Blog de JoseMPelaez

Aprendimiento: aprender del entorno con atrevimiento

Posts Tagged ‘negocio’

La supuesta solidez empresarial

Posted by josempelaez en Lunes, 1 diciembre 2008

Es muy común asociar el tamaño y grado de diversificación de las empresas con su hipotética solvencia. En esta entrada comento el caso de una de proyectos de ingeniería de sistemas industriales que ya no busca la solvencia (capacidad de hacer frente a sus compromisos) a través de la imagen transmitida por sus oficinas. Bastante habría que reflexionar hoy sobre muchas "grandes empresas".

employee-building_bethlehem-steel-mills

Edificio de empleados en la abandonada acería de Bethlehem en Nueva York (cc Jay Morrison, set en Flickr)

La semana pasada estuve con un antiguo compañero de trabajo de mi quinta que abandonó el abrigo del empleo en una multinacional hará casi veinte años. Para situarnos contaré que fundó una pequeña empresa de servicios de informática industrial junto a otro socio, llegando a tener que pagar mensualmente una nómina de más de 40 empleados. Él dirigía y protagonizaba el proceso productivo mientras que su socio se hacía cargo del área económico-administrativa.  

Hace unos nueve años vendió su parte al colega con la intención de tomarse un respiro en su acelerada actividad profesional. Llegó un momento en que sólo sentía que estaba trabajando para resolver los problemas de sus empleados, más que hacerlo para los de sus clientes o disfrutar trabajando en lo que le gustaba. En su día me comentó que quería poder liberarse, al menos durante un tiempo, de la “carga de la nómina” y de la hipoteca de la oficina que habían adquirido, cargas que sentía que tenía que soportar solo.

No tardó muchos meses en crear otra nueva empresa en el mismo sector, que es el que domina y donde es considerado un excelente profesional. Estuvo trabajando prácticamente en solitario al comienzo de su regreso para poder hacerlo a su aire. No obstante, el tener que responder a más peticiones de sus clientes ha ido llevándole a contratar nuevamente a empleados y a adquirir compromisos con otros colaboradores. Hoy brinda trabajo a una decena de personas que, en mayor o menor medida, dependen de su iniciativa y prestigio profesional.

Su anterior experiencia de diversificación, al invertir en un local propio para intentar transmitir una imagen más sólida en su actividad de servicios, no resultó como esperaba. Desde que se hipotecaron estuvieron sufriendo problemas de tesorería derivados de los pagos de la oficina. Además de las tensiones que ello le generó, la primera empresa que fundó sufrió un bajón en su actividad que la condujo al cierre seis años después de que él la dejara. Cuando su ex socio intentó vender el inmueble para pagar las últimas nóminas e indemnizaciones, no pudieron hacer líquido su activo con la rapidez y valor que se suponía que tendría, a pesar de que entonces no había crisis. El local que teóricamente aportaba una imagen de solidez y solvencia fue “malvendido” por el banco para liquidar las deudas y pasivos laborales acumulados. Hoy habría sido peor dada la situación del mercado inmobiliario.  

mechanical-shop_bethlehem-steel-mills

Taller de mecánica en la abandonada acería de Bethlehem en Nueva York (cc Jay Morrison, set en Flickr)

Por consiguiente, la nueva empresa de mi amigo no tiene una oficina, ni siquiera alquilada, al menos de momento. Trabajan en las instalaciones de los clientes y en sus despachos domésticos. Complementan su coordinación telefónica y electrónica con reuniones para disfrutar de una comida, participar en cursos de formación o realizar actividades o deportes en grupo.

Ello les plantea algún problema de imagen comercial en ciertos casos, pero tratan de solventarlos apoyándose en los buenos resultados que van obteniendo en los proyectos de sus grandes clientes y, sobre todo, no olvidando lo aprendido. Crecer para poder asumir mayores compromisos y ofrecer una mejor imagen de solvencia puede llevarles a situaciones que les alejen mucho de su objetivo de disfrutar mientras trabajan, aparte de que pudiera tratarse tan sólo del montaje de un espejismo. 

En esta ocasión hablamos de cómo marchaba nuestro negocio y se interesó por mi opinión acerca de cómo iba a afectarnos la crisis económica, que nos afecta por la morosidad. Me comentó que él estaba tranquilo por su cartera de proyectos en América del Sur. Cubría ya razonablemente la capacidad de servicio de las personas a las que brinda un medio de vida, casi todas en España.

Sin embargo, sus expectativas domésticas eran malas. La gran empresa internacional para la que más trabaja, que vende equipos sofisticados y le subcontrata una parte de sus grandes proyectos de automatización industrial en España, estaba sufriendo un parón significativo en su actividad. Su preocupación actual era averiguar cómo poder traer los excedentes económicos generados allende el gran océano debido a que los gastos de su gente se realizan en este lado.

aerial-view_bethlehem-steel-mills

Vista superior taller en la abandonada acería de Bethlehem en Nueva York (cc Jay Morrison, set en Flickr)

Convinimos en que debíamos de estrechar más la colaboración actual y ponernos a vender conjuntamente nuestro software de gestión de procesos operacionales y sus servicios de implantación y soporte. Entendimos que, en las circunstancias actuales, la carencia de una gran marca e imagen comercial para competir con las grandes empresas de implantación de sistemas podría compensarse con las buenas referencias de los clientes existentes, así como con nuestros menores precios dados nuestros gastos.

Comento esta pequeña y cercana historia en el cuaderno porque, en los meses próximos, me gustaría poder reflexionar sobre varios asuntos. Me interesan la construcción de la reputación profesional y la imagen comercial, la influencia de los activos digitales frente a los materiales, los límites para que las empresas crezcan y se diversifiquen, el impacto de las TIC en las formas y dimensiones organizativas

Empresas muy grandes y sólidas, como la acería de la que provienen las imágenes que ilustran esta nota, han desaparecido dejando sólo un rastro de contaminación ambiental.

También me gustaría descubrir cómo se monta la imagen de algunos directivos en empresas que suelen considerarse como referentes económicos. Además, me resulta llamativo que, en tiempos difíciles, haya bastantes que pensemos que se debe recurrir más a equipos o profesionales que no están dentro de las organizaciones tradicionales, aunque se trate de las más cualificadas o especializadas. Mucha materia resulta, pero ya irá cayendo.

Entradas relacionadas: Las start-ups pueden aprovechar la crisis, Planeando tiempo para vivir con salud, Emprendedor español 

feed Suscribirse en un lector a este cuaderno. El servicio co.mments permite seguir los eventuales comentarios por correo electrónico.

Posted in negocio | Etiquetado: , , , , , | Leave a Comment »

Salvemos la honra comercial

Posted by josempelaez en Viernes, 28 noviembre 2008

El reciente cierre de MobuzzTV ha suscitado un debate interesante en la "blogosfera" española. Mi apreciación es que no se ha centrado en lo más importante: hay que ingresar por ventas más de lo que se gasta en producción y otros. Si los clientes que han de pagar por los anuncios dirigidos a un público no tienen interés, si los inversores que apoyaron el arranque prefieren no insistir, ¿qué, cómo y a quién vamos a vender?, ¿qué debemos anunciar?

Promoción de Showtime para Dexter (cc Joe Pemberton, Flickr 081012)

Promoción de Showtime para Dexter ilustrada por Shepard Fairey (cc Joe Pemberton, Flickr 081012)

«Hay que ponerse en los zapatos del cliente», nos recordaba ayer IC a propósito del texto de un anuncio que ha visto sobre un abogado que ofrece asesoramiento para renegociar contratos inmobiliarios a la vista de la crisis. Me agrada cada vez que recuerda en sus entradas que hay que vender. Es algo que, a pesar de resultar evidente para algunos, no debe de serlo para una mayoría significativa. Escribe que «uno de los consejos más valiosos que he recibido es que todos, constantemente, somos comerciales. Todos vendemos algo y más vale que lo hagamos bien.» 

Lo de hacerlo bien no es cosa sencilla, como creo que él bien sabe. No obstante, aporta alguna pista relevante. Comparte, y cito casi textualmente, que está cansado de ver una publicidad perfectamente prescindible, que no conduce a nada, que es repetitiva y monocorde, que busca destacar la profesionalidad, la sapiencia, la amplia experiencia y contactos de los que se anuncian. Se debe de referir a los abogados, publicistas, profesores, constructores, mayoristas, distribuidores, representantes, agentes, empresarios, emprendedores… que utilizan este tipo de publicidad, de marketing trasnochado, de relaciones públicas, de buzz que es más un bluf que otra cosa.

Sabemos que “el que no se anuncia no vende“, lo que también aplica a los momentos de crisis, pero, ¿qué debemos anunciar, transmitir, difundir, comunicar…? IC pone un ejemplo positivo sobre qué puede o conviene hacerse en una circunstancia concreta. No he podido resistirme a ilustrar mi modesta contribución al mensaje de calzarse los zapatos del cliente con un ejemplo de lo que no debiera de anunciarse porque no interesa a los clientes, ni a muchos otros. Necesito sacar de la cabeza algunas ideas que me han surgido al hilo de la reciente, interesante, debatible e instructiva experiencia de fallo de MobuzzTV, que lleva camino de ser un ejemplo de manual ante la viralidad y agresividad en la comunicación pública relacionada con el caso.

Voy a intentar no perderme en algunos aspectos que, aunque importantes para el análisis del «caso de negocio», resultan menos relevantes en una reflexión sobre qué debemos anunciar los que emprendemos alguna aventura empresarial. Me refiero a la crítica de los críticos, o al precio que tenemos que pagar los emprendedores en España.

anil-de-mello_enrique-dans

Declaración de Anil de Mello, CEO de MobuzzTV, en el EBE08 (Caspa.tv 081118)

No obstante, no puedo dejar de preguntarme qué hubieran opinado los “expertos españoles de la red” si, en lugar de hablar de la colecta promovida por el publirreportaje del vídeo del equipo de Mobuzz, se hubieran dedicado a comentar la ingeniosa, irónica y panfletaria payasada de Alfredo, que ayer volvió a regalarnos otra entrada sobre la economía de la cancamusa. No debemos olvidar el esfuerzo sistemático que hay que hacer para vender lo que producimos. Si no lo hemos logrado tras varios años, ¿es procedente generar buzz para airearlo a los cuatro vientos? ¿Necesitamos más spin doctors que tergiversen la realidad?

Me ha parecido un error el haber mezclado el análisis de este caso con opiniones y manifestaciones sobre el supuesto gran número de envidiosos y frustrados que hay en la “blogosfera” española al compararla con las que se expresan en francés o inglés. Me ha resultado sorprendente leer que se han formulado muchas críticas sin razones cuando las que he visto argumentaban sus conclusiones partiendo de los datos difundidos. Considero una equivocación el escribir sobre una actitud negativa de los emprendedores que hemos estado en desacuerdo con una colecta planteada precipitadamente afirmando que no sabemos lo difícil que es sacar una empresa adelante. 

Intuyo que somos bastantes los que hemos podido sentirnos aludidos en cada una de estas clases de manifestaciones por haber discrepado del comportamiento de nuestro colega de Mobuzz. No creo que, por tener los amigos famosos que tiene, sea mejor emprendedor que otros. Unas pocas nuevas empresas triunfan y algunas más sobreviven, pero la mayoría tiene que cerrar al cabo de pocos años ya que no es sencillo nadar contracorriente. Así funcionan las cosas, en internet y en el barrio del Pozo del Tío Raimundo que levantaron los inmigrantes en el madrileño Vallecas de los años 60, que lograron salir a flote con su lucha cotidiana.

Considero más apropiado el analizar si todo iba bien en MobuzzTV tras cuatro años de funcionamiento hasta que, “de repente”, llegó la crisis y “espantó” a los asustadizos y conservadores inversores. Los que tenemos alguna experiencia, no necesariamente mucha, sabemos que los inversores son más aversos al riesgo que amantes de la aventura, y que les atrae mucho más lo venturoso que lo arriesgado y apalancado. Es lógico. Nosotros tampoco vamos jugándonos el dinero que tenemos o administramos en las máquinas tragaperras de bares y casinos.

mobuzz-team

Equipo de Mobuzz en el encuentro Twitmad 13 (cc Mauro A. Fuentes, Fotomaf 081105)

También sabemos que los huracanes y las crisis económicas llegan tras haber avisado con antelación suficiente. Estos fenómenos necesitan espacio y tiempo para gestarse, al igual que los atentados terroristas. No obstante, y a diferencia de cómo explosionan muchas bombas, el estallido de las burbujas se puede anticipar razonadamente bien. Cierto es que para ello hay que estar atento a todo lo que te rodea, y que no debes de dejarte llevar sólo por el jaleo de los palmeros, la labia de los avalistas, la elocuencia de los charlatanes o la retórica de los publicistas (escritores u oradores). Los emprendedores no podemos confundir biz con buzz, ni sales con entries, ni clients con users. Es una lástima que algunos lleguen a hacerlo y, como consecuencia de su impacto mediático, puedan confundir a los que están aprendiendo. 

Lo realmente importante en cualquier proyecto empresarial no es si te han dado premios o subvenciones. No es si el equipo lo componen personas entusiastas, encantadoras y esforzadas que, además, son muy capaces de generar buen ambiente y buzz (aka “buen rollito”) entre los espectadores, o entre los miembros de un círculo de influyentes “blogueros”. No es el lograr muchos usuarios únicos, páginas vistas, crecimiento de eyeballs o de share entre la audiencia potencial. Para que siga habiendo negocios que ganen dinero ofreciendo contenidos gratuitos en internet tienes que haber analizado cuál es el mejor canal para vender la publicidad y haberte centrado en sobrevivir. 

Lo realmente importante es disponer de una resolución inteligente que te lleve a generar más ingresos que gastos en un plazo razonable, y esta medida del tiempo la establecen los inversores y los clientes, no los usuarios. Si crees que el dinero para afrontar tus gastos corrientes de producción ha de venir de “levantar capital” lo vas a tener muy difícil, por no decir imposible. A pesar de lo que digan los que culpan a los demás, los inversores siguen inyectando dinero durante los tiempos de crisis en los “proyectos de internet”: software como servicio, redes sociales para jóvenes, contenidos para móviles, asesoramiento financiero, etcétera. Lo que puede ocurrir es que estén financiando inversiones en activos o expansiones comerciales, que no gastos corrientes o de arranque que podrían ser menores.

startup-collapse_matrix

Mashup of an infographic from this NY Times article, with companies from the TechCrunch Deadpool (cc Ross Mayfield, Flickr 071226)

No todos los proyectos ni todos los emprendedores somos iguales. No pertenecemos a ningún gremio o colegio corporativo que reclama atribuciones profesionales, que es lo que parecían esperar los que se han quejado de que algunos hemos malinterpretado las señales de socorro que han emitido otros “miembros de la comunidad”. Hay propuestas que unos aceptamos y otros no, de las que unos hablamos a favor y otros lo hacemos en contra, al igual que hay algunas empresas que sobreviven mientras otras muchas no. Cuando otros emprendedores lo hemos pasado mal y hemos tenido que despedir a empleados, no se nos ha ocurrido dejar que nuestros inversores o amigos arremetieran contra una hipotética manada de sursuncordas “despieza-palabras”.

No se necesitan análisis muy sofisticados. Si la supuesta oportunidad de negocio (ingresando más de lo que gastas) sigue estando presente o pensamos que terminará llegando, si, además, hemos aprendido ya a hacer de manera más eficiente el producto necesario para satisfacerla eficazmente, podemos dedicarnos a volver a empezar con humildad sin armar ruido, a poner en práctica lo aprendido, y a terminar de encontrar a quienes paguen por ese producto que ofrecemos y nos parece tan maravilloso. 

No podemos olvidar que tenemos una honra comercial que defender, que salvar, y, como nos ha recordado IC, «hay que ponerse en los zapatos del cliente» (además de pensar en los usuarios).

Entradas relacionadas: Las start-ups pueden aprovechar la crisis, La crisis bloquea las start-upsCrédito liquidador de operaciones, Buscador de fallos

feed Suscribirse en un lector a este cuaderno. El servicio co.mments permite seguir los eventuales comentarios por correo electrónico.

Posted in emprendedor, negocio | Etiquetado: , , , , , | 3 Comments »

Integración vertical industrial

Posted by josempelaez en Sábado, 11 octubre 2008

Hay ocasiones donde aún se defiende la integración vertical para alcanzar o asegurar algo: productividad, calidad, experiencia de usuario… No obstante, la globalización actual, facilitada por el desarrollo de las técnicas de transporte de mercancías y de información, permite lograr lo anterior de forma más flexible y económica. Salvo en los casos de mercados reducidos o nacientes, los grandes sectores industriales de bienes y servicios suelen funcionar mucho mejor en entornos horizontales bien conectados.

open-handset-alliance

Representación de la alianza de móvil abierto promovida por Google (cc dannysullivan)

Acabo de ver una entrada de Antonio Ortiz donde especula sobre el sentido que podría tener para Microsoft, la compra de RIM y las Blackberry. La ocurrencia de ponerme a escribir me ha surgido al leer que:

«A pesar del solape con la propia plataforma móvil, para Microsoft sería un enorme refuerzo en el correo corporativo y la entrada en el mercado de dispositivos. Este último punto es estratégico, supone sumarse a la tendencia de “controlar la experiencia completa del usuario” y no estar a expensas de que terceros […] apuesten por tu sistema y articulen una nueva capa de presentación sobre el mismo.»

En un sistema económico cada vez más global y abierto (para lo bueno y lo malo), me intriga bastante que siga habiendo proponentes de enfoques de producción de bienes o servicios que defiendan la necesidad de estar perfectamente integrados para controlar la «experiencia de uso» (más allá de unas etapas iniciales de innovación).

Entiendo que haya admiradores de sistemas cerrados como el Mac o el iPhone promovido y controlado por Apple, que ha merecido mucha atención e interés del mercado. Ahora bien, debemos recordar que no deja de ser una opción bastante minoritaria, como los son los artículos que simbolizan lujo y distinción.

cuartel-general_gmc_detroit

Los cuarteles de General Motors Corporation en Detroit (© France Presse)

Lo que no comprendo es que Microsoft, un suministrador que se interesa por mercados masivos, pueda pretender conquistarlos de manera sostenible con soluciones propietarias de “extremo a extremo” en aras de tener un control que, supuestamente, logre la mejor experiencia posible para el cliente. Siempre he creído que el precio y la adaptabilidad juegan un papel considerable en su satisfacción. Entiendo que un proveedor así contemple estas opciones, pero no que se ponga seriamente a implementarlas gastando mucho dinero en ponerlas a prueba en los mercados.

Dejando a un lado los riesgos de eventuales acusaciones monopolistas, hay dos tipos de consideraciones que me hacen dudar mucho del éxito de este tipo de estrategias en los móviles (y en todos los mercados de cualquier tipo que no sean muy reducidos o incipientes).

Por un lado está el hecho de la naturaleza de internet, y de la requerida aplicación de estándares para sus interacciones. Es claro que los “corralitos” que han tratado de imponer algunos servicios, tipo Movistar Emocion o Vodafone Live!, no gozan del favor de los usuarios, y las empresas que los promueven han tenido que recular. ¿Qué pasó con las redes de suscriptores de AOL o Prodigy en defensa de una mejor experiencia frente a la apertura, gratuidad y variedad de la “internet fija”? La “internet móvil” no es más que una parte de “la red” (o de la “nube”), donde ya existen unos usos y costumbres que no se van a cambiar por mucha mercadotecnia que se aplique, ni siquiera influyendo o presionando a los reguladores. Las campañas y movilizaciones pro neutralidad de la red han puesto de manifiesto que es una materia que goza de un interés notable por parte de la mayoría de los ciudadanos.

Por otra parte tenemos las muchas experiencias habidas en el último siglo. Los cien años transcurridos desde que arrancó la segunda revolución industrial han mostrado la enorme potencia de la estandarización de procedimientos, útiles, herramientas, máquinas, piezas, partes, conjuntos, subsistemas, etcétera. Ford, General Motors y Chrysler, empresas fuertes que comenzaron a producir masivamente con una organización empresarial e infraestructura física muy integradas verticalmente para controlar la productividad y calidad, hace tiempo que cedieron su liderazgo a esquemas industriales muy descentralizados (el JIT de Toyota). Como los humanos cambiamos nuestros principios y valores con mucha dificultad, el lastre de esas culturas corporativas integradas ha llevado a dichas empresas al borde de la quiebra mucho después de la aparición de los enfoques competidores más abiertos.

¿Será Google el Toyota de los Apple, Nokia y Microsoft?

Entradas relacionadas: Productos y soluciones de los clientes

Posted in integración | Etiquetado: , , , , , , , | 4 Comments »

Disfrutar de la curiosidad

Posted by josempelaez en Martes, 2 septiembre 2008

Una opinión sobre si hay que curiosear para vivir o vivir para curiosear.

Ayer tuve oportunidad de comentar en una entrada de Javier Martín en Loogic.com sobre si «se puede ganar dinero con un blog de curiosidades». En ella se refería a:

«blogs como Fogonazos, Cabovolo, Kurioso, Maikelnai o Anfrix dedicados a escribir artículos sobre temas que se salen de lo común, temas muy llamativos e incluso a veces increíbles.»

henar_design-trh_web

Diseño de Henar Alonso para la página web de TRH hoteles

La reflexión propuesta por Javier me pareció muy oportuna. Manifesté que creía que se podría montar un blog comercial sobre esos temas tan “curiosos”, pero también dudé de que se lograse uno con la calidad de los citados.

Y no me refiero al diseño, claro. Ni a que alguien les monte y administre un alojamiento para sindicar esos blogs compartiendo los ingresos publicitarios que “caigan” siguiendo a su aire, sin otros compromisos. Me parece que Javier iba por otros derroteros.

Razoné mi postura apoyándome en lo poco que puedo suponer del caso de Kurioso, que también participó en la conversación. Dije que «se gana la vida con su estudio [de arquitectura]. Luego escribe de lo que le gusta, cuando le apetece, y tras haberse documentado bien, proceso del que disfruta y que constituye realmente el meollo de su actividad bloguera

También basé mi posición en los razonamientos de Raúl Hernández acerca de lo que «busco en los contenidos escritos de los blogs».

Otra cuestión que algunos consideran es la que se pregunta Pablo Herrero en «encuentra un trabajo que te guste» a propósito de una cita atribuída a Confucio. Allí manifiesta que si «las cosas no salen muy bien, ¿me quedaría sin una de las vías de escape del trabajo?»

Creo que hay muchas personas que escriben movidas por la curiosidad, y que sólo tratan de descubrir, entender, compartir, estimular, conversar, comprender, disfrutar (Jorge Wagensberg diría gozar)… Ello les lleva a “disfrutar” de una cierta audiencia. Si ya se ganan la vida con otra ocupación, y quieren ampliar su actividad con un blog sin ataduras ni preocupaciones, ¿se incorporarían a un proyecto que implicase ciertas normas: frecuencia, longitud, temas de interés, objetivos medibles…?

A pesar de lo que algún comentarista de Loogic.com haya podido entender, nada de malo hay en rechazar esas restricciones, ni en aceptarlas. Yo animo a asumirlas a cualquiera que se plantee ganarse así la vida teniendo ciertas capacidades. Lo que sucede es que, si estuviera en el caso en el que me imagino que se encuentra Kurioso —que tiene esas capacidades—, no lo haría.

Posted in general, negocio | Etiquetado: , , , , | 1 Comment »

Confianza en la nube

Posted by josempelaez en Jueves, 21 agosto 2008

Las empresas que han sacado partido de la plataforma web para montar sus nuevos negocios están ofreciendo sus servidores y aplicaciones como servicio en internet (nube). Frente a las opciones tradicionales, su gestión industrializada ofrece unas ventajas de inmediatez, flexibilidad, coste y fiabilidad que muchas empresas están aprovechando al confiar en ellas.

Las reflexiones previas sobre los servicios externos y la moda de la «computación en la nube» me condujo a repasar lo que ocurrió en la segunda mitad de los 90 con la infraestructura. En esa época es cuando la web se extendió y ofreció una plataforma tecnológica estándar y universal.

dot-com_companiesNacieron empresas como Yahoo!, Amazon, eBay, The Street, Expedia, Hotmail, Google, Netflix…, que la aprovecharon para llegar a los mercados de otra manera y proponer servicios innovadores. No estamos hablando sólo de usar internet para mejorar la investigación, como hacían las universidades, o para “digitalizar” los negocios existentes, como proponían los consultores (e-business). Los entrantes lanzaron nuevos negocios o transformaron disruptivamente los existentes, para lo que desarrollaron herramientas y montaron aplicaciones sobre la tecnología de la web.

Al amparo de los primeros éxitos de las llamadas «empresas de internet», muchas consultoras, inversores y empresas tradicionales quisieron participar también. Para ello promovieron muchas startups. Trataron de alterar el statu quo de los negocios existentes proponiendo cambiar las relaciones a través de sus plataformas digitales.

Aparecieron servicios de provisión de aplicaciones y de gestión de infraestructura (ASP, MSP), portales de acceso a la información, revistas digitales, mercados electrónicos para transacciones (e-marketplaces, B2B exchanges), tiendas virtuales, agencias de viajes, banca en línea… Una mayoría de estas iniciativas fracasaron. No encontraron mercados donde obtener ingresos con los que pagar sus altos costes.

Uno de sus problemas fue que las plantearon de la forma tradicional. Adquirieron las infraestructuras, aplicaciones y adaptaciones a los proveedores y outsourcers tradicionales. También confiaron en los gastos de marketing para generar una demanda en busca de valor para ellos, pero no tanto para sus usuarios o clientes. El tiempo corría, los gastos crecían, los clientes no aumentaban, el capital se agotaba y los cierres se encadenaban. En 2001 vivimos el final de la moda de las “puntocom”.

autonomous-computingEn 2002 empezó a notarse el “ruido” de las campañas de los fabricantes de ordenadores sobre «utility computing», «e-business on-demand», «autonomic computing», «adaptive enterprise»… Parece que necesitaban software con el que ofrecer computación flexible sobre sus redes de ordenadores, y empezaron a anunciarlo. Los analistas trataban de separar la realidad del marketing de los grandes fabricantes y outsourcers a la hora de gestionar “elásticamente” el proceso de datos.

Al poco cambió el punto de mira de los medios. Los servicios web comenzaron a adquirir protagonismo. ¿Es la «computación en la nube» tan sólo una moda promovida, en este caso, por las «empresas de internet»?

No lo creo. Ni Google ni Amazon gastan mucho dinero en campañas de comunicación. Cuando lo hacen, sus objetivos suelen ser otros. Prefieren lanzar nuevos servicios para que sus clientes los prueben y, si les gustan, los recomienden.

Amazon sigue sorprendiendo porque lleva más de doce años en la web con una trayectoria ascendente. Está marcando una diferencia con los otros dos grandes pioneros, Yahoo! y eBay, al brindar uno de los casos más destacados de la «cloud computing».

Google, Amazon, Salesforce, Yahoo… van abriendo a sus clientes el uso de sus plataformas, desarrolladas para sus servicios. Tienen bastantes años de experiencia en la explotación de sus infraestructuras respectivas. Operan con unos costes mucho menores, y sospecho que brindan unos niveles de servicio mejores que los ofrecidos por los outsourcers (no tengo datos para comparar). Además, los prestan en condiciones muy poco favorables para ello: con cambios constantes. No debemos olvidar que las capacidades necesarias para gestionar procesos industriales son distintas de las que demandan los servicios a medida.

intel_virtualizationPara haber logrado esto han empleado varios elementos distintivos. Uno ha sido el uso de máquinas estándar y herramientas de código abierto. Otro el consolidar servidores para ahorrar espacio y energía en sus centros de proceso de datos. También han utilizado software para automatizar los procesos de gestión de sistemas y aplicaciones, ya fuera distribuyéndolos entre varios ordenadores o alojando varias «máquinas virtuales» en un servidor físico. Han debido de industrializar muchas tareas empleando herramientas de terceros y propias, como compañías abiertas que se declaran.

Hay que considerar que, en 1998, resurgió la virtualización de máquinas con VMware para extraer más rendimiento a los servidores infrautilizados. Un software de este tipo, que antes sólo se usaba en los mainframes, permite correr varios entornos de proceso en servidores básicos, máquinas que ya disponen de prestaciones significativas. Otra herramienta de virtualización muy popular al ser de código abierto es la del proyecto Xen. Su compañía promotora fue adquirida por Citrix en 2007. Es la empleada por el AWS EC2.

Amazon tiene 80 millones de clientes que usan satisfactoriamente el software que ofrecen en la “nube”. La enorme mayoría son particulares y pequeñas empresas, pero también hay corporaciones que confían en sus niveles de servicio: Target, Marks & Spencer, Mothercare, The New York Times, Nasdaq OMX…

jeff-bezosOfrece sus AWS de infraestructura para que sus clientes ejecuten sus aplicaciones sobre ella (más de 300.000 desarrolladores). ¿Será porque, sin hablar del precio, su utilidad (rendimiento, seguridad, disponibilidad, interconexión, flexibilidad…) compara muy bien con la lograda on premise y la ofrecida por los servicios externos tradicionales?

Hay prescriptores que recomiendan probar la nube con precaución y, al igual que refieren sus ventajas, alertan sobre los inconvenientes o riesgos que deben considerarse. No obstante, me parece que no dicen nada que no se haya tenido que tratar antes con los proveedores externos y empleados internos: seguridad, respaldo, regulaciones, niveles de servicio, terminación…

Internet se ha convertido en una herramienta para los negocios muy potente. Personalmente creo que la futura competitividad de las empresas pasa por confiar en las nubes gestionadas de manera industrial por profesionales. Ello permite asegurar el cumplimiento de los requerimientos exigibles. Las empresas que no adopten los nuevos planteamientos se quedarán en la edad de piedra digital.

En mi opinión, los dos criterios más importantes a evaluar para poder confiar en la nube serán que las aplicaciones se hayan diseñado para ser robustas, y que exista siempre la posibilidad de migrar a otro servicio alternativo.


[Ilustración 1: Pioneros de internet. David Simonds]
[Ilustración 2: Gartner Hype Cycle for Server Technologies? 2002. ZDNet Korea]
[Ilustración 3: Esquema de virtualización Intel Itanium. ZDNet Asia]
[Foto 4: Jeff Bezos. Wired]

Entradas relacionadas: Servicios externos, El software de la nube, Red como computadora, La nube de Amazon.

Actualización: Amazon EBS – Elastic Block Store has launched

Posted in computación | Etiquetado: , , , , , | 2 Comments »