Blog de JoseMPelaez

Aprendimiento: aprender del entorno con atrevimiento

Posts Tagged ‘software’

Navegar hacia las nubes de datos

Posted by josempelaez en Jueves, 5 marzo 2009

El reciente nombramiento de un director de sistemas de información en el nuevo gobierno estadounidense me permite relacionar otra vez el software y la política. Los criterios que han impulsado la mejora y el acceso a los datos también conducen a potenciar el uso de aplicaciones web que saquen partido de la «computación en la nube». Este enfoque puede trasladarse fácilmente a otros terrenos donde deben cooperar diversas entidades, como el de las «cadenas de suministros».

cartel-publicitario_derribado-viento

Cartel derribado por viento. Madrid (©ÁlvaroGarcía, El País 090305)

El temporal ha arreciado y el viento se ha mantenido soplando fuerte y constante por España en estos días. Además, las tasas de desempleo han seguido subiendo, los tipos de interés han continuado bajando y los juegos de los políticos, aunque hayan rolado, no han amainado demasiado. Parece que quedaron atrás los rompientes de los lances cinegéticos, de las filtraciones periodísticas, de las contiendas electorales…, pero ahora tenemos delante los bajíos de los coches gallegos, de los espías madrileños, de los golpes vascos

Todavía quedan cargas en mi tintero para escribir sobre varios aspectos que considero paradójicos en relación con la situación social que nos afecta, y mucho. Sin embargo, voy a dirigirme a otras aguas menos borrascosas y provocadoras de naúseas. Trataré de mantener el rumbo emprendido después de la virada en mi última navegación web a bordo de este cuaderno de bitácora. Resulta que, cada vez que intento adentrarme en los mares de la economía y la gobernanza española, termina surgiendo en mi mente la sensación de deslizarme por terrenos casi ignotos por irracionales. Navegando por zonas donde prevalece un oleaje de intereses creados y respuestas viscerales, se termina levantando mi temor a un naufragio tenebroso.

En mi entrada previa puse rumbo hacia la participación ciudadana y el desarrollo de software al traducir la mayor parte de un artículo donde se lee que «we need to create open innovation platforms for citizens to create solutions for themselves». Uno de sus enlaces apuntaba al concurso Apps for Democracy, en cuya organización había participado la agencia digital del redactor del texto. Hoy he recordado esta iniciativa al conocer el nombramiento de otro de sus promotores como nuevo CIO del gobierno estadounidense

Vivek Kundra, que hasta ahora era el CTO del Distrito de Columbia (Washington DC), fue premiado por el MIT Sloan CIO Symposium en 2008 como un innovador en el uso de las tecnologías de información. Ha sido uno de los tecnólogos que ha contribuido a los planes de acción del gobierno federal. Como anécdotas ilustrativas cabe reseñar que es usuario de Twitter y que ha promovido el empleo de las aplicaciones web de Google entre los funcionarios de WDC como alternativa a la suite de Microsoft Office que tenían.

Vivek Kundra escuchando (cc David Clow, Flickr 080725)

Vivek Kundra (34 años) escuchando (cc David Clow, Flickr 080725)

Entre las políticas implantadas está la de emplear tecnología ya disponible comercialmente —en vez de encargar desarrollos específicos a los proveedores habituales en este tipo de adjudicaciones—. Para lo que deseo anotar hoy aquí, me interesa subrayar también el criterio de gestión de potenciar la transparencia y la participación ciudadana eliminando barreras para acceder y compartir la información. [Vamos, algo distinto de lo que pasó ayer con el uso de Twitter en la Asamblea de Madrid, por ejemplo.]

En la línea de fomentar la participación, el concurso de aplicaciones referido ha recibido 47 propuestas para ser votadas por los futuros usuarios, es decir, por los ciudadanos. Una de las condiciones era la de usar los datos que se publican para favorecer los desarrollos web de mash-ups empleando técnicas estándar y ágiles. Con esta iniciativa también se perseguía el superar las anticuadas y toscas herramientas de ofimática que aún lastran la productividad de las personas y grupos en muchas organizaciones públicas y privadas.

La facilitación del acceso a las bases públicas de datos me ha recordado la disponibilidad de los Amazon Public Datasets. Se anunció poco después de una conversación que tuve con el autor de Nubeblog sobre el futuro de la captura y explotación de datos en La Nube. En ese encuentro comenté con Diego Parrilla —que hoy promueve la tecnología de Abiquo— las posibilidades y ventajas de las nubes públicas frente a las privadas. Las primeras permiten la explotación de los datos que son de interés para muchas personas y organizaciones, o que son susceptibles de tipos distintos de aprovechamiento. 

tienda-ropa

Tienda de ropa variada (Phil's Stock World Favorites, 080611)

Para ilustrar mi postura usé ejemplos de las «cadenas de suministros» para el aprovisionamiento (supply chains), algo que yo prefiero llamar «redes de abastecimiento» de la demanda (demand networks). Por ello también he recordado mi enfoque tras leer ayer un artículo de AMR Research sobre «Categorizing Content in the Supply Chain». Trata de los desafíos que plantea la gestión de los distintos tipos de datos (“contenidos”) que se manejan en las supply chains, de los que algunos han de ser necesariamente compartidos por distintos motivos. Uno de los casos que menciona es el de los efectos de las terapias sanitarias, situación que en España resulta de actualidad ante el caso de unas vacunas contra el cáncer de útero.

El análisis de datos agregados puede aportar un gran valor, aunque resulta escaso cuando se limita al plano individual. El contenido y precio de un carro de compra semanal de una familia aporta cierta información, pero no es comparable con la del análisis de todas las compras de esa familia durante un largo periodo de tiempo. Tampoco lo es con el valor que pueden obtener los comerciantes capaces de procesar adecuadamente los datos agregados de consumo por artículos y clientes en toda clase de segmentos zonales y temporales.

Podemos encontrar otros ejemplos ya también clásicos en los actuales servicios disponibles en la web para muchos usuarios que comparten información por encima de la plataforma, como el recién lanzado Likaholix. Sin embargo, los ejemplos más antiguos y lucrativos provienen del sector financiero —pionero y usuario intensivo de los ordenadores—, como exponía IC en «el front running, la madre de todos los negocios».

Todo esto me lleva a pensar en otra idea, pero ya la compartiré en la entrada siguiente.

Entradas de este cuaderno con alguna relación: ¿Jugamos a la política o desarrollamos algo?, Captura de datos en la nube, Conmutación a la nube.

Suscribirse a las entradas de este cuaderno mediante un lector.

Posted in software | Etiquetado: , , , , , | Leave a Comment »

Conmutación a la nube

Posted by josempelaez en Viernes, 7 noviembre 2008

En la entrada previa comenté un par de informaciones periodísticas sobre dos materias técnicas que creo que van a representar un papel muy relevante en el futuro de internet: la banda ancha sin cables (Wi-Fi 2.0, ya sea TV white space o WiMAX) y la computación distribuida (grid computing). En ésta trato de aclarar los distingos entre las informáticas de la "cuadrícula" y de la "nube", además de referirme a algunas desventajas y ventajas de la segunda.

grid-supercollider-diagram

«The Grid» en el 'Supercollider' del CERN (Computerworld 051010)

El reportaje de El Periódico vinculado el miércoles equiparaba los conceptos de grid y cloud computing al decir: 

«El grid es un software que permite no solo acceder a páginas web, como ahora cuando se navega por internet, sino también registrar datos en una nube de ordenadores dispersos por todo el mundo e incluso utilizarlos para hacer cálculos (de ahí lo de computación por nubes, otra denominación de la tecnología grid). “En el futuro, las memorias USB serán superfluas porque se podrá enviar toda la información a miles de máquinas remotas”, explica Diego Mariño, cofundador de Abiquo.»

Evidentemente, un artículo de divulgación para directivos o gran público no suele entrar en detalles o distingos técnicos. No obstante, creo que tenemos que diferenciar la semántica o la tecnología subyacentes para poder comprender en qué consisten ciertos conceptos y, especialmente, para reconocer sus potenciales aplicaciones e implicaciones. No son muchos los redactores científicos o técnicos que escriben entendiendo bien lo que hay detrás de lo que leen o escuchan, y ello puede transmitir ideas mal extractadas o formadas. Considero que ello puede conducir a repetir afirmaciones propias de un tiempo pasado que ya no se sustentan en las nuevas evidencias.

En este cuaderno de apuntes he tratado de buscar anteriormente los orígenes históricos de esos dos conceptos, muy vinculados a internet. Hasta donde he sabido investigar, «The Grid» es como se conoce en los EE. UU. a la red de generación y distribución de electricidad. En informática se ha utilizado cuando se ha aplicado a internet el modelo de  computación distribuida entre varias máquinas procesando información en paralelo que se usa desde la segunda mitad de los 60. Paralell y distributed computing fueron las expresiones que se emplearon inicialmente para este enfoque, mientras que grid computing comienza a emplearse en 1997 para referirse al proceso en clusters heterogéneos y dispersos en la WAN.

cern-datagrid

The DataGrid Project 'OSI certified' (CERN project funded by EU)

Es la misma época en que se prueba el acceso a internet a través de la red eléctricaLa información llega al punto de consumo de forma instantánea procediendo de fuentes cambiantes en un proceso que resulta transparente para el usuario. En 2000, tras percatarse de que el supercomputador basado en MPP no iba a resolver su problema, el CERN decidió explorar el enfoque grid para poder procesar las ingentes cantidades de datos que planeaba obtener al explotar su futuro «Large Hadron Collider». El proyecto del LHC fue aprobado en 1994 y el del DataGrid a final de 2000. La nueva instalación arrancó en septiembre. En abril habían presentado en sociedad su nueva “the grid para poder almacenar y tratar los datos de los experimentos (Worldwide LHC Computing Grid – WLCG).

Por otra parte, «The Cloud» se ha convertido en una referencia común a internet al ser una de sus formas más usuales de representación gráfica en los esquemas de sistemas de información. La expresión cloud computing ha venido empleándose desde hace poco más de dos años y parece gustar mucho a los especialistas de marketing, por lo que su empleo va en aumento y se ha puesto de moda, como refleja The Guardian. Suele aplicarse cuando los recursos de proceso, los de almacenamiento o las aplicaciones están en un sistema informático al que puede accederse a través de una simple URI de internet, que abstrae a la persona o máquina que los usan de toda la complejidad que suele haber detrás. En ciertos casos se emplea como sinónimo de utility o de on-demand computing, que no tienen por qué ofrecerse desde internet, como tampoco el grid, aunque hoy sea ya lo más frecuente.

Por consiguiente, entiendo que la redactora de El Periódico asocia indebidamente las expresiones “tecnología grid” y “computación por nubes” que, dicho sea de paso, no sería la traducción más adecuada al español. El enfoque grid ha existido desde hace décadas dentro de las organizaciones, aunque haya sido con otros nombres y sin tanta heterogeneidad de máquinas. Su extensión afronta dificultades cuando se quieren combinar recursos dentro y fuera de los límites o cortafuegos de las estructuras organizativas tradicionales.

cern-globe-palais

CERN Globe Communication building (© Thomas Janster, Expo 2002)

Como dice Diego:

«”Las grandes empresas se montarán sus grid internas para no compartir datos”, dice Mariño. La privacidad y la confiden cialidad son cuestiones cruciales en la nueva tecnología. “Sin embargo –concluye–, todo el mundo es consciente de que para explotar al máximo su potencial es necesario converger en una única red. Un poco como cuando, en los años 80, las redes de distintas universidades y empresas se coordinaron y dieron vida a internet”.»

El empleo o combinación de servicios informáticos localizados “en la nube” ha planteado muchas objeciones de los directivos de las grandes empresas relacionadas con la disponibilidad (robustez, fiabilidad), seguridad (confidencialidad, privacidad), integración (conectividad, interoperabilidad) e independencia (control, regulación, portabilidad). Considero que un buen software o middleware para grid puede resolver satisfactoriamente todas y cada una de estas cuestiones relevantes. A esto me refería cuando escribía más arriba que no se debe argumentar con premisas basadas en ideas mal formadas, o en simples creencias anticuadas que no resisten una mínima comparación de datos. Considero que hay bastantes mitos, paraguas de cobertura, comportamientos gregarios y problemas de agencia en este terreno.

cern-datacenter-storage

Almacenamiento de datos en un supercomputador (© CERN, 1999)

De momento sólo añadiré que aprecio contradicciones en la postura conservadora, como el propio reportaje creo que pone de manifiesto. Considerando las dos citas previas podríamos concluir que «las memorias USB serán superfluas» en las grandes empresas porque «se montarán sus grid internas para no compartir datos» “en la nube”. Una cuestión que me surge es ¿por qué el usuario de una empresa va a confiar más en su director de informática que en los de Google, Microsoft, IBM o Amazon, por nombrar algunas grandes empresas de tecnología que no emplean el modelo de CPD central? ¿Lo seguirá haciendo porque lo impone el consejero delegado o el “manual de políticas y procedimientos” de la compañía? ¿Acaso las empresas desconfían de los bancos que procesan sus datos económicos? Hmmm…

Espero poder tocar esos puntos en futuras anotaciones. Evidentemente, la nueva teoría y la vieja práctica necesitan convivir un tiempo para ir convergiendo al resolver los “problemas” apuntados en muchos lugares, como en el vinculado de Jack Schofield (The Guardian). Hay otros muchos que se han hecho eco de unas recientes declaraciones negativas de Richard Stallman que, a veces, parece vivir confinado en un “stall“. Voy a referirme otro artículo ligero sobre tendencias tecnológicas titulado «promesas y riesgos del Cloud Computing» de una reciente newsletter del e-business Center PwC&IESE. Comparto plenamente la conclusión que obtienen tras revisar los riesgos: «La informática puede estar en las nubes. El profesional no.»

Por ahora me limitaré a subrayar las ventajas de innovar dando un salto hacia delante y pasar a compartir recursos en la nube, capacidades que suelen presentarse como servicios. Si el proceso de datos se conmutara a la nube, si se hiciera este click en el switch de las organizaciones, se mejoraría la situación actual de su informática en los cuatro aspectos citados. También se reducirían mucho los costes, las rigideces y los riesgos. ¿Los CIOs quieren números?, pues los tendrán.

Sin embargo, quizá lo más importante a largo plazo derive de lo apuntado en la cita de Mariño sobre “explotar al máximo su potencial”. Continuará…

Entradas relacionadas: Confianza en la nube, El software de la nube, La nube de Amazon

Posted in computación | Etiquetado: , , , , , , , , , , | 12 Comments »

Clientelismo para navegar

Posted by josempelaez en Martes, 16 septiembre 2008

Pienso que el nuevo Google Chrome va a poner de manifiesto aún más los distintos intereses en juego a la hora de aprovechar mejor los contenidos la web, lo que también determinará el desarrollo futuro de la propia web. Microsoft, Apple, Adobe, Mozilla, Opera, Google… sacan partido de la web pero, ¿quiénes la cuidan y piensan más en su futuro? En la web hay mucho más que "contenidos".

yahoo_mail_vache

La vaca mascota de Yahoo Mail (Teorem; Flickr)

En las tres entradas anteriores he tocado varios temas en relación con la aparición de la versión beta del primer producto de navegador web fruto del proyecto abierto Chromiun de Google. La cuestión que quiero destacar más en esta ocasión es que los navegadores sirven para más cosas que ver páginas web, cumplimentar formularios de entrada de datos o disfrutar de ricos contenidos sonoros o visuales (con la ayuda de ciertos plug-ins embebibles, o de máquinas virtuales que corran por debajo).

Aplicaciones del navegador

La mejora de la experiencia de los usuarios (diálogo y contenidos más visuales, reducción de latencia aparente, autonomía frente a desconexiones), junto al interés por captar clientes para los mercados de ciertas herramientas, han conducido a la diversidad RIA enumerada parcialmente en la anotación previa. Hay aplicaciones web que no emplean sólo un navegador con plug-ins y necesitan la descarga de otros componentes que corren por debajo (runtimes). En este terreno hay varias aproximaciones: la de los más ligeros (Adobe, Google) y los menos (Sun, Microsoft); la multi (Sun, Adobe, Google) y la monoplataforma (Microsoft); la de los estándares de derecho (Google) y los de hecho (Sun, Adobe, Microsoft); la del código abierto (Sun, Google) y el propietario (Adobe, Microsoft).

El objetivo oficial de todos es el de dotar al terminal de las mejores características de un cliente stateful (no tan dependiente de la red) con interfaz visual del tipo de la que tienen algunas aplicaciones de escritorio “vistosas” para mejorar la «experiencia de usuario». En la práctica parece que algunos están buscando vender más tecnología a los desarrolladores que preocupándose por los usuarios. Debemos considerar que los analistas, diseñadores y programadores de las aplicaciones trabajan de una manera muy distinta de la de los que emplean los desarrollos que construyen.

Por otra parte, a pesar de los que defienden la necesidad de replicar la experiencia de uso en el PC, y por el motivo que sea, hay empresas que han abandonado los planteamientos híbridos en el escritorio para enfocarse sólo en la web, como el caso de la “televisión” de Joost. Ryan Stewart ha lamentado esta decisión y, sin explicar cómo cree que se pueden combinar bien las experiencias de escritorio y móvil, dice que:

«In the end I think a hybrid approach is the way of the world going forward. Despite the buzz from Chrome, the desktop still has a lot of benefits as an application platform. But the web browser has to be central to every strategy. The companies that can easily blend those to worlds – and then incorporate the mobile world as well – will have a leg up on everyone else.»

Estrategias clientelistas

google_chrome_task-mgr

Gestor de tareas de Google Chrome

Como he escrito en notas previas, con Chrome no creo que estemos tratando sobre si hay que mejorar la visualización de páginas o la interacción gráfica con los contenidos web. Más bien se trata de plantar un elemento crítico para la ejecución de aplicaciones “en la nube” que se apoye fundamentalmente en el navegador del terminal respetando los estándares. La incorporación de gestión de memoria e independencia de procesos mejorará la robustez y seguridad, aunque haya ciertos riesgos si se emplea Gears al tener que grabar en el terminal. Las sesiones diferentes corriendo en pestañas distintas del navegador también van a permitir que los usuarios puedan emplear roles diferentes para acceder a la misma aplicación desde la herramienta, lo que facilitará algo el trabajo de desarrolladores y probadores.

Opino que también está en juego algo importante para el futuro de las aplicaciones en la web (SaaS): el desenlace de la guerra comercial sobre «The Next-Gen Web». En este terreno, las aportaciones de Chrome son significativas y alejadas del planteamiento de Microsoft con IExplorer. Tim Anderson escribía en The Register que:

«Chrome lets you create desktop shortcuts to web pages. In addition, when you open a web page from one of these shortcuts, it opens without any browser furniture. This really is a significant feature, because a well-designed and responsive web application will be indistinguishable from any other desktop application. The name Chrome is in part a reference to it – in software development, the term describes the surrounding user interface of an application. At the press conference announcing Chrome, Google’s vice president of product management Sundar Pichai said: “We used to call it content, not Chrome – that’s what we should focus on.” The name Chrome is an ironic one, that means as little chrome as possible.»

Naturalmente, también hay otros articulistas que defienden puntos de vista menos positivos acerca del nuevo navegador. El columnista y crítico de la Wikipedia Andrew Orlowski, que también hace referencia a su vecino y mi “buscador de fallos” Ted Dziuba, manifiesta en The Register que:

«There have been plenty of hiccups in the “cloud”, recently. […] That’s where the “runtime” comes in. Today, Chrome is simply a technology demonstration – and I can’t see Firefox users with their carefully-cultivated selection of add-ons, or Opera users, making the jump any time soon. But Chrome is a Trojan Horse for bundling Google’s Gears onto your PC – and in the hope that manufacturers look to Google services for new Eee-type lightweight PCs, perhaps running something like gOS, the Ubuntu-derivative. Gears is simply designed to make Google’s online services more attractive, and makes it looks like Google’s is setting the standard: leading where everyone else follows. (That isn’t entirely unfair.) And as a technology demonstration, Chrome succeeds.»

network_effects

El secreto real de la salsa de la web 2.0: los «efectos de red» (Dion Hinchcliffe) ¿Y en la web 3.0?

Andrew termina su exposición cuestionando que haya una estrategia planeada tras la salida de Chrome. También opina que Google va a tener más difícil el provocar el «cambio de paradigma» —frente al enfoque de computación en el escritorio—, de lo que lo tuvo Microsoft frente al de IBM en los 80. Considero que hay demasiados que no valoran algo muy básico en internet, cual es el «efecto de red» que puede lograrse con las aplicaciones en “la nube”. Recordemos que en las redes aparece lo que en economía llamamos externalidad: «perjuicio o beneficio experimentado por un individuo o una empresa a causa de acciones ejecutadas por otras personas o entidades», pero éste es un tema que merece claramente un tratamiento aparte y más extenso.

Futuro de la navegación web

En el panorama actual veo diferentes propósitos entre las entidades que ofrecen los navegadores y entornos para su enriquecimiento que más se emplean en la web: Microsoft, Adobe, Mozilla, Apple, Opera… y Google. Unos promueven plataformas software o hardware particulares para vender más; otros buscan que internet siga siendo abierta y descentralizada, o que gane terreno frente a otros medios de comunicación; los hay que se especializan en navegar desde dispositivos móviles, o en ejecutar aplicaciones de forma robusta y segura, etcétera. Considero que el futuro de todos ellos está más vinculado a los usos que hagamos de la web, tanto los particulares como las empresas, que a los fines, tecnologías y mercadotecnia de las empresas promotoras.

El correo electrónico, la banca en línea, la vídeo conferencia, el comercio electrónico… son aplicaciones informáticas y de telecomunicaciones que existían fuera de la web desde hace tiempo, pero que ahora asociamos cada vez más con ésta. En otra entrada trataré de ir más allá de especular sobre las eventuales metas y estrategias de cada proponente de navegadores para reflexionar desde la perspectiva de uso de una “web estándar”, y de sus implicaciones: interacción, externalidad, ubicuidad, sincronismo, semántica…

Entradas relacionadas: Interfaces en aplicaciones web, Terminales ubicuos para navegar, Navegar por las aplicaciones, Buscador de fallos, Computadoras sin margen, Juegos de vendedores

Posted in software, web | Etiquetado: , , , , , , , , | 6 Comments »

Interfaces en aplicaciones web

Posted by josempelaez en Sábado, 13 septiembre 2008

Opino que Google usa el navegador Chrome como medio para fortalecer el empleo de aplicaciones en la web. Las interfaces de usuario tienen una papel relevante en esta práctica, pero me parece que ciertas propuestas para su "enriquecimiento" se deben más a intereses comerciales que a mejorar las «experiencias de uso».

En las dos entradas precedentes anoté varias reflexiones y potenciales consecuencias del lanzamiento del navegador de Google en relación con la competitividad, la diferenciación, los terminales y la ubicuidad. En ésta me refiero más a las implicaciones que Chrome puede tener en las interfaces de los contenidos y aplicaciones de la web. Los programas que gobiernan su comportamiento se presentan ante el usuario a través de sus interfaces, y no debemos olvidarlo.

Interfaces en aplicaciones web

cloud_services_examples

Ejemplos de la oferta de «servicios en la nube» (Forrester Research)

Hay analistas que han llegado a comparar esta nueva herramienta con un sistema operativo. Algunos técnicos han criticado este enfoque basándose en la teoría convencional sobre los SO, además de recordar que Chrome requiere trabajar sobre un Windows, Linux, Mac OS X…, que son los que manejan los recursos de máquina. La realidad es que, con independencia de lo que piensen y digan los expertos en informática, “el sistema” se reduce a la interfaz para una inmensa mayoría de los usuarios.

Centrándome en este caso considero que, parafraseando a Nicholas Carr, el navegador es el medio y las aplicaciones el mensaje. ¿Por qué? Google —y otros promotores del empleo del software como servicio (SaaS, on-demand, cloud computing)— necesita una herramienta estándar, robusta, potente y multiaplicación en el lado de una red que ocupa el terminal que suministra servicios a los clientes particulares y empresariales como son Search, News, Books, Maps, Gmail, Reader, Docs, Sites, Apps Engine… Además de los ejemplos de Google, hay otros muchos proponentes de aplicaciones y servicios en la web, como muestran el esquema visual del blog de Peter Laird y el repositorio en SaaS Showplace de Jeff Kaplan.

Microsoft decidió sumarse a ese enfoque a finales de 2005, con el famoso memo de Ray Ozzie. Lanzó en 2007 su mensaje de «software-plus-services», para cuya materialización promueve su plug-in Silverlight para navegadores. Es una parte de la plataforma WPF, que desplaza el protagonismo de Windows hacia otra capa sobre este sistema operativo: .NET. Añadiendo un marco de trabajo bajo el navegador quiere competir con la tecnología Flash, predominante en el campo de las RIA. Estas aplicaciones de internet, con una interfaz más “rica” en prestaciones y aspecto, lucen más en el streaming de imágenes, audio y en las animaciones visuales de la interfaz.

Adobe adquirió la tecnología dominante en este terreno al integrar Macromedia. Actualmente defiende la posición y ventajas del plug-in Flash para los navegadores con su entorno Adobe Flex para desarrollar aplicaciones, y con el AIR para poder ejecutar en el escritorio bajo el navegador. Es el antiguo proyecto Apollo, concebido a final de 2005, que es multiplataforma operativa y se basa en los estándares de la web. Sun Microsystems, que desarrolló inicialmente Java, el lenguaje más usado en las aplicaciones web corporativas, está ofreciendo su nueva herramienta de scripting JavaFX para enriquecer las interfaces.

En este campo de las RIA —acrónimo que también se ha empleado para acortar “rich interface app“, y donde el rich se ha opuesto al thin client—, Google propone usar las técnicas clásicas y estándar de la web, que Adaptive Path bautizó como Ajax en 2005. El precio parece ser el de ir por detrás en las capacidades mediáticas hasta que se extiendan los estándares Canvas y SVG de HTML5.

Lo que pasa es que no todas las aplicaciones necesitan una interfaz e interacción muy “rica” desde el lado del usuario, aunque muchos desarrolladores opinen diferente escudándose en la usabilidad. No hay que olvidar que uno de los principales argumentos que emplean Adobe, Microsoft y Sun para promover sus enfoques es el de que los desarrolladores y creadores de contenido puedan reutilizar las capacidades adquiridas trabajando con sus herramientas privativas anteriores. En diciembre de 2006, citando a Larry Dignant, el CEO de Adobe pidió a los

«[financial] analysts to think about Apollo the same way they would characterize Adobe Reader or Flash Player, it’s a client that can be used to help others build unique applications and allow Adobe to sell more tools.» [negrita mía]

google-map-madrid

Imagen de Google Maps con sitios recomendados en Madrid

En Maps y Suggest, Google había empleado el enfoque de no usar otra cosa que el navegador para dialogar con el usuario sin tener que ir siempre a buscar información al servidor, pero el lanzamiento de Gmail en abril de 2004 marcó un hito significativo en este tipo de interacción. La confirmación durante 2005 de que, con la interfaz web canónica, se podían hacer más cosas de las que muchos creían relanzó a final de 2006 los esfuerzos del resto para controlar esa parte de la plataforma web. En el caso de Google, pienso que el uso de extensiones del navegador o de aplicaciones de escritorio para el empleo de YouTube, Earth, Picasa, SketchUp, Lively… bien podrían considerarse situaciones transitorias mientras progresa el establecimiento y uso en el cliente (escritorio y móvil) de estándares más avanzados.

También sucede que, aunque las interfaces sean muy “ricas”, pueden no ser efectivas para un usuario normal. Esto tiene mucha más importancia en el mercado empresarial que en el de particulares. Por consiguiente, creo que Chrome representa otro paso importante de Google en el campo de las RIA, especialmente si recordamos su mantra actualizado de «search, ads and apps».

Considerando las aplicaciones, en The Sunday Times está escrito que «With Chrome, Google is hoping to hasten a new world where customers will no longer have to buy a boxed-up computer program in order to upgrade.» Esto no debe de hacer muy feliz a ciertos fabricantes de informatica. Citando a Gianluca Brugnoli, analista de diseño de frog design:

«The pure online web application model based on Chrome, with few local components installed on your hardware, is certainly the most promising one: truly open, flexible, and easy to upgrade. But for now, Chrome is still a web browser, and its dependency from the web browser’s user experience could be a soft spot, or at least a strong constraint for the web application’s evolution.»

En resumen, me parece que hemos asistido a un movimiento muy relevante en el tablero de la partida que se “juega” entre los que defienden más potencia en el cliente frente al protagonismo de la red, sin sacrificar la «experiencia de usuario». Continuaré en una próxima ocasión argumentando sobre las opciones de los contendientes.

Entradas relacionadas: Terminales ubicuos para navegar, Navegar por las aplicaciones, Computadoras sin margen, Interfaces para gestión

Posted in software | Etiquetado: , , , , , , , | 2 Comments »

Terminales ubicuos para navegar

Posted by josempelaez en Miércoles, 10 septiembre 2008

El mayor seguimiento de los estándares de navegación en la web que va a promover la nueva herramienta Chrome de Google facilitará el abaratamiento y ubicuidad de terminales de acceso. Ello comportará otros beneficios adicionales, sobre todo a medida que se incremente la actividad en la «mobile web» que, además de una cierta conveniencia de uso, también promueven las operadoras de telecomunicaciones.

Siguiendo con mis apreciaciones del lunes pasado, voy a introducir otras más relacionadas con el impacto de Chrome en el terreno de los terminales y la ubicuidad en el acceso a las aplicaciones y demás contenidos de la web.

ubiquitous_computing

La computación ubícua todavía se relaciona más con el empleo de sensores y dispositivos embebidos que con los terminales móviles

Terminales

Si los navegadores fueran cada vez más estándar (menos diferentes y con comportamientos independientes del terminal cliente), los proveedores de contenidos y de servicios de software (SaaS) podrían trasladar esfuerzos de desarrollo desde la resolución de problemas técnicos hacia la mejora de las funcionalidades y «experiencias de usuario».

Unos terminales de navegación más orientados a procesar eficientemente la parte de presentación de las aplicaciones web permitirán reducir el consumo de energía, correr menores riesgos de pérdida de información, incrementar su economía y difusión… Ello realimentará el círculo virtuoso del uso de la plataforma web y el incremento de los servicios de «computación en la nube» que no requieren potencias significativas en el cliente, sino factores de forma y usabilidad adaptados a cada empleo y circunstancia. El enfoque tan integrado de Apple no es el único posible para diferenciarse en los productos hardware.

El que la lógica y los datos de las aplicaciones no estén en los dispositivos abre la puerta a beneficios que considero aún más interesantes. La mayor disponibilidad de terminales sencillos en manos de los usuarios —y de sensores automáticos integrados en los sistemas industriales y comerciales— permitirá capturar los datos sólo una vez, en el momento, lugar y por el agente más relevante, ya sea una persona o un artefacto (como los de la foto). De esta manera se mejorará la precisión, puntualidad y plenitud de los datos, materia prima de todo tratamiento que busque obtener buena información y mejor conocimiento, especialmente en los mercados empresariales.

Otros beneficios derivarán de la mayor posibilidad de conectar muchos más dispositivos entre sí, y con los servidores situados en “la nube” para la transmisión y computación de datos. La aplicación de tecnologías grid/ ubiquitous/ real-time computing y las wireless sensor/ mesh networks llevarán a poder materializar el concepto de la «internet de las cosas». Un relevante efecto adicional está relacionado con las nuevas aplicaciones que saquen más partido de la agregación de datos en la red de forma directa y sincrónica. El tratamiento específico de este último aspecto lo dejo para el apartado de aplicaciones, que abordaré en otra entrada.

asuspc900

Navegando en un Asus PC900 netbook (Foto Trusted Reviews)

Ubicuidad

Hay quienes olvidan con demasiada frecuencia que el número de PCs de sobremesa es pequeño comparado con el total de dispositivos ya que va creciendo el número de accesos a la llamada «mobile web». Aparte de los omnipresentes intentos desde el TV y sus set-top-boxes (“cajas” que se van metiendo dentro), la realidad es que se va accediendo más a los contenidos desde terminales muy portátiles.

Entre los últimos hay que destacar los modernos smartphones (de RIM, Apple, HTC, Nokia, LG…) y netbooks con 3G interno o externo (de Asus, Acer, LG, Samsung, HP, Dell…). En este rango de productos hay quienes se dejan llevar por la tendencia a “subir” el nivel entrando en el campo de los notebooks, pero también los hay que apuestan por la ligereza y rapidez de respuesta (SSD, Linux) sin sacrificar la usabilidad (teclado, pantalla 9-10″).

Algunos de estos dos tipos de terminal versátil están, o estarán, subvencionados por las operadoras con contratos de permanencia. Además, y opino que con mejores perspectivas, podrán beneficiarse de los planes de datos que van introduciendo los que compiten en el terreno de las «redes celulares» y accesos WLAN/WMAN (Wi-Fi, WiMAX, huecos bandas TV…).

No puedo dejar de referirme a otros movimientos, como el de Amazon, que ha lanzado ya su tienda de video on-demand accesible desde un navegador estándar y los aparatos de TV Bravia de Sony. En este campo, Yahoo e Intel se han aliado recientemente para ofrecer diversos contenidos en los TV de alta definición. El navegador del iPhone va ganando terreno en las adaptaciones de formato de contenidos y accesos web. Google ha anunciado la próxima aparición de Chrome para Mac y Linux. No hay que tener bola de cristal para anticipar el navegador que equipará los terminales móviles de la Open Handset Alliance (Android).

Si todos los terminales van incrementando su capacidad de acceder de manera estándar a unos contenidos en aumento, ¿qué pasará en esa trastienda donde se generan: los programas que gobiernan el comportamiento de las aplicaciones en la plataforma web? Seguiré…

Actualización. Enrique Dans publicó ayer una entrada sobre «La consolidación y el futuro del mercado del netbook» en la que habla del riesgo de mezclar ambas categorías de “books“. Aunque no se diga allí, creo que Intel también ha querido catalogar los netbooks como Mobile Internet Devices en lugar de Ultra Mobile PCs para evitar esa confusión de expectativas. Sin embargo, ello no resulta fácil dado el origen de la aparición en el mercado de este tipo de aparatos (proyecto OLPC de Negroponte).

Entradas relacionadas: Navegar por las aplicaciones, Computadoras sin margen

Posted in computación, software | Etiquetado: , , , , , , , , | 1 Comment »