Blog de JoseMPelaez

Aprendimiento: aprender del entorno con atrevimiento

Posts Tagged ‘finanzas’

De líderes y chulas

Posted by josempelaez en Jueves, 22 octubre 2009

Cada vez veo menos utilidad a los libros de prácticas y recomendaciones instrumentales sobre liderazgo. Considero que, en gran medida, no han ayudado a transformar la realidad social que se podía observar antes y se puede observar ahora.

lvg_ken-blanchard

Entrevista a Ken Blanchard (Lluís Amiguet, La Vanguardia 091021)

Ayer leí una entrevista con Ken Blanchard en La Contra. Lluís Amiguet había entresacado para encabezarla que «Las buenas notas por sí solas forman malas personas». Enseguida pensé algo así como “ese hombre debe de estar ya muy mayor de la cabeza; ¡qué desbarre!”

En mi caso, Blanchard y el libro The one minute manager, que escribió junto al “movedor de quesos“, están asociados desde hace un cuarto de siglo. Nunca logré pasar de sus primeras páginas, aunque era un libro de lomo fino que aún debe de esconderse en mis estanterías (y del que algún pdf que otro se puede encontrar en la web). El vago recuerdo que conservo sobre mi abandono es que lo veía como una recopilación dialogada de consejos para que, haciendo esto y lo otro, un manager pudiera alcanzar el culmen de su tarea.

A pesar de lo atractivo del título del recetario, incluso con treinta y pocos años y otras ilusiones, no me veía capaz de elaborar, cocinar y tragar aquellos ingredientes. Hoy, tras haber cambiado la idea del “mánachment” que tenía entonces, no creo que se me ocurriera comprar algo así —y menos después de leer esta entrevista a uno de sus autores—.

Me incomoda que todavía haya quienes paguen o dediquen su tiempo a escuchar recetas “lideradoras” de esa y otras clases parecidas. Pero la realidad es que haberlos, haylos, y reconozco que también contribuí en su día, aunque fuera modestamente. ¡Cómo podemos alterar nuestras ideas tras observar lo que va sucediendo a nuestro alrededor con el tiempo!

¿A qué me estoy refiriendo?, quizá se pregunte alguno. Pues a que las recomendaciones orientadas a reforzar el papel de las personas en las organizaciones son contradictorias con que haya que liderarlas o gestionarlas. Lo que habrá que hacer es enseñarlas para que aprendan, digo yo, como siempre han hecho los buenos maestros, ya fuera en las escuelas o en los talleres.

mas-chula_mostoles

Fragmento reportaje "Un problema de educación" - Antena 3, 091013 (Vídeo en You Tube por TheMadsen23, 091021)

Pero claro, y hablando de finanzas, el locuaz Ken dice que «Los poseedores de los mejores expedientes académicos están pagándose sueldos increíbles con nuestros impuestos.» ¡Ahí queda eso! Según él, «Todo el sistema educativo se ha transformado en una máquina de calificar, seleccionar, segregar, categorizar, dar notas… Educar se ha reducido a hacer la selección de personal desde la cuna hasta el despacho de jefe. Y por el camino quedan los perdedores.»

«Se inculca la necedad cuantificadora: ha habido varias generaciones de obsesos por los resultados desde el parvulario.» «Todos los niños quieren aprender hasta que les empiezas a poner notas: los que suspenden acaban odiando el cole: ¿por qué clasificar a las personas por sus resultados desde la cuna? Esa es la receta segura para la avaricia y luego la desdicha: de los que suspenden y de los que acaban en Wall Street.»

Pues mi experiencia no concuerda con la de Ken. Tengo amigos que sacaban muy buenas notas escolares y universitarias y que ahora son estupendas personas e investigadores, profesores, empresarios, inspectores fiscales, etcétera. También conozco otros con buenas notas y buenas personas que se dedican a las finanzas.

No obstante, los que conozco que más se parecen a los tiburones financieros que describe Ken son los que no sacaban tan buenas notas. No creo que los desalmados que critica Ken tuvieran los mejores expedientes académicos. Más bien al contrario.

Hoy he “conocido” a Rebeca, que fue también entrevistada hace poco por Antena 3. Creo que su caso también contradice a Ken. Además de ilustrar un tipo determinado de liderazgo, la “más chula de Móstoles” no se muestra nada desdichada con 16 años después de “aprobar” tan sólo dos asignaturas. ¡Vaya tela! Tremendo, tremendo…

Entradas de este cuaderno con alguna relación: La motivación de los otros, Educación: una verdad incómoda, La motivación de cada uno, La motivación de los talentos.

Suscribirse a las entradas.

Posted in educación | Etiquetado: , , , , | 7 Comments »

La lucha del emprendizaje innovador

Posted by josempelaez en Martes, 17 marzo 2009

Hace unos treinta años que se iniciaron las "competiciones de planes de negocio" como mecanismo docente y de selección de propuestas emprendedoras que merecen financiación. Luego han ido surgiendo otras muchas iniciativas privadas y públicas. Me pregunto hasta dónde se están obteniendo los resultados que se buscan.

bpc-prize-winners_look-back

Business Plan Compet. Winners Look Back (Business Week 070530)

El concurso «Apps for Democracy» que ya he referido en este cuaderno me lleva a recordar el convocado en España por el BBVA (Open Talent). Éste tiene otro objetivo: «apoyar a proyectos o empresas en fases iniciales en el ámbito del desarrollo de productos o servicios innovadores de base tecnológica que beneficien el entorno empresarial o social.» Sin embargo, cuando vi su anuncio, tuve la impresión de que ambos trataban de aprovechar ciertas prácticas asociadas a la etiqueta “web 2.0”, como la participación y la innovación abierta. Me parece que están dando un tratamiento de mayor inclusión social a unos procesos que se venían haciendo de otra forma desde hace muchos años.

Estas dos iniciativas me han llevado a recordar lo que decía un reciente informe especial de The Economist: «Since the Reagan-Thatcher revolution of the 1980s, governments of almost every ideological stripe have embraced entrepreneurship. The European Union, the United Nations and the World Bank have also become evangelists.» No es el que BBVA sea una entidad pública (aunque una parte lo fue), pero creo que su envergadura y relaciones le otorgan una influencia considerable en la economía de más de un país. ¿Sirven de algo estas propuestas?

Aunque no es así, inicialmente supuse que la iniciativa del BBVA iba a reeditar en la web, con sus añadidos, las ya clásicas competiciones de planes de empresa. Algunas escuelas de negocios y de tecnología comenzaron a promoverlas hace unos veinte años. Luego fueron proliferando —quiero creer que buscando un valor pedagógico—, adoptando en muchos casos el nombre de venture days / contests

romanos-y-cartagineses

Escenificación lucha Romanos-Cartagineses (Blog Alfredo Quirós)

Estos “torneos escolares” me recordaban las luchas de romanos y cartagineses a base de preguntas durante mi infancia colegial marista en los primeros sesenta. Me parece que en ambos casos se intenta fomentar el afán de trabajo y superación y el impulso competitivo a través de la emulación. Sin embargo, al menos, hay dos distingos relevantes. Entonces se promovía el hábito de estudio y el desarrollo de la memoria, premiándose la victoria con recreos extras, puntos buenos, inclusiones en un cuadro de honor… No se buscaba la innovación empresarial ni se ofrecían $ 100K para financiar el lanzamiento de una empresa nueva. ¡Qué pena! Eran otros tiempos.

Algunas grandes firmas consultoras se sumaron a la difusión de las competiciones de planes de negocio durante la etapa de la burbuja “puntocom” de hace una década (como McKinsey). Debieron de considerarlas una alternativa o complemento de las incubadoras de negocios creadas en ciertas zonas para identificar oportunidades y acelerar el desarrollo de la nueva economía con los “negocios de internet” (como IdealabNetjuiceIntercom o DAD). Muchos parques tecnológicos y científicos impulsados por la Administración han venido luego a sumarse a los intentos de ayuda, en su caso a las que suelen llamar «Nuevas Empresas de Base Tecnológica» (como el de Leganés Tecnológico, el Walqa o el Tecnológico de Andalucía).

Las iniciativas de las consultoras de dirección fueron acompañadas pronto por las de algunas empresas de marketing o de medios (como Dasar), que organizaron conferencias o cumbres paneuropeas de internet, comercio electrónico, etcétera con invitados de renombre para facturar a los patrocinadores. Éstas dieron paso a las firmas de servicios de dinamización (como Europe Unlimited o Brabo Ventures) que cobran de los programas públicos para intentar incrementar la competitividad a través de ayudar a los emprendedores y pymes organizando venture academies y reuniones abiertas de networking.

Hay varias entidades de la administración estatal (como CDTI, FECYT, ICO, ENISA o EOI) que gestionan programas nacionales de ayuda al emprendizaje y la innovación de base tecnológica (como PROFIT, Avanza o Tutela). Las administraciones regionales y municipales también se han sumado al fomento mediante sus agencias de promoción del desarrollo económico y la innovación (como IMPIVA, Madri+d o Barcelona Activa). Hay otras muchas propuestas de estímulo procedentes de las Cámaras de Comercio, de algunas fundaciones de grandes empresas (como la Fundación Everis o la Rafael del Pino) o de la obra social de varias cajas de ahorro (como Eurecan o EmprendedorXXI de La Caixa).

mckinsey-island-in-sl

McKinsey Launches US$20,000 Contest in SL (3pointD 070525)

Me parece que las propuestas privadas de competición e incubación se han ido fundiendo o hibridando en los dos o tres últimos años. Lo digo al recordar los distintos eventos que han surgido para aglutinar propuestas de negocio y posibilidades de inversión del estilo de la Startup School financiada por Y Combinator en los EE. UU. (San Francisco Bay Area), Seedcamp en Europa (Londres) o Seedrocket en España (Barcelona). El modelo parece estar funcionando. Al menos, YC ha visto respaldada su gestión por Sequoia Capital.

Desde hace unos diez años, que yo sepa, se han venido organizando también otros encuentros desde la base para que los emprendedores potenciales —las personas que valoren poco los motivos para no hacerlo— puedan lanzarse compartir y aprender de sus ideas y problemas. En ellos también suele buscarse que contacten con posibles inversores o proveedores de servicios interesados en sus proyectos. 

Ya haya sido con el formato de reuniones poco estructuradas o de presentaciones programadas, ha habido y sigue habiendo muchos eventos de networking (como First Tuesday, Baquia Conector, Thursday, Iniciador, iWeekend…) Creo que han buscado renovar, abrir y acelerar un proceso que había que intentar superar: el de los contactos influyentes en las escuelas de directivos, bancos de inversión, consultoras de dirección o consejos de administración que intermedian en el mundo de los grandes negocios.

A pesar de todas las declaraciones e iniciativas surgidas en los últimos treinta años, opino que hay muy pocos datos disponibles sobre su eficacia efectiva, si lo puedo expresar así. ¿Con qué criterios e indicadores concretos y fiables deciden los que fomentan o financian estas actuaciones? Sigo esperando poder leer algo sobre la evolución de los beneficios de las empresas innovadoras que ofrecen unos bienes o servicios de base tecnológica que no existían hace cinco o diez años.

cristina-garmendia_aecinn

Video institucional: 2009 Año Europeo de la Creatividad y la Innovación (FECYT- AECINN)

Los patrones de medida que usualmente se vinculan al emprendizaje innovador giran alrededor de las patentes registradas, las empresas y empleos creados, las salidas exitosas de inversores, la cuantía de las inversiones o de los gastos etiquetados con I+D+i (infraestructuras, equipamiento, cursos, congresos, promociones, subcontrataciones, préstamos, subvenciones…). ¿Y…? ¿Permiten algo más que hacer declaraciones grandilocuentes? Evidentemente, no han servido a nivel doméstico para mejorar la productividad, competitividad, crecimiento y empleo. La situación presente en España ha sido calificada por algunos economistas reconocidos como aterradora y duradera. 

Pensando en el dinero público, creo que hay muchos que se mueven «por un puñado de euros». Me preocupa «el destino de las subvenciones para I+D en TIC en España» junto al sangrante hecho de que las tres administraciones no pagan los bienes y servicios que compran a las empresas. La patronal ha elaborado un informe meditado que suma el dinero adeudado a todas las empresas privadas españolas: 33.000 millones de euros desde hace muchos meses. Predican que hay que innovar en todos los sectores de la economía, pero luego no pagan diciendo simplemente: “no tengo dinero”, y no se puede reclamar. ¿Cuántas deudas y suspensiones de pagos se inducen y multiplican como consecuencia en la cadena de empresas privadas que mueven la economía? ¿No habría que cambiar este disparador antes que innovar en otras cosas?

Pensando en el dinero privado, sabemos que la tradicional financiación bancaria de los proyectos de las empresas se ha reducido mucho en la coyuntura morosa actual, afectando también a las operaciones de circulante. No obstante, lo que me sigue sorprendiendo es la baja correspondencia entre los esfuerzos por estimular y formar a los emprendedores que he mencionado y la fracción de planes de negocio presentados que merecen posteriormente algún tipo de inversión: entre menos de un uno y un dos por ciento.

¿Es éste el premio de la lucha emprendedora? Tengo curiosidad por ver qué queda tras el Open Talent del BBVA.

[Actualización: Información sobre Y Combinator y Seedrocket en El País]

Entradas de este cuaderno con alguna relación: Las start-ups pueden aprovechar la crisis, Gustos en start-ups.

Suscribirse a las entradas de este cuaderno mediante un lector.

Posted in emprendedor | Etiquetado: , , , , , , , | 6 Comments »

Escenificación estúpida sobre bancos

Posted by josempelaez en Miércoles, 4 febrero 2009

Me parece que los políticos actúan en demasiadas ocasiones como si los ciudadanos fuésemos idiotas. Sin entrar en los diagnósticos que hacen, o que no hacen, sus escenificaciones ante la galería me parecen tan estúpidas como contrarias a la inteligencia. ¿Por qué ahora muchos tiran piedras contra su propio tejado intentando culpar de nuestra crisis económica a unas entidades financieras que miran por sus negocios, y que lo están haciendo bien en un marco internacional?

El domingo me topé con una historia que me interesó. Iñaki intentaba subrayar los distingos que hay entre idiotas, imbéciles y estúpidos en unos tiempos donde apenas diferenciamos estos calificativos insultantes, como comienza escribiendo. Una de las razones para ponerme a reflexionar sobre ello proviene de mi interés por el lenguaje como instrumento para pensar. Otra surge de mi dificultad para afinar los significados de esas tres palabras en ciertas frases.

zapatero-banqueros

Zapatero y Solbes, con los principales banqueros en La Moncloa (©EFE, 20 Minutos 090202)

Por ejemplo, si digo que uno muestra un comportamiento un estúpido cuando se asombra como resultado de una debilidad mental derivada de su ignorancia, también puedo calificar su conducta de imbécil y de idiota. La verdad es que Iñaki reconoce que «cuando una persona  se hace merecedora de uno de estos adjetivos, lo normal, es que se le pueda aplicar por extensión cualquiera de los otros dos». Por lo tanto, suscribo su conclusión: «Para no parecer un Estúpido (pasmado) y terminar convertido en un Imbécil (débil mental) lo mejor es no ser un Idiota (ignorante).»

Pensando en mis ignorancias estaba cuando el lunes por la noche vi la asombrosa escenita montada por el Gobierno con los bancos y las mesas al día siguiente de la recomendación de R.Zapatero en un mitin electoral: «No es el momento de grandes beneficios, es el momento de apoyar a las empresas y las familias». Muchos periodistas han destacado el cambio del escenario de sofás por el de mesas con papeles ¿de trabajo?, que es lo que buscaban los actores. Me extraña que no hayan subrayado también su aparente distanciamiento.

¿Y por qué el “profesor” se atreve a indicar a sus pupilos que no declaren grandes beneficios?, me pregunté yo. ¿Para salvar la cara antes los observadores ignorantes situados en la galería? ¿No pregona el Presidente que hay que tener CONFIANZA? Mi cuestión es ¿en qué o en quién? ¿Qué mejor estímulo para confiar que el que haya sectores que ganan dinero y ofrecen empleo aun en crisis? Al ponerme al día con mis lecturas habituales, vi que Raúl había recordado ya que «Los grandes beneficios son la consecuencia de empresas competitivas y productivas

the_long_johns2

«Silly Money» in Channel 4 — George Parr's interview by The Long Johns «Just this once» (YouTube 090119)

Un país como España, donde tenemos un problema serio de déficit exterior, de momento debería mantener la confianza de los inversores internacionales para poder seguir tapando sus agujeros. Parece de imbéciles no darse cuenta de que los beneficios de las entidades financieras constituyen un buen indicador de nuestra capacidad de devolución de préstamos. Otra cosa es que se quiera lograr que la opinión pública culpabilice a la banca de la crisis en lugar de a la inacción del Gobierno. Creo que se están dedicando a montar escenitas mientras se razona que el sector bancario español no tiene los mismos problemas que en los EUA o el RU debido a su mejor regulación estatal y gestión empresarial. La asombrosa e hilarante pareja «Long Johns» nos lo recordaba hace unos tres meses en uno de sus programas televisivos.

Por otra parte, R.Zapatero recomienda que las administraciones y las empresas contraten a desempleados que lleven tiempo percibiendo la prestación. Sin embargo, también repite que el Gobierno la seguirá garantizando (aunque calla que lo hará con el dinero recaudado a los trabajadores y consumidores). Igualmenteha comentado que espera que los bancos concedan crédito «al mayor número de empresas y al mayor número de familias posible en estos tiempos difíciles». 

Si nuestros bancos se comportan inteligentemente recortando el crédito que venían dando, es decir, si no quieren actuar de forma estúpida (en el buen significado que le da Marina a este concepto), ¿por qué van a incrementar sus niveles de riesgo y morosidad si el Gobierno declara que la protección social es su gran prioridad? Es evidente que ha terminado la etapa de ofertas de crédito ilimitado, si es que alguna vez la hubo, cosa que yo dudo porque a mí siempre me han pedido avales personales para mis proyectos empresariales.

Sebastián se ha permitido ir más allá emulando la innecesaria agresividad de Martín que provocó, entre otras reacciones, una contundente opinión de Gabilondo. El primer Miguel ha declarado que «al Gobierno se le está acabando la paciencia con los bancos». Pasmado me ha dejado. Quizá es que sea algo lelo (dejo que cada uno deduzca a quién me refiero). Menos mal que Blanco acaba de precisar que «el Gobierno tiene una paciencia ilimitada» para seguir trabajando con todos, aunque arremeta nuevamente contra la actitud beligerante del PP por no compartir las respuestas socialistas a la crisis.

joaquin-almunia

Joaquín Almunia, el eurocomisario de Asuntos Económicos, durante una entrevista en la SER (Menéndez de la Cuesta, El País 080918)

Por su parte, Rajoy opina que el Gobierno negoció mal el “plan de rescate” de las entidades financieras. También debe de querer hacernos creer que eran éstas las que estaban perdiendo dinero y precipitaron la crisis, como ha sucedido en otros países. Por otra parte, él participó y apoyó el acuerdo coordinado a nivel europeo para tratar de evitar un grave deterioro de la confianza en un sistema financiero imprescindible para el funcionamiento de la economía. “Estupidizado” me he quedado. Por lo menos, se atreve a hablar de reducciones de impuestos empresariales y de reformas laborales. Son materias sobre las que, junto a la reforma educativa, considero que hemos de terminar dialogando e implantando de alguna forma en España si queremos llegar a ser más competitivos en el mundo dentro de un tiempo.

Esta mañana he escuchado a Díez decir que «tenemos un Gobierno que no quiere hacerse cargo de la situación». Comparto su creencia de que «sólo sabe hacer falsos anuncios y falsas promesas». No el que deba de ser más contundente con los bancos. Me parece de idiotas afirmar que ha derivado dinero de los ciudadanos hacia ellos. Que yo haya sabido entender dentro de mi grado de ignorancia, lo que están haciendo, al menos por el momento, es comprarles activos y avalar los préstamos que soliciten a otras entidades para cubrir nuestro déficit de ahorro nacional.

Para terminar quiero señalar que, por alguna especie de intuición que no sé razonar, tenía ciertas esperanzas depositadas en el fruto de las jornadas económicas celebradas el lunes por el grupo socialista en el Congreso con el título de «Crisis de la economía global: alternativas y propuestas».

No obstante, no me ha sonado bien lo que dijo Almunia, a pesar de que no creo que sea un imbécil, y de que tenga una buena perspectiva de la situación económica y competitiva en el plano internacional. Quizá se inicie gradualmente la recuperación de la economía internacional a finales de 2009, pero seguro que no lo va a hacer la de los españoles que sigan buscando culpables fuera de su entorno inmediato y que, además, apunten a los beneficios empresariales como los causantes de sus males.

[Actualización: enlazo otros puntos de vista en «Bancos, culpas y explicaciones» y «Doce consejos para lidiar con los bancos»

Entradas de este cuaderno con alguna relación: Parón económico por sorpresa, Crédito liquidador de operaciones

Suscribirse a las entradas de este cuaderno mediante un lector.

Posted in economía | Etiquetado: , , , , , | 6 Comments »

Medidas y duración de la crisis

Posted by josempelaez en Viernes, 9 enero 2009

Las nuevas cifras del paro en España y en los EUA indican nuevamente la magnitud de la crisis económica. Vemos que las medidas para combatirla no han tenido los efectos deseados hasta el momento. Los gobernantes recomiendan esperar, pero no hay consenso sobre las causas, ni sobre el modelo a emplear ni sobre su duración. Pienso que la situación "anormal" tendrá una larga duración y que requerirá un gran cambio de mentalidad.

nieve-colapsa-madrid

Vehículos atascados en un sentido de la M-40 de Madrid, mientras el otro está cerrado al tráfico (©EFE/Chema Moya, 20 Minutos 090109)

En algunas entradas anteriores me he referido a la presente crisis económica y a las medidas adoptadas por el Gobierno español para paliar sus efectos, si es que no fallan. No podemos olvidar que estamos ante medidas experimentales dada la carencia de antecedentes y de teorías económicas que acierten en sus predicciones. En esencia, se van a garantizar más los depósitos bancarios y se va a respaldar una parte del dinero “creado” en la etapa de hinchazón de la burbuja inmobiliaria y consumista para evitar quiebras demasiado embarazosas. También se va a generar deuda pública para tratar de reactivar el sistema financiero y para ayudar directamente a las pymes en espera de que la llegada de tiempos mejores no se demore mucho.

Mi opinión es que esto no sucederá así debido a que los problemas estructurales y la relevante morosidad que padecemos requerirán de un tiempo de sanación muy superior a una docena de meses. Las viviendas vacías no van a desaparecer del mapa en varios años. Los ciudadanos que puedan van a ahorrar; no van a seguir consumiendo confiando en un futuro sin dificultades. Consecuentemente, ante la caída de la demanda, la producción se reducirá, y el nivel de empleo lo seguirá acusando. Una cosa es pensar en las elecciones y “generar” trabajos temporales en las constructoras o en los municipios para reformar fuentes públicas que reciclen su agua, o para contratar cuadrillas para que echen sal en las vías públicas, y otra muy distinta el saber regular las precipitaciones de agua y nieve. Como eso no se conoce, pero sí podemos ver los nubarrones —a ojo de buen cubero o mediante la ayuda de los satélites—, nos refugiaremos como sepamos y podamos para no calarnos ni resfriarnos.

Me encuadro entre los escépticos que cuestionan la eficacia de las medidas adoptadas hasta el momento dada la naturaleza sistémica que apreciamos en esta crisis. No creo que los efectos económicos que observamos procedan sólo del final de un ciclo expansivo ajeno a nosotros. Entre otros motivos porque las supuestas causas globales están teniendo un impacto diferente según los países.

Entiendo que las consecuencias que estamos viendo se deben también a un secuestro activo y pasivo de las decisiones públicas sobre el bien común por parte de los intereses particulares de muchos gestores financieros, políticos domésticos, grandes empresas, asociaciones profesionales, sindicatos de trabajadores… que sólo representan a una fracción pequeña de la población. Para mí que, aparte de que no sabemos cómo funciona y se regula la economía, también estamos ante los resultados de un clásico problema de gilds, aunque su relación no sea tan evidente como en los que causa el gremio de los autores.

save-a-journalist

T-Shirt basada en viñeta indicadora de los tiempos que corren (Zazzle.com, via Jordi's blues)

A la deuda pública que van a generar las medidas citadas habrá que añadir los fondos públicos destinados a subsidiar a los que siguen perdiendo su empleo o se prejubilan en los EREs, así como a pagar a los que fabrican o ensamblan productos (pisos, puertas, electro domésticos, coches, películas, discos, títulos académicos…) que no se venden por exceso de capacidad, defecto de competitividad o caducidad de su enfoque del negocio. Deberán sumarse los dedicados a construir infraestructuras de barro, madera, hormigón, metal o plástico que deben luego mantenerse con sueldos que habrá que pagar, a sostener una actividad mínima de investigación básica y desarrollo industrial, a pagar los gastos corrientes de unas administraciones públicas infladas por la burbuja… ¿Quién sabe qué más ayudas tendremos que sufragar entre todos una vez que los grandes estados liberales descartaron la senda de las quiebras y apostaron por apuntalar ciertos planteamientos de negocio insostenibles mientras se les ocurre algo?

Bien, entiendo que algo había que hacer a corto plazo para eludir el caer en una depresión profunda, económica y mental. Hay que sostener la confianza en el funcionamiento de las ruedas de la economía y el ánimo consumista de los que circulan con ellas. Hay que ganar tiempo para que cojan aire y vuelvan a poder pagar las deudas que adquirieron animados por la publicidad inherente a un sistema libre de mercado. 

Las bicicletas del progreso material no pueden detenerse de sopetón. Si así sucediera, todo lo que sostienen y se mueve sobre ellas se derrumbaría estrepitosamente. No queremos eso, ¿verdad? El problema es saber durante cuánto tiempo podremos seguir avanzando esforzadamente a rebufo del gran pelotón con nuestras pesadas mochilas llenas de lastres hipotecarios y de otras clases cargadas a la espalda. No duraremos muchos años pedaleando de forma más o menos compacta por mucho que apretemos los dientes y recurramos a todos los tipos imaginables de inyecciones externas. El riesgo de desmembramiento es alto. Los descolgados podrían abandonar, subirse a los coches escoba y “tirar p’arriba” arrollando a todos los que encontraran a su paso. 

Por consiguiente, creo que hemos de tomar conciencia de nuestra riqueza real, de ir arrojando cargas innecesarias para vivir, de ir olvidando ciertos “consejos” publicitarios y de ir ajustando nuestras expectativas de forma consecuente.

Entradas de este cuaderno con alguna relación: Parón económico por sorpresa, Crédito liquidador de operaciones

Suscribirse a las entradas de este cuaderno mediante un lector. Además del vínculo inferior al RSS 2.0 de los eventuales comentarios a esta entrada, el servicio backtype permite seguirlos por correo electrónico.

Posted in economía | Etiquetado: , , , , | 8 Comments »

Las start-ups pueden aprovechar la crisis

Posted by josempelaez en Viernes, 31 octubre 2008

Las épocas de crisis facilitan el terreno de las nuevas empresas que proponen formas nuevas de añadir valor para el cliente o reducir costes de producción. Hay modelos de negocio alternativos que se abren mejor un paso en el bosque cuando la necesidad de reducir costes puede "obligar" a asumir riesgos percibidos como elevados en épocas de comodidad económica.

cascade_waterAyer recreaba un escenario negativo basado en varios análisis sobre cómo la crisis está impactando, o puede hacerlo, en las start-ups. Iban desde el entorno macro al microeconómico. Reconozco que me guardé alguna información para hoy. Sintetizando lo que dejé ayer suspendido en el ambiente, voy a partir de dos ideas en las que trataré de aportar algo. Una se refiere a la mayoritaria coincidencia de opiniones de inversores en start-ups que reflejé, y a mi pregunta sobre si estaremos ante unos análisis basados en «cascadas de información». La otra es sobre la actitud que deberían de adoptar los emprendedores afectados.

Entre las opiniones que no recogí hay una de Rodolfo Carpintier, del que Carlos Blanco es socio en DAD. Es más optimista y compara en su entrada la postura de Altos Ventures con la de Sequoia Capital. Tienen sus diferencias. En ella también hace referencia a Agustín Cuenca, que yo diría que dirige una “empresa de internet” con un modelo de negocio distinto de los referidos, estando entre las empresas que destaca Javier Martín. Javier Giménez, otro emprendedor que creo que está armando en Litebi un proyecto sobre BI en modo SaaS, ha recordado que la oferta de software como servicio es muy adecuada en las crisis

Ayer me referí a lo hecho por Martín Varsavsky preparando a su empresa de infraestructura de internet (FON) antes de que la crisis fuera evidente. También ha escrito que las «start-ups que venden productos virtuales se salvarán». En esta entrada dice:

«Estas empresas, que no dependen tanto de la publicidad, están mucho más protegidas de la crisis. Eso sí, a lo que no son inmunes es a la moda. Pero el modelo de vender productos virtuales que tienen 0 costo es muy interesante, y se acerca al de los juegos tipo World of Warcraft que son los negocios más rentables en la red en estos momentos.»

cloud-computing_cote

Teoría actual sobre el Cloud Computing de Michael Cote

Si nos referimos a productos tangibles, deberíamos de considerar la “destrucción creativa“. El principio schumpeteriano lleva empujando el sistema productivo hacia procesos más eficientes y mejor adaptados a los gustos y necesidades de los clientes desde los tiempos en que se “inventó” la economía. Enfoques como las «marcas blancas», «bajo coste», «producción ajustada», «tienda de autoservicio», «métodos ágiles»… para aumentar eficacia y eficiencia no derivan de la crisis actual. Se pueden racionalizar los procesos productivos o comerciales, modificarlos por completo o prescindir de ciertas partes que se venían haciendo de una manera que no es apreciada por todos los clientes. Esto se ha hecho toda la vida, con exuberancia o con crisis.

Evidentemente, como recuerda Enrique Dans en una entrada de hoy:

«La crisis afecta a todos los negocios salvo a los más puramente contracíclicos, y la red no es una excepción. La congelación de la inversión a la espera de mayores certidumbres hace que todas aquellas ideas en desarrollo que estén en fase de pre-ingresos y dependan de entradas de capital externo lo pasen mal: si tu medida era el “burn rate”, la cantidad de dinero que quemabas al mes para mantener unas actividades con escasa contrapartida de ingresos, te tocará primero darte a la frugalidad más radical, y posteriormente, si no facturas todavía, muy posiblemente cerrar. […]
Sin embargo, la tecnología en esta crisis no ha tenido nada que ver, y de hecho muchos se están planteando que incluso podría venir, en muchos casos, a salvar los muebles: ideas como la virtualización, el “green IT” o el “cloud computing” no dejan de ser, en el fondo, medidas que posibilitan ahorros de costes que en épocas de recesión pueden llegar a tener una importancia crucial.»

coda_igoogle

Pantalla de iGoogle con gadgets de datos financieros de CODA

Considero que estas informaciones permiten centrar mejor en el panorama actual. Es decir, no todas las start-ups, sean de internet o de otros territorios, lo van a pasar mal. Incluso algunas crecerán más rápido. Hay muchas sociedades mercantiles que han nacido como proyectos o sociedades “frugales”, y no conocen otro escenario. Ya he repasado en este cuaderno casos como los de Omnisio y Panoramio. Todas las que ofrezcan un producto sustitutivo o alternativo reduciendo un 50% el coste de algo necesario van a gozar de buenas opciones de nacer, crecer y madurar. Si nos referimos a microempresas de base tecnológica que “no son de internet”, también hay oportunidades por la crisis, como nos contaba Luis en relación con los proyectos de consultoría.

Mirando a empresas tecnológicas bastante más grandes, estoy convencido de que Amazon EC2 va a sacar más partido de la crisis que HPEDS si pensamos en los servicios de infraestructura TIC, donde las empresas tradicionales de outsourcing no van a poder lograr fácilmente los ahorros buscados por sus clientes. Por otra parte, estoy seguro de que empresas de software empresarial con nuevos enfoques, como CODA, lo tendrán menos difícil que SAP a la hora de cumplir con sus objetivos de negocio.

Enrique opina que «sin duda, el acceso a capital se verá sumamente restringido. En épocas recesivas, el capital se vuelve miedoso, y no apuesta al mismo nivel por ideas que, en muchos casos, requieren de “capital paciente” por tener un ciclo de generación de ingresos relativamente largo.» Lo que ocurre es que internet no requiere ya de grandes inversiones al poderse “pagar por uso” en muchos casos. Además, las empresas gastan mucho dinero que no pueden evitar, pero sí pueden derivarlo a propuestas alternativas y novedosas de bajo coste. Hay bastantes personas que saben hacer algo que añade valor o reduce costes a las empresas y ciudadanos en algo que no es fácilmente prescindible. Si se ponen en movimiento con la ayuda que necesiten podrán generar ingresos mediante proyectos mientras desarrollan su producto.

Paul Graham en oficinas de Y Combinator|Anybots (Mount. View, CA)

Considero que no debemos de amedrentar a los emprendedores repitiendo en cascada una información discutible sobre que la restricción del crédito va a impedir despegar a todos los nuevos negocios por igual. Hay bastantes personas que consideran que montar “una empresa de internet” consiste en construir un sitio web (páginas, medio, foro, portal, tienda, exchange, blog, red social…). Esto cuesta cierto dinero, pero luego hay que dedicar mucho más para atraer usuarios a los que cobrarles alguno de sus usos, o para que sirvan de audiencia con la que cobrar a los anunciantes. Si lo que ofrecen no sirve para comer, vestirse, desplazarse o curarse, o para alimentar estos procesos, lógico es que en épocas de crisis nadie quiera arriesgarse a invertir sabiendo que la gente no gastará alegremente durante una buena temporada.

Sin embargo, se puede usar la infraestructura de internet para resolver otras clases de necesidades. Hay bastante gente que se quedará sin un empleo, pero no sin ideas. Las cosas se pueden hacer de muchas maneras, y habrá personas sensatas y motivadas que no encontrarán mejores opciones que las de asumir riesgos y buscar oportunidades en proyectos que tengan más sentido en épocas de crisis que en otras. Opino que cualquiera de ellas que acuda a inversor con una propuesta razonable provocará que éste termine transfiriendo parte de sus Letras del Tesoro a la cuenta de capital de la nueva empresa.

Por cierto, soy de los que creo que una start-up no debiera de plantearse nacer con gastos prescindibles, y que una empresa en “funcionamiento ordinario” tampoco, ¿o sí? El ejemplo de Omnisio me ha recordado el enfoque inversor y propulsor de Y Combinator. Paul Graham, referido por Borja Prieto en su nota sobre la oportunidad de crear una empresa en los malos tiempos, escribe que «If we’ve learned one thing from funding so many startups, it’s that they succeed or fail based on the qualities of the founders. The economy has some effect, certainly, but as a predictor of success it’s rounding error compared to the founders.»

Entradas relacionadas: La crisis bloquea las start-ups, Adquisiciones e inversiones, Decisiones sobre TIC

Posted in emprendedor, finanzas | Etiquetado: , , , , , , | 4 Comments »