Blog de JoseMPelaez

Aprendimiento: aprender del entorno con atrevimiento

Posts Tagged ‘experiencia’

La motivación de cada uno

Posted by josempelaez en Viernes, 24 octubre 2008

La motivación y el compromiso de los empleados son caballos de batalla recurrentes. Considero que la clave motivacional hay que buscarla en el interior (empleado), y no en el exterior (organización). Sostengo la opinión que, si motivas a un empleado, en realidad lo estás manipulando.

motivational_coffee

¡Ésta es una gran compañía! Nos da el mejor café del mundo, lo que es un gran motivador para nuestra ética del trabajo.

Luis ha escrito en Tic & Tac al hilo de una anotación previa que quiere «hacer algo constructivo. Al más puro estilo 2.0, me gustaría hacer una lista, entre todos, de los elementos que os motivan, motivaron u os motivarían como empleados.» En mi caso, siendo uno de los que comentó en la entrada referida, debe de aplicarme lo de “los elementos que os motivaron”.

Salvando lo de que «nunca digas de este agua no beberé», o lo de «este cura no es mi padre», no tengo planes de emplearme nuevamente después de haberlo hecho durante 23 años, y de haber trabajado otros 10 como microempresario en dos etapas (inicial y final), situación en la que ahora me encuentro muy a gusto. Ello no quiere decir que esté satisfecho, como intentaré explicar en los párrafos siguientes.

Durante los años en que he sido un empleado más o menos cualificado como técnico o gerente, he trabajado a jornada completa en España para siete empresas y una institución en varias áreas funcionales y diversos roles. No voy a contar las actividades complementarias en los “pluriempleos” (asesoría, docencia). 

8 organizaciones en 23 años
ORGANIZACIÓN PEQUEÑA MEDIANA GRANDE
NACIONAL ITCSA (1) ICSA (1,5) Dragados (1), UPM (2,5), EASA (5,5)
EXTRANJERA ——— ——— Digital (6,5), CSC (1,5), Exel (3,5)

Comencé con 22 años y “renuncié a mi empleabilidad” a los 46,5 para volver a ser empresario. He residido un año en Sevilla y los demás en Madrid, viajando bastante en 3 de las 7 empresas. La segunda mitad de los años he estado empleado como directivo en multinacionales (2 estadounidenses y 1 británica). En dos de éstas tuve acceso al plan de opciones sobre acciones, que utilicé como complemento retributivo. Ahora sólo soy accionista de mi microempresa.

Bosquejado el escenario donde han transcurrido mis particulares experiencias como empleado, diré que soy el primogénito de unos padres trabajadores con largas jornadas ejerciendo profesiones liberales (medicina y podología), y que me empleé en una gran constructora un año antes de terminar mis primeros estudios universitarios para conocer el mundo laboral.

glaciers_change_landscape

Hay entornos vitales que cambian despacio

Ahora, habiendo echado la vista atrás, y para intentar contribuir con una lista al propósito de Luis, paso a preguntarme: ¿qué ha ido motivando mis cambios?

Lo primero que se me ocurre es que el motor primario debe de provenir de mi deseo de conocer cosas nuevas dentro de las que me atraen: práctica del pensamiento conceptual, descubrimiento del entorno físico, conocimiento del medio socioeconómico y construcción de algo que funcione, sea tangible o no.

La ciencia aplicada siempre me ha interesado mucho más que el arte o el derecho. Las reglas, normas, hábitos y tradiciones no han merecido nunca mis mejores aprecios.

Busco comprender las cosas aplicando la lógica. Disfruto con «el gozo intelectual», el logro de objetivos y la resolución de los problemas que surgen inevitablemente. Siempre he querido aprender para tratar de acertar más veces de las que falle y, en especial, para sentirme libre. No me gusta que me digan lo que tengo que hacer, aunque he recibido y cumplido muchas órdenes o instrucciones (en casa, colegio, campo de juego, servicio militar, empresa…)

Es como si me moviera por estar permanentemente insatisfecho con mi situación de cada momento, o la de las personas que aprecio en mi entorno, y de ello surja el que necesite hacer algo para modificarlas.

He tenido cerca constantemente libros, revistas o apuntes que leer o consultar, fuera en casa o en la biblioteca. Ahora empleo mucho más la web para esto último. De adolescente me llamaban mucho la atención las matemáticas, física, química, biología, geografía e historia. Tiempo de trabajo aparte, en el que siempre he buscado hacer lo que me gustaba, ahora dedico tiempo a la psicología, filosofía y narrativa.

Nunca he esperado que alguien me motivara, aunque no he dejado de agradecer las orientaciones, ayudas o reconocimientos. Siempre he tenido cosas que hacer, en casa y en la oficina.

library

Las conductas dependen del conocimiento y los valores

Aclaro que entiendo la motivación como un factor que es parte de la inteligencia que vamos desarrollando a través del aprendizaje. Tiene mucho que ver con el deseo, la necesidad, el estímulo, la tendencia, el móvil, el impulso o la ocurrencia filtrada que desencadena la acción tras una decisión voluntaria… En este punto debo precisar que ahora suelo emplear la siguiente definición de inteligencia:

«Capacidad de un sujeto para dirigir su comportamiento, utilizando la información captada, aprendida, elaborada y producida por él mismo» [José Antonio Marina en «La inteligencia fracasada». Editorial Anagrama. Barcelona, 2004. Página 16]

Cuando he cambiado de “puesto de trabajo” y de entorno laboral —17 veces; 6 sin cambiar de empresa— ha sido por uno de estos tres motivos:

  • me encontraba muy solo o me estaba aburriendo haciendo algo que ya era demasiado rutinario para mi “motor cerebral interior”,
  • había alguna incoherencia en el entorno que condicionaba la obtención de logros, y que no había sido capaz de resolver,
  • mi entorno cambiaba sin haberlo previsto, y surgían nuevas obligaciones o necesidades (otras tareas, compromisos, normas, gastos, ingresos…)

Habiendo sentido la necesidad de cambiar, siempre he pensado dónde me convendría ir para conseguir lo que me faltaba, salvo en dos ocasiones en que vinieron a buscarme. En cualquier caso, cuando cambié nunca fue por recibir una oferta tentadora, sino porque no me sentía suficientemente bien donde estaba a corto o medio plazo.

Los factores más críticos que valoré en los cambios fueron si:

  • la nueva actividad me dejaba ciertos grados de libertad para actuar, y si la responsabilidad y retribución que llevaba aparejadas eran consistentes (“según mercado”),
  • el entorno me permitiría aprender nuevas cosas apoyándome en las que ya conocía para poder controlar los riesgos de fracaso,
  • el jefe y los colegas de trabajo compartían los valores que yo tenía, y si nos podíamos ayudar o complementar mutuamente.
irreversible_commitment

La automatización transformará derechos de trabajadores

Bueno, no sé si este apunte ayudará mucho en la confección de “Lista de Luis”, pero no iba a escribir tan sólo que no soy partidario de la “motivación exterior”, parafraseando al cura del chiste que dice que no es partidario del pecado. Opino que hay unos “móviles interiores” que hay que aprender a conducir por el camino de la vida profesional, y personal en general, especialmente cuando eres muy pequeño.

Hace varios años que dejé de enseñar y de dar demasiado valor a los modelos de organizational management, incluyendo las teorías debidas a Maslow, Herzberg, Adams, Vroom, McGregor, Ouchi, McClelland, Alderfer, Skinner, Goldratt, Immelman, Pérez López… en el campo de la motivación de los empleados en la empresa. ¿Motivos? Nunca los he visto funcionar bien en las organizaciones en que he trabajado o contribuído a fundar, sin querer ello decir que no tengan sus buenos fundamentos aprovechables.

Rafa, que también está en esta conversación, acaba de añadir otra experiencia. No aportamos datos científicos a los que tiene Luis, pero creo que sirven para ilustrar algo que no marcha por mucho que se practiquen los modelos predicados hasta la fecha.

Por mi parte, sin dejar de emprender, trato de ponerme al día en campos como la neurociencia, la psicología evolutiva y la filosofía. Quizá haya suerte y se me ocurra algún marco más aplicable dentro de un tiempo 🙂 Hay muchos otros que buscan resolver el problema de la motivación laboral introduciendo cambios de otra naturaleza.

Mientras tanto, sigo leyendo y buscando en mi entorno. Gozo cuando descubro comprensiones compartidas como la de que «para motivar, tenemos que manipular, consentidamente o no, al individuo». Disfruto cuando pensamos entre varios. Querido Luis, over to you.

Entradas relacionadas: Gestionar talentos comerciales, Pidiendo mimos, La motivación de los talentos

Posted in gestión | Etiquetado: , , , , , , | 16 Comments »

Clientelismo para navegar

Posted by josempelaez en Martes, 16 septiembre 2008

Pienso que el nuevo Google Chrome va a poner de manifiesto aún más los distintos intereses en juego a la hora de aprovechar mejor los contenidos la web, lo que también determinará el desarrollo futuro de la propia web. Microsoft, Apple, Adobe, Mozilla, Opera, Google… sacan partido de la web pero, ¿quiénes la cuidan y piensan más en su futuro? En la web hay mucho más que "contenidos".

yahoo_mail_vache

La vaca mascota de Yahoo Mail (Teorem; Flickr)

En las tres entradas anteriores he tocado varios temas en relación con la aparición de la versión beta del primer producto de navegador web fruto del proyecto abierto Chromiun de Google. La cuestión que quiero destacar más en esta ocasión es que los navegadores sirven para más cosas que ver páginas web, cumplimentar formularios de entrada de datos o disfrutar de ricos contenidos sonoros o visuales (con la ayuda de ciertos plug-ins embebibles, o de máquinas virtuales que corran por debajo).

Aplicaciones del navegador

La mejora de la experiencia de los usuarios (diálogo y contenidos más visuales, reducción de latencia aparente, autonomía frente a desconexiones), junto al interés por captar clientes para los mercados de ciertas herramientas, han conducido a la diversidad RIA enumerada parcialmente en la anotación previa. Hay aplicaciones web que no emplean sólo un navegador con plug-ins y necesitan la descarga de otros componentes que corren por debajo (runtimes). En este terreno hay varias aproximaciones: la de los más ligeros (Adobe, Google) y los menos (Sun, Microsoft); la multi (Sun, Adobe, Google) y la monoplataforma (Microsoft); la de los estándares de derecho (Google) y los de hecho (Sun, Adobe, Microsoft); la del código abierto (Sun, Google) y el propietario (Adobe, Microsoft).

El objetivo oficial de todos es el de dotar al terminal de las mejores características de un cliente stateful (no tan dependiente de la red) con interfaz visual del tipo de la que tienen algunas aplicaciones de escritorio “vistosas” para mejorar la «experiencia de usuario». En la práctica parece que algunos están buscando vender más tecnología a los desarrolladores que preocupándose por los usuarios. Debemos considerar que los analistas, diseñadores y programadores de las aplicaciones trabajan de una manera muy distinta de la de los que emplean los desarrollos que construyen.

Por otra parte, a pesar de los que defienden la necesidad de replicar la experiencia de uso en el PC, y por el motivo que sea, hay empresas que han abandonado los planteamientos híbridos en el escritorio para enfocarse sólo en la web, como el caso de la “televisión” de Joost. Ryan Stewart ha lamentado esta decisión y, sin explicar cómo cree que se pueden combinar bien las experiencias de escritorio y móvil, dice que:

«In the end I think a hybrid approach is the way of the world going forward. Despite the buzz from Chrome, the desktop still has a lot of benefits as an application platform. But the web browser has to be central to every strategy. The companies that can easily blend those to worlds – and then incorporate the mobile world as well – will have a leg up on everyone else.»

Estrategias clientelistas

google_chrome_task-mgr

Gestor de tareas de Google Chrome

Como he escrito en notas previas, con Chrome no creo que estemos tratando sobre si hay que mejorar la visualización de páginas o la interacción gráfica con los contenidos web. Más bien se trata de plantar un elemento crítico para la ejecución de aplicaciones “en la nube” que se apoye fundamentalmente en el navegador del terminal respetando los estándares. La incorporación de gestión de memoria e independencia de procesos mejorará la robustez y seguridad, aunque haya ciertos riesgos si se emplea Gears al tener que grabar en el terminal. Las sesiones diferentes corriendo en pestañas distintas del navegador también van a permitir que los usuarios puedan emplear roles diferentes para acceder a la misma aplicación desde la herramienta, lo que facilitará algo el trabajo de desarrolladores y probadores.

Opino que también está en juego algo importante para el futuro de las aplicaciones en la web (SaaS): el desenlace de la guerra comercial sobre «The Next-Gen Web». En este terreno, las aportaciones de Chrome son significativas y alejadas del planteamiento de Microsoft con IExplorer. Tim Anderson escribía en The Register que:

«Chrome lets you create desktop shortcuts to web pages. In addition, when you open a web page from one of these shortcuts, it opens without any browser furniture. This really is a significant feature, because a well-designed and responsive web application will be indistinguishable from any other desktop application. The name Chrome is in part a reference to it – in software development, the term describes the surrounding user interface of an application. At the press conference announcing Chrome, Google’s vice president of product management Sundar Pichai said: “We used to call it content, not Chrome – that’s what we should focus on.” The name Chrome is an ironic one, that means as little chrome as possible.»

Naturalmente, también hay otros articulistas que defienden puntos de vista menos positivos acerca del nuevo navegador. El columnista y crítico de la Wikipedia Andrew Orlowski, que también hace referencia a su vecino y mi “buscador de fallos” Ted Dziuba, manifiesta en The Register que:

«There have been plenty of hiccups in the “cloud”, recently. […] That’s where the “runtime” comes in. Today, Chrome is simply a technology demonstration – and I can’t see Firefox users with their carefully-cultivated selection of add-ons, or Opera users, making the jump any time soon. But Chrome is a Trojan Horse for bundling Google’s Gears onto your PC – and in the hope that manufacturers look to Google services for new Eee-type lightweight PCs, perhaps running something like gOS, the Ubuntu-derivative. Gears is simply designed to make Google’s online services more attractive, and makes it looks like Google’s is setting the standard: leading where everyone else follows. (That isn’t entirely unfair.) And as a technology demonstration, Chrome succeeds.»

network_effects

El secreto real de la salsa de la web 2.0: los «efectos de red» (Dion Hinchcliffe) ¿Y en la web 3.0?

Andrew termina su exposición cuestionando que haya una estrategia planeada tras la salida de Chrome. También opina que Google va a tener más difícil el provocar el «cambio de paradigma» —frente al enfoque de computación en el escritorio—, de lo que lo tuvo Microsoft frente al de IBM en los 80. Considero que hay demasiados que no valoran algo muy básico en internet, cual es el «efecto de red» que puede lograrse con las aplicaciones en “la nube”. Recordemos que en las redes aparece lo que en economía llamamos externalidad: «perjuicio o beneficio experimentado por un individuo o una empresa a causa de acciones ejecutadas por otras personas o entidades», pero éste es un tema que merece claramente un tratamiento aparte y más extenso.

Futuro de la navegación web

En el panorama actual veo diferentes propósitos entre las entidades que ofrecen los navegadores y entornos para su enriquecimiento que más se emplean en la web: Microsoft, Adobe, Mozilla, Apple, Opera… y Google. Unos promueven plataformas software o hardware particulares para vender más; otros buscan que internet siga siendo abierta y descentralizada, o que gane terreno frente a otros medios de comunicación; los hay que se especializan en navegar desde dispositivos móviles, o en ejecutar aplicaciones de forma robusta y segura, etcétera. Considero que el futuro de todos ellos está más vinculado a los usos que hagamos de la web, tanto los particulares como las empresas, que a los fines, tecnologías y mercadotecnia de las empresas promotoras.

El correo electrónico, la banca en línea, la vídeo conferencia, el comercio electrónico… son aplicaciones informáticas y de telecomunicaciones que existían fuera de la web desde hace tiempo, pero que ahora asociamos cada vez más con ésta. En otra entrada trataré de ir más allá de especular sobre las eventuales metas y estrategias de cada proponente de navegadores para reflexionar desde la perspectiva de uso de una “web estándar”, y de sus implicaciones: interacción, externalidad, ubicuidad, sincronismo, semántica…

Entradas relacionadas: Interfaces en aplicaciones web, Terminales ubicuos para navegar, Navegar por las aplicaciones, Buscador de fallos, Computadoras sin margen, Juegos de vendedores

Posted in software, web | Etiquetado: , , , , , , , , | 6 Comments »

Interfaces en aplicaciones web

Posted by josempelaez en Sábado, 13 septiembre 2008

Opino que Google usa el navegador Chrome como medio para fortalecer el empleo de aplicaciones en la web. Las interfaces de usuario tienen una papel relevante en esta práctica, pero me parece que ciertas propuestas para su "enriquecimiento" se deben más a intereses comerciales que a mejorar las «experiencias de uso».

En las dos entradas precedentes anoté varias reflexiones y potenciales consecuencias del lanzamiento del navegador de Google en relación con la competitividad, la diferenciación, los terminales y la ubicuidad. En ésta me refiero más a las implicaciones que Chrome puede tener en las interfaces de los contenidos y aplicaciones de la web. Los programas que gobiernan su comportamiento se presentan ante el usuario a través de sus interfaces, y no debemos olvidarlo.

Interfaces en aplicaciones web

cloud_services_examples

Ejemplos de la oferta de «servicios en la nube» (Forrester Research)

Hay analistas que han llegado a comparar esta nueva herramienta con un sistema operativo. Algunos técnicos han criticado este enfoque basándose en la teoría convencional sobre los SO, además de recordar que Chrome requiere trabajar sobre un Windows, Linux, Mac OS X…, que son los que manejan los recursos de máquina. La realidad es que, con independencia de lo que piensen y digan los expertos en informática, “el sistema” se reduce a la interfaz para una inmensa mayoría de los usuarios.

Centrándome en este caso considero que, parafraseando a Nicholas Carr, el navegador es el medio y las aplicaciones el mensaje. ¿Por qué? Google —y otros promotores del empleo del software como servicio (SaaS, on-demand, cloud computing)— necesita una herramienta estándar, robusta, potente y multiaplicación en el lado de una red que ocupa el terminal que suministra servicios a los clientes particulares y empresariales como son Search, News, Books, Maps, Gmail, Reader, Docs, Sites, Apps Engine… Además de los ejemplos de Google, hay otros muchos proponentes de aplicaciones y servicios en la web, como muestran el esquema visual del blog de Peter Laird y el repositorio en SaaS Showplace de Jeff Kaplan.

Microsoft decidió sumarse a ese enfoque a finales de 2005, con el famoso memo de Ray Ozzie. Lanzó en 2007 su mensaje de «software-plus-services», para cuya materialización promueve su plug-in Silverlight para navegadores. Es una parte de la plataforma WPF, que desplaza el protagonismo de Windows hacia otra capa sobre este sistema operativo: .NET. Añadiendo un marco de trabajo bajo el navegador quiere competir con la tecnología Flash, predominante en el campo de las RIA. Estas aplicaciones de internet, con una interfaz más “rica” en prestaciones y aspecto, lucen más en el streaming de imágenes, audio y en las animaciones visuales de la interfaz.

Adobe adquirió la tecnología dominante en este terreno al integrar Macromedia. Actualmente defiende la posición y ventajas del plug-in Flash para los navegadores con su entorno Adobe Flex para desarrollar aplicaciones, y con el AIR para poder ejecutar en el escritorio bajo el navegador. Es el antiguo proyecto Apollo, concebido a final de 2005, que es multiplataforma operativa y se basa en los estándares de la web. Sun Microsystems, que desarrolló inicialmente Java, el lenguaje más usado en las aplicaciones web corporativas, está ofreciendo su nueva herramienta de scripting JavaFX para enriquecer las interfaces.

En este campo de las RIA —acrónimo que también se ha empleado para acortar “rich interface app“, y donde el rich se ha opuesto al thin client—, Google propone usar las técnicas clásicas y estándar de la web, que Adaptive Path bautizó como Ajax en 2005. El precio parece ser el de ir por detrás en las capacidades mediáticas hasta que se extiendan los estándares Canvas y SVG de HTML5.

Lo que pasa es que no todas las aplicaciones necesitan una interfaz e interacción muy “rica” desde el lado del usuario, aunque muchos desarrolladores opinen diferente escudándose en la usabilidad. No hay que olvidar que uno de los principales argumentos que emplean Adobe, Microsoft y Sun para promover sus enfoques es el de que los desarrolladores y creadores de contenido puedan reutilizar las capacidades adquiridas trabajando con sus herramientas privativas anteriores. En diciembre de 2006, citando a Larry Dignant, el CEO de Adobe pidió a los

«[financial] analysts to think about Apollo the same way they would characterize Adobe Reader or Flash Player, it’s a client that can be used to help others build unique applications and allow Adobe to sell more tools.» [negrita mía]

google-map-madrid

Imagen de Google Maps con sitios recomendados en Madrid

En Maps y Suggest, Google había empleado el enfoque de no usar otra cosa que el navegador para dialogar con el usuario sin tener que ir siempre a buscar información al servidor, pero el lanzamiento de Gmail en abril de 2004 marcó un hito significativo en este tipo de interacción. La confirmación durante 2005 de que, con la interfaz web canónica, se podían hacer más cosas de las que muchos creían relanzó a final de 2006 los esfuerzos del resto para controlar esa parte de la plataforma web. En el caso de Google, pienso que el uso de extensiones del navegador o de aplicaciones de escritorio para el empleo de YouTube, Earth, Picasa, SketchUp, Lively… bien podrían considerarse situaciones transitorias mientras progresa el establecimiento y uso en el cliente (escritorio y móvil) de estándares más avanzados.

También sucede que, aunque las interfaces sean muy “ricas”, pueden no ser efectivas para un usuario normal. Esto tiene mucha más importancia en el mercado empresarial que en el de particulares. Por consiguiente, creo que Chrome representa otro paso importante de Google en el campo de las RIA, especialmente si recordamos su mantra actualizado de «search, ads and apps».

Considerando las aplicaciones, en The Sunday Times está escrito que «With Chrome, Google is hoping to hasten a new world where customers will no longer have to buy a boxed-up computer program in order to upgrade.» Esto no debe de hacer muy feliz a ciertos fabricantes de informatica. Citando a Gianluca Brugnoli, analista de diseño de frog design:

«The pure online web application model based on Chrome, with few local components installed on your hardware, is certainly the most promising one: truly open, flexible, and easy to upgrade. But for now, Chrome is still a web browser, and its dependency from the web browser’s user experience could be a soft spot, or at least a strong constraint for the web application’s evolution.»

En resumen, me parece que hemos asistido a un movimiento muy relevante en el tablero de la partida que se “juega” entre los que defienden más potencia en el cliente frente al protagonismo de la red, sin sacrificar la «experiencia de usuario». Continuaré en una próxima ocasión argumentando sobre las opciones de los contendientes.

Entradas relacionadas: Terminales ubicuos para navegar, Navegar por las aplicaciones, Computadoras sin margen, Interfaces para gestión

Posted in software | Etiquetado: , , , , , , , | 2 Comments »