La supuesta solidez empresarial

Es muy común asociar el tamaño y grado de diversificación de las empresas con su hipotética solvencia. En esta entrada comento el caso de una de proyectos de ingeniería de sistemas industriales que ya no busca la solvencia (capacidad de hacer frente a sus compromisos) a través de la imagen transmitida por sus oficinas. Bastante habría que reflexionar hoy sobre muchas “grandes empresas”.

Salvemos la honra comercial

El reciente cierre de MobuzzTV ha suscitado un debate interesante en la “blogosfera” española. Mi apreciación es que no se ha centrado en lo más importante: hay que ingresar por ventas más de lo que se gasta en producción y otros. Si los clientes que han de pagar por los anuncios dirigidos a un público no tienen interés, si los inversores que apoyaron el arranque prefieren no insistir, ¿qué, cómo y a quién vamos a vender?, ¿qué debemos anunciar?

Integración vertical industrial

Hay ocasiones donde aún se defiende la integración vertical para alcanzar o asegurar algo: productividad, calidad, experiencia de usuario… No obstante, la globalización actual, facilitada por el desarrollo de las técnicas de transporte de mercancías y de información, permite lograr lo anterior de forma más flexible y económica. Salvo en los casos de mercados reducidos o nacientes, los grandes sectores industriales de bienes y servicios suelen funcionar mucho mejor en entornos horizontales bien conectados.

Confianza en la nube

Las empresas que han sacado partido de la plataforma web para montar sus nuevos negocios están ofreciendo sus servidores y aplicaciones como servicio en internet (nube). Frente a las opciones tradicionales, su gestión industrializada ofrece unas ventajas de inmediatez, flexibilidad, coste y fiabilidad que muchas empresas están aprovechando al confiar en ellas.