Blog de JoseMPelaez

Aprendimiento: aprender del entorno con atrevimiento

Posts Tagged ‘web’

Navegar hacia las nubes de datos

Posted by josempelaez en Jueves, 5 marzo 2009

El reciente nombramiento de un director de sistemas de información en el nuevo gobierno estadounidense me permite relacionar otra vez el software y la política. Los criterios que han impulsado la mejora y el acceso a los datos también conducen a potenciar el uso de aplicaciones web que saquen partido de la «computación en la nube». Este enfoque puede trasladarse fácilmente a otros terrenos donde deben cooperar diversas entidades, como el de las «cadenas de suministros».

cartel-publicitario_derribado-viento

Cartel derribado por viento. Madrid (©ÁlvaroGarcía, El País 090305)

El temporal ha arreciado y el viento se ha mantenido soplando fuerte y constante por España en estos días. Además, las tasas de desempleo han seguido subiendo, los tipos de interés han continuado bajando y los juegos de los políticos, aunque hayan rolado, no han amainado demasiado. Parece que quedaron atrás los rompientes de los lances cinegéticos, de las filtraciones periodísticas, de las contiendas electorales…, pero ahora tenemos delante los bajíos de los coches gallegos, de los espías madrileños, de los golpes vascos

Todavía quedan cargas en mi tintero para escribir sobre varios aspectos que considero paradójicos en relación con la situación social que nos afecta, y mucho. Sin embargo, voy a dirigirme a otras aguas menos borrascosas y provocadoras de naúseas. Trataré de mantener el rumbo emprendido después de la virada en mi última navegación web a bordo de este cuaderno de bitácora. Resulta que, cada vez que intento adentrarme en los mares de la economía y la gobernanza española, termina surgiendo en mi mente la sensación de deslizarme por terrenos casi ignotos por irracionales. Navegando por zonas donde prevalece un oleaje de intereses creados y respuestas viscerales, se termina levantando mi temor a un naufragio tenebroso.

En mi entrada previa puse rumbo hacia la participación ciudadana y el desarrollo de software al traducir la mayor parte de un artículo donde se lee que «we need to create open innovation platforms for citizens to create solutions for themselves». Uno de sus enlaces apuntaba al concurso Apps for Democracy, en cuya organización había participado la agencia digital del redactor del texto. Hoy he recordado esta iniciativa al conocer el nombramiento de otro de sus promotores como nuevo CIO del gobierno estadounidense

Vivek Kundra, que hasta ahora era el CTO del Distrito de Columbia (Washington DC), fue premiado por el MIT Sloan CIO Symposium en 2008 como un innovador en el uso de las tecnologías de información. Ha sido uno de los tecnólogos que ha contribuido a los planes de acción del gobierno federal. Como anécdotas ilustrativas cabe reseñar que es usuario de Twitter y que ha promovido el empleo de las aplicaciones web de Google entre los funcionarios de WDC como alternativa a la suite de Microsoft Office que tenían.

Vivek Kundra escuchando (cc David Clow, Flickr 080725)

Vivek Kundra (34 años) escuchando (cc David Clow, Flickr 080725)

Entre las políticas implantadas está la de emplear tecnología ya disponible comercialmente —en vez de encargar desarrollos específicos a los proveedores habituales en este tipo de adjudicaciones—. Para lo que deseo anotar hoy aquí, me interesa subrayar también el criterio de gestión de potenciar la transparencia y la participación ciudadana eliminando barreras para acceder y compartir la información. [Vamos, algo distinto de lo que pasó ayer con el uso de Twitter en la Asamblea de Madrid, por ejemplo.]

En la línea de fomentar la participación, el concurso de aplicaciones referido ha recibido 47 propuestas para ser votadas por los futuros usuarios, es decir, por los ciudadanos. Una de las condiciones era la de usar los datos que se publican para favorecer los desarrollos web de mash-ups empleando técnicas estándar y ágiles. Con esta iniciativa también se perseguía el superar las anticuadas y toscas herramientas de ofimática que aún lastran la productividad de las personas y grupos en muchas organizaciones públicas y privadas.

La facilitación del acceso a las bases públicas de datos me ha recordado la disponibilidad de los Amazon Public Datasets. Se anunció poco después de una conversación que tuve con el autor de Nubeblog sobre el futuro de la captura y explotación de datos en La Nube. En ese encuentro comenté con Diego Parrilla —que hoy promueve la tecnología de Abiquo— las posibilidades y ventajas de las nubes públicas frente a las privadas. Las primeras permiten la explotación de los datos que son de interés para muchas personas y organizaciones, o que son susceptibles de tipos distintos de aprovechamiento. 

tienda-ropa

Tienda de ropa variada (Phil's Stock World Favorites, 080611)

Para ilustrar mi postura usé ejemplos de las «cadenas de suministros» para el aprovisionamiento (supply chains), algo que yo prefiero llamar «redes de abastecimiento» de la demanda (demand networks). Por ello también he recordado mi enfoque tras leer ayer un artículo de AMR Research sobre «Categorizing Content in the Supply Chain». Trata de los desafíos que plantea la gestión de los distintos tipos de datos (“contenidos”) que se manejan en las supply chains, de los que algunos han de ser necesariamente compartidos por distintos motivos. Uno de los casos que menciona es el de los efectos de las terapias sanitarias, situación que en España resulta de actualidad ante el caso de unas vacunas contra el cáncer de útero.

El análisis de datos agregados puede aportar un gran valor, aunque resulta escaso cuando se limita al plano individual. El contenido y precio de un carro de compra semanal de una familia aporta cierta información, pero no es comparable con la del análisis de todas las compras de esa familia durante un largo periodo de tiempo. Tampoco lo es con el valor que pueden obtener los comerciantes capaces de procesar adecuadamente los datos agregados de consumo por artículos y clientes en toda clase de segmentos zonales y temporales.

Podemos encontrar otros ejemplos ya también clásicos en los actuales servicios disponibles en la web para muchos usuarios que comparten información por encima de la plataforma, como el recién lanzado Likaholix. Sin embargo, los ejemplos más antiguos y lucrativos provienen del sector financiero —pionero y usuario intensivo de los ordenadores—, como exponía IC en «el front running, la madre de todos los negocios».

Todo esto me lleva a pensar en otra idea, pero ya la compartiré en la entrada siguiente.

Entradas de este cuaderno con alguna relación: ¿Jugamos a la política o desarrollamos algo?, Captura de datos en la nube, Conmutación a la nube.

Suscribirse a las entradas de este cuaderno mediante un lector.

Posted in software | Etiquetado: , , , , , | Leave a Comment »

Expectativas, palabras y pensamientos

Posted by josempelaez en Miércoles, 31 diciembre 2008

Los que escribimos en un cuaderno electrónico público tenemos y mezclamos distintos motivos. Los que los leemos también tenemos diferentes expectativas e intereses. Mi anotación previa me ha ilustrado algo más sobre ello. También me ha hecho volver a pensar sobre las palabras compartidas.

mixed-words

Palabras en evolución (via The Daily Galaxy 071012)

En la entrada anterior expresé ciertos puntos de vista sobre la educación en España. Recogí algunos datos, refrendé opiniones ajenas y mencioné alguna de mis experiencias como docente. Escribí sobre éstas para tratar de enmarcar las eventuales expectativas que pudiera despertar la introducción realizada al tema. Algo sé del sistema educativo español, pero no lo suficiente como para meterme en muchas profundidades o recomendaciones. Pretendía sentar una base para que los eventuales lectores no esperasen demostraciones de causas ni justificaciones de propuestas. Al menos, no en ella. Sin embargo, creo que no lo logré; como poco hay un caso que lo atestigua, aunque sea uno muy particular.

Me parece que en los seis meses de vida de este cuaderno, con anotaciones que han estado igual de mal o bien fundadas que la anterior, he aludido alguna vez a mis experiencias para usarlas como fuentes de datos, pero no para intentar establecer unas “credenciales” como opinador. El distingo que me debió de impulsar el otro día a mencionarlas con el propósito implícito de rebajar expectativas pudiera derivar del hecho de que aún trabajo como ingeniero y empresario. En cambio, la educación reglada española sobre la que escribí no está ahora entre mis medios de vida. Probablemente por ello me sienta más intruso a la hora de opinar sobre unos asuntos más que de otros.

Imagino que otro motivo por el que cité mis experiencias es que no me gusta escuchar o leer a quienes manifiestan que no saben nada sobre lo que van a decir y que, no obstante, se aplican a ello seguida y aplicadamente. Creo que hay una frase de Orson Welles que viene al caso: «Muchas personas son demasiado educadas para hablar con la boca llena, pero no se preocupan por hacerlo con la cabeza hueca.»¿Por qué no guardamos silencio en este tipo de situaciones si no estamos buscando únicamente el entretener al prójimo?

fimble-logging

Anotando en cuaderno (cc piglicker, Flickr 081105)

Supongo que será, al menos en parte, porque nos gusta ser los protagonistas durante ciertos momentos de nuestra existencia. Ello supone, ¿por qué no recordarlo?, una buena terapia afectiva, cuando funciona. Otro buen motivo es el de la charleta social orientada sólo a relacionarse y pasar un rato con otros miembros del grupo. Esto, en muchas ocasiones, se llama crudamente bullshit. También debe de ser porque hablar o escribir ayuda a pensar y razonar, aunque hacerlo sin premisas, sin datos, sin información previa sea ilógico.

Tras leer una entrada como la que precede a ésta, algunos quedarán defraudados al no encontrar soluciones o acciones que intenten resolver la «verdad incómoda» de la educación. Es lo que le ocurrió a mi esposa, que vio por vez primera una anotación de las que escribo “en internet” después de varios meses de decirme que sentía curiosidad por saber qué era eso de lo que le hablaba a veces. Yo esperaba ese momento con interés. En otras ocasiones había leído informes o mensajes míos antes de enviarlos para difundir situaciones, valorar opciones, comprobar comprensiones o descubrir errores.

Aunque usa el correo electrónico y accede a sitios web desde hace años, no había visto un blog hasta el día de Navidad. El desencadenante de que lo hiciera fue casual: entró en el despacho doméstico justo cuando yo apretaba el botón de publish. Se interesó por si aquella página era la del cuaderno electrónico. Le aclaré que era el panel de control y la animé a que se conectara desde la máquina del salón para leer con tiempo lo que acababa de publicar. Quería conocer su opinión como persona muy cercana, aunque muy ajena a este heterogéneo “mundillo” que, como apunta el término, lo forma un conjunto reducido de la población

¿Qué pasó? Que recuerde, es la primera vez que me dice que no le ha quedado suficientemente claro lo que pretendía con mi texto. Lo había entendido bien pero, tras leer la introducción, esperaba algo más específico, alguna recomendación o solución al problema enunciado. No sé si es que tenía una expectativa sobre los blogs que no se correspondía con lo que acababa de leer o es que tenía una idea sobre mis escritos que no había seguido en éste. Para intentar una defensa digna, le sugerí que no comenzara las lecturas desde ideas preconcebidas y que se mantuviera abierta a las informaciones de su entorno, sin esperar nada de antemano.

thinking-cap

Casco de pensar (via The Daily Galaxy 080307)

Hablamos también de que hay muchas clases de cuadernos de bitácora en internet, y de que tienen propósitos muy diferentes. Si miro mi blogroll, ¿qué tienen en común las anotaciones de Kurioso, Pseudópodo, Perogrullo o Nubeblog con las mías? No ocurre lo mismo que con los logbooks de navegación que conocemos de nuestras excursiones marítimas. 

En mi caso particular, en este weblog he buscado juntar datos, enlaces y reflexiones propias o ajenas con algún orden para ayudarme a pensar sobre alguno de los asuntos que me interesan o llaman más mi atención en cada momento. Si eso es todo, ¿para qué hacerlo en público?, es lo que debió de pensar mi esposa por la cara que puso.

Añadí que quería ir confeccionando un cuaderno que me sirviera como referencia para poder consultarla más adelante desde cualquier parte. También le dije que deseaba practicar y perfeccionar mi escritura porque me ilusionaba encontrar otras personas con quienes compartir, contrastar y confrontar ideas sobre el tema de turno. Si cuando crecieran mis sobrinos quisieran saber algo más de la vida de su tío, allí encontrarían material adicional. Si otros lectores pudieran sacarle algún provecho extra, bienvenido sería. Si, además, se animasen a conversar aportando alguna objeción, aclaración, ampliación o vínculo para poder ir más allá de mis letras, pues miel sobre hojuelas. 

A los intereses anteriores debo sumar el de que me gustaría seguir aprendiendo a mezclar las palabras más y mejor. Creo que uno puede encontrar mejor la inspiración o descubrir una relación oculta en los entresijos de la naturaleza o del cerebro mientras está leyendo, pensando, escribiendo, jugando o haciendo algo relacionado con la materia en cuestión. Por consiguiente, no me pongo a hablar o escribir sobre asuntos que desconozco por completo. En estos casos, antes pregunto y busco algún buen material que leer o historia que ver (aunque esto en mucha menor medida).

Las observaciones de lo que me rodea y las lecturas permiten que vaya abriendo un camino que, a veces, trato de ampliar redactando. Leyendo y escribiendo mucho terminas aprendiendo a juntar palabras siguiendo las reglas del lenguaje que utilizas. Esta capacidad es un útil sencillo y muy poderoso. El aprendizaje del lenguaje sirve para pensar, además de para comunicar, lo que muchos parecen ignorar. 

De momento lo voy a dejar aquí. Ya trataré de regresar a la educación el próximo día.

Entradas de este cuaderno con alguna relación: Educación: una verdad incómoda, La motivación de cada uno, Inquietudes e intenciones

Suscribirse a las entradas de este cuaderno mediante un lector. Además del vínculo inferior al RSS 2.0 de los eventuales comentarios a esta entrada, los servicios co.mments y backtype permiten seguirlos por correo electrónico.

Posted in general | Etiquetado: , , , , , , | 4 Comments »

Nudos entre comunicaciones

Posted by josempelaez en Miércoles, 26 noviembre 2008

Las redes de ordenadores siguen incrementando su protagonismo en la sociedad y culturas actuales. A sus usos en proyectos científicos y aplicaciones técnicas con presencia en los medios de comunicación hay que añadir el empleo extensivo de internet para diseminar mensajes de forma distribuida. Las innovaciones en la conectividad entre unidades de procesamiento de información permitirán avances que pocos pueden intuir, pero algunos sí que los ven, y la «tercera cultura» ayudará en su difusión.

grid-light

Grid para una luz fluorescente (cc RobertFrancis, Flickr)

Hace tres semanas me hice eco de la noticia de que el regulador estadounidense había aprobado la asignación del «espacio blanco» del espectro radioeléctrico —las frecuencias que quedaban libres al cambiar a la TV digital—. Ello me parece relevante porque va a facilitar el despliegue del acceso a internet mediante otra “banda ancha sin cables”. Algunos le denominan una “Wi-Fi con esteroides” ya que tendrá una mayor capacidad que la actual, y que las redes celulares 3G que el empleo de los nuevos terminales tipo iPhone están saturando.

Bueno, en realidad, hablar sólo de acceso es poco veraz. Internet es una red y, como tal, está formada por enlaces o líneas, además de por los nudos o conexiones entre ellos que, en sentido estricto, serían tan sólo sus intersecciones o puntos de cruce. Por consiguiente, los canales de comunicación de este espacio “liberado” serán una parte importante de internet, que el DRAE define como: «Red informática mundial, descentralizada, formada por la conexión directa entre computadoras u ordenadores mediante un protocolo especial de comunicación.» 

Malla, parrilla, enrejado, celosía, trama, cuadrícula, tamiz… son vocablos relacionados con red que, en unos casos, enfatizan los hilos, líneas o canales de unión, mientras que en otros resaltan los huecos que se forman entre ellos. Ahora bien, curiosa y extrañamente, los nudos o nodos parecen carecer de interés en todas sus acepciones. Como pocos saben de su papel crucial en muchos tipos de estructuras para una distribución correcta de cargas, me resulta una paradoja su reducido protagonismo semántico ya que esos puntos fueron los protagonistas iniciales de internet, que nació para conectar ordenadores heterogéneos formando una red de topología distribuida. Por cierto, que los exploradores de la Sociedad de las Indias Electrónicas han explicado las diferencias entre descentralizado y distribuido a estos efectos, distingo que no han hecho los miembros de la Real Academia Española en su diccionario de la lengua.

cern_eege-grid

Algunos nodos del EGEE (datos del Imperial College London sobre Google Earth)

Cuando miro las imágenes que usé para ilustrar las dos anotaciones de hace veinte días en que me referí al proyecto del CERN «LHC Computing Grid», observo que todas ellas  ponen más de relieve los nodos que las líneas de conexión. Si miro al otro proyecto grid computing del CERN, el de infraestructura «Enabling Grids for E-sciencE», concluyo que, durante su difusión, el énfasis se puso en que su software permitió conectar más de 2.000 computadoras en abril de 2006 (con motivo de la crisis mundial de la gripe aviar). Recuerdo que esta red permitió, en sólo 1 mes de colaboración, hacer un trabajo de computación que hubiera demandado 1.200 meses de proceso en 1 ordenador (no decían de qué tamaño, así que debían de referirse al promedio). 

La página informativa del centro público que inventó la web explica que la Grid se basa en la misma idea: compartir recursos entre ordenadores distribuidos geográficamente. Aclara que, mientras la web simplemente compartía información entre ellos, la nueva red, que algunos asocian con la “internet del futuro”, también comparte capacidad de proceso y de almacenamiento. En septiembre de 2006, la EGEE Grid financiada por la Unión Europea estaba formada por más de 200 centros y conectaba más de 20.000 computadoras repartidas por el globo.

Por consiguiente, a diferencia de las parrillas de acero corrugado que arman el hormigón, o de las redes que se emplean para pescar, internet dota de un gran protagonismo a sus nodos. No debemos olvidar que un buen número de ellos se dedican exclusivamente a regular el tráfico y la confidencialidad de los paquetes de datos que transitan por sus líneas cableadas e inalámbricas: encaminadores, pasarelas, conmutadores, cortafuegos, cifradores, traductores, repetidores, moduladores, emisoras, captadores, centralitas digitales…

grid-poles_cloud

Líneas y postes de electricidad (cc einarfour, Flickr)

Bien, vale, quizá resulte que los cables de cobre, los de fibra óptica, los pulsos lumínicos, las ondas electromagnéticas, los transductores y acopladores, las claves de señales, los protocolos de transmisión, los algoritmos de cifrado… son menos importantes que los nudos de cómputo que también conforman la trama de internet. Será que éstos deben de ser los elementos clave de las redes aplicadas a las TIC. Será que los vocablos de nuestro pasado sociotécnico —que se refieren a las conexiones y espacios vacíos entre líneas más que a los nodos materiales donde se cruzan— deberán de adaptar su significado para poder reflejar lo importante en las nuevas TIC. ¿Y a mí qué?, podría preguntarme.

Pues resulta que considero importante no perder de vista que no hay redes de ordenadores sin conexiones y comunicaciones. Las unidades de almacenamiento y procesamiento de datos servirán de poco si formamos islas de información accesibles sólo desde “ventanillas” dentro del perímetro delimitado por una especie de foso de aislamiento infestado de cocodrilos, o por una profunda zanja cortafuegos o contra asaltadores del tesoro de la información. Sería como si los aeropuertos fueran hubs & spokes completamente aislados, sin aeronaves que los conectaran, o como si las estaciones o terminales de tren no tuvieran redes ferroviarias que las enlazaran. 

La lógica del tamaño del hueco de una red que permite no atrapar al “pezqueñín” es una cuestión básica para el sostenimiento de la vida marina. El lenguaje humano —nuestros protocolos de comunicación—, también es clave para nuestro desarrollo, como enseñan la experiencia y la biolingüística.

internet-mapping_mit

Representación de la periferia del 'universo on-line' (Lanet-vi program of I. Alvarez-Hamelin et al. - MIT Technology Review)

Sin comunicación no habría grupos de personas, ni tribus, ni aglomeraciones urbanas, ni sociedades, ni culturas, ni Civilización Humana (en singular). La nanotecnología, la física cuántica, la genética molecular, la neurociencia… van descubriendo nuevas estructuras dentro de órganos que antes se estudiaban en niveles superiores. Siguiendo “hacia arriba”, ¿qué nos depararán las nuevas redes de ordenadores como el Grid del CERN, o la extensión de una computación en la nube que hoy lastran algunos armados de mitos interesados que montan alrededor de la seguridad, disponibilidad, integración, dependencia…?

Para terminar quiero anotar el desencadenante inmediato para escribir esta entrada en el cuaderno, y así poder recordarlo. Tenía rondando por mi cabeza varias ideas sobre “espacios vacíos”, grids, datos en la nube, islas de información, protecciones culturales y lenguajes de comunicación cuando leí un artículo sobre Ray Ozzie en Wired. Se extiende sobre su actual papel en Microsoft como Chief Software Architect, para lo que se remonta a los orígenes de su posición a favor de la computación en la nube y, por consiguiente, fuera del firewall. Al final del mismo se dice:

«To Ozzie, software’s soul does not lie in the accumulation of features. Instead, it lies in his dream of connectivity. “Live Mesh is very Ray,” Mitch Kapor [Lotus founder] says. “It’s the son of Groove, which is the son of Notes.” Which was, of course, the son of Ozzie’s beloved Plato [an early interactive system to connect people]. Thirty-three years later, Ozzie is still trying to build on what he saw in sophomore year. But it’s no longer the Ray Ozzie vision. It’s Microsoft’s.» [negrita del editor]

Interesante, ¿no?

Entradas relacionadas: Conmutación a la nube, El «espacio blanco» de la televisión, Sistemas operativos en la web

Suscribirse en un lector a este cuaderno. El servicio co.mments permite seguir los eventuales comentarios por correo electrónico.

Posted in computación, web | Etiquetado: , , , , , , , | Leave a Comment »

La marcha de las generaciones

Posted by josempelaez en Lunes, 10 noviembre 2008

Muchos se han movido para tratar de extraer de la web todo su potencial. Cuando trabajan en una organización se encuentran con herramientas informáticas que no les satisfacen, y no quieren renunciar a las que están utilizando en sus restantes actividades. El uso de la web es ya una parte inseparable de su educación, trabajo, vida… La sociedad en su conjunto y las empresas que operan en sus mercados también se han visto afectadas. ¿Progresan éstas adecuadamente?

abiquo_planta

Ilustración de una visión disruptiva del uso de internet citada por El Periódico. Aplicación de ejemplo de Abiquo (Jesús Monleón)

En mi nota anterior escribí que la «computación en la nube» presenta ciertas desventajas a ojos de una gran mayoría de los directivos empresariales. Me referí particularmente, aunque muy de pasada, a los responsables de los sistemas de información al más alto nivel organizativo (CIO). No he puesto de informática porque no quiero confundir una labor con la otra, sin que vaya a ser éste el centro de la reflexión que me propongo hacer aquí y ahora. [Tampoco deseo que los títulos de unos puestos me metan en la polémica abierta sobre diplomas académicos y competencias profesionales, o sobre sus maneras de difusión 🙂 ]. 

Un problema de La Nube que no mencioné es que bastantes trabajadores, especialmente de los nuevos, tienen puntos de vista muy diferentes del “corporativo” sobre la informática. Aunque una mayoría relevante siga siendo poco sensible al empleo eficiente de la tecnología, creo que este número irá a menos, y no a más. La atracción de las ventajas para los usuarios que se derivan de las externalidades es demasiado grande como para resistirse a ellas de manera sostenible. Me parece que los progresos de Facebook y Tuenti lo atestiguan.

Los usuarios jóvenes, y los curiosos que no lo son tanto, están acostumbrados a leer artículos del tipo de «guía práctica para trabajar en la ‘nube’». Hay muchos que aplican lo que aprenden sin haber ido a la universidad. No necesitan estudiar informática, ni pedir a un técnico que les ayude, ni siquiera leer manuales complejos para comenzar a montar cosas interesantes. Tampoco deben hacerlo para realizar ciertos cambios más o menos promovidos, autorizados o tolerados (los famosos hacks). Además, cada vez hay más  “informáticos de profesión” desarrollando menos programas y adaptaciones a la medida de sus clientes y construyendo más herramientas o servicios genéricos, que terminarán adaptando sus futuros usuarios.

Lo que sucede es que la mayoría de estos nuevos trabajadores ilustrados en la web, cuando llegan a sus oficinas o recorren los lugares de trabajo de sus clientes, encuentran otras herramientas empresariales a su disposición. Si nos referimos a trabajos muy genéricos, las aplicaciones que ponen a su servicio suelen ser menos útiles, sencillas, potentes o atractivas que las que encuentran en internet. Éstas son gratuitas o tienen un precio al alcance de la mayoría de los aficionados más entusiastas y avanzados. Este fenómeno ha sido observable desde hace una decena de años, que no meses, aunque haya ocurrido en una minoría de casos.

unilever-consumerization-architect

Wendy Wilkes, de Unilever (Graham Trott, BW 080814)

Según cuenta tic616, Accenture ha publicado una encuesta muy reveladora sobre los “trabajadores de la nueva generación”. La consultora concluye que la «millennial generation demands own devices at work and don’t adhere to corporate technology policies.» Se refiere a estudiantes y empleados entre 14 y 27 años en los EE. UU. Los resultados de la encuesta apuntan a una desconexión entre la tecnología que proveen las empresas y cómo los trabajadores jóvenes quieren utilizarla y colaborar. Business Week informó hace pocos meses de que Unilever, una gran compañía de las consideradas clásicas, está haciendo cambios relevantes en su informática corporativa para atraer a los mejores candidatos jóvenes. 

Además, creo que la Generación X protagonista de alguna novela de Douglas Coupland, educada mientras jugaba con los primeros ordenadores personales durante su adolescencia, tiene ya bastante influencia en las decisiones empresariales en general, y más en las de tecnología. En 1982, cuando yo tenía 29 años, compré un ZX Spectrum que aún conservo (guardado en una caja de un desván). En mi caso pasé de “jugar” en la empresa programando en Fortran para tratar distintos tipos de datos a hacerlo en casa usando Basic. Lo que también ocurrió en aquellos tiempos es que hubo otros muchos con menos años que aprendieron directamente a programar curioseando y experimentando con esos primeros ordenadores personales. Si andaban por los 12 años, hoy tienen ya sobre los 40. ¿Quién va a seguir decidiendo en las grandes empresas que prejubilan a sus trabajadores con poco más de 48 años porque la tecnología permite hacer más con menos personas?

Sin apoyarme en la influencia que internet ya tiene en la política, como han demostrado los triunfos electorales de Barack Obama (47 años), hay bastantes ejemplos de cómo está transformando ya la forma de trabajar en muchos sectores empresariales. Dos de los más difundidos son el editorial, especialmente la prensa periódica, y el musical, particularmente la producción discográfica. Pepe Cervera acaba de reflexionar sobre que «los nuevos medios no son viejos medios con internet», al igual que «el ferrocarril no eran carretas con vapor ni los aviones son trenes que vuelan». Enrique Dans explica en «vivan las cadenas» los contratos 360º que buscan atar por todas partes a los artistas porque «las discográficas se ven abocadas a un redimensionamiento radical, a una severísima cura de adelgazamiento, y a un intento de ampliar sus fuentes de ingresos.»

kevin-kelly_didac-lee

Dídac Lee, Kevin Kelly y Pep Campàs (Bloc DL 071128)

Kevin Kelly es uno de los observadores y pensadores más respetados de la web, editor de Wired y autor de «New Rules for the New Economy» entre otros libros. Acaba de exponer en la Cumbre Web 2.0 2008 que «los próximos 6.500 días de la web» serán muy distintos de los que hemos conocido, según comenta Francis Pisani. Éste sigue diciendo:

«La web de mañana no será la web mejorada. Será otra cosa. Esta otra cosa será, para empezar, lo que él [KK] llama una amplísima máquina, en las nubes (reconstrucción tridimensional), que incluye todos los datos disponibles. Para Kelly, todo lo que no esté ‘websado’ no existirá. La web será el OS global de mañana, ¡captará todo, absolutamente todo! Accederemos a ella a través de un montón de aparatos con pantalla (de la televisión al teléfono móvil, pasando por la pantalla de control de nuestra nevera y el GPS de nuestro coche…) que no serán, de hecho, más que ventanas hacia la “gran máquina”.»

Muchos jóvenes, y no tan jóvenes, somos lectores y escuchantes asiduos. Estamos al corriente de los cambios que se van introduciendo a nuestro alrededor. Por ejemplo, los “marchosos” emprendedores jóvenes de Abiquo han liberado gratuitamente unas herramientas para poder ir construyendo esta nueva web, se llame grid o se llame cloud. Ha pasado un cuarto de siglo desde el lanzamiento del Spectrum y siguen surgiendo muchas más herramientas baratas con las que experimentar y construir cosas nuevas. ¿Quién va a frenar su uso en las empresas? La competitividad global manda, a menos que los de Washington decidan virar el rumbo económico hacia babor, lo que sería peor.

Por lo tanto, y parafraseando a José Antonio Marina, ¿cuándo empezarán los CIOs a aplicar resueltamente su inteligencia para reinventar las soluciones informáticas que aplican a los problemas de sus organizaciones? ¿Por qué no marchan con decisión para no verse desbordados por las nuevas generaciones? Seguiré dándole vueltas o, mejor dicho, avanzando en mi intento de búsqueda de una buena respuesta. Me anima lo que “tuiteaba” Martínez: «a veces cuesta menos hacer realidad una visión que, después, hacer visible esa realidad.»

Entradas relacionadas: Conmutación a la nube, Emprendedor español, La motivación de los talentos

Posted in innovación | Etiquetado: , , , , , , | 4 Comments »

Sistemas operativos en la web

Posted by josempelaez en Domingo, 21 septiembre 2008

Los ingenieros de Google han querido brindar una herramienta de navegación para la web de hoy y de mañana. Las aplicaciones que cada vez ocupan más tiempo de navegación necesitan apoyarse en un "navegador" más rápido, robusto y seguro. ¿Estaremos asistiendo al nacimiento de un nuevo "sistema operativo" de la web?

google_engineers

Algunos de los ingenieros de Google que hablan en el vídeo

«¿Por qué Google está construyendo un navegador?» es la traducción literal del título de un vídeo de Google sobre las ideas y características que hay detrás del navegador Google Chrome en palabras de varios miembros de su equipo de desarrollo. Me puso sobre su pista una entrada de Jose Miguel Cansado que terminaba diciendo: «it is pushing developers to bet on JavaScript rather than on Silverlight or AIR proprietary technologies for the web interactive applications.»

Los seis segmentos que componen los 4′ 50″ del vídeo tienen estos encabezados: Why is Google building a browser? Speed (V8 and Webkit). Stability. Security. The invisible browser. The code is yours. Del primero y dos últimos he sacado unas cuantas frases que he transcrito como he podido. Aunque haya algún error, el discurso de los ingenieros que lo han construido es claro:

«Browsers syndicate bad because they were designed for an earlier work; web pages are doing completely different things». «Today, most of what we use on a day to day basis are applications, and not web pages». «People are watching videos, they’re uploading videos, they’re chatting with each other, they’re playing games on the web… all these things certainly never existed back when the first browsers were created, when the first web was created». «We have been great to start from scratch and design from it… based on the needs of today’s applications and today’s webmasters». […]

«In an engineering browser sense, chrome is the… user interface itself; it’s the stuff running outside of the window, the buttons, the toolbars, all that kind of stuff; and so, hand in hand with that was this design philosophy that we took which was…, we wanted to maximize content and minimize chrome». «In designing any chrome we thought, we have to make it invisible; people shouldn’t have to think about Google’s chrome, people should have to think about their applications». […]

«We really want… the work that we do is sort of raise the bar for browsers, we want to push browsers further, we wanna make their capabilities better, we wanna be able to allow for better web applications to be delivered». «Even if Google Chrome itself isn’t used by anyone on the web…, as long as it makes the web better, we’ve achieved that goal».

google_chrome_engineer

Lars Bak, líder técnico del equipo de desarrollo de V8

Uno de los ingenieros comentaba que JavaScript es un lenguaje muy usado en todas las partes de la web. Como se ejecutaba lentamente, decidieron mejorar radicalmente este punto. Me he entretenido también con otro vídeo del líder técnico del equipo que ha desarrollado el nuevo motor (V8) para este lenguaje.

Lars Bak justifica su elección por ser multiplataforma al haberse utilizado casi desde el comienzo de la web para “personalizar” el comportamiento de los navegadores. También explica que han hecho tres cosas para incrementar su rendimiento: clases ocultas, código máquina generado y gestión eficiente de memoria.

Creo que estamos asistiendo a un rejuvenecimiento de los estándares canónicos de la web. En lugar de incrementar la diversidad creciente de plataformas, vemos que hay quienes tratan de ampliar el rendimiento y alcance de las herramientas existentes para adaptarse a los nuevos escenarios. Además, facilitan un código interesante a los desarrolladores que construyen aplicaciones diseñadas para una web más dinámica, visual y personalizable. Cumpliendo con el estándar, se podrá utilizar en plataformas diferentes sin tener que recurrir a herramientas de pago o a descargas auxiliares. El movimiento hacia la web de la plataforma de TV Joost podría ser otra confirmación de que no se necesita instalar una aplicación de escritorio para una buena experiencia de uso.

Me ha resultado llamativo que Sergio Montoro, más amigo del código abierto que de los enfoques académicos, se haya molestado porque piense que muchos nos confundimos con las categorías de producto. Digo molestado porque es lo que he deducido del contenido y estilo de lo que ha escrito:

«Me resulta sorprendente hasta que punto el buzz está confundiendo las categorías de productos. Chrome es un navegador, sólo eso: un puñetero y jodido navegador. Nacido de un comando rebelde de Mozilla que abogaba por Webkit en lugar de Gecko y se fue a Google a poner en práctica sus ideas. Chrome no es un paso en la dirección de fabricar un sistema operativo. Fabricar un sistema operativo es un algo extremadamente más complicado que fabricar un navegador. […]

Una máquina virtual que corre encima de un sistema operativo, no es un sistema operativo. Y aquí se confunden los terminos, hablando de JavaScript como “el lenguaje del futuro” y cosas así. ¿JavaScript? Pooor faavor… Un poquito de seriedad.»

splashtop_screenshot

Pantalla de «sistema operativo instantáneo» basada en Firefox 2 (Splashtop)

He leído bastantes cosas sobre Chrome. En muchos casos lo he visto relacionado con los sistemas operativos (SO), como en este artículo de Roger Smith, o en este otro del citado Jose Miguel Cansado. En ninguno lo he visto como un paso hacia un “verdadero” SO de Google. No implica que no esté escrito en algún lado, sino que yo debo de leer otros tipos de análisis. Donde he visto analogías con los SO, se hacían en el marco del uso de la plataforma web, que no deja de ser una clase de computadorathe network is the computer», «cloud computing»).

Entiendo que algunos se molesten en establecer clasificaciones y en categorizar las cosas, y que se reboten si otros no las usan como esperan. No entiendo ni comparto que Chrome se considere en este momento un navegador “como los demás”, aunque confío en que lo sea dentro de poco porque haya quienes sigan su camino, como esperan sus ingenieros.

Supongo que otra cosa que también habrá molestado a Sergio es que se sigan bifurcando los esfuerzos de los desarrolladores de código abierto, lo que tan poco ha favorecido la adopción de Linux, por ejemplo. ¿Debería de haber seguido Google a Mozilla en el empleo del viejo Gecko y del nuevo TraceMonkey como motor gráfico e intérprete de lenguaje? ¿Tendrán que ser los programadores de la Fundación los que adopten la tecnología de la entidad que tiene más medios para consolidarla en el mercado frente a la competencia no estándar o no abierta?

Estamos ante una nueva máquina virtual —el propio navegador, que tiene una gestión independiente de procesos, memoria, intérprete…— que corre sobre otra máquina virtual, que otra cosa no es el SO de turno que se ejecuta sobre la máquina o cacharro “real”. Me voy a saltar en esta ocasión el referirme a los “hipervisores” y SO “instantáneos“.

Pensando en Windows y MAC OS X, dadas las relaciones entre los fabricantes de software y hardware que los suministran preinstalado, no quedaría demasiado mal decir que estos SO son casi tan “firmware” como el software de las BIOS. En un entorno moderno no me parece descabellado considerar que el verdadero sistema con el que opera el usuario es el navegador, que ahora es más que una interfaz al poder servir y gestionar los recursos de las máquinas que tiene por debajo (terminal) y por arriba (nube).

Entradas relacionadas: Clientelismo para navegar, Interfaces en aplicaciones webNavegar por las aplicacionesJuegos de vendedores.

Posted in computación, web | Etiquetado: , , , , , , , | 3 Comments »