Blog de JoseMPelaez

Aprendimiento: aprender del entorno con atrevimiento

Posts Tagged ‘inversión’

Cuando la investigación no precede a la innovación

Posted by josempelaez en Viernes, 3 abril 2009

Entiendo que el establecimiento de objetivos e indicadores para la investigación e innovación presenta algunos aspectos cuestionables. Entre otros motivos, porque se relacionan como etapas secuenciales de un proceso gestionable de manera científica cuando, en realidad, esto no tiene por qué suceder así.

innovae_garmendia

Intervención de Cristina Garmendia en Innovae (cc sinc 090316)

En la jornada Innovae referida en mi entrada anterior se gastó un dinero que no creo que haya contribuido a generar o transferir cierto conocimiento, por lo que no deberíamos de considerar esta acción como de investigación, según Esko Aho. Evidentemente, sabemos que «el que no se anuncia, no vende». Por lo tanto, la partida mercadotécnica de las cuentas gubernamentales de la ciencia también ha de tener sus asientos. Sin embargo, sospecho que el dinero quemado en la jornada aparecerá luego dentro del total etiquetado con el manido eslogan del «I+D+i», cuyo porcentaje respecto del PIB se compara con el de otros países, que probablemente elaboren sus estadístican de forma parecida.

Dejando a un lado la efectividad de ese gasto, considero que los speeches políticos siguieron reforzando en exceso uno de los tradicionales “lugares comunes” (bullshit) de la gestión del conocimiento. Pareciera como si las autoridades organizadoras creyeran que no hay más actividades innovadoras que las que van precedidas de las de «Investigación y Desarrollo». También el que éstas fueran casi un patrimonio de la gestión pública, aunque en casi todos los sitios se siga reclamando una mayor participación de las empresas.

Siempre me ha resultado extraño ver cómo muchos siguen pensando que la mejor forma de investigar o de innovar es la de montar unos procesos burocratizados. Sumándome a lo escrito por Juantomás García al hilo de la presentación en TED del sixthsense —un interesante artilugio de futuro procedente del MIT—, considero que «la innovación no se crea como un proceso industrial a fuerza de talonario y de horario de 9 a 5».

Aunque en España no dispongamos todavía de un instituto tecnológico de investigación como el de Massachusetts (MIT, que es privado), me consta que tenemos bastantes investigadores públicos movidos por la ilusión de descubrir alguna de las muchas cosas que ignoramos en todos los campos del saber. Los he visto trabajar sin descanso cuando aplican sus protocolos rigurosos o intuyen que están cerca de ver o de probar algo relevante.

Sin embargo, creo que los referidos son una minoría. La mayoría trabaja básicamente para intentar cumplir con los indicadores y objetivos señalados en los planes, programas, proyectos y presupuestos (horarios, gastos, publicaciones, clases, seminarios, congresos, tesis, solicitudes de patentes…) Si la dirección por objetivos se hace mal en las empresas, ¡qué podemos esperar de la realizada en unas instituciones dirigidas por gerentes menos preparados para ello!

vineta_camino-otra-direccion

¿Innovar yendo con la corriente? (© El Roto, El País 090324)

No es ese tipo de enfoque investigador el que nos han enseñado los aficionados como Darwin, que se convirtieron de forma autodidacta en investigadores mundialmente reconocidos trabajando fuera del sistema (al igual que otros muchos grandes, como Galileo, Newton, Freud, Einstein, Ramón y Cajal…). Su heterodoxia no les debió de aportar inicialmente muchas alegrías, ni tampoco sumas de dinero equivalentes a las gastadas hoy día en actuaciones como la de Innovae.

2009, además de “año de la creatividad”, es también el bicentenario del nacimiento del padre de la biología y el sesquicentenario de la publicación de su libro más conocido («El origen de las especies»). También hace más o menos un siglo del comienzo de la segunda revolución industrial (cadena de montaje, tras la máquina de vapor), y medio siglo de la tercera revolución de la información (informática y microelectrónica, tras la imprenta y el telégrafo/radio). ¿Qué nos han enseñado estas experiencias?

Me preocupa la creencia de que la “productividad creativa” puede alcanzarse aplicando los principios uniformadores del “management científico” que comenzaron a difundirse con los trabajos de Fayol y Taylor. Se puede racionalizar la administración de los grupos de trabajo para incrementar y estandarizar la producción industrial, como ha quedado demostrado. No obstante, creo que es distinto el progresar sacando partido de las capacidades cerebrales que resultan menos lógicas para una época y conocimientos determinados.

Aparte del gasto promocional y de la burocracia, también me preocupa la influencia de los políticos que copian ciertos métodos y prácticas de los “creativos” de la mercadotecnia. Esta disciplina de la gestión empresarial nació posteriormente para estudiar, entre otras cosas, cómo dar salida a la gran variedad y cantidad de bienes que se producían industrialmente. Como desbordaban nuestras necesidades por todos los lados, había que ver cómo estimulaban su consumo para seguir creciendo.

Paradójicamente, lo anterior resulta ser innovación pura —ya que transforma un conocimiento en dinero— y, además, se deriva de las correspondientes investigaciones en los mercados de gran consumo. ¡Vivir para ver! Seguiremos “investigando”… Es interesante saber quién recibe los beneficios.

Entradas de este cuaderno con alguna relación: Innovae y las fallas.

Suscribirse a las entradas de este cuaderno mediante un lector.

Posted in innovación | Etiquetado: , , , , , , , | 3 Comments »

La lucha del emprendizaje innovador

Posted by josempelaez en Martes, 17 marzo 2009

Hace unos treinta años que se iniciaron las "competiciones de planes de negocio" como mecanismo docente y de selección de propuestas emprendedoras que merecen financiación. Luego han ido surgiendo otras muchas iniciativas privadas y públicas. Me pregunto hasta dónde se están obteniendo los resultados que se buscan.

bpc-prize-winners_look-back

Business Plan Compet. Winners Look Back (Business Week 070530)

El concurso «Apps for Democracy» que ya he referido en este cuaderno me lleva a recordar el convocado en España por el BBVA (Open Talent). Éste tiene otro objetivo: «apoyar a proyectos o empresas en fases iniciales en el ámbito del desarrollo de productos o servicios innovadores de base tecnológica que beneficien el entorno empresarial o social.» Sin embargo, cuando vi su anuncio, tuve la impresión de que ambos trataban de aprovechar ciertas prácticas asociadas a la etiqueta “web 2.0”, como la participación y la innovación abierta. Me parece que están dando un tratamiento de mayor inclusión social a unos procesos que se venían haciendo de otra forma desde hace muchos años.

Estas dos iniciativas me han llevado a recordar lo que decía un reciente informe especial de The Economist: «Since the Reagan-Thatcher revolution of the 1980s, governments of almost every ideological stripe have embraced entrepreneurship. The European Union, the United Nations and the World Bank have also become evangelists.» No es el que BBVA sea una entidad pública (aunque una parte lo fue), pero creo que su envergadura y relaciones le otorgan una influencia considerable en la economía de más de un país. ¿Sirven de algo estas propuestas?

Aunque no es así, inicialmente supuse que la iniciativa del BBVA iba a reeditar en la web, con sus añadidos, las ya clásicas competiciones de planes de empresa. Algunas escuelas de negocios y de tecnología comenzaron a promoverlas hace unos veinte años. Luego fueron proliferando —quiero creer que buscando un valor pedagógico—, adoptando en muchos casos el nombre de venture days / contests

romanos-y-cartagineses

Escenificación lucha Romanos-Cartagineses (Blog Alfredo Quirós)

Estos “torneos escolares” me recordaban las luchas de romanos y cartagineses a base de preguntas durante mi infancia colegial marista en los primeros sesenta. Me parece que en ambos casos se intenta fomentar el afán de trabajo y superación y el impulso competitivo a través de la emulación. Sin embargo, al menos, hay dos distingos relevantes. Entonces se promovía el hábito de estudio y el desarrollo de la memoria, premiándose la victoria con recreos extras, puntos buenos, inclusiones en un cuadro de honor… No se buscaba la innovación empresarial ni se ofrecían $ 100K para financiar el lanzamiento de una empresa nueva. ¡Qué pena! Eran otros tiempos.

Algunas grandes firmas consultoras se sumaron a la difusión de las competiciones de planes de negocio durante la etapa de la burbuja “puntocom” de hace una década (como McKinsey). Debieron de considerarlas una alternativa o complemento de las incubadoras de negocios creadas en ciertas zonas para identificar oportunidades y acelerar el desarrollo de la nueva economía con los “negocios de internet” (como IdealabNetjuiceIntercom o DAD). Muchos parques tecnológicos y científicos impulsados por la Administración han venido luego a sumarse a los intentos de ayuda, en su caso a las que suelen llamar «Nuevas Empresas de Base Tecnológica» (como el de Leganés Tecnológico, el Walqa o el Tecnológico de Andalucía).

Las iniciativas de las consultoras de dirección fueron acompañadas pronto por las de algunas empresas de marketing o de medios (como Dasar), que organizaron conferencias o cumbres paneuropeas de internet, comercio electrónico, etcétera con invitados de renombre para facturar a los patrocinadores. Éstas dieron paso a las firmas de servicios de dinamización (como Europe Unlimited o Brabo Ventures) que cobran de los programas públicos para intentar incrementar la competitividad a través de ayudar a los emprendedores y pymes organizando venture academies y reuniones abiertas de networking.

Hay varias entidades de la administración estatal (como CDTI, FECYT, ICO, ENISA o EOI) que gestionan programas nacionales de ayuda al emprendizaje y la innovación de base tecnológica (como PROFIT, Avanza o Tutela). Las administraciones regionales y municipales también se han sumado al fomento mediante sus agencias de promoción del desarrollo económico y la innovación (como IMPIVA, Madri+d o Barcelona Activa). Hay otras muchas propuestas de estímulo procedentes de las Cámaras de Comercio, de algunas fundaciones de grandes empresas (como la Fundación Everis o la Rafael del Pino) o de la obra social de varias cajas de ahorro (como Eurecan o EmprendedorXXI de La Caixa).

mckinsey-island-in-sl

McKinsey Launches US$20,000 Contest in SL (3pointD 070525)

Me parece que las propuestas privadas de competición e incubación se han ido fundiendo o hibridando en los dos o tres últimos años. Lo digo al recordar los distintos eventos que han surgido para aglutinar propuestas de negocio y posibilidades de inversión del estilo de la Startup School financiada por Y Combinator en los EE. UU. (San Francisco Bay Area), Seedcamp en Europa (Londres) o Seedrocket en España (Barcelona). El modelo parece estar funcionando. Al menos, YC ha visto respaldada su gestión por Sequoia Capital.

Desde hace unos diez años, que yo sepa, se han venido organizando también otros encuentros desde la base para que los emprendedores potenciales —las personas que valoren poco los motivos para no hacerlo— puedan lanzarse compartir y aprender de sus ideas y problemas. En ellos también suele buscarse que contacten con posibles inversores o proveedores de servicios interesados en sus proyectos. 

Ya haya sido con el formato de reuniones poco estructuradas o de presentaciones programadas, ha habido y sigue habiendo muchos eventos de networking (como First Tuesday, Baquia Conector, Thursday, Iniciador, iWeekend…) Creo que han buscado renovar, abrir y acelerar un proceso que había que intentar superar: el de los contactos influyentes en las escuelas de directivos, bancos de inversión, consultoras de dirección o consejos de administración que intermedian en el mundo de los grandes negocios.

A pesar de todas las declaraciones e iniciativas surgidas en los últimos treinta años, opino que hay muy pocos datos disponibles sobre su eficacia efectiva, si lo puedo expresar así. ¿Con qué criterios e indicadores concretos y fiables deciden los que fomentan o financian estas actuaciones? Sigo esperando poder leer algo sobre la evolución de los beneficios de las empresas innovadoras que ofrecen unos bienes o servicios de base tecnológica que no existían hace cinco o diez años.

cristina-garmendia_aecinn

Video institucional: 2009 Año Europeo de la Creatividad y la Innovación (FECYT- AECINN)

Los patrones de medida que usualmente se vinculan al emprendizaje innovador giran alrededor de las patentes registradas, las empresas y empleos creados, las salidas exitosas de inversores, la cuantía de las inversiones o de los gastos etiquetados con I+D+i (infraestructuras, equipamiento, cursos, congresos, promociones, subcontrataciones, préstamos, subvenciones…). ¿Y…? ¿Permiten algo más que hacer declaraciones grandilocuentes? Evidentemente, no han servido a nivel doméstico para mejorar la productividad, competitividad, crecimiento y empleo. La situación presente en España ha sido calificada por algunos economistas reconocidos como aterradora y duradera. 

Pensando en el dinero público, creo que hay muchos que se mueven «por un puñado de euros». Me preocupa «el destino de las subvenciones para I+D en TIC en España» junto al sangrante hecho de que las tres administraciones no pagan los bienes y servicios que compran a las empresas. La patronal ha elaborado un informe meditado que suma el dinero adeudado a todas las empresas privadas españolas: 33.000 millones de euros desde hace muchos meses. Predican que hay que innovar en todos los sectores de la economía, pero luego no pagan diciendo simplemente: “no tengo dinero”, y no se puede reclamar. ¿Cuántas deudas y suspensiones de pagos se inducen y multiplican como consecuencia en la cadena de empresas privadas que mueven la economía? ¿No habría que cambiar este disparador antes que innovar en otras cosas?

Pensando en el dinero privado, sabemos que la tradicional financiación bancaria de los proyectos de las empresas se ha reducido mucho en la coyuntura morosa actual, afectando también a las operaciones de circulante. No obstante, lo que me sigue sorprendiendo es la baja correspondencia entre los esfuerzos por estimular y formar a los emprendedores que he mencionado y la fracción de planes de negocio presentados que merecen posteriormente algún tipo de inversión: entre menos de un uno y un dos por ciento.

¿Es éste el premio de la lucha emprendedora? Tengo curiosidad por ver qué queda tras el Open Talent del BBVA.

[Actualización: Información sobre Y Combinator y Seedrocket en El País]

Entradas de este cuaderno con alguna relación: Las start-ups pueden aprovechar la crisis, Gustos en start-ups.

Suscribirse a las entradas de este cuaderno mediante un lector.

Posted in emprendedor | Etiquetado: , , , , , , , | 6 Comments »

Educación: una verdad incómoda

Posted by josempelaez en Jueves, 25 diciembre 2008

Cuando se entra en una crisis hay que analizar causas y aplicar medidas para modificarlas, así como para paliar o neutralizar efectos. Me ha sorprendido no haber visto ninguna relacionada con la Educación. Resulta una verdad muy incómoda el ver algunos datos absolutos y relativos de nuestro sistema educativo. ¿Tendrá algo que ver en la competitividad a escala global? ¿Podremos volver a crecer dentro de unos meses o años sobre las bases anteriores? ¿Es cuestión de aprender a consumir más y mejor?

fracaso-escolar-españa

Datos sobre nuestro fracaso escolar y su evolución negativa (José M. Lacasa | Magisnet 080903)

Hace dos domingos tuve la oportunidad de escuchar en RNE la tertulia del programa matinal de Pepa Fernández. Se habló de las «verdades incómodas», aquéllas situaciones sobre las que podemos y debemos actuar, pero no lo hacemos. Son las que se desprenden de las noticias cotidianas y que podríamos corregir porque dependen de nosotros en alguna medida, pero no lo hacemos. Se quedan para más adelante al intentar evitar un esfuerzo con recompensa diferida o incierta, un riesgo de frustración, un trabajo sin beneficio económico, un sacrificio por razones éticas que resulta doloroso…  Son el fruto de algo que podríamos hacer de otra forma, pero no lo hacemos.

En la charla participó Fernando Vallespín, el catedrático de la UAM y ex director del CIS que había inspirado el tema con un artículo previo publicado en El País. Había escrito concretamente que el bajo nivel de la educación que tenemos en España es una de esas grandes «verdades incómodas». Obviamente tomaba la frase descriptora del conocido documental difundido por Al Gore sobre el calentamiento global.

Que la educación sea claramente una verdad incómoda me dejó pensando qué había hecho o estaba haciendo yo al respecto. Lo primero que hice fue buscar y leer el artículo referido que, entre otras cosas, dice:

«El informe PISA nos ubica en un lugar más que mediocre, nuestras universidades están en la cola entre las de los Estados desarrollados y, lo más grave, somos uno de los dos países de la UE con mayor fracaso escolar. Podemos mirar hacia otro lado, pero los datos cantan. Tenemos un problema de una dimensión colosal que es cuidadosamente silenciado o que apenas asoma entre la algarabía de cuestiones que parecen tener prioridad en nuestro maleado espacio público. […] Ni siquiera la crisis ha sido capaz de ubicarnos ante esta realidad. Y eso que seguimos jugando a competir dentro del paradigma de la “sociedad del conocimiento”, donde el capital ya no es el recurso decisivo, sino la formación y la capacidad para innovar. […] ¿Acaso no es la crisis una magnífica oportunidad para enderezar el rumbo?»

Podría seguir citando, pero creo que merece la pena leerlo. Sólo añadir que ambos entendemos que no se trata de una cuestión de asignar más medios. Aunque ello sea probablemente necesario o conveniente, no es condición suficiente.

innovation_eduado-montes

De la presentación de Eduardo Montes en Open Innovation & University: Competitiveness & Development (UPV 080526)

En esta línea debo repetir algo muy básico que también escuché a Eduardo Montes durante una charla sobre innovación y competitividad a estudiantes en la UC3M a final de junio de 2005. Era algo así como que, por mucho que incrementemos la entrada de recursos, si un proceso está mal diseñado o funciona mal su resultado seguirá siendo de mala calidad, aunque se produzca en mayor cantidad y, por consiguiente, con un mayor despilfarro. Es una aseveración muy elemental, al menos para los formados como ingenieros. Sin embargo, una gran mayoría de dirigentes políticos, y muchos directivos empresariales, parecen desconocerla cuando reclaman o asignan incrementos presupuestarios sin razonar antes sobre la eficacia y eficiencia de los procesos de gasto existentes.

Quiero seguir esta reflexión reconociendo que no puedo escribir sobre el planteamiento y funcionamiento de la educación reglada española con una buena comprensión de un sistema cuya reglamentación, en un mundo cada vez más global, está transferida a las autonomías. Por lo tanto, no voy a hacerlo. Ahora sólo tengo el conocimiento derivado de la atención prestada a algunos medios generalistas de comunicación o de reflexión en internet, ondas o papel. Bueno, algo habré sacado también de una decena de libros especializados en materias relacionadas con la pedagogía, pero seguro que no es suficiente.

Igualmente he de suponer que mi conocimiento se está nutriendo de las historias y “sucedidos” que me siguen contando de vez en cuando mis antiguos compañeros de docencia universitaria. Casos o incidentes críticos que serían simples anécdotas sin mucho valor a la hora de basar en ellos una investigación científica apoyada sólo en métodos estadísticos. Entre 2000 y 2005 dediqué 12 horas semanales a trabajar como profesor asociado en un centro público madrileño del sur. Entonces tenía más datos, aunque no creo que mejor información, ni mayor conocimiento. En otro momento compartiré mi comprensión sobre el empleo de los principios de objetividad, inteligibilidad, refutabilidad y significancia en el «método científico».

Lo que hago ahora con cierta frecuencia es charlar sobre educación con los familiares y amigos que tienen hijos o sobrinos en edad de ir a la escuela, colegio, instituto o universidad. Hablamos del fracaso escolar de índole general en España, de cómo está empeorando, del que se debe a los trastornos del aprendizaje, del que sufren los de un cociente intelectual mayor por falta de estímulos…

ninos-jugando-playa

Niños jugando en playa con nubarrones (cc Yogi, Flickr 070623)

También comentamos las opiniones retrógradas de bastantes jóvenes españoles y el lenguaje tan apañado de algunos anuncios institucionales que promueven el que éstos encuentren viviendas para independizarse, o el que usen preservativos para no enfollonarse antes de estar preparados para ser padres. En fin, conversamos sobre lo que es noticia, y sobre lo que no pero podría serlo al tratarse de una verdad incómoda.

Mi experiencia reciente como enseñante se limita a las pocas horas mensuales que puedo pasar jugando con mis sobrinos pequeños. Me encanta disfrutar de estas oportunidades. También imparto 4-6 sesiones anuales de media jornada en un par de programas para profesionales con experiencia. Siempre he tratado de hacer caso a Marco Tulio Cicerón: «si quieres aprender, enseña». En este intento procuro comparar y contrastar mis puntos de vista con los de personas de otras generaciones y experiencias vitales.

Una de las cosas que más ha llamado mi atención en los últimos meses es que se está hablando mucho de cambiar nuestro modelo económico, de refundar nuestra base de crecimiento, de invertir en infraestructuras públicas, de crear empleos, etcétera. Sin embargo, no se debate acerca de que nuestros cimientos y contenidos educativos sean los que más cambios merezcan. A final de 2006 el Gobierno habló de impulsar las nuevas empresas desde el terreno educativo introduciendo una nueva materia en la ESO. No he vuelto a leer nada al respecto ya que no parece haber mucha transparencia sobre los datos y resultados de los planes educativos. 

Aunque tenga pocos efectos económicos a corto plazo, la enseñanza primaria y la ESO conforman una infraestructura intangible que creo que debiera adaptarse de inmediato. Quisiera haber podido creer que los políticos han considerado y descartado esta opción por no considerar adecuado el momento actual pero, tras ver los teatros infantiles con niños piratas malos que subvencionan, creo que ni se les ha ocurrido al estar ocupados en la defensa de otros intereses.

perez-revertre_eslava-galan

Juan Eslava y Arturo Pérez-Reverte en una viñeta del coleccionable de Alatriste (Juan Sol, sitio web 070320)

Considero un error que la Educación no se aproveche de la oportunidad que brinda esta crisis y de los “planes de rescate” que los gobernantes están montando para superarla. Es algo que he comentado en otros sitios. Me apena ver que se quiera educar a los ciudadanos sin fomentar su espíritu emprendedor. Me molesta que se pretenda manipularlos a costa del aprendizaje de otras materias fundamentales, como el de las lenguas importantes en una economía global. Veo cierta promoción del Instituto Cervantes pero poco seso en las molleras de los próceres.

Anteayer leí un recomendable texto de Arturo Pérez-Reverte que me ha recordado el último punto. Se trata de su «Carta a María», una adolescente de catorce años que fue publicada en su columna «Patente de Corso» del 19 de noviembre de 2000. Arturo se ha pronunciado varias veces sobre la educación española en el último año, como cuando escribió a propósito de incentivar a los maestros andaluces, o cuando despotricó de los golfos apandadores de la enseñanza pública en una columna memorable que debiera de haber terminado en el juzgado de guardia (con los políticos aludidos o con el denunciante de la grave situación, si es que fuera una acusación falsa).

En un panorama tan triste me alegra descubrir que, junto a los referidos, hay otras muchas personas que también se interesan por la educación primaria y el fomento de la iniciativa personal, la innovación, el emprendizaje… Por ejemplo, Óscar Sánchez, quien fuera director de Lycos España entre 1999 y 2003, contribuye con sus escritos, vídeos y acciones. Rodolfo Carpintier, un inversor en “empresas de internet”, también está interesado en los entornos del aprendizaje. Mi experiencia docente universitaria dice que hay que comenzar a “cambiar el chip” en la educación primaria, pero de esto ya escribiré…

Entradas de este cuaderno con alguna relación: La motivación de cada uno, Educación contable, Softpunk empresarial, Emprendedor español

Suscribirse a las entradas de este cuaderno mediante un lector. Además del vínculo inferior al RSS 2.0 de los eventuales comentarios a esta entrada, los servicios co.mments y backtype permiten seguirlos por correo electrónico.

Posted in educación | Etiquetado: , , , , , | 11 Comments »

Salvemos la honra comercial

Posted by josempelaez en Viernes, 28 noviembre 2008

El reciente cierre de MobuzzTV ha suscitado un debate interesante en la "blogosfera" española. Mi apreciación es que no se ha centrado en lo más importante: hay que ingresar por ventas más de lo que se gasta en producción y otros. Si los clientes que han de pagar por los anuncios dirigidos a un público no tienen interés, si los inversores que apoyaron el arranque prefieren no insistir, ¿qué, cómo y a quién vamos a vender?, ¿qué debemos anunciar?

Promoción de Showtime para Dexter (cc Joe Pemberton, Flickr 081012)

Promoción de Showtime para Dexter ilustrada por Shepard Fairey (cc Joe Pemberton, Flickr 081012)

«Hay que ponerse en los zapatos del cliente», nos recordaba ayer IC a propósito del texto de un anuncio que ha visto sobre un abogado que ofrece asesoramiento para renegociar contratos inmobiliarios a la vista de la crisis. Me agrada cada vez que recuerda en sus entradas que hay que vender. Es algo que, a pesar de resultar evidente para algunos, no debe de serlo para una mayoría significativa. Escribe que «uno de los consejos más valiosos que he recibido es que todos, constantemente, somos comerciales. Todos vendemos algo y más vale que lo hagamos bien.» 

Lo de hacerlo bien no es cosa sencilla, como creo que él bien sabe. No obstante, aporta alguna pista relevante. Comparte, y cito casi textualmente, que está cansado de ver una publicidad perfectamente prescindible, que no conduce a nada, que es repetitiva y monocorde, que busca destacar la profesionalidad, la sapiencia, la amplia experiencia y contactos de los que se anuncian. Se debe de referir a los abogados, publicistas, profesores, constructores, mayoristas, distribuidores, representantes, agentes, empresarios, emprendedores… que utilizan este tipo de publicidad, de marketing trasnochado, de relaciones públicas, de buzz que es más un bluf que otra cosa.

Sabemos que “el que no se anuncia no vende“, lo que también aplica a los momentos de crisis, pero, ¿qué debemos anunciar, transmitir, difundir, comunicar…? IC pone un ejemplo positivo sobre qué puede o conviene hacerse en una circunstancia concreta. No he podido resistirme a ilustrar mi modesta contribución al mensaje de calzarse los zapatos del cliente con un ejemplo de lo que no debiera de anunciarse porque no interesa a los clientes, ni a muchos otros. Necesito sacar de la cabeza algunas ideas que me han surgido al hilo de la reciente, interesante, debatible e instructiva experiencia de fallo de MobuzzTV, que lleva camino de ser un ejemplo de manual ante la viralidad y agresividad en la comunicación pública relacionada con el caso.

Voy a intentar no perderme en algunos aspectos que, aunque importantes para el análisis del «caso de negocio», resultan menos relevantes en una reflexión sobre qué debemos anunciar los que emprendemos alguna aventura empresarial. Me refiero a la crítica de los críticos, o al precio que tenemos que pagar los emprendedores en España.

anil-de-mello_enrique-dans

Declaración de Anil de Mello, CEO de MobuzzTV, en el EBE08 (Caspa.tv 081118)

No obstante, no puedo dejar de preguntarme qué hubieran opinado los “expertos españoles de la red” si, en lugar de hablar de la colecta promovida por el publirreportaje del vídeo del equipo de Mobuzz, se hubieran dedicado a comentar la ingeniosa, irónica y panfletaria payasada de Alfredo, que ayer volvió a regalarnos otra entrada sobre la economía de la cancamusa. No debemos olvidar el esfuerzo sistemático que hay que hacer para vender lo que producimos. Si no lo hemos logrado tras varios años, ¿es procedente generar buzz para airearlo a los cuatro vientos? ¿Necesitamos más spin doctors que tergiversen la realidad?

Me ha parecido un error el haber mezclado el análisis de este caso con opiniones y manifestaciones sobre el supuesto gran número de envidiosos y frustrados que hay en la “blogosfera” española al compararla con las que se expresan en francés o inglés. Me ha resultado sorprendente leer que se han formulado muchas críticas sin razones cuando las que he visto argumentaban sus conclusiones partiendo de los datos difundidos. Considero una equivocación el escribir sobre una actitud negativa de los emprendedores que hemos estado en desacuerdo con una colecta planteada precipitadamente afirmando que no sabemos lo difícil que es sacar una empresa adelante. 

Intuyo que somos bastantes los que hemos podido sentirnos aludidos en cada una de estas clases de manifestaciones por haber discrepado del comportamiento de nuestro colega de Mobuzz. No creo que, por tener los amigos famosos que tiene, sea mejor emprendedor que otros. Unas pocas nuevas empresas triunfan y algunas más sobreviven, pero la mayoría tiene que cerrar al cabo de pocos años ya que no es sencillo nadar contracorriente. Así funcionan las cosas, en internet y en el barrio del Pozo del Tío Raimundo que levantaron los inmigrantes en el madrileño Vallecas de los años 60, que lograron salir a flote con su lucha cotidiana.

Considero más apropiado el analizar si todo iba bien en MobuzzTV tras cuatro años de funcionamiento hasta que, “de repente”, llegó la crisis y “espantó” a los asustadizos y conservadores inversores. Los que tenemos alguna experiencia, no necesariamente mucha, sabemos que los inversores son más aversos al riesgo que amantes de la aventura, y que les atrae mucho más lo venturoso que lo arriesgado y apalancado. Es lógico. Nosotros tampoco vamos jugándonos el dinero que tenemos o administramos en las máquinas tragaperras de bares y casinos.

mobuzz-team

Equipo de Mobuzz en el encuentro Twitmad 13 (cc Mauro A. Fuentes, Fotomaf 081105)

También sabemos que los huracanes y las crisis económicas llegan tras haber avisado con antelación suficiente. Estos fenómenos necesitan espacio y tiempo para gestarse, al igual que los atentados terroristas. No obstante, y a diferencia de cómo explosionan muchas bombas, el estallido de las burbujas se puede anticipar razonadamente bien. Cierto es que para ello hay que estar atento a todo lo que te rodea, y que no debes de dejarte llevar sólo por el jaleo de los palmeros, la labia de los avalistas, la elocuencia de los charlatanes o la retórica de los publicistas (escritores u oradores). Los emprendedores no podemos confundir biz con buzz, ni sales con entries, ni clients con users. Es una lástima que algunos lleguen a hacerlo y, como consecuencia de su impacto mediático, puedan confundir a los que están aprendiendo. 

Lo realmente importante en cualquier proyecto empresarial no es si te han dado premios o subvenciones. No es si el equipo lo componen personas entusiastas, encantadoras y esforzadas que, además, son muy capaces de generar buen ambiente y buzz (aka “buen rollito”) entre los espectadores, o entre los miembros de un círculo de influyentes “blogueros”. No es el lograr muchos usuarios únicos, páginas vistas, crecimiento de eyeballs o de share entre la audiencia potencial. Para que siga habiendo negocios que ganen dinero ofreciendo contenidos gratuitos en internet tienes que haber analizado cuál es el mejor canal para vender la publicidad y haberte centrado en sobrevivir. 

Lo realmente importante es disponer de una resolución inteligente que te lleve a generar más ingresos que gastos en un plazo razonable, y esta medida del tiempo la establecen los inversores y los clientes, no los usuarios. Si crees que el dinero para afrontar tus gastos corrientes de producción ha de venir de “levantar capital” lo vas a tener muy difícil, por no decir imposible. A pesar de lo que digan los que culpan a los demás, los inversores siguen inyectando dinero durante los tiempos de crisis en los “proyectos de internet”: software como servicio, redes sociales para jóvenes, contenidos para móviles, asesoramiento financiero, etcétera. Lo que puede ocurrir es que estén financiando inversiones en activos o expansiones comerciales, que no gastos corrientes o de arranque que podrían ser menores.

startup-collapse_matrix

Mashup of an infographic from this NY Times article, with companies from the TechCrunch Deadpool (cc Ross Mayfield, Flickr 071226)

No todos los proyectos ni todos los emprendedores somos iguales. No pertenecemos a ningún gremio o colegio corporativo que reclama atribuciones profesionales, que es lo que parecían esperar los que se han quejado de que algunos hemos malinterpretado las señales de socorro que han emitido otros “miembros de la comunidad”. Hay propuestas que unos aceptamos y otros no, de las que unos hablamos a favor y otros lo hacemos en contra, al igual que hay algunas empresas que sobreviven mientras otras muchas no. Cuando otros emprendedores lo hemos pasado mal y hemos tenido que despedir a empleados, no se nos ha ocurrido dejar que nuestros inversores o amigos arremetieran contra una hipotética manada de sursuncordas “despieza-palabras”.

No se necesitan análisis muy sofisticados. Si la supuesta oportunidad de negocio (ingresando más de lo que gastas) sigue estando presente o pensamos que terminará llegando, si, además, hemos aprendido ya a hacer de manera más eficiente el producto necesario para satisfacerla eficazmente, podemos dedicarnos a volver a empezar con humildad sin armar ruido, a poner en práctica lo aprendido, y a terminar de encontrar a quienes paguen por ese producto que ofrecemos y nos parece tan maravilloso. 

No podemos olvidar que tenemos una honra comercial que defender, que salvar, y, como nos ha recordado IC, «hay que ponerse en los zapatos del cliente» (además de pensar en los usuarios).

Entradas relacionadas: Las start-ups pueden aprovechar la crisis, La crisis bloquea las start-upsCrédito liquidador de operaciones, Buscador de fallos

feed Suscribirse en un lector a este cuaderno. El servicio co.mments permite seguir los eventuales comentarios por correo electrónico.

Posted in emprendedor, negocio | Etiquetado: , , , , , | 3 Comments »

Las start-ups pueden aprovechar la crisis

Posted by josempelaez en Viernes, 31 octubre 2008

Las épocas de crisis facilitan el terreno de las nuevas empresas que proponen formas nuevas de añadir valor para el cliente o reducir costes de producción. Hay modelos de negocio alternativos que se abren mejor un paso en el bosque cuando la necesidad de reducir costes puede "obligar" a asumir riesgos percibidos como elevados en épocas de comodidad económica.

cascade_waterAyer recreaba un escenario negativo basado en varios análisis sobre cómo la crisis está impactando, o puede hacerlo, en las start-ups. Iban desde el entorno macro al microeconómico. Reconozco que me guardé alguna información para hoy. Sintetizando lo que dejé ayer suspendido en el ambiente, voy a partir de dos ideas en las que trataré de aportar algo. Una se refiere a la mayoritaria coincidencia de opiniones de inversores en start-ups que reflejé, y a mi pregunta sobre si estaremos ante unos análisis basados en «cascadas de información». La otra es sobre la actitud que deberían de adoptar los emprendedores afectados.

Entre las opiniones que no recogí hay una de Rodolfo Carpintier, del que Carlos Blanco es socio en DAD. Es más optimista y compara en su entrada la postura de Altos Ventures con la de Sequoia Capital. Tienen sus diferencias. En ella también hace referencia a Agustín Cuenca, que yo diría que dirige una “empresa de internet” con un modelo de negocio distinto de los referidos, estando entre las empresas que destaca Javier Martín. Javier Giménez, otro emprendedor que creo que está armando en Litebi un proyecto sobre BI en modo SaaS, ha recordado que la oferta de software como servicio es muy adecuada en las crisis

Ayer me referí a lo hecho por Martín Varsavsky preparando a su empresa de infraestructura de internet (FON) antes de que la crisis fuera evidente. También ha escrito que las «start-ups que venden productos virtuales se salvarán». En esta entrada dice:

«Estas empresas, que no dependen tanto de la publicidad, están mucho más protegidas de la crisis. Eso sí, a lo que no son inmunes es a la moda. Pero el modelo de vender productos virtuales que tienen 0 costo es muy interesante, y se acerca al de los juegos tipo World of Warcraft que son los negocios más rentables en la red en estos momentos.»

cloud-computing_cote

Teoría actual sobre el Cloud Computing de Michael Cote

Si nos referimos a productos tangibles, deberíamos de considerar la “destrucción creativa“. El principio schumpeteriano lleva empujando el sistema productivo hacia procesos más eficientes y mejor adaptados a los gustos y necesidades de los clientes desde los tiempos en que se “inventó” la economía. Enfoques como las «marcas blancas», «bajo coste», «producción ajustada», «tienda de autoservicio», «métodos ágiles»… para aumentar eficacia y eficiencia no derivan de la crisis actual. Se pueden racionalizar los procesos productivos o comerciales, modificarlos por completo o prescindir de ciertas partes que se venían haciendo de una manera que no es apreciada por todos los clientes. Esto se ha hecho toda la vida, con exuberancia o con crisis.

Evidentemente, como recuerda Enrique Dans en una entrada de hoy:

«La crisis afecta a todos los negocios salvo a los más puramente contracíclicos, y la red no es una excepción. La congelación de la inversión a la espera de mayores certidumbres hace que todas aquellas ideas en desarrollo que estén en fase de pre-ingresos y dependan de entradas de capital externo lo pasen mal: si tu medida era el “burn rate”, la cantidad de dinero que quemabas al mes para mantener unas actividades con escasa contrapartida de ingresos, te tocará primero darte a la frugalidad más radical, y posteriormente, si no facturas todavía, muy posiblemente cerrar. […]
Sin embargo, la tecnología en esta crisis no ha tenido nada que ver, y de hecho muchos se están planteando que incluso podría venir, en muchos casos, a salvar los muebles: ideas como la virtualización, el “green IT” o el “cloud computing” no dejan de ser, en el fondo, medidas que posibilitan ahorros de costes que en épocas de recesión pueden llegar a tener una importancia crucial.»

coda_igoogle

Pantalla de iGoogle con gadgets de datos financieros de CODA

Considero que estas informaciones permiten centrar mejor en el panorama actual. Es decir, no todas las start-ups, sean de internet o de otros territorios, lo van a pasar mal. Incluso algunas crecerán más rápido. Hay muchas sociedades mercantiles que han nacido como proyectos o sociedades “frugales”, y no conocen otro escenario. Ya he repasado en este cuaderno casos como los de Omnisio y Panoramio. Todas las que ofrezcan un producto sustitutivo o alternativo reduciendo un 50% el coste de algo necesario van a gozar de buenas opciones de nacer, crecer y madurar. Si nos referimos a microempresas de base tecnológica que “no son de internet”, también hay oportunidades por la crisis, como nos contaba Luis en relación con los proyectos de consultoría.

Mirando a empresas tecnológicas bastante más grandes, estoy convencido de que Amazon EC2 va a sacar más partido de la crisis que HPEDS si pensamos en los servicios de infraestructura TIC, donde las empresas tradicionales de outsourcing no van a poder lograr fácilmente los ahorros buscados por sus clientes. Por otra parte, estoy seguro de que empresas de software empresarial con nuevos enfoques, como CODA, lo tendrán menos difícil que SAP a la hora de cumplir con sus objetivos de negocio.

Enrique opina que «sin duda, el acceso a capital se verá sumamente restringido. En épocas recesivas, el capital se vuelve miedoso, y no apuesta al mismo nivel por ideas que, en muchos casos, requieren de “capital paciente” por tener un ciclo de generación de ingresos relativamente largo.» Lo que ocurre es que internet no requiere ya de grandes inversiones al poderse “pagar por uso” en muchos casos. Además, las empresas gastan mucho dinero que no pueden evitar, pero sí pueden derivarlo a propuestas alternativas y novedosas de bajo coste. Hay bastantes personas que saben hacer algo que añade valor o reduce costes a las empresas y ciudadanos en algo que no es fácilmente prescindible. Si se ponen en movimiento con la ayuda que necesiten podrán generar ingresos mediante proyectos mientras desarrollan su producto.

Paul Graham en oficinas de Y Combinator|Anybots (Mount. View, CA)

Considero que no debemos de amedrentar a los emprendedores repitiendo en cascada una información discutible sobre que la restricción del crédito va a impedir despegar a todos los nuevos negocios por igual. Hay bastantes personas que consideran que montar “una empresa de internet” consiste en construir un sitio web (páginas, medio, foro, portal, tienda, exchange, blog, red social…). Esto cuesta cierto dinero, pero luego hay que dedicar mucho más para atraer usuarios a los que cobrarles alguno de sus usos, o para que sirvan de audiencia con la que cobrar a los anunciantes. Si lo que ofrecen no sirve para comer, vestirse, desplazarse o curarse, o para alimentar estos procesos, lógico es que en épocas de crisis nadie quiera arriesgarse a invertir sabiendo que la gente no gastará alegremente durante una buena temporada.

Sin embargo, se puede usar la infraestructura de internet para resolver otras clases de necesidades. Hay bastante gente que se quedará sin un empleo, pero no sin ideas. Las cosas se pueden hacer de muchas maneras, y habrá personas sensatas y motivadas que no encontrarán mejores opciones que las de asumir riesgos y buscar oportunidades en proyectos que tengan más sentido en épocas de crisis que en otras. Opino que cualquiera de ellas que acuda a inversor con una propuesta razonable provocará que éste termine transfiriendo parte de sus Letras del Tesoro a la cuenta de capital de la nueva empresa.

Por cierto, soy de los que creo que una start-up no debiera de plantearse nacer con gastos prescindibles, y que una empresa en “funcionamiento ordinario” tampoco, ¿o sí? El ejemplo de Omnisio me ha recordado el enfoque inversor y propulsor de Y Combinator. Paul Graham, referido por Borja Prieto en su nota sobre la oportunidad de crear una empresa en los malos tiempos, escribe que «If we’ve learned one thing from funding so many startups, it’s that they succeed or fail based on the qualities of the founders. The economy has some effect, certainly, but as a predictor of success it’s rounding error compared to the founders.»

Entradas relacionadas: La crisis bloquea las start-ups, Adquisiciones e inversiones, Decisiones sobre TIC

Posted in emprendedor, finanzas | Etiquetado: , , , , , , | 4 Comments »