno de nosotros. Por cierto, que yo ahora tengo claro que prefiero disfrutar de la que me quede en ella paseando a la luz del sol de Alicante y sus alrededores —antes de que cambiemos el clima si seguimos despreciando los datos existentes—, mientras trato de gozar con la ciencia y el sentir de las buenas compañías (reales y virtuales). Si los financieros no se pulen antes mis ahorros, intentaré también viajar por otros lares como voluntario, o simplemente como turista que intenta pasar del “consumo industrial”.

[Disclaimer 1: He estado dos quincenas en Florida y lo he pasado estupendamente. No me parece que se viva nada mal por aquellos pagos, aunque haya quien se mosquee con ciertas industrias 🙂 ]

naomi_klein_colbertnation_081002Por mí, «la potente industria de valor añadido, y con implicaciones de entidades financieras de ámbito global, [… y las] materias primas + fabricas de bajo costo», que parece añorar mi colega en su entrada, pueden quedárselas los del G20 mientras nosotros “inventamos” mejores maneras de vivir sobre los valores naturales, sin añadirles nada [actualización] que no mejore nuestra civilidad (más cultural que natural).

Si entre el “valor añadido” se encuentran la liquidez de las finanzas y la persuasión del marketing, ya empieza a leerse cómo gente con experiencia en “añadir valor”, como Seth Godin, opina que hay que volver a las tribus. Naomi Klein, por su parte, pide que estemos preparados para que los líderes no se aprovechen de nosotros en momentos de crisis. “Pues mire usted”, que diría mi tocayo del gobierno de turno, me interesa más lo que cuenta esta pareja que lo que puedan decir los del “Equipo G” en sus cumbres, o los tertulianos de cada día en su medios.

[Actualización: Consultor Anónimo ha publicado una opinión cercana a la de Gurus Hacky]

La segunda cosa a la que me referí al principio voy a dejarla para otro momento. En su lugar, y para terminar con mejor humor que el de como empecé, publicaré aquí lo que me acaba de llegar por correo-e de uno de los amigos que me provee de “material viral”.

[Disclaimer 2: Mi primer trabajo remunerado cotizando a la Seguridad Social fue en la Construcción, y en  Alicante].

Está relacionado con una de las mejores “industrias españolas” ya que lo titulan «La verdad del mercado inmobiliario». [Actualización: tras buscar un poco he visto la broma publicada en un sitio ruso en enero de 2007]

Entradas relacionadas: Planeando tiempo para vivir con saludCrédito liquidador de operaciones


Tu casa vista por…

 

Tí:


El Comprador:


El Banco:


El Tasador:


La Agencia Tributaria:

Posted in finanzas | Etiquetado: , , , , , , , | 8 Comments »

Planeando tiempo para vivir con salud

Posted by josempelaez en Miércoles, 8 octubre 2008

«No se puede mejorar lo que no se puede medir» es el tipo de frase que he escuchado muchas veces referida al mundo de los negocios, tanto en entornos académicos como  empresariales. Apareció de nuevo en mi mente después de haber leído dos entradas en los días pasados. En ésta termino escribiendo de las planificaciones de la vida, pero es que eso me importa mucho más que la frase anterior.

time-mgmt_poster

Poster de motivación (cc phdstudent)

Una de las anotaciones es de Albert García Pujadas. Trataba sobre cómo «Medir el éxito de un blog personal». Llegué a ella leyendo una «Teoría sobre la relación entre la calidad de los artículos y el número de comentarios» de Jordi Bufí. Albert escribe que:

«Animo a que cada cual busque y encuentre sus propias “métricas personales” y que éstas sean íntimamente coherentes con su “estrategia” de blogging. Tanto si ésta ha sido consciente y planificada o totalmente improvisada. Sólo aplicándole esas “métricas personales” sabremos si estamos llegando o no y si nos sentimos suficientemente recompensados. Salvo que el blogging sea para nosotros una fórmula refinada de masoquismo, hay que encontrar la forma personal de medirlo.»

La otra es de Diego Tirado que, reflexionando acerca de «Gestionar bien el tiempo para reducir estrés», decía que:

«Si indagamos y analizamos nuestra actitud diaria en el trabajo, quizá percibamos que es la mala gestión del tiempo lo que nos provoca gran parte de las situaciones de estrés. […] Las interrupciones del trabajo por cualquier imprevisto son las más difíciles de atenuar, aunque una buena planificación, en la que se puedan prevenir los posibles contratiempos nos ayudará bastante a cumplir con nuestra agenda. Es importante plantearnos una buena planificación del tiempo y de las tareas a desarrollar y sobre todo mantener la disciplina para cumplirla.»

time-system

Estructura agenda Time/system

Cierto es que no hablan exactamente de “mi frase”. Estos dos extractos se refieren más a la organización requerida para lograr unos ciertos objetivos, ya sea para establecerlos o para planificar su consecución. Sin embargo, han evocado en mi cabeza muchos insistentes empeños que juzgo cuestionables e inútiles.

La obstinada realidad nos permite observar que no es singularmente extraño o atípico leer comentarios de buenos profesionales que, por ejemplo, a las 19 horas de un martes, anotan en Twitter algo como: «Absolutamente desbordado. Ni “twittmad” ni nada». ¿Es plausible creer que personas sensatas, bien formadas y experimentadas, como aprecio a mi colega, no conozcan lo que pretende lograr la “gestión del tiempo”, o que no sepan usar métodos o herramientas del tipo de GTD o RTM? ¡Amosanda!

Hace veinte años que recibí un seminario de Time/system® en la multinacional donde trabajaba. En él “daban” aquellas encarpetadas agendas y dietarios a los empleados de cuello blanco (cubiertas señorialmente con piel distinguida para los directivos). ¡Qué tiempos! Siempre he recordado lo que recomendaban sobre los «ladrones del tiempo» (del prójimo; no en referencia al diferimiento, dilación o postergación de asuntos, que es como Edward Young empleó la expresión).

Parece muy sensato “protegerse” de los que pretenden recibir atención y respuesta inmediata cuando hacen una llamada telefónica, o cuando mandan un mensaje postal o electrónico que sólo es urgente para ellos. O de los que visitan sin avisar, o de los que son impuntuales. Pero claro, para darse cuenta de lo perjudiciales que pueden ser ciertas actitudes y confusiones de prioridades no es preciso ir a un curso fardón. Me parece que basta con prestar atención y ser consciente de lo que te rodea, preguntando lo que sea menester cuando surja alguna duda.

el-florido-pensil

Educación de los españoles de la posguerra en clave de humor

Ocho años menos hace que escuchaba diariamente, mientras conducía hacia el trabajo, la casete del «First Things First» con la voz de Stephen R. Covey (el que publicó «The 7 Habits of Highly Effective People» en 1989). También compré el libro, pero todavía no lo he leído. Nunca apliqué todos los pasos que desgranaba la cinta (aún no se llamaba podcast), sino sólo los posos que me quedaron. Estos “precipitados pensiles” son los que ahora forman parte indiferenciada de mi sentido común, que se ha ido depositando a través de muchas enseñanzas de las recibidas desde hace más de medio siglo en casa, colegio, barrio, universidad…, como mis sobrinos pequeños siguen haciendo ahora.

Nunca he sido partidario de seguir rutinas estrictas, ni soy de los que pretenden encontrar métodos “milagrosos” o infalibles para alcanzar metas o resolver problemas. Ello no implica que no intente poner en práctica las enseñanzas que extraje del esquema SPIN a la hora de vender, o del aprendizaje de los procesos ATS y KTDM si se trata de decidir, pero lo hago a mi manera, como cantaba Frank Sinatra.

Creo que todas las técnicas sistemáticas de optimización del tiempo y medida exhaustiva de los logros se dan de bruces con muchos fenómenos naturales, como el de la procrastinación que practican muchísimas personas, ya sean hiperactivas o calmosas. También chocan frontalmente, por ejemplo, con la extendida aversión de los consultores y asesores a cumplimentar regularmente, ya sea diaria o semanalmente, el TS que requieren la mayoría de sistemas de facturación y medida de la productividad de servicios profesionales “industrializados”.

Otros datos a considerar proceden de las observaciones de actividades tan universales y aparentemente estructuradas como las consultas médicas, sujetas teóricamente a unos “avanzados y rigurosos” sistemas de citas, que tanto se emplean para tratar de reducir las colas y tiempos de demora. A pesar de todos los esfuerzos desplegados, lo habitual es que no funcionen como los pacientes esperan porque se aplican para tratar de optimizar y saturar la capacidad o tiempo de los medios disponibles. ¿Cómo ha de medirse el trabajo de los profesionales sanitarios?, ¿por el número de pacientes atendidos, por los tiempos de espera,  por los enfermos curados, por el resultado de una prevención que deje las consultas semivacías…? ¿Quién establece los parámetros que caracterizan la sanación de una persona que, en muchas ocasiones, tiene problemas emocionales y percibe la realidad “a su sentir”?

Hace muchos años que la racionalización administrativa y la automatización industrial concluyeron que, si se quiere trabajar de forma efectiva y flexible, incluso en operaciones fabriles mecanizadas muy probadas y fiables, hay que disponer de cierta capacidad holgada, es decir, ociosa, de una manera planificada. La realidad insiste en mostrar y enseñar que los eventos imprevisibles y los resultados creativos son poco planificables. Evidentemente, el tiempo de no hacer nada también puede ser resultado de un procedimiento de planificación.

Commencemet speech Stanford 12-06-2005

Discurso de graduación de Steve Jobs en Stanford (12-06-2005)

Sin embargo, ¿se puede decidir de antemano cuándo va a surgirte una ocurrencia, o en qué momento tu cuerpo o mente van a pedirte descansar o despejarte un rato fuera de las horas nocturnas de sueño?

¿Alguien se imagina a Steve Jobs —o a su asistente personal, suponiendo que lo tenga— yendo más allá de anotar en una agenda de papel o electrónica las citas o tareas pendientes para tratar de sentir que tiene todo bajo control? Quizá lo haga, pero, tras refrescar el texto de su “Commencement speech” de Stanford en junio de 2005, apostaría a que no. En aquel discurso habló de «having faith that the dots of one’s life will connect down the road, even if the journey so far has not followed a clear pattern.»

Considero que tiene mucho más sentido aceptar y tratar de disfrutar de lo que nos venga dentro del marco que nuestras elecciones vitales (privadas y profesionales) han ido generando a nuestro alrededor debido a la azaroso de la vida. Hoy sostengo que no debemos empeñarnos tanto en escoger objetivos medibles, o en hacer sólo lo planificado desatendiendo el resto de nuestras actividades sociales y vitales libremente escogidas.

Podemos planear y organizar el uso de medios y la ejecución de procesos en un entorno determinado, pero no los podremos controlar, ni planificar, ni someter a todas la medidas que queramos, por mucho empeño que pongamos en ello. Dejemos las “misiones imposibles” para los personajes de ficción, como el varias veces interpretado por Tom Cruise. No se vive dos veces…

Entradas relacionadas: Disfrutar de la curiosidad, Inquietudes e intenciones, La motivación de los talentos, Correos largos

Posted in general | Etiquetado: , , , , | 4 Comments »

Disfrutar de la curiosidad

Posted by josempelaez en Martes, 2 septiembre 2008

Una opinión sobre si hay que curiosear para vivir o vivir para curiosear.

Ayer tuve oportunidad de comentar en una entrada de Javier Martín en Loogic.com sobre si «se puede ganar dinero con un blog de curiosidades». En ella se refería a:

«blogs como Fogonazos, Cabovolo, Kurioso, Maikelnai o Anfrix dedicados a escribir artículos sobre temas que se salen de lo común, temas muy llamativos e incluso a veces increíbles.»

henar_design-trh_web

Diseño de Henar Alonso para la página web de TRH hoteles

La reflexión propuesta por Javier me pareció muy oportuna. Manifesté que creía que se podría montar un blog comercial sobre esos temas tan “curiosos”, pero también dudé de que se lograse uno con la calidad de los citados.

Y no me refiero al diseño, claro. Ni a que alguien les monte y administre un alojamiento para sindicar esos blogs compartiendo los ingresos publicitarios que “caigan” siguiendo a su aire, sin otros compromisos. Me parece que Javier iba por otros derroteros.

Razoné mi postura apoyándome en lo poco que puedo suponer del caso de Kurioso, que también participó en la conversación. Dije que «se gana la vida con su estudio [de arquitectura]. Luego escribe de lo que le gusta, cuando le apetece, y tras haberse documentado bien, proceso del que disfruta y que constituye realmente el meollo de su actividad bloguera

También basé mi posición en los razonamientos de Raúl Hernández acerca de lo que «busco en los contenidos escritos de los blogs».

Otra cuestión que algunos consideran es la que se pregunta Pablo Herrero en «encuentra un trabajo que te guste» a propósito de una cita atribuída a Confucio. Allí manifiesta que si «las cosas no salen muy bien, ¿me quedaría sin una de las vías de escape del trabajo?»

Creo que hay muchas personas que escriben movidas por la curiosidad, y que sólo tratan de descubrir, entender, compartir, estimular, conversar, comprender, disfrutar (Jorge Wagensberg diría gozar)… Ello les lleva a “disfrutar” de una cierta audiencia. Si ya se ganan la vida con otra ocupación, y quieren ampliar su actividad con un blog sin ataduras ni preocupaciones, ¿se incorporarían a un proyecto que implicase ciertas normas: frecuencia, longitud, temas de interés, objetivos medibles…?

A pesar de lo que algún comentarista de Loogic.com haya podido entender, nada de malo hay en rechazar esas restricciones, ni en aceptarlas. Yo animo a asumirlas a cualquiera que se plantee ganarse así la vida teniendo ciertas capacidades. Lo que sucede es que, si estuviera en el caso en el que me imagino que se encuentra Kurioso —que tiene esas capacidades—, no lo haría.

Posted in general, negocio | Etiquetado: , , , , | 1 Comment »