Blog de JoseMPelaez

Aprendimiento: aprender del entorno con atrevimiento

Posts Tagged ‘periodismo’

Ventana al mundo

Posted by josempelaez en Miércoles, 15 julio 2009

Cuando era un crío no solía oponer resistencia a la realización de los deberes que me ponían en el colegio o en casa. De mayor lo he llevado bastante peor, pero a veces los asumo. ¿Será que vemos la realidad con nuevos prismas, gafas, cristales, ventanas…?

encierro_san-fermin

Mozos con toro bravo sin embolar en Pamplona (Reuters, The Boston Globe, 090713)

Aprovecho el embolado del meme que soltó mi querido colega Luis al final del “Festival de San Fermín” para volver a abrir un hueco en los visillos de mi ventana al mundo. Hace bastantes días que los tenía corridos y no dejaban ver casi lo que pasaba por el interior de mi caverna mental, donde también deben agazaparse los temores y retos de mis ancestros.

No es que ocurra algo especial que no me convenga que sea visto desde el espacio que me rodea. Sólo sucede que estamos al final de una etapa empresarial; es decir, al comienzo de otra. Por un lado había que aprobar y registrar las cuentas y por otro decidir cómo seguimos después de no haber encontrado esta vez el consenso que siempre habíamos logrado entre los socios hasta la fecha. Seguimos con esta decisión pendiente, y me temo que debamos esperar al nuevo curso académico para terminar de mover la tela y despejar el panorama.

No teniendo aún las cosas suficientemente claras, necesitaba concentrarme en una semipenumbra que redujera mis distracciones, aunque ello no haya impedido que siguiera mirando hacia el exterior y participase en alguna de las conversaciones derivadas de lo que seguía leyendo para seguir relacionando ideas.

Considero que uno nunca llega a saber bien lo que es. Nuestra mente, esa cosa cerebral que determina las identidades al cultivar nuestros actos reflexivos y viscerales y guardar nuestras experiencias, funciona más mal que bien. Me parece que los pronósticos Stephen Hawking sobre la evolución autodiseñada distan mucho de estar a la vuelta de la esquina.

Considerando la invitación de Luis para que me autodefina, y como él ya se ha apoyado en la curiosidad para la suya —algo que también suelo considerar como parte de mi ser al hablar del “bice”: crítico y curioso—, diré que me gusta sentirme como imagino que deben de sentirse los observadores, los exploradores, los aventureros, los descubridores…

¿Y como enlazamos ese mundo con el entorno geek del meme referido sobre qué puedo llegar a ser?

Pues se me ocurre que la ventana no es una mala metáfora. De manera análoga a como el navegador de internet permitió que una buena parte del mundo pudiera moverse en la Red, los terminales informáticos y los ordenadores personales equipados con interfaces de ventanas habían facilitado antes el que pudiéramos aprovecharnos de las máquinas para alimentar y transmitir nuestros pensamientos, aunque fuera en entornos mucho menos abiertos.

toro_torero

Faena del torero (AP/Daniel Ochoa de Olza; The Boston Globe, 090713)

El plano inclinado, la palanca, la rueda, la polea, el engranaje, el molino, el aparejo náutico, la máquina de vapor, la pólvora, el motor de combustión… permitieron que los músculos fueran dejando su protagonismo primitivo a otra parte del organismo humano que también necesita del alimento. Las novedades en el food for thought dan lugar a debates interesantes para seguir descubriéndonos.

Además, las ventanas también permiten mirar desde ambos lados, y podemos utilizarlas para vernos sutilmente reflejados. Ello me lleva a la ventana de Johari, que Raúl recordaba hace tres meses a propósito del feedback.

Llegado a este punto, aprovecho para explorar la opción de que Raúl se deja liar con este meme. Como él me ha venido a la cabeza por lo de la ventana que acabo de escribir, paso también a intentar enredar a Fran, que me dijo ayer que me veía bastante crítico cuando escribía en este blog sobre nuestro entorno económico. Le respondí que también lo hacía sobre otros asuntos que buscaba comprender mejor con la ayuda de los demás.

Lo intentaré finalmente con Ramón, con el que compartí de niño ventanas de aulas en Chamberí sin llegar a conocernos por no ser del mismo curso. Debimos de mirar a cosas distintas porque no guardamos los mismos recuerdos del hermano marista Alejandro. ¿O será esto debido a nuestras mentes chapuceras?

Ramón ha descubierto luego muchas otras cosas viajando por diversas tierras en conflicto. Hace poco que se ha aventurado a escribir en la blogosfera para compartir y dialogar con sus lectores, lo que en este medio no se hace como en la prensa tradicional. Pues que descubra también lo que es un meme, y que lo lidie como sepa, pueda y quiera 😉

Entradas de este cuaderno con alguna relación: Cuestionar lo sabido, Disfrutar de la curiosidad.

Suscribirse a las entradas.

Posted in general | Etiquetado: , , , , , , | 3 Comments »

Periodismo, opinión y libro electrónico

Posted by josempelaez en Domingo, 15 febrero 2009

Esta semana se ha seguido tratando mucho de asuntos políticos y bancarios, pero también se ha escrito y hablado de los libros electrónicos. Con este motivo, lógicamente, he escuchado opiniones diferentes de las mías. Lo que me molesta de muchas de estas situaciones es que los periodistas de algunos programas informativos presenten sus opiniones personales como si fueran las acertadas. Parecen olvidar un distingo básico en su actividad profesional: opinar no es informar.

vida-de-periodista

Se puede cambiar periodista por 'bloguero' y los nombres por Iñaki, Juanjo… (cc Manel Fontdevila, Público 081213)

Hace unos diez días tuve oportunidad de ver en la televisión a Iñaki Gabilondo opinando de manera contundente sobre la culpa de los bancos en la presente crisis económica española. Luego leí una comentada y entrada de IC que comenzaba irónicamente: «Carta del apóstol Gabilondo a los creyentes: en verdad os digo, queridísimos hermanos, que no sois responsables de nada, que todo lo que os ocurre os es ajeno, que vuestros pecados serán expiados por su verdadera causante, que no es otra que la Gran Bestia, la Banca.» 

Teniendo esa opinión en la cabeza, anteayer escuché a Gemma Nierga en la radio generalista del mismo grupo de comunicación. Me llamó la atención alguna pregunta y comentario que deslizó en apoyo de los de su amigo, trabajador esforzado y colaborador habitual en el espacio de los viernes, que versó en esta ocasión sobre «La revolución del ebook». No me pareció que entendieran bien alguna de las implicaciones de los libros electrónicos, aunque he de reflejar que Nierga reconoció a su comienzo y término que no sabía bien qué se iba a tratar en el espacio radiofónico sugerido por su compañero de grupo mediático.

Abordaron el tema porque al excelso colaborador y crítico con internet de mi generación,  le preocupaba que, con motivo de la aparición del Kindle 2, se estuviera hablando tanto de ello sin pensar en las eventuales consecuencias. También se resaltó el hecho de que el BOE ya no se imprimiera en papel, pero no hablaron de sus implicaciones. Lo que le interesaba, paradójicamente, no era el descubrir nuevos usos y posibilidades de estas publicaciones, sino el hecho de que la cadena tradicional de los libros no se estuviera preparando para lo que se le venía encima, especialmente teniendo la experiencia de la música.

(cc zen, Flick 080421)

'Escultura' de libros viejos (cc zen, Flick 080421)

Suelo prestar atención a este tipo de manifestaciones en relación con las innovaciones que van apareciendo en el mercado. Me parece que hay una mayoría relevante que sólo se preocupa por defender sus “derechos adquiridos”, aunque ello dificulte el cambio, el progreso y la evolución, como sufrieron Charles Darwin y Abraham Lincoln. Esta semana hubieran cumplido 200 años en su defensa de la evolución por selección natural y de la abolición de la esclavitud, cuestiones que hoy siguen contando con opositores.

Compartiendo tiempo con las dos invitadas que también intervinieron (Elena Ramírez, editora de Seix Barral y usuaria del Kindle; Carmen Balcells, editora de libros electrónicos en España), hablaron de sus grandes ventajas y dejaron claro que ya eran una realidad, aunque aún faltasen cosas por desarrollar. También comentaron que su difusión dependerá de las funciones que aporten los nuevos dispositivos: conexión, traducción, relación semántica,  anotación manual, iluminación, sonido, vídeo…. Estuvieron de acuerdo en que su éxito no radicará en la emulación de los objetos impresos que reemplazaron a los bártulos de Bartolo de Sassoferrato, que no desaparecerán.

Aclaro que la última referencia histórica es de mi cosecha. Quiero recordar que no siempre hubo libros impresos. No obstante, no se impuso el pago de un canon, ni se prohibió la circulación mundial, para intentar defender los ingresos de los escribanos que perdieron su empleo; copiaban manual y analógicamente los apuntes de los discípulos de Aristóteles y demás obras legadas por sus autores. Históricamente, éstos  se han ganado la vida de formas distintas de la que se fundamenta en la comercialización de copias producidas de forma industrial.

juanjo-millas_premio-narrativa

Juan José Millás gana el Premio Planeta con 'El Mundo' (©Toni Garriga-EFE, 20Minutos 071016)

Tras despedir a las editoras invitadas y hacer un corte de publicidad, escuché al premiado escritor y articulista periodístico declarar algo así como que “a los de la música les habían cogido por la espalda“. Supongo que, en el papel de “cogedores”, se estaba refiriendo a los “piratas de internet”, es decir, al gran número de ciudadanos que comparte privadamente archivos digitales sin ánimo de lucro de forma legal mientras el ministro de Cultura quiere penalizarlos.

Hablando de “coger”, no he tenido más remedio que relacionar su manifestación con las declaraciones de Víctor Manuel publicadas ayer por un diario de la tierra de mis abuelos paternos, de la que muchos emigraron a América. Allí fue mi tío y padrino Manuel, que se marchó a Uruguay por una herencia antes de que yo naciera. Nunca regresó y no heredé nada de aquello. La vida es dura. Hay que moverse y cambiar en pos del sustento. Los abuelos de unos golpeaban con picos las galerías de Siero y los de otros usaban chuzos por las calles de Madrid. Los nietos hemos vivido de otras cosas, y hemos de seguir adaptándonos —cada vez con mayor celeridad— dado que la Tierra debe alimentar más bocas de forma sostenible.

Sin embargo, lo que me pareció más llamativo del programa referido es que el trabajador de origen humilde reconocido ahora como literato, que no como economista, jurista, tecnólogo, psicólogo o sociólogo, sostuviera descaradamente que hay medios para evitar que a “los de los libros” les pase lo mismo que a “los de la música”. Esta criatura sostuvo que se pueden defender los derechos de los autores desconectando a los internautas que no los respeten, como se está haciendo en otros sitios. Por cierto, me pareció que daba por hecho que esta medida se iba a terminar adoptando en España.

Los periodistas radiofónicos no recogieron ni hablaron de otras opiniones de buenos conocedores de la materia (libro electrónico) en relación con los derechos de autor. Tampoco se refirieron a noticias como la de que Google está pagando a los autores de los libros que escanea.

Ayer no supe resistir el impulso de enviar a Nierga el mensaje de correo siguiente (editado):

juanjo-millas_premio-planeta

El escritor Millás firmando en la Feria del libro de Madrid de junio de 2007 (cc Rafael Robles, Flick 070602)

Estimada Gemma:

En el programa de ayer sobre el libro electrónico tuve oportunidad de escuchar algunas declaraciones de Juanjo Millás sobre cómo se podrían proteger los derechos de los autores imponiendo ciertas medidas desde el poder.

Sin entrar a evaluar las posibilidades técnicas y legales que existen realmente para controlar las comunicaciones y relaciones de intercambio libre sin ánimo de lucro entre los ciudadanos, me gustaría que considerases que las leyes sobre los derechos de los autores cambian con el tiempo (hace pocos siglos no existían; me refiero a esas leyes, no a los autores). ¿De qué vivían los autores literarios y musicales antes de que se inventasen la imprenta y el fonógrafo?

También te agradecería que valorases el que algunos gremios de trabajadores, como el de los autores estadounidenses, hacen propuestas idiotas (propias de ignorantes) que son rechazables desde el punto de vista de la gran mayoría de los ciudadanos. Éstos son quienes eligen a sus representantes que votan las leyes y los que deciden cómo gastar su dinero comprando libros encuadernados, reproductores electrónicos, conexiones de banda ancha, etcétera. Como los recursos son limitados, hay que maximizar las utilidades de todos, y no sólo de una parte.

Animándote a que sigas difundiendo las enormes posibilidades de los libros electrónicos, y a que contactes con otras personas que me parece que saben algo más que Juanjo sobre ebooks y nuevas tecnologías de información, te saluda cordialmente,

papyre-61

Imagen del Papyre 6.1 (cc guatman, Flickr 080116)

José Mª Peláez
Oyente esporádico

Confío en que los periodistas o comunicadores con presencia en los medios de información recuerden que su trabajo ha de facilitar la creación de opinión entre los ciudadanos, pero no consiste en respaldar la de sus amigos o en colarnos la suya, como si fuera “palabra de dios”, aprovechando su control de la palestra. Tampoco debieran limitarse a reforzar los puntos de vista de sus invitados sin ofrecer otros ni exponerlos a razones contrapuestas.

Una de las ventajas de internet es que los ciudadanos disponemos ahora de un gran medio de expresión y acción, aunque Juanjo Millás considere que «Un tonto es tonto en analógico y en digital, en diferido y en directo. La fantasía de que en Internet hay más inteligencia que en el universo de papel no está contrastada y nos hace perder mucho tiempo.»

Ahora no tenemos que ser Millás ni disponer de dinero para publicar nuestro punto de vista y conectar con otros ciudadanos. También podemos coordinar acciones de respuesta frente a los “mensajes emanados del poder” para tratar de poner coto a los desmanes de las nuevas generaciones, perpetuar los modelos obsoletos y pagar así hipotéticas deudas electorales, por decir algo.

[Actualización: «“La SGAE necesita borrón y cuenta nueva”»

Entradas de este cuaderno con alguna relación: ¿Podrá soportar España 4.000.000 de bajas de clientes de banda ancha?Escenificación estúpida sobre bancos, La marcha de las generaciones.

Suscribirse a las entradas de este cuaderno mediante un lector.

Posted in educación | Etiquetado: , , , , , , | 6 Comments »

Información accidentada

Posted by josempelaez en Lunes, 25 agosto 2008

La catástrofe aérea de Barajas muestra que debemos mejorar la forma de reaccionar ante un desastre desde los planos informativo y organizativo. También ha dado ocasión para que algunos intentaran aprovechar el aluvión mediático en defensa de sus intereses particulares.

«Je suis désolé» es una de las pocas expresiones que recuerdo del francés aprendido en la enseñanza secundaria de los 60. Después de haberlo sentido mucho, la aflicción, el desconsuelo, la tristeza… que me afectaron inicialmente —tras el reciente desastre aéreo en el aeropuerto de Barajas— han ido migrando hacia el desconcierto, la contrariedad, el disgusto… por mi percepción de lo que estuvo sucediendo luego.

avion_spanair

Imagen de archivo del avión de Spanair siniestrado. (Foto: AFP)

Nos sigue quedando mucho por aprender. Opino que el tratamiento que damos a la información en este tipo de sucesos es malo, francamente malo. Directivos, periodistas, políticos, trabajadores, ciudadanos…, todos hemos de preguntarnos sobre lo que debiera mejorarse en circunstancias de esa naturaleza.

¿Está establecido que los familiares y amigos de las víctimas de un accidente aéreo sólo puedan confirmar los pasajeros mediante una llamada del transportista? ¿Cómo se va a evitar que reciban informaciones imprecisas a través de los que cuentan lo que creen saber o haber visto u oído? ¿Por qué no se publican inmediatamente los datos contrastados que se van teniendo sobre los hechos?

En el caso del avión de Spanair en Madrid, la lista de pasajeros embarcados, el historial de operación y mantenimiento del aparato estrellado, la grabación de AENA del despegue, el número y distribución de heridos en los hospitales… eran informaciones tratables informáticamente. En contra de lo que hicieron algunos, considero que debieran haberse ofrecido a todos los involucrados al cabo de muy poco tiempo. No pueden escudarse en la posibilidad de errores. ¿A quiénes preguntaron o qué hicieron para verificar la lista del pasaje publicada pasadas varias horas? El siniestro no ocurrió en un país poco desarrollado, ni en un lugar remoto o aislado de la geografía española.

Me parece que son demasiados los que consideran que los directivos, técnicos o autoridades (de las empresas u organismos involucrados) que no están en la comisión de investigación tienen más capacidad para entender lo ocurrido y analizar los datos de un accidente que los demás interesados. Por consiguiente, según esos, la mayoría no tenemos por qué conocer las informaciones de partida ni las hipótesis causales, sino sólo las conclusiones, pero para éstas hay que esperar muchos meses.

No obstante, nadie va a evitar que los humanos emitamos opiniones y juicios, y que éstos, aparte de que puedan ser precipitados, se apoyen en suposiciones. La carencia de datos veraces y claros sólo provocará que especulemos más y peor. Por tanto, algunas de las conjeturas, hipótesis, deducciones o valoraciones hechas con datos cuestionables no serán más que estupideces, o intentos burdos de manipular la opinión pública si hay intereses espurios, como creo que ha habido en algún caso.

¿Por qué los directivos no informaron inicialmente con más claridad sobre la causa del retraso en el primer intento de despegue? Habiendo tanta regulación, ¿por qué no hay mejores límites a la discrecionalidad con la que actúan las compañías aéreas, autoridades aeroportuarias y comandantes de vuelo cuando “secuestran a los viajeros” una vez facturados los equipajes, traspasados los controles y efectuados los embarques?

accidente_aereo_cd080823ePor otra parte, en este caso, creo que los periodistas han estado por debajo del nivel exigible en demasiadas ocasiones. ¿Quién manda a los que, micrófono y cámara en mano, tratan de obtener imágenes morbosas o declaraciones emocionales y acusadoras de los más afectados? ¿Dónde han aprendido a hurgar en la herida y formular preguntas propias de gilís? ¿Cómo se titulan las noticias para extractar sin errores el cuerpo de la información? ¿Para qué lanzan cuestiones al aire en vez de buscar a los que saben las respuestas? ¿No deberían contrastar mejor sus informaciones?

Si miramos a los jefes de los “informadores”, no creo que encontremos un panorama mejor. ¿Por qué algunos decidieron presentar opiniones parciales como parte de un análisis de causas del accidente? ¿A quién pretenden imputar la culpa algunos editores con pocos escrúpulos? ¿Por qué dan rango de información a cualquier majadería que diga un afectado, por mucho que lo esté? ¿Cuál es la noticia: el dolor, la impotencia, el deseo de venganza o la supuesta responsabilidad de alguien?

Tras la catástrofe del Prestige, ¿quién es el jefe partidista que ahora osa no personarse en el lugar de una tragedia para decir «esta boca es mía»? ¿A santo de qué viene enzarzarse en “batallitas” irrelevantes sobre quién fue el primero en activar el plan de emergencia en Madrid? ¿Por qué unos políticos técnicamente ignorantes revelan los comentarios privados de otros que saben menos de aeronáutica que muchos miles de ciudadanos? ¿Qué pretenden examinar los parlamentarios en paralelo con la comisión de investigación? ¿Es que van a revisar las prioridades de gasto en los presupuestos o abroncar a una ministra por un retraso de ejecución que no hubiera impedido nada?

Me sorprendió la rapidez con la que salieron a la palestra televisiva los sindicatos de técnicos de mantenimiento y pilotos de aeronaves a dar sus versiones y opiniones sobre lo que estaba sucediendo. Según ellos, ambas categorías de trabajadores no tienen que decidir nada en este tipo de circunstancias. Dicen que todo lo que hacen está determinado por unos procedimientos escritos. Me parece que esos portavoces no mostraron mucha vergüenza al sostener esa postura. También me parece que no fueron buenos profesionales quienes les preguntaron cuando trataron de hacernos creer que los afiliados a sus gremios no son responsables de nada en relación con el mantenimiento y vuelo de los aviones (¿sólo siguen instrucciones de manual?).

spanair_protesta

Manifestación, en agosto, de los trabajadores de Spanair contra el ERE y por la falta de personal. (Foto: J. Avelló)

Me ha parecido torticero el proceder del SEPLA con sus comunicados relativos a las circunstancias empresariales de Spanair y las negociaciones laborales en curso. ¿Es que sólo los directivos representan a su empresa? La patronal ha tenido que replicar. Si los pilotos de verdad creyeran que las operaciones estaban sufriendo por la crisis de la empresa, ¿por qué retiraron la última proclama de su web al conocer el accidente pocas horas después de haberla difundido? ¿Qué dudas querían sembrar para negociar mejor cuando lo más sensato era sostener que una tripulación no se juega la vida si estima que hay algo que va mal?

Los mayoría de los humanos siente la pérdida de vidas, tanto en accidentes de escaso interés mediático como en catástrofes concentradas en el espacio y el tiempo. En momentos de emociones intensas, ya sean individuales o colectivas, a veces expresamos nuestros sentimientos con palabras que no resistirían un mínimo análisis racional, pero que nos resultan muy útiles para poder continuar la vida. Nuestros problemas pueden comenzar cuando alguien las usa para otros fines, o cuando nos empeñamos en buscar una causa, origen, responsable, acusado, culpable… para cobrarnos un precio por lo sucedido.

¿Quién decidió que viviésemos nosotros y no el hermano que no nació porque nuestra madre abortó accidentalmente? ¿Por qué ha de ser más asumible la muerte por enfermedad que en un incendio? La vida está llena de accidentes. Todos alteran el orden regular de las cosas (según nuestro insignificante punto de vista). Unos son menos fortuitos y más predecibles que otros, pero todos tienen efectos inalterables. El riesgo es inevitable. Lo que podemos hacer, como seres racionales, es tratar de identificar las circunstancias que rodearon lo sucedido para poder prevenir su repetición si condujeron a algo desagradable o doloroso.

Descansen en paz los muertos. Encontremos consuelo para vivir los que moriremos más adelante y, mientras llega ese momento, intentemos dejar información precisa, puntual y plena a nuestros descendientes, algo que nuestra técnica y cultura permiten sobradamente.


[Foto 1: Avión MD-82. AFP]
[Imagen 2: Titular erróneo (rectificado parcialmente: no en la foto). Cinco Días]
[Foto 3: Protesta de trabajadores. El Mundo]

Entradas relacionadas: —

Posted in gestión | Etiquetado: , , , , , | 3 Comments »