Blog de JoseMPelaez

Aprendimiento: aprender del entorno con atrevimiento

Posts Tagged ‘mercado’

Cambios y causas de nuestro paro

Posted by josempelaez en Sábado, 23 mayo 2009

Reflexiones que complementan la entrada previa sobre una iniciativa pública de concienciación e innovación para poder salir mejor de la crisis económica española.

paro-abril

Evolución del paro español en abril (cc Kiko Llaneras, En Silicio 090507)

El lunes quise contribuir al Woka Euskadi virtual con algunas medidas en busca de transformar la situación actual de crisis en otra más apetecible. Callé la paradoja que me parece hablar de creatividad e innovación para generar propuestas que permitan superar la presente incertidumbre. Innovación, impredicción, ignorancia, riesgo… son palabras de la misma familia semántica. ¿Deseamos cambiar una incertidumbre por otra? Pues no hay otra si no nos gusta ésta. El azar es parte de nuestra gozosa o sufrida existencia.

Los ciclos económicos son bastante conocidos. Muchos desean crecer continuamente en términos de PIB, como si fuera un axioma indiscutible. Nos fastidia o nos destroza el volver a caer después de un tiempo en la desaceleración, estancamiento, crecimiento negativo, declive, recesión, depresión, desplome, ¿quiebra económica y social?… ¿Será el paro un problema resoluble reinventando o pensando desde fuera del sistema? ¿Sabremos innovar para escaparnos de ese patrón de frustraciones cuando se incumplen nuestras expectativas?

Regresando del plano afectivo al racional, es evidente que no se puede intentar eludir las consecuencias de un fenómeno observable si antes no se identifican y verifican sus causas. Se ha intentado culpar de la crisis al comportamiento de instituciones o personas concretas, pero muy muy pocas hasta ahora (Bernie Madoff, Paco Camps…) han podido ser imputadas según las leyes vigentes. No creo que vaya a haber muchos más. Deduzco que las causas no están en unas conductas presuntamente ilegales o reprobables.

Hay directivos que llevan sus empresas a la quiebra o aumentan sus problemas de morosidad y, no obstante, siguen cobrando salarios muy elevados o disponiendo de automóviles muy costosos. Nuestras morales nos señalan que estas acciones son censurables. No obstante, la lógica indica que cuando alguien propone un trato que puede valorarse como rechazable hay quienes lo aceptan. Lo anterior es aplicable a los que gobiernan otras instituciones privadas y públicas. Un sistema garante de las libertades opera así.

En mi opinión, los ciclos se deben al funcionamiento ordinario de una economía de mercado, ya se regule de manera más liberal que intervencionista, o al revés. Supongo que una mayoría queremos preservar la libertad de elección, el progreso del conocimiento, la ampliación de posibilidades, la igualdad de oportunidades y la colaboración que permita el sostenimiento de la vida en este y otros futuros planetas. Entiendo que, para ello, no tenemos hoy mejores opciones que los sistemas modernos de democracia liberal regulada.

humor-crisis

La cosa no pinta muy bien (Revista Vivat, UAH 0307-08)

Por consiguiente, considero que la recesión no es un problema resoluble mediante una refundación del capitalismo. Otro asunto es que haya muchas variables, factores y derechos que pueden regularse, determinarse o condicionarse en los sistemas que reconocen la propiedad privada. Es lo que permite llegar a una infinidad de situaciones.

Por ejemplo: la construcción tiene un peso muy alto en el PIB español y la tasa de empleo es muy distinta de las de otros países. Nuestra cultura y mercado laboral deben de tener distingos relevantes, pero los políticos de izquierda y los sindicalistas declaran que no quieren ni oír hablar de modificarlos, aunque luego se descubra que era un montaje para intentar afrontar mejor las próximas elecciones. No me gusta el olor.

Muchos de los que sostienen que la causa de nuestra crisis es exógena razonan que, como no es culpa de los trabajadores, éstos no deben verse afectados (aunque ya lo estén, y mucho). Manifiestan y gritan que los derechos teóricos que ahora tienen son intocables, aunque no se puedan comer ni aseguren ninguna tranquilidad. ¿De verdad son tan jugosos como para preservarlos? ¿Qué es lo que no se quiere cambiar realmente? ¿Dónde nos puede llevar una política de subsidios públicos? 

Hay muchos otros trabajadores españoles y extranjeros (dentro y fuera de nuestras fronteras) que no los tienen, pero son capaces de alimentarse todos los días y de sentirse felices. Si no encuentran quienes les ofrezcan un empleo, buscan un microcrédito y trabajan como autónomos, cooperativistas o empresarios. Se distinguen así de los que exigen por sistema unas prestaciones, subsidios, rentas de inserción… para poder comer algo que cagar sin tener que llegar a madurar y ser independientes.

parque-marinaleda

¡La tierra para el que la trabaja! (RTVE 090503)

Considero que estamos como estamos por muy diversas y numerosas causas. No obstante, entre todos ellos, quiero subrayar que:

  1. Muchos consumen a crédito por encima de sus ingresos y sin reservas ahorradas (mala preparación financiera o, simplemente, lógica).
  2. No está bien extendida la cultura de proponerse metas y esforzarse en resolver los problemas que van a surgir sin lamentarse (deficiente educación primaria).
  3. El aprendizaje realizado no estimula los cambios de actividad remunerada y de residencia para disponer de mayor autonomía vital (escasa valoración del sacrificio).
  4. La protección social desmesurada alimenta la creencia de que lo malo que nos pasa es fruto del azar o del comportamiento de los demás (que deben compensarnos).
  5. Hay pocas personas capaces de arriesgar para innovar o invertir ante los costes del fracaso (pagos de indemnizaciones, pérdidas de bienestar si hay garantías personales…)

Antes de terminar quiero reflejar que me ha parecido muy llamativo y diferencial el evento de Innobasque al compararlo con el de la FECYT. A pesar de que ambos estaban organizados por vascos, Villate apostó por una conversación muy abierta y organizada mientras que Hernani lo hizo por un grandioso espectáculo con personajes de postín. Tengo curiosidad por ver qué otras acciones propone ahora el segundo, nombrado hace poco Secretario General de Innovación de un ministerio dirigido por otra vasca.

Entradas de este cuaderno con alguna relación: Transformación para salir de la crisis, Necesitamos un cambio de mentalidad.

Suscribirse a las entradas.

Posted in economía | Etiquetado: , , , , , , , , | 2 Comments »

¿Hay transparencia de precios y costes?

Posted by josempelaez en Martes, 2 diciembre 2008

El Gobierno español se dedica a observar los precios de los productos de gran consumo para favorecer la competencia mientras sigue interviniendo de forma poco transparente en otros asuntos del mercado.

vineta_venta-coches

Viñeta de Antonio Fraguas sobre la retracción del consumo familiar ante la situación económica (Forges ©El País 081120)

En los días pasados se ha presentado públicamente la iniciativa del Ministerio de Industria (MITYC) para ofrecer en su “página web” los resultados de la información recopilada por un «Observatorio de Precios del comercio minorista». El objetivo anunciado ha sido el de facilitar que los ciudadanos puedan ahorrar al confeccionar su cesta de la compra mediante la promoción de la competencia entre los detallistas. Supongo que uno de los fines no tan declarados es también el de influir en los resultados del cálculo de los índices de precios al consumo

Además, e igualmente según el Gobierno, hay que fomentar el empleo para combatir la crisis económica mediante la promoción pública de infraestructuras y nuevas obras municipales urgentes. El cumplimiento de la ley de dependencia ha debido de quedar para más adelante, aunque parece que está previsto que las comunidades autónomas reciban para ello algunas ayudas financieras de un fondo especial. Me parece que la cualificación necesaria no puede lograrse de un día para otro y, claro, debe de ocurrir que esta crisis se ha presentado sin avisar.

Sorprendentemente, parece que dos de los programas de I+D que antes manejaban como punta de lanza tienen problemas de gestión y es mejor que pasen a un segundo plano. No veo mal que revisen los avances conseguidos con el dinero que han asignado hasta la fecha a esos epígrafes presupuestarios. El volumen de gasto nunca puede ser un buen indicador de la eficacia. Si el proceso de transformación es malo, cuanto más se incorpore a él más recursos se van a desperdiciar.

Por otro lado, aunque las empresas no cobren y los ciudadanos no trabajen, hay quienes sostienen que debe estimularse el consumo para salir antes de la crisis, pero sin contribuir a que suba la inflación, por lo que van a potenciarse la transparencia de precios y los mercados perfectos. Sin que el Gobierno los observe, hay comerciantes que ya han anunciado una congelación de precios para atraer a los consumidores. Lamentablemente ello ha ocurrido en el extranjero. Bueno, en aras de la verdad, en alguna parte de España también hay quienes han subido luces y bajado precios para intentar estimular las ventas.

vineta_comprador-escondido

Viñeta de Antonio Fraguas sobre la retracción del consumo familiar ante la situación económica (Forges ©El País 081202)

Torticeramente, y en paralelo, el Gobierno del Estado ha puesto en marcha la máquina publicitaria y del dinero fiduciario para promover la compra de las tradicionales y sacrosantas letras del tesoro con el ahorro de los que no quieran gastar, como si ello no fuera a distorsionar y retrasar el ajuste requerido al incidir en la pérdida de valor de la moneda.  

Puesto a que me anuncien y traten de venderme cosas que me parecen contradictorias, prefiero mil veces que lo hagan los exageradamente denostados comerciales del sector privado. Al menos, aunque sea sólo un poco, los vendedores han de ingeniárselas para ganarse las comisiones con la que, si las consiguen y les place, poder comprarse otro coche o marcharse de vacaciones lejos de la crisis y sus molestas consecuencias. 

Si escapan, además, también podrán beneficiarse de ser repatriados de Tailandia cuando se cansen de verse perjudicados por las movilizaciones de los extranjeros por motivos políticos, que no económicos. En oriente no deben de sufrir la crisis y sería un buen destino para olvidarse de ella, aunque sólo sea por unos días, si no fuera porque hay que correr ciertos riesgos. En nuestro mundo económico tan desarrollado eso parece que no importa demasiado. Si luego aparecen problemas de solvencia bancaria o de transporte de pasajeros son asumidos por el Gobierno, que decide gastarse el dinero de los que no han podido escaparse de la crisis ni apalancarse financieramente porque los clientes no compran, o no pagan lo que compran, que de todo hay.

Puede que el referido observatorio aporte una mejor información sobre el precio de unos pocos artículos si es capaz de mantenerse al día, lo que pongo en duda. No obstante, lo que yo quiero es disponer de una mayor transparencia en relación con los costes de las decisiones y mensajes que toman o transmiten los gobernantes. Éstos no han sido elegidos por los ciudadanos para que se sigan perpetuando ciertas conductas en un país que todavía parece estar muy marcado por los viejos privilegios de unos pocos.

[Actualización: Marc Garrigasait comenta sobre los 8.000 M€ para los ayuntamientos.]

Entradas relacionadas: El gobierno de una economía global

feed Suscribirse en un lector a este cuaderno. El servicio co.mments permite seguir los eventuales comentarios por correo electrónico.

Posted in economía | Etiquetado: , , , , , | 2 Comments »

Crisis y fundamentalismo de mercado

Posted by josempelaez en Lunes, 3 noviembre 2008

Los estudios sobre "economía del comportamiento" y los avances en el estudio del cerebro van permitiendo fundamentar opiniones que no parecen favorecer la teoría del libre mercado llevada hasta sus extremos. Creo que los neurocientíficos, psicólogos, sociólogos, educadores, infonomistas… pueden aportar algunas evidencias a los debates entre los economistas y gobernantes seguidores de distintas escuelas.

pike-place_market

Exterior mercado de Pike Place en Seattle (cc wheelo50411)

Llevaba varios días sin leer un par de cuadernos sobre materias económicas de los que frecuento. Hoy les he dedicado un rato. Aparte de que algunas start-ups puedan sacarle cierto provecho, otra ventaja de la crisis es que permite aprender o repasar algo sobre economía. Por otra parte, escribir en un cuaderno de bitácora facilita el ir poniendo unas ideas junto a otras e hilvanarlas al socaire del vendaval provocado por la inmediatez mediática.

Una de las conclusiones de mis lecturas es que las teorías que sustentan la idea de un mercado libre hasta el extremo me parecen resolver mal las necesidades de los humanos. Marco Antonio Moreno lo expresa distinguiendo entre enfoques económicos realistas y fundamentalistas, y precisando las bases de las tesis de Milton Friedman. No obstante, en mi caso particular, el no comulgar con todas las ideas de los modernos economistas “liberales” (escuela austríaca), o de los “neoliberales” (monetaristas), no implica que no crea en la superioridad del sistema capitalista frente a un socialismo democrático que, en ocasiones, parece que tolera los mercados y las empresas sólo como males menores.

Estoy hablando de que defender las libertades individuales no comporta el tener que asumir necesariamente las medidas del FMI basadas en el «consenso de Washington». Tampoco quiero decir que el abogar por un marco de referencia colectivo para las decisiones más inteligentes implique el apoyar planteamientos intervencionistas inaceptables, como el de la actual presidenta argentina. Un estado no debería de estar legitimado para hacer ciertas cosas. No me refiero sólo a genocidios o crímenes similares, sino a reducir la riqueza a medio plazo expoliando a los ahorradores con el burdo pretexto de garantizar sus pensiones.

Todos los que se han preocupado por la educación de los niños, sean padres, maestros, escritores o psicólogos, saben que la mayoría de los críos se comportan cual violentos tiranos egoístas si son dejados a su ser natural. La felicidad futura de los infantes pasa por estar sometidos a un marco regulatorio muy claro y consistente. Además de mucho cariño, hay que aportarles referencias que vayan “encauzando” sus instintos animales dentro de una cultura. La ciencia, el arte, el derecho… no son frutos de la evolución de nuestra especie según el mecanismo de la selección natural. Son logros de la educación en una civilización determinada, sin que sean todas igualmente recomendables a la luz del desarrollo humano logrado hasta la fecha en distintas partes del mundo, por muy tradicionales que sean algunas culturas. 

redes_tribus

Los naturistas opinan que la ropa pasó de abrigar a diferenciar a los grupos humanos (TVE La 2 Redes 18)

También sabemos que nuestra naturaleza nos lleva a sentirnos miembros de tribus o grupos liderados y que la mayoría de nuestras decisiones no son elecciones racionales. Aunque algunas intuiciones sean efectivas, hay otras muchas que no, como los mercados bursátiles se encargan de recordarnos en estas épocas de turbulencia. Dadas estas realidades, ¿por qué habríamos de dejar que los mercados o sociedades en red se autorregulen sin ningún tipo de regla, norma u orientación explícita, común y exigible por una autoridad delegada y controlada democráticamente?

Las teorías del laissez faire y de la hipotética eficiencia de los mercados transparentes están demasiado alejadas de la realidad que vivimos como para que podamos descansar sobre ellas nuestra aspiración a la felicidad. La historia también nos muestra cómo la competencia por los recursos escasos y el afán de poder han conducido pronto a situaciones que han impedido su utópico buen funcionamiento. La reciente y arbitraria intervención de la Administración de los EE. UU., paradigma de la libertad económica, y seguidamente la de otros países capitalistas que también han nacionalizado partes relevantes de sus sistemas financieros, es una de las últimas muestras de la tozuda realidad.

Evidentemente, los más partidarios del libre mercado están completamente en contra de las intervenciones y de las ausencias de transparencia informativa. Algunos consideramos que debe de haber algún tipo de gobierno, sin que ello nos conduzca a respaldar posturas como las de los señores Corbacho y Vegara. Como dice IC: «El dinero público debe recibirse con los bolsillos de cristal.» 

Estos aspectos me recuerdan lo que razonado por David de Ugarte sobre la crisis y su relación con la economía de la información. Hablamos y escribimos muchas cosas, ¿pero con qué datos? No está tan claro que la falta de liquidez sea real según su colega Juan Urrutia [que lo ha matizado posteriormente]. En otra nota de éste sobre la heterodoxia sostiene que hay que ser transparentes para entender qué ha pasado, y quiénes han causado esta crisis para que las medidas correctivas sean eficaces. También propone un mecanismo para evitar que la información cause esos efectos secundarios perjudiciales que temen los que nos gobiernan.

Una opinión favorable al “liberalismo regulado” puede sostenerse con distintos tipos de argumentos. En mi caso, trato de basarlos sobre lo que se aprende acerca de cómo está “programada” la conducta humana cuando observas a los que te rodean y lees libros como «Por qué somos como somos». De aquí a la ciencia económica hay un cierto trecho, pero considero que es bastante menos de lo que opina mucha gente, y espero que no sea insalvable para un ingeniero que estudió y practicó cómo tender un puente.

Seguiré leyendo, escribiendo y tratando de aprender.

Entradas relacionadas: El gobierno de la economía global, Las start-ups pueden aprovechar la crisis, Lo que hay que leer…

Posted in general | Etiquetado: , , , , | Leave a Comment »