Blog de JoseMPelaez

Aprendimiento: aprender del entorno con atrevimiento

Posts Tagged ‘start-up’

La lucha del emprendizaje innovador

Posted by josempelaez en Martes, 17 marzo 2009

Hace unos treinta años que se iniciaron las "competiciones de planes de negocio" como mecanismo docente y de selección de propuestas emprendedoras que merecen financiación. Luego han ido surgiendo otras muchas iniciativas privadas y públicas. Me pregunto hasta dónde se están obteniendo los resultados que se buscan.

bpc-prize-winners_look-back

Business Plan Compet. Winners Look Back (Business Week 070530)

El concurso «Apps for Democracy» que ya he referido en este cuaderno me lleva a recordar el convocado en España por el BBVA (Open Talent). Éste tiene otro objetivo: «apoyar a proyectos o empresas en fases iniciales en el ámbito del desarrollo de productos o servicios innovadores de base tecnológica que beneficien el entorno empresarial o social.» Sin embargo, cuando vi su anuncio, tuve la impresión de que ambos trataban de aprovechar ciertas prácticas asociadas a la etiqueta “web 2.0”, como la participación y la innovación abierta. Me parece que están dando un tratamiento de mayor inclusión social a unos procesos que se venían haciendo de otra forma desde hace muchos años.

Estas dos iniciativas me han llevado a recordar lo que decía un reciente informe especial de The Economist: «Since the Reagan-Thatcher revolution of the 1980s, governments of almost every ideological stripe have embraced entrepreneurship. The European Union, the United Nations and the World Bank have also become evangelists.» No es el que BBVA sea una entidad pública (aunque una parte lo fue), pero creo que su envergadura y relaciones le otorgan una influencia considerable en la economía de más de un país. ¿Sirven de algo estas propuestas?

Aunque no es así, inicialmente supuse que la iniciativa del BBVA iba a reeditar en la web, con sus añadidos, las ya clásicas competiciones de planes de empresa. Algunas escuelas de negocios y de tecnología comenzaron a promoverlas hace unos veinte años. Luego fueron proliferando —quiero creer que buscando un valor pedagógico—, adoptando en muchos casos el nombre de venture days / contests

romanos-y-cartagineses

Escenificación lucha Romanos-Cartagineses (Blog Alfredo Quirós)

Estos “torneos escolares” me recordaban las luchas de romanos y cartagineses a base de preguntas durante mi infancia colegial marista en los primeros sesenta. Me parece que en ambos casos se intenta fomentar el afán de trabajo y superación y el impulso competitivo a través de la emulación. Sin embargo, al menos, hay dos distingos relevantes. Entonces se promovía el hábito de estudio y el desarrollo de la memoria, premiándose la victoria con recreos extras, puntos buenos, inclusiones en un cuadro de honor… No se buscaba la innovación empresarial ni se ofrecían $ 100K para financiar el lanzamiento de una empresa nueva. ¡Qué pena! Eran otros tiempos.

Algunas grandes firmas consultoras se sumaron a la difusión de las competiciones de planes de negocio durante la etapa de la burbuja “puntocom” de hace una década (como McKinsey). Debieron de considerarlas una alternativa o complemento de las incubadoras de negocios creadas en ciertas zonas para identificar oportunidades y acelerar el desarrollo de la nueva economía con los “negocios de internet” (como IdealabNetjuiceIntercom o DAD). Muchos parques tecnológicos y científicos impulsados por la Administración han venido luego a sumarse a los intentos de ayuda, en su caso a las que suelen llamar «Nuevas Empresas de Base Tecnológica» (como el de Leganés Tecnológico, el Walqa o el Tecnológico de Andalucía).

Las iniciativas de las consultoras de dirección fueron acompañadas pronto por las de algunas empresas de marketing o de medios (como Dasar), que organizaron conferencias o cumbres paneuropeas de internet, comercio electrónico, etcétera con invitados de renombre para facturar a los patrocinadores. Éstas dieron paso a las firmas de servicios de dinamización (como Europe Unlimited o Brabo Ventures) que cobran de los programas públicos para intentar incrementar la competitividad a través de ayudar a los emprendedores y pymes organizando venture academies y reuniones abiertas de networking.

Hay varias entidades de la administración estatal (como CDTI, FECYT, ICO, ENISA o EOI) que gestionan programas nacionales de ayuda al emprendizaje y la innovación de base tecnológica (como PROFIT, Avanza o Tutela). Las administraciones regionales y municipales también se han sumado al fomento mediante sus agencias de promoción del desarrollo económico y la innovación (como IMPIVA, Madri+d o Barcelona Activa). Hay otras muchas propuestas de estímulo procedentes de las Cámaras de Comercio, de algunas fundaciones de grandes empresas (como la Fundación Everis o la Rafael del Pino) o de la obra social de varias cajas de ahorro (como Eurecan o EmprendedorXXI de La Caixa).

mckinsey-island-in-sl

McKinsey Launches US$20,000 Contest in SL (3pointD 070525)

Me parece que las propuestas privadas de competición e incubación se han ido fundiendo o hibridando en los dos o tres últimos años. Lo digo al recordar los distintos eventos que han surgido para aglutinar propuestas de negocio y posibilidades de inversión del estilo de la Startup School financiada por Y Combinator en los EE. UU. (San Francisco Bay Area), Seedcamp en Europa (Londres) o Seedrocket en España (Barcelona). El modelo parece estar funcionando. Al menos, YC ha visto respaldada su gestión por Sequoia Capital.

Desde hace unos diez años, que yo sepa, se han venido organizando también otros encuentros desde la base para que los emprendedores potenciales —las personas que valoren poco los motivos para no hacerlo— puedan lanzarse compartir y aprender de sus ideas y problemas. En ellos también suele buscarse que contacten con posibles inversores o proveedores de servicios interesados en sus proyectos. 

Ya haya sido con el formato de reuniones poco estructuradas o de presentaciones programadas, ha habido y sigue habiendo muchos eventos de networking (como First Tuesday, Baquia Conector, Thursday, Iniciador, iWeekend…) Creo que han buscado renovar, abrir y acelerar un proceso que había que intentar superar: el de los contactos influyentes en las escuelas de directivos, bancos de inversión, consultoras de dirección o consejos de administración que intermedian en el mundo de los grandes negocios.

A pesar de todas las declaraciones e iniciativas surgidas en los últimos treinta años, opino que hay muy pocos datos disponibles sobre su eficacia efectiva, si lo puedo expresar así. ¿Con qué criterios e indicadores concretos y fiables deciden los que fomentan o financian estas actuaciones? Sigo esperando poder leer algo sobre la evolución de los beneficios de las empresas innovadoras que ofrecen unos bienes o servicios de base tecnológica que no existían hace cinco o diez años.

cristina-garmendia_aecinn

Video institucional: 2009 Año Europeo de la Creatividad y la Innovación (FECYT- AECINN)

Los patrones de medida que usualmente se vinculan al emprendizaje innovador giran alrededor de las patentes registradas, las empresas y empleos creados, las salidas exitosas de inversores, la cuantía de las inversiones o de los gastos etiquetados con I+D+i (infraestructuras, equipamiento, cursos, congresos, promociones, subcontrataciones, préstamos, subvenciones…). ¿Y…? ¿Permiten algo más que hacer declaraciones grandilocuentes? Evidentemente, no han servido a nivel doméstico para mejorar la productividad, competitividad, crecimiento y empleo. La situación presente en España ha sido calificada por algunos economistas reconocidos como aterradora y duradera. 

Pensando en el dinero público, creo que hay muchos que se mueven «por un puñado de euros». Me preocupa «el destino de las subvenciones para I+D en TIC en España» junto al sangrante hecho de que las tres administraciones no pagan los bienes y servicios que compran a las empresas. La patronal ha elaborado un informe meditado que suma el dinero adeudado a todas las empresas privadas españolas: 33.000 millones de euros desde hace muchos meses. Predican que hay que innovar en todos los sectores de la economía, pero luego no pagan diciendo simplemente: “no tengo dinero”, y no se puede reclamar. ¿Cuántas deudas y suspensiones de pagos se inducen y multiplican como consecuencia en la cadena de empresas privadas que mueven la economía? ¿No habría que cambiar este disparador antes que innovar en otras cosas?

Pensando en el dinero privado, sabemos que la tradicional financiación bancaria de los proyectos de las empresas se ha reducido mucho en la coyuntura morosa actual, afectando también a las operaciones de circulante. No obstante, lo que me sigue sorprendiendo es la baja correspondencia entre los esfuerzos por estimular y formar a los emprendedores que he mencionado y la fracción de planes de negocio presentados que merecen posteriormente algún tipo de inversión: entre menos de un uno y un dos por ciento.

¿Es éste el premio de la lucha emprendedora? Tengo curiosidad por ver qué queda tras el Open Talent del BBVA.

[Actualización: Información sobre Y Combinator y Seedrocket en El País]

Entradas de este cuaderno con alguna relación: Las start-ups pueden aprovechar la crisis, Gustos en start-ups.

Suscribirse a las entradas de este cuaderno mediante un lector.

Posted in emprendedor | Etiquetado: , , , , , , , | 6 Comments »

Las start-ups pueden aprovechar la crisis

Posted by josempelaez en Viernes, 31 octubre 2008

Las épocas de crisis facilitan el terreno de las nuevas empresas que proponen formas nuevas de añadir valor para el cliente o reducir costes de producción. Hay modelos de negocio alternativos que se abren mejor un paso en el bosque cuando la necesidad de reducir costes puede "obligar" a asumir riesgos percibidos como elevados en épocas de comodidad económica.

cascade_waterAyer recreaba un escenario negativo basado en varios análisis sobre cómo la crisis está impactando, o puede hacerlo, en las start-ups. Iban desde el entorno macro al microeconómico. Reconozco que me guardé alguna información para hoy. Sintetizando lo que dejé ayer suspendido en el ambiente, voy a partir de dos ideas en las que trataré de aportar algo. Una se refiere a la mayoritaria coincidencia de opiniones de inversores en start-ups que reflejé, y a mi pregunta sobre si estaremos ante unos análisis basados en «cascadas de información». La otra es sobre la actitud que deberían de adoptar los emprendedores afectados.

Entre las opiniones que no recogí hay una de Rodolfo Carpintier, del que Carlos Blanco es socio en DAD. Es más optimista y compara en su entrada la postura de Altos Ventures con la de Sequoia Capital. Tienen sus diferencias. En ella también hace referencia a Agustín Cuenca, que yo diría que dirige una “empresa de internet” con un modelo de negocio distinto de los referidos, estando entre las empresas que destaca Javier Martín. Javier Giménez, otro emprendedor que creo que está armando en Litebi un proyecto sobre BI en modo SaaS, ha recordado que la oferta de software como servicio es muy adecuada en las crisis

Ayer me referí a lo hecho por Martín Varsavsky preparando a su empresa de infraestructura de internet (FON) antes de que la crisis fuera evidente. También ha escrito que las «start-ups que venden productos virtuales se salvarán». En esta entrada dice:

«Estas empresas, que no dependen tanto de la publicidad, están mucho más protegidas de la crisis. Eso sí, a lo que no son inmunes es a la moda. Pero el modelo de vender productos virtuales que tienen 0 costo es muy interesante, y se acerca al de los juegos tipo World of Warcraft que son los negocios más rentables en la red en estos momentos.»

cloud-computing_cote

Teoría actual sobre el Cloud Computing de Michael Cote

Si nos referimos a productos tangibles, deberíamos de considerar la “destrucción creativa“. El principio schumpeteriano lleva empujando el sistema productivo hacia procesos más eficientes y mejor adaptados a los gustos y necesidades de los clientes desde los tiempos en que se “inventó” la economía. Enfoques como las «marcas blancas», «bajo coste», «producción ajustada», «tienda de autoservicio», «métodos ágiles»… para aumentar eficacia y eficiencia no derivan de la crisis actual. Se pueden racionalizar los procesos productivos o comerciales, modificarlos por completo o prescindir de ciertas partes que se venían haciendo de una manera que no es apreciada por todos los clientes. Esto se ha hecho toda la vida, con exuberancia o con crisis.

Evidentemente, como recuerda Enrique Dans en una entrada de hoy:

«La crisis afecta a todos los negocios salvo a los más puramente contracíclicos, y la red no es una excepción. La congelación de la inversión a la espera de mayores certidumbres hace que todas aquellas ideas en desarrollo que estén en fase de pre-ingresos y dependan de entradas de capital externo lo pasen mal: si tu medida era el “burn rate”, la cantidad de dinero que quemabas al mes para mantener unas actividades con escasa contrapartida de ingresos, te tocará primero darte a la frugalidad más radical, y posteriormente, si no facturas todavía, muy posiblemente cerrar. […]
Sin embargo, la tecnología en esta crisis no ha tenido nada que ver, y de hecho muchos se están planteando que incluso podría venir, en muchos casos, a salvar los muebles: ideas como la virtualización, el “green IT” o el “cloud computing” no dejan de ser, en el fondo, medidas que posibilitan ahorros de costes que en épocas de recesión pueden llegar a tener una importancia crucial.»

coda_igoogle

Pantalla de iGoogle con gadgets de datos financieros de CODA

Considero que estas informaciones permiten centrar mejor en el panorama actual. Es decir, no todas las start-ups, sean de internet o de otros territorios, lo van a pasar mal. Incluso algunas crecerán más rápido. Hay muchas sociedades mercantiles que han nacido como proyectos o sociedades “frugales”, y no conocen otro escenario. Ya he repasado en este cuaderno casos como los de Omnisio y Panoramio. Todas las que ofrezcan un producto sustitutivo o alternativo reduciendo un 50% el coste de algo necesario van a gozar de buenas opciones de nacer, crecer y madurar. Si nos referimos a microempresas de base tecnológica que “no son de internet”, también hay oportunidades por la crisis, como nos contaba Luis en relación con los proyectos de consultoría.

Mirando a empresas tecnológicas bastante más grandes, estoy convencido de que Amazon EC2 va a sacar más partido de la crisis que HPEDS si pensamos en los servicios de infraestructura TIC, donde las empresas tradicionales de outsourcing no van a poder lograr fácilmente los ahorros buscados por sus clientes. Por otra parte, estoy seguro de que empresas de software empresarial con nuevos enfoques, como CODA, lo tendrán menos difícil que SAP a la hora de cumplir con sus objetivos de negocio.

Enrique opina que «sin duda, el acceso a capital se verá sumamente restringido. En épocas recesivas, el capital se vuelve miedoso, y no apuesta al mismo nivel por ideas que, en muchos casos, requieren de “capital paciente” por tener un ciclo de generación de ingresos relativamente largo.» Lo que ocurre es que internet no requiere ya de grandes inversiones al poderse “pagar por uso” en muchos casos. Además, las empresas gastan mucho dinero que no pueden evitar, pero sí pueden derivarlo a propuestas alternativas y novedosas de bajo coste. Hay bastantes personas que saben hacer algo que añade valor o reduce costes a las empresas y ciudadanos en algo que no es fácilmente prescindible. Si se ponen en movimiento con la ayuda que necesiten podrán generar ingresos mediante proyectos mientras desarrollan su producto.

Paul Graham en oficinas de Y Combinator|Anybots (Mount. View, CA)

Considero que no debemos de amedrentar a los emprendedores repitiendo en cascada una información discutible sobre que la restricción del crédito va a impedir despegar a todos los nuevos negocios por igual. Hay bastantes personas que consideran que montar “una empresa de internet” consiste en construir un sitio web (páginas, medio, foro, portal, tienda, exchange, blog, red social…). Esto cuesta cierto dinero, pero luego hay que dedicar mucho más para atraer usuarios a los que cobrarles alguno de sus usos, o para que sirvan de audiencia con la que cobrar a los anunciantes. Si lo que ofrecen no sirve para comer, vestirse, desplazarse o curarse, o para alimentar estos procesos, lógico es que en épocas de crisis nadie quiera arriesgarse a invertir sabiendo que la gente no gastará alegremente durante una buena temporada.

Sin embargo, se puede usar la infraestructura de internet para resolver otras clases de necesidades. Hay bastante gente que se quedará sin un empleo, pero no sin ideas. Las cosas se pueden hacer de muchas maneras, y habrá personas sensatas y motivadas que no encontrarán mejores opciones que las de asumir riesgos y buscar oportunidades en proyectos que tengan más sentido en épocas de crisis que en otras. Opino que cualquiera de ellas que acuda a inversor con una propuesta razonable provocará que éste termine transfiriendo parte de sus Letras del Tesoro a la cuenta de capital de la nueva empresa.

Por cierto, soy de los que creo que una start-up no debiera de plantearse nacer con gastos prescindibles, y que una empresa en “funcionamiento ordinario” tampoco, ¿o sí? El ejemplo de Omnisio me ha recordado el enfoque inversor y propulsor de Y Combinator. Paul Graham, referido por Borja Prieto en su nota sobre la oportunidad de crear una empresa en los malos tiempos, escribe que «If we’ve learned one thing from funding so many startups, it’s that they succeed or fail based on the qualities of the founders. The economy has some effect, certainly, but as a predictor of success it’s rounding error compared to the founders.»

Entradas relacionadas: La crisis bloquea las start-ups, Adquisiciones e inversiones, Decisiones sobre TIC

Posted in emprendedor, finanzas | Etiquetado: , , , , , , | 4 Comments »

La crisis bloquea las start-ups

Posted by josempelaez en Jueves, 30 octubre 2008

Muchos inversores nacionales y extranjeros en start-ups recomiendan no comenzar nuevos proyectos y recortar todos los gastos posibles para poder sobrevivir a la crisis. En este contexto uno podría preguntarse si ello se debe a que los análisis efectuados son tan evidentes que han de ser forzosamente coincidentes. ¿Estaremos ante una "cascada de información"?

El jueves pasado leí una reflexión de Carlos Blanco sobre lo expuesto por su socio Jaime Ferre en el Iniciador de Barcelona celebrado la víspera. Apoyaba la recomendación de «que quien se plantee hoy en día comenzar un nuevo start-up NO debería hacerlo» y hacía una serie de recomendaciones propias de una “economía de guerra”. Para los que no sepan de quiénes escribo, sólo decir que ambos llevan más de una decena de años “emprendiendo en internet” y haciendo “proyectos web”, sea esto lo que sea. Es decir, se trata de personas que saben bien de lo que hablan, aunque creo que se centran en crear contenidos en la web (empezando por los nombres de dominio) que atraigan público al que poner publicidad on-line. Ésta era la materia de la charla cuyo vídeo ha colgado Jordi Bufí, uno de los organizadores del evento.

Sabemos que la economía actual adolece de una extrema falta de liquidez derivada de la desconfianza provocada por las prácticas de muchos bancos, que quisieron hacer crecer mucho sus negocios a pesar de que el precio del dinero fuera bajo. Para ello incentivaron el consumo a crédito, ampliaron el público al que dirigirse y asumieron mayores riesgos en busca de mejores intereses, lo que no es sostenible. 

sequoia_solution

Solución al impacto de la crisis en las start-ups según Sequoia

El analista S. McCoy augura en Cotizalia que el problema de la morosidad va a tener una repercusión mayor de la que se pronostica actualmente. Recuerda que «ciudadanos y nación han vivido y viven, mal que nos pese, de prestado», que es lo que Consultor Anónimo aclara a todos en otra anotación reciente. McCoy comentaba la pasada semana que, según la banca cotizada, para que la morosidad creciente no se transforme en un problema serio, el depósito tendría que crecer muy por encima del crédito. Sin embargo, él advierte que eso:

«mete a la economía en un círculo vicioso que supone el caldo del cultivo idóneo, ante la asfixia ciudadana y empresarial derivada de la falta de financiación, para un deterioro mayor y más rápido de la economía que eleve el paro, retraiga el consumo y auspicie nuevos procesos de impago, incluso entre clientela en apariencia solvente. Un esquema letal para la propia banca tal y como concluía este domingo El País en esta muy interesante pieza: La falta de crédito ahoga a las empresas

El artículo de El País referido recoge que Javier Gómez-Navarro, el presidente de las Cámaras de Comercio, «cree que más que el riesgo, lo que ha cambiado “dramáticamente” es la evaluación del riesgo que hacen bancos y cajas.» McCoy, en otro artículo previo titulado Cuidado, ¡Avalancha!, escribe que «mientras nademos en la incertidumbre, lo mejor sigue siendo extremar la prudencia, conservar la calma y mantener claros los criterios de necesidades de liquidez, rentabilidad, riesgo, rentas y fiscalidad que deben ser el ABC de cualquier inversión.» 

Supongo que este tipo de análisis es el que indujo a Martín Varsavsky a escribir sobre la recomendación de Sequoia a sus empresas participadas acerca de cómo prepararse para los tiempos que se avecinan. Jesús Monleón considera que la falta de liquidez va a afectar mucho a la financiación de los emprendedores ya que los fondos de capital riesgo no van a invertir y, si lo hacen en algún caso concreto, será reduciendo la valoración de la empresa. El ya citado Carlos había escrito «el que tenga un duro que lo guarde» en referencia a una frase pronunciada por Luis Martín Cabiedes. Por su parte, y al hilo de una frase atribuida a Warren Buffet sobre que «cuando baja la marea se ve quien está en pelotas», Alejandro Suárez contaba su experiencia preparando a una de sus empresas para lo que iba a venir.

No voy a repetir aquí el razonamiento clásico sobre los problemas vistos como oportunidades. Lo cierto es que hay más solidos que líquidos en los flujos económicos actuales, y que ello está afectando mucho a los planes de las empresas.

the-economist_joke

«The markets», from The Economist, 1987. (Vía TodoOnDemand.es)

Parece lógico que los gobiernos quieran romper cuanto antes está dinámica recesiva, y que intenten conseguirlo de la mejor forma posible sin cargarse el principio del “riesgo moral”. Otra opción sería ponerse a discutir sobre si están sabiendo hacerlo. O sobre si deberían de hacerlo. No son pocos los que, como Fernando Herrera, consideran que los intervencionismos económicos son las causas de la probreza. McCoy titula otro de sus artículos sobre la convocada reunión del G20: «Será para redefinir el papel de los políticos, ¿no?» Añade, «¿Una cumbre? Correcto, si sirve para arreglar el desaguisado que los propios políticos han creado. Pero con una segunda derivada; la necesaria reforma posterior del papel de los gobernantes.»

No voy a recordar que es muy cuestionable que los índices bursátiles sean un buen termómetro de la economía productiva. Opino que la teoría de los mercados eficientes para establecer dinámicamente los precios de los activos negociados según oferta y demanda se trunca cuando la realidad introduce sus imperfecciones y fricciones. Ahí tenemos al presidente del ICO defendiendo que no es bueno que sepamos qué bancos van a recibir nuestro dinero para poder cumplir con sus obligaciones ya que la información tiene “efectos secundarios” en los mercados (¿?).

Para no desviarnos demasiado de mi propósito inicial, me limitaré ahora a reflejar que hay economistas bastante conocidos, como Xavier Sala i Martín, que, al analizar esta crisis financiera, afirman que los gobiernos no se enteran de nada. También escribe que las aportaciones de otros colegas, como Stiglitz, «demuestran de una vez por todas que la obtención del premio Nobel no vacuna al galardonado contra la capacidad de decir tonterías.»

En este contexto, ¿a quién podemos o debemos de hacer caso los emprendedores? Las start-ups no son realmente microempresas o pequeñas empresas en la clasificación económica, sino compañías fundadas pocos meses o años atrás que aspiran a crecer conquistando terreno a las bien establecidas compitiendo de otra manera. En muchas de ellas, bastantes de sus empleados han de asumir cierto riesgo al ligar su compensación a los resultados a largo plazo.

¿Hasta dónde tendrán razón las posturas difundidas por muchos suministradores de capital riesgo al amparo de los análisis económicos sobre la crisis? Mis reflexiones sobre ello voy a dejarlas para una entrada posterior.

Entradas relacionadas: Crédito liquidador de operacionesGustos en startupsAdquisiciones e inversiones, Visibilizar los ingresos

Posted in emprendedor, finanzas | Etiquetado: , , , , , , | 3 Comments »

Buscador de fallos

Posted by josempelaez en Jueves, 28 agosto 2008

El crítico ocurrente y deslenguado también debe aportar datos y motivos para sustentar lo que dice, aunque sea emprendedor y escriba en The Register. La controversia de este apunte gira alrededor de los servicios para cloud computing de Amazon y Google.

El lunes pasado, cuando un tuiteo de tic616 me dio el queo, leí lo publicado por The Register (TR) sobre «Cloud computing: A catchphrase in puberty». Entre otras cosas pone que:

«You can come up with any CTO-friendlyname you like, but they all mean the same shit: Renting your quickly depreciating physical assets out because your software company is out of ideas for computer programs.
Amazon’s EC2 was likely the brainchild of a mid-level ops director who overbought for a data center and had to come up with a way to save his own ass. […]
A Cloud Is Easier To Draw On A Whiteboard Than A Grid
.
EC2 is very popular with the Web 2.0 crowd, which is strange, considering the hurdles that these Javascript all-stars need to overcome.
»

ted_dziubaTed Dziuba, el redactor de estas opiniones, es un matemático nacido en la costa este de los EE UU (Connecticut) en 1984 que, tras graduarse en 2006, trabajó en Google como desarrollador web en su intranet hasta que se aburrió al cabo de un año. En julio de 2007 fundó Persai con dos compañeros del Instituto Tecnológico de Rochester que habían montado el proyecto RadRails mientras trabajaban en IBM Rational. Para desarrollar un primera versión de un agregador de feeds personalizable contaron con el apoyo de los ángeles inversores que aportaron 35.000 $ hasta final de enero.

Ted también escribe sobre software desde la costa oeste (Frisco East Bay). Es donde se codea con “los que se sientan al otro lado de la bahía”, y donde algún editor de TechCrunch se “enganchaba” con él.

Su proyecto despertó cierto escepticismo cuando sacaron el “nuevo” servicio en beta a final de enero. Dos meses después, el proyecto parecía no marchar bien.

Su startup, de la que es el CTO, “renació” el 17 de julio de 2008 como Pressflip. Oficialmente se trató del lanzamiento público. Antes presentaban su sitio como un lugar donde ir a mirar lo que se publicaba en la web. En vez de utilizar un “filtro manual”, como Digg o Menéame, lo hacían “a máquina” con su software. Ahora ofrecen un motor de búsqueda persistente capaz de aprender para rastrear la web en busca de artículos con los que responder a la pregunta: “¿en qué estás interesado?”

A diferencia de la respuesta a lo que plantea Twitter, que te lleva a una cierta relación, aquí se trata de decirle al motor lo que quieres que te busque. Afirman que, como lo han dotado de inteligencia artificial, sus algoritmos van aprendiendo según vas respondiendo si te parece bien lo que te presenta. Sustituyen la red social que te “descubre” información interesante por una automatización del proceso.

ted_dziuba-persai

Persai is the company created by Matt Kent, Ted Dziuba, and Kyle Shank, who are perhaps better known as the guys behind Uncov, the recently shuttered blog known for its harsh, and profanity laced, criticisms of Silicon Valley companies. (Wired 080129)

A pesar de que Ted opine que Mike Arrington contemporiza con las startups, éste no valoró bien los resultados de su producto al referirse a su “planchazo” hace cinco semanas. Aprovechó para recordar que resultaba más difícil el hacer que el criticar a los que habían bajado a la arena. Resulta que Ted editó el blog Uncov en 2007 en paralelo con sus comienzos empresariales hasta muy poco antes de anunciar la beta, y que los tres colegas eran conocidos entonces por sus observaciones “trituradoras” sobre proyectos de la web 2.0. Ello les deparó ciertos epítetos e implicó algunas consecuencias (además de notoriedad para su nueva empresa y de lo que esperaba de TechCrunch).

Tras lo escrito en TR, veo que el mozo sigue sin afeitarse los pelos de la lengua. Continua aireando sus opiniones con un gracejo groserillo, cosa que muchos no hacen porque no saben, no se atreven o, sencillamente, les parece impertinente. Es una lástima que no aporte más datos o razones para que, aparte de entretenernos y servir de pasto para comentarios, pueda sostener más persuasivamente sus puntos de vista. Me llama la atención que no lo haga dados sus aprendizajes formales en Rochester, o empíricos en Google, aunque sólo “aguantara” un año.

Ted debe de valorarse como un buen técnico y crítico perspicaz, a la vez que aprecia incompetencia en muchos desarrolladores. Como consecuencia, metió puyazos sobre los fallos de los que consideraban la web 2.0 como una oportunidad para desarrollar un “sitio molón” al que atraer usuarios y dinero de algunos inversores, como en las “puntocom”. Él dice valorar la tecnología, y opina que Ajax no aporta nada relevante dado que todo su código está ya programado en las bibliotecas [“librerías” para los informáticos].

mike_arrington-techcrunchPues mire usted, joven, que diría mi abuelo. Comparto su opinión sobre que hay que aportar algo, pero debe valorar más que los mercados son agnósticos respecto de la novedad técnica, a diferencia de los políticos que dicen apoyar la innovación tecnológica para seguir el rollo de la Agenda de Lisboa. Es más, aquéllos suelen ser ateos, como usted sabe. Prefieren lo que está bien probado, resulta estable y resuelve alguna necesidad. Los clientes y usuarios aprecian y usan lo que les simplifica la vida y sus relaciones (Microsoft, Google, Amazon…), o lo que les hace sentirse diferentes sin complicaciones (Apple, BlackBerry…).

En fin, espero que Ted pueda explicarnos mejor algún día qué tiene en contra del marketing, de la «cloud computing», o de Amazon, de quien ha sido cliente, según cuenta. Quizá se precipitara al contratar su hosting “en la nube” esperando algo que todavía no ofrecían. Como poco, no creo que lleve ninguna razón cuando arremete contra sus responsables del CPD y del soporte.

Por un lado, menosprecia al equipo de Werner Vogels, que entró en enero de 2005 para montar los AWS de infraestructura (entre otras cosas). Por otro, recuerdo que antes habían migrado del enfoque back/front al grid para poder ir escalando de manera flexible. ¿A qué “sobrante” de capacidad se refiere? ¿Acaso intenta culparles de que su proyecto no sea rentable porque le cobran unos servicios hardware que deberían de regalarle por “tener de sobra”, según él?

werner_vogels-amazonSi miramos los perfiles profesionales de Werner y Ted veremos que son incomparables, aunque ambos sean CTOs. Quien haya tenido responsabilidades de explotación sobre una infraestructura telemática sabe que el buen funcionamiento de los servicios desencadena muchos quebraderos de cabeza. Aunque sólo emplee tecnología básica, cualquiera que te ayude a cumplir los objetivos de manera fiable se valora como una bendición, ya sea un vulgar comerciante o un ex empleador. ¿Que aún no llegan sus nubes al nivel celestial requerido para ciertas cosas? Pues habrá que seguir esperando mientras se trabaja “en las minas” de los CPDs internos.

Creo que el nuevo cuento sobre vendedores de picos y palas (Cisco/Nortel – Sun/IBM – Accenture/PwC – Amazon/Google) que nos ha largado este “aprendiz” de columnista crítico-sátiro no llega ni al rango de boutade. Espero que siga aprendiendo y balancee mejor sus dedicaciones al análisis, periodismo, tecnología y empresa. No descarto que tenga cierta razón tras lo que expresa en TR. Muchos sabemos cómo se funciona en las empresas grandes, pero también conocemos las expectativas de los clientes pequeños. En cualquier caso, no me ha parecido convincente según lo ha contado. En otra entrada volveré sobre este asunto.

Ahora bien, quizá lo que esté ocurriendo es que los editores británicos de TR pretendan recrear los chismes del Valleymag de Gawker para hacer “cloud fight” en vez de “food fight”. No me parece que sea un camino acertado para desarrollar profesionalmente una comunidad TIC.


[Foto 1: Ted Dziuba. Wired]
[Foto 2: Equipo de Persai. Wired]
[Foto 3: Mike Arrington. chesh2000]
[Foto 4: Werner Vogels. Mr Noded]

Entradas relacionadas: Confianza en la nube, Servicios externos, El software de la nube, Red como computadora, La nube de Amazon.

Actualización: Nick Carr, en Machine Head, a propósito de los gustos musicales de Werner, dice que «yeah, you bet your ass I’d entrust my mission-critical data and apps to this guy».

Posted in computación, emprendedor | Etiquetado: , , , , , , , , , | Leave a Comment »

Valor del ángel

Posted by josempelaez en Viernes, 8 agosto 2008

Especulación sobre las aportaciones de los ángeles inversores en las startups de internet que busquen aprovechar la experiencia existente, y sobre las necesidades iniciales de capital.

He vuelto a leer mis dos entradas anteriores para seguir pensando “en voz alta” sobre un par de interrogantes. Uno son los motivos por los que existen enfoques tan contrapuestos sobre buscar capital externo antes de llegar al punto de equilibrio financiero. El otro es la cuantía del impacto beneficioso que pueden tener los inversores de capital semilla en la valoración de una startup.

internetHabiendo muchos tipos de negocio, me estoy refiriendo implícitamente a los que emplean internet como medio de difusión y entrega del producto. Dada la evolución de la tecnología y las infraestructuras en los últimos diez años, los costes actuales de arranque de empresas en este ámbito son mucho menores que entonces.

Por ejemplo, a mitad de marzo de 2000 se celebró un evento de dos días etiquetado con «Global Internet Summit» en el Hotel Palace de Madrid. Me parece que fue aquí donde un “European Sales VP” de Ariba arengó a los promotores de los portales B2B para que “levantaran” varios millones de euros al cambio y poder pagar así la licencia de su software de compras. Ésta costaba más de uno. Otra cosa es que realmente lo valiera, que no hubo que esperar muchos meses para averiguarlo. Y quien dice Ariba puede también hablar de Commerce One, Manugistics o Descartes.

El escenario actual presenta la ventaja de que hay empresarios o emprendedores con éxito previo y experiencia en internet dispuestos a prestar asistencia desde muy al principio. Aportan tanto o más como tutores que como financiadores. A cambio piden una participación minoritaria. ¿Se va a discutir mucho en este contexto con un cuadro financiero sobre la mesa para valorar esa participación? No me lo parece.

Particularmente siempre he creído más en la empatía de los negociantes que en los planes de negocio. Evidentemente, más aún tras la experiencia de la burbuja y su estallido en las puntocom. Ésta se produjo aunque había muchos planes pagados a tarifa elevada de consultora que nunca se cumplieron (a pesar de que debían de estar muy bien elaborados y presentados).

kawasaki_art-of-startNo voy a cuestionar la importancia de apuntar a la diana si se quiere acertar ya que de muy joven competía en tiro de precisión. No obstante, creo que una hoja de papel tamaño A4, un slidecast con diez transparencias o cinco minutos de video presentación deberían de ser más que suficientes para pasar a los “asuntos empáticos” entre emprendedor e inversor.

Debe de haber numerosos planes de negocio e investigaciones de mercado cuya elaboración demanda mucho más tiempo y dinero que el dedicado por Y Combinator a las empresas que ayuda en cada una de sus rondas. Muchos pueden razonar: ¿qué mejor análisis de inversión podemos hacer que lanzar una prueba piloto de bajo coste (“beta”) en la nueva web e ir reaccionando ante las respuestas?

Mi opinión es que hoy, para empezar a desarrollar una propuesta innovadora, no hace falta mucho capital, pero sí algo de dinero y de ayuda de quien conozca los mercados financieros para poder acometer las futuras “expansiones”.

En la línea de adoptar este modelo de inversiones en «capital semilla», Kevin Merrit, fundador de blist, recientemente ha recomendado a Microsoft el empleo de este enfoque para recuperar el terreno y el tiempo perdido en el nuevo mercado del software en la web. Escribe:

«Google (and Yahoo previously) have been buying up innovative companies before Microsoft has a chance to see them. Microsoft should consider developing its own internally funded Y Combinator like program. It would be similar but different. It might just be the catalyst Microsoft needs to dominate for another couple of decades. […]
Startups need cash, tools, infrastructure and elimination of noise and distraction. Microsoft needs access to innovation and a future generation of folks building software with Microsoft development tools and to be run on Microsoft platforms.»

Para entender mejor sus fundamentos, y aunque sea extensa (± 9.000 palabras), recomiendo leer (al menos en su primera parte) la exposición de Paul Graham (fundador de Y Combinator) sobre cómo las startups pueden proveerse de fondos. Paul sabe bien que algunas no necesitan más que una ayuda para sentar una buena base empresarial y algo de dinero para cubrir sus gastos iniciales. No obstante, muchas tendrán que seguir logrando financiación adicional de los conservadores venture capitalists en distintas rondas, y ellos también les asesorarán durante las negociaciones.

ycombinatorSu capacidad de negociación sobre el futuro y valor de la startup no debe de ser mala a la vista de la comparación que hice el lunes entre Panoramio y Omnisio.

Además, si leemos hasta el final lo que ha escrito Mike Arrington sobre la nueva startup ididwork, veremos que los fundadores de la Expensr vendida a Strands, hace muy poco tiempo, disponen ahora la ayuda de Y Combinator. ¿Será que buscan negociar mejor en su próxima oportunidad? No resultaría nada extraño ya que, en otra nota sobre una nueva herramienta para predecir el valor de una startup, escribe que:

«The key factors in determining likelihood of success are the team, financial factors, the concept and advisors.»

Imagino que este tipo de inversores consejeros distan mucho de ser los referidos por el emprendedor Diego Mariño en su anotación de hace unos meses donde decía «consigue un inversor decente».


[Imagen 1: Poster The Internet. Sebastian Prooth]
[Imagen 2: Transparencia de Guy Kawasaki. whatidiscover]
[Foto 3: Jessica Livingston, from Y Combinator. aliasaria]

Posted in emprendedor | Etiquetado: , , , , , , | 2 Comments »